Reto de amor: perdiendo el tiempo


Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
PERDIENDO EL TIEMPO

De vez en cuando uso lentillas para estar más cómoda. Siempre he tenido un estuche sencillo, y es verdad que es aburrido tener que limpiarlas cada vez que te las quitas; he de reconocer que muchas veces confío en que se limpien ellas solas mientras están dentro del líquido en el estuche. Intento mantener la costumbre, pero las prisas…

Y justo ayer llegó un regalo para mí: ¡un estuche nuevo! Pero no es uno normal… es el estuche más alegre que he visto: color amarillo chillón y con forma de pollito, da una alegría ponerse las lentillas que ya ni siquiera me da pereza limpiarlas cada vez que me las quito.

El Señor es así de alegre y quiere compartir esa alegría contigo para que tú también lo seas. Seguro que a ti te pasa lo de las prisas… Que intentas hacer las cosas con cariño y con todas las ganas del mundo, pero no llegas. Pues el Señor te viene a decir hoy que no te preocupes, que es normal que no puedas, le necesitamos a Él. Hasta que Él no movió el corazón de esta persona para hacer el regalo, no le encontraba ninguna gracia a eso de las lentillas.

Durante el día vas a tener que hacer un montón de cosas. Tienes dos opciones: hacerlas de prisa o hacerlas desde el amor. Si miras a Cristo antes de hacerlas, Él pondrá una alegría inmensa en tu corazón, incluso si no recibes nada a cambio.

Hoy el reto es perder el tiempo, dedícalo a los demás: haz la comida favorita de tus hijos, da el paseo por la zona que le gusta a tu mujer, envía un mensaje a una amiga diciéndole que la quieres. Te aseguro que verás al Señor detrás de cada rostro.

¡VIVE DE CRISTO!
  
http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: el precio de la novedad


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                    
   
EL PRECIO DE LA NOVEDAD

El otro día estábamos de cocina Israel y yo. Quisimos hacer una salsa brava para las patatas con una receta que tenía muy buena pinta.

No teníamos todos los ingredientes, pero, para mi total sorpresa, en el cajón de las especias encontramos un bote de guindillas secas.

-La receta dice de echar media guindilla fresca…

-Pues echa media de esas -me dijo Israel- que pican de lo lindo.

La miré incrédula. Aquellas guindillas debían de llevar en el bote desde la época de los dinosaurios.

-De verdad, echa media. Huélela y notarás como pica -pero, viendo que no me lo creía, dijo en bromas- Bueno, si no, chúpate el dedo con que las has tocado…

Inmediatamente me metí el dedo en la boca.

-¡¿Pero qué haces?! -gritaba Israel.

-¡¡Aaaah, picaaaaa!! -gritaba yo mientras me lanzaba al fregadero a por agua.

Te seré sincera. Cuando olí la guindilla no noté absolutamente nada. Pero, eso sí, ahora doy fe por experiencia: ¡no están tan secas como parecían! ¡¡Pican de lo lindo!!

¡Qué distintas se ven las cosas cuando te las cuentan a cuando las vives en primera persona! Realmente, si me hubiese creído lo que me decía Israel, habría aumentado mi confianza, pero, probándolo, ¡ha aumentado mi aplomo para defender que realmente pica!

Así nos pasa con el Señor: muchas veces no nos basta con que nos cuenten que Él está ahí, que si paras con Él te devuelve la paz, que Él te da la fuerza… ¡necesitamos sentirlo! Y quien hace esa experiencia, ¡arde su corazón con el convencimiento de quien lo ha vivido!

Hoy el reto del amor es parar a orar una vez a lo largo del día. Cuando sientas que la jornada se te hace cuesta arriba, cuando empiezas a perder la paciencia o cuando sientas que te falta un poco de ilusión, ¡busca a Cristo! Siéntate con Él, ¡te aseguro que no saldrás igual! ¡Y hablarás de Él de otra manera! “No es por lo que me han dicho… yo Le conozco”. ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!
  
http://dominicaslerma.es/

Reo de amor: necesitábamos costurera


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
NECESITÁBAMOS COSTURERA

Hoy es el cumpleaños de sor Inés. Y, como ya hemos contado alguna vez, cada monja tiene a otra por compañera. Esto quiere decir que, durante un año, la una ora por la otra, y se preparan los regalos de los cumpleaños mutuamente.

Pero aquí no tenemos tienda, sino que, lo que hacemos, lo hacemos con las manos. Es muy curioso y divertido, porque se despierta la mente para innovar; pero, a la vez, te das cuenta de la necesidad del Señor para tocar su corazón, ya que sólo Él te puede iluminar cómo hacer para sorprenderla de verdad.

En el Novi, los regalos los hacemos entre todas, y así nos ayudamos y llegamos mucho más lejos juntas. Pero había uno que sabíamos que nosotras no podíamos hacer. Inés es sacristana, y le queríamos hacer un camino de mesa, pero eso de la costura… no se nos da nada bien.

Sin embargo, no fue impedimento, porque sor Puri (la más mayor de la Comunidad), es un genio con la costura, y lo hace genial. Así que fuimos a pedirle ayuda. El problema era que… no teníamos mucho tiempo.

Ella nos miró con cara alegre y nos dijo: “Para mañana, ¿no?” ¡Cómo nos conoce!

Me impactó mucho su forma de prestarse. No tuvimos que convencerla, sino que se mostró dispuesta a hacerlo aunque fuera para antes de ayer.

Y, efectivamente, al día siguiente se presentó con el encargo.

Luego, dándole vueltas, he ido viendo que, en realidad, hay mucho más que sólo un ‘hacer un encargo’. Cuánto aprendo de nuestros mayores.

En realidad, lo que hay detrás de cada gesto, de cada ayuda, es la vida que quieras dar, lo que estás dispuesto a entregarte.

Ella lo tenía fácil para decirnos que se lo pidiéramos a otra hermana; sin embargo, se prestó, y con alegría y prontitud.

Y es que, a la hora de entregarse a los demás, no hay edades, pues todos tenemos algo que dar. El tema está en queramos darnos.

Dios, que sabía hasta qué punto éramos impotentes para amar y para salir de nosotros mismos, nos envió a Cristo para tuviéramos vida en Él, y así, habiéndolo recibido todo de Él pudiéramos también nosotros darnos a los demás.

Hoy el reto del Amor es ofrecerte para ayudar. Hoy, cuando surja algo que tú puedas hacer, no dudes en ofrecerte, deja al corazón rienda suelta para amar. Y descubrirás que tienes vida, porque sólo puede dar vida aquel que la tiene.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: escapadas


Hola, buenos días, hoy Verónica (Celia) nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
ESCAPADAS

No sé qué les pasa a las tortugas: últimamente están muy rebeldes, saliéndose continuamente de su recinto. Pero lo más impresionante es que, cuando se salen, las encontramos en la puerta del Oratorio. ¿Qué tendrá esa habitación que hasta las tortugas se dirigen hacia allí? El Noviciado es grande, se podrían ir a la zona de las celdas, por la sala… pero no, siempre terminan en el Oratorio.

Esto me confirma la frase de san Agustín: “Nos hiciste, Señor, para Ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”.

Hoy puede que tú tengas el corazón inquieto, que todo te sale mal, o, al contrario, que todo va bien pero no acabas de descansar en tu interior.  

Cristo es ese descanso que buscas. Es un descanso en el que el corazón está en paz. No es una paz de ausencia de problemas o de pobrezas, es una paz del corazón que sabe que esas pobrezas son amadas por Alguien y que en esos problemas hay Alguien que te sustenta.

Puede que sientas que quieres escapar como las tortugas o que el sitio en el que estás no es el tuyo. Si te sientes así, te invito que, como ellas, vayas a la Vida, vayas a donde puedes encontrar sentido.

Hoy el reto es descansar en Él, para todo lo que estés haciendo y entrégale el día, entrégale tus problemas para que tu corazón pueda descansar.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: cocinitas en apuros


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
COCINITAS EN APUROS

Joane y yo nos habíamos quedado solas haciendo tortillas de patata. Llegaba la prueba final: darles la vuelta.

-Yo he visto que utilizan estas tapaderas, que se agarran muy bien con el asa -comenté. La cogí muy lanzada. Pero fui al fregadero, por si acaso.

¡Zas! ¡Perfecto!

Ahora, de la tapadera a la sartén. ¡Zas!, y media tortilla acabó entre los cacharros sucios.

-A ver yo… -suspiró Joane.

¡Plof!

Por alguna extraña razón, la tortilla se despanzurró en la tapadera.

-Esta vez, -comente mirando mi segunda tortilla- a lo profesional. La lanzaré al aire.

¡Fiiiuuuu!

Contra todo pronóstico, salió bien, pero al caer en la sartén, la tortilla explotó.

Tras un par de intentos, y tras dejar la cocina como si hubiese pasado Atila con todo su ejército…

-¡Chica, voy a hacerlo como mi madre! -exclamó Joane. Y fue a por un plato.

Desde ese momento, ¡nos salieron estupendas! Habría sido todo un éxito de no ser por el rato que nos pasamos después limpiando…

Ahora, en la oración, sólo me salía darle gracias al Señor. Y es que es Él quien nos ha enseñado a no quedarnos caídos. A todos nos gustaría acertar a la primera, no fallar nunca… Sin embargo, Cristo sabe que somos barro, ¡cuenta con nuestras caídas! Lo único que te pide es que no te quedes en el suelo. Él te está tendiendo la mano para levantarte, y volverlo a intentar por caminos nuevos. ¡Jesucristo quiere sacar tu mejor versión!

Hoy el reto del amor es levantarse. Si a lo largo de la jornada sientes que la tortilla de tu día se desmonta, no te quedes caído: agarra la mano de Cristo, pregúntale cómo hacerlo y vuelve a intentarlo. Él te irá dando los instrumentos para dar la vuelta a tu tortilla con suavidad, desde el amor.

Y, bueno, hoy en el Novi estamos de fiesta: ¡es el cumpleaños de sor Verónica! Te invito a que hoy hagas una oración especial por ella, nuestra querida novicia-retera. ¡Que Él siga enamorando cada día su corazón! ¡Muchas felicidades!

¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: todos somos «Rupertas»


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
TODOS SOMOS “RUPERTAS”

Ayer tuvimos una visita y, al llegar, vimos que habían dejado en el poyete que separa las dos partes del locutorio una cosa redonda verde, grande… ¡tenía verrugas! Estaba cuidadosamente envuelta en papel transparente y con un gran lazo.

A medida que nos acercábamos, todas íbamos centrando nuestra atención en la alienígena que nos visitaba. Hasta que nuestros amigos murcianos nos dijeron:

-¡Es una Ruperta, una calabaza!, es típica de nuestra tierra. Además os hemos traído dos recetas que se pueden hacer con ella y salen deliciosas.

Observamos el papel, cuidadosamente escrito a mano. Después nos describieron cómo por dentro son amarillas, dulces, con una suave textura.

¿Cuántas veces te miras a ti mismo como si fueses una Ruperta? ¿Cuántas veces sólo ves tus verrugas verdes y no dejas que te descubran? El Señor te ha soñado, Él te ha creado así por un motivo. Él sabe que eres parte de una deliciosa receta junto a todos los ingredientes que te rodean, Él la ha escrito de su puño y letra: ¡cuenta contigo!

Hoy el reto del amor es que aportes los dones que te ha regalado el Señor en un momento concreto que seguro hoy se te presentará. Deja que, como nosotras hicimos ayer, descubran tu dulce, suave y sorprendente textura. Y es que, en realidad… todos somos rupertas con verrugas, frutas imperfectas amadas por Él.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: servir sin ruido


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
SERVIR SIN RUIDO

El martes tuvimos retiro con David, un sacerdote de Vitoria que lleva ordenado dos años. Le conocemos desde hace mucho tiempo, es parte de nuestra Comunidad.

La verdad es que fue una gozada escucharle y ver cómo su corazón vibra con el Señor; tiene un don especial para la confesión.

Pues bien, como iba a hacer noche, la Madre Priora nos encargó prepararle la casita donde iba a dormir. Estuvimos Israel y yo, lo dejamos todo a punto, pero vimos que la cuerda de la persiana del salón estaba apunto de romperse. Sin embargo, ya no nos daba tiempo de arreglarla.

Ayer volvimos para limpiar de nuevo.

-¡Uy va! -exclamó Israel- ¿Así que al final llegaste a cambiar la cuerda?

-No -respondí yo extrañada.

David había cambiado la cuerda de la persiana. Pero no sólo la cambió, tuvo que bajar a comprar una cuerda nueva, desmontó la persiana encima de la mesa y volvió a colocarlo todo como si no hubiese pasado nada.

A las dos nos ha botado el corazón, nos hemos encontrado con un gesto de amor hecho desde el silencio, ya que David en ningún momento nos dijo nada, lo ha hecho y sólo Cristo lo sabía. Si no hubiera sido porque habíamos visto el mal estado de la cuerda antes de su llegada, no nos habríamos dado cuenta.

Cuántas veces hacemos las cosas para que nos vean, para que nos lo reconozcan. Y Jesús nos dice que la sabiduría está en servir sin ruido, que pongamos nuestros dones al servicio de los demás, pero que no se enteren, que sólo les llegue la cuerda de la persiana nueva.

Mi corazón, ante este gesto de amor, pudo ver al Señor detrás. Me di cuenta de que a un corazón enamorado no se le pasan los detalles pequeños, que está en lo más delicado. Es impresionante, porque Jesús da su vida por ti, por todo lo que no entiendes, por todo lo que está roto en tu vida. Él, con su sangre en la cruz, pone una cuerda nueva a tu persiana para que, con la resurrección, tú puedas abrirte al amor.

Hoy el reto del amor es hacer un gesto de amor pero que nadie se entere, que sólo Cristo lo vea y, cuando lo hagas, mira al cielo y dale gracias.

Te deseo un feliz domingo.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: clases ágiles


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
CLASES ÁGILES

Imagina que llevas las manos llenas de cosas. En la sala te encuentras una mesa completamente vacía. ¿Qué harías?

¡Sí, nosotras igual! Soltamos los libros ahí. Y el “luego lo coloco” se queda en un propósito que no llega a materializarse… Así, cuando llegamos para la clase, tenemos que emplear un buen rato en ordenar.

Ayer, por fin, la mesa estaba totalmente despejada. Nada más acabar la clase, no pude resistirme:

-Por favor, si cogéis vuestras cosas…

Todas me miraron extrañadas, pero lo hicieron. Aprovechando que la mesa es plegable, cerré las patas y la doblé.

-¿Qué haces?

-“Evita la situación y evitarás el peligro”: si no hay mesa, no pondremos cosas en ella… ¡¡y mañana daremos clase sin tener que entretenernos!!

Mi respuesta causó ciertas risas… pero, estuvieron de acuerdo con esta solución para aprovechar al máximo el rato de estudio.

Es cierto que muchas veces las cosas no son como nos gustaría: querríamos dedicarle más tiempo al Señor, o a estar con los niños o… pero parece que los horarios no lo permiten. Casi nos hemos acostumbrado a hacer varias cosas al mismo tiempo, a estar en dos sitios a la vez… Muchas veces queremos llegar a todo… y se nos acaban las fuerzas por el camino.

En la oración, hoy el Señor me recordaba la importancia de saber poner prioridades.  Nuestro tiempo es limitado, las tareas se agolpan: ¿en qué emplearás los minutos que hoy te regala?

Hoy el reto del amor es dedicarse a una sola cosa cada vez. Te invito a que vivas en el presente, que te entregues por completo a lo que hagas en cada instante. Seguro que, en el momento de sentarte a orar, de estar con tus hijos, o con esa persona a la que tanto quieres, entra un whatsapp, o un mensaje que te hace dividir tu tiempo. ¡Hoy cierra la mesa! Y, durante un rato, apaga el móvil para estar con los tuyos. ¡Serán minutos de oro! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: pasadas por agua y sin resfriado


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
   
PASADAS POR AGUA Y SIN RESFRIADO

Ayer, fiesta grande de san Pedro y san Pablo. Como en todas las fiestas grandes, la comida no fue en el refectorio, pero tampoco en la sala; hacía tanto calor, que fue en la huerta. Comimos, compartimos un rato y…

No nos resistimos. Sigilosamente, Verónica y yo nos levantamos, y fuimos a por unas pistolas de agua que le habían regalado. Las cargamos, nos escondimos detrás de unos setos, empezamos a disparar a las que estaban sentadas, ¡y comenzó una auténtica “batalla” pasada por agua!

Las que tenían a mano el vaso de agua nos lo lanzaron, otras salieron corriendo para después coger la manguera, cubos de agua del lavadero… Así todas, menos las mayores, que desaparecieron… hasta que se empezaron a asomar divertidas desde las ventanas, lanzando más agua que nos cayó encima cuando más desprevenidas estábamos.

Manguera, cubo, vasos… cada una aportó su “granito de arena” como pudo.

Me impresionó porque lo lógico es que las mayores se sintiesen molestas, se preocupasen por el frío que podríamos coger, se retirasen completamente para evitar ser alcanzadas… sin embargo, se hicieron una con nosotras, reían, y luego vinieron a ayudarnos a recoger y limpiar.

Cuántas cosas a lo largo del día la lógica nos dice que no deben ser así, pero, ¿el amor? El amor hace salir de uno mismo, salir de la imagen, de las rutinas, de lo “normal”. Me di cuenta de cómo mirar a Cristo te permite ver al otro, tener un cambio de perspectiva en la que miras desde el “tú”.

Hoy el reto del amor es que hagas una locura por alguien. Una locura que la razón no te permite hacer, pero sí el corazón. Coge la manguera, el cubo o el vaso y deja que sea el otro el protagonista. No dejes nunca de amar.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: sobre buenos cimientos


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.             
  
SOBRE BUENOS CIMIENTOS

¡Hoy es el día de san Pedro y san Pablo! Ayer estuvimos de retiro y, el sacerdote, en cierto momento, comentó que estos dos santos son las “columnas de la Iglesia”.

Lo cierto es que nunca he entendido por qué ese afán de celebrarles juntos. ¡Pero si no tienen nada en común!

Pablo era culto, intelectual, con grandes estudios… Su relación con la Iglesia comenzó nada menos que con la espada de por medio, aprobando la lapidación de Esteban y persiguiendo a los cristianos por todas partes…

Pedro… ¡todavía peor! El pobrecillo era un rudo pescador, presumiblemente analfabeto, bruto como un arado, impulsivo…  Andando sobre el agua, dudó; por miedo, negó al Maestro; no tuvo fuerzas para estar al pie de la cruz, y, una vez resucitado, no fue capaz de reconocerle en la orilla hasta que Juan le dio el chivatazo: “¡Es el Señor!”

Tal vez sí tienen algún parecido: con semejante currículum… ¿quién se fiaría de ellos?

Pero Jesucristo apostó por estos hombres. Y hoy apuesta por nosotros, sin fijarse en la inteligencia o el nivel de estudios. Cuenta también con que cogemos caminos equivocados, sabe que dudamos, o que a veces nos cuesta reconocerLe… ¡pero si es que fue así desde el principio! Nadie se queda fuera, todos estamos invitados a formar parte del redil. Y es que, desde Pedro hasta la última oveja… ¡somos un rebaño de perdonados! ¡Ésa es la clave!

¿Sabes qué? El Señor acaba de mostrarme qué tienen en común estos dos santos: ¡¡un corazón locamente enamorado!!

Ellos son un claro recordatorio de que “todos los santos tienen pasado, y todos los pecadores tenemos futuro”. Pedro y Pablo nos señalan que, seamos como seamos, tengamos la historia que tengamos, la misericordia de Cristo es nuestro fundamento. ¡Y su amor incondicional enciende el nuestro!

Hoy el reto del amor es orar por la Iglesia, especialmente por el sucesor de Pedro, el papa Francisco, y por todos lo que, como san Pablo, se entregan cada día por llevar el Evangelio a todos los lugares de la tierra. ¡Y felicidades a todos los Pedros y Pablos! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/