Reto de amor: hoy no me quiero quedar corta


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

HOY NO ME QUIERO QUEDAR CORTA

Hoy celebramos el cumpleaños de Sión, y este año, a ella y a mí, nos ha tocado “ser compañeras”. Cada 1 de enero hacemos el sorteo de las compañeras, en el que a cada monja nos corresponde otra hermana por la que orar de forma especial durante todo el año, y se encarga de prepararle algunos regalos manuales en su cumpleaños.

Así que en esas me encontraba yo ayer: ¡ultimando regalos!

Me pasó de todo… Estaba intentando terminar de montarle una pulsera y, cuando cortaba la goma, quería calcular tan exacto que… ¡me quedaba corta y tenía que volver a coger otro pedazo!

Pero es que luego, cuando estaba envolviendo los detalles, me sucedía lo mismo con el papel de regalo. Quería ajustarme tanto, que al final siempre calculaba mal y me quedaba corta… Y no me pasó ni una ni dos veces…

Al final ya me entró la risa, porque me daba cuenta de que esto mismo me sucede a veces a la hora de amar, a la hora de entregarme.

El Señor me ha regalado experimentar que la vida es un regalo cuando vives entregado, que ahí descubres la felicidad plena que Él nos quiere regalar… y, sin embargo, muchos días me sigo viendo entregándome a medias, lo justo. Son aquellas veces en las que, consciente o inconscientemente, me dejo llevar más por mi comodidad que por el Amor; aquellas veces en las que veo que “mi papel” no da para envolver.

Pero lo genial es que el Señor nunca nos deja quedarnos como si nada, en realidad, dentro de nosotros hay un reclamo que está pidiendo no tener una vida mediocre.

Y es que una vida plena no es tener éxito, o lograr lo que te propongas, sino hacer cada pequeña cosa movido por un amor grande, buscar amar al Señor en todo lo que se hace, sin buscarse a uno mismo. Y es que esto es el cielo, porque eso solo puede ser Él en nosotros, su Espíritu Santo que nos mueve a obrar así, y por eso, cuando lo experimentamos, tocamos el cielo.

Hoy el reto del amor es hacer cada pequeña cosa del día buscando amar al Señor y a los demás. Tu felicidad no es algo del futuro, es cosa de cómo vives el hoy. ¿Apuestas por el Amor?

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: un solo corazón


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

UN SOLO CORAZÓN

Por lo general, cuando trabajamos en la sala del Noviciado, nos distribuimos de la siguiente manera: Israel, con la máquina láser, grabando, montando pulseras, medallas… y yo, con diseños o sublimación, corriendo de un lado para otro con tazas, camisetas…

Pero ayer Israel tenía que hacer unos diseños, y yo no tuve más remedio que ponerme a sacar un pedido con la máquina láser.

Me senté para empezar a trabajar. Comencé sacando los cordones con las cruces y, cuando de repente tiré de una… ¡por lo menos se vinieron treinta más conmigo!

Menudo lío… Tiraba, intentaba soltar alguna, pero aún se liaban más…

Una vez deshechos los nudos, pasé a la máquina láser. Ponía una cruz sobre la placa de grabado… y con el nudo del cordón se me iba para todos los lados; si ponía algo sobre la base, se ponía de pie… ¡Tenía que hacer casi 100, ya podía tener paciencia!

Di un grito de socorro ante tanto trabajo minucioso, después levanté la cabeza y observé a Israel. Ahí estaba, mirando al ordenador, y a ella también… ¡le salía el humo por las orejas! Nos empezamos a reír, pues en ese momento cada una de nosotras estaba superada intentando hacer la tarea de la otra.

Gracias a que pudimos ponernos en el lugar de la otra, nos dimos cuenta de que cada una tiene sus dones, ¡y esto es un gran regalo!

En esta experiencia de “cambio de tareas”, pude experimentar una gran admiración por Israel, ¡por su paciencia! Es verdad que somos muy distintas… ¡no te imaginas!: Una creativa, la otra más racional; una muy movida, la otra más tranquila; una de números y la otra de imágenes; una con oído musical y la otra con oído un poco perdido; una de campo y la otra de ciudad… y, aunque esto pueda parecer una mezcla de agua y aceite, cada día experimento que es todo lo contrario: ¡leche con Cola Cao o café! Un auténtica unidad.

Porque Cristo, cuando ocupa el centro, hace que se pase de un “yo” a un “nosotras”, hace que nos necesitemos y, sobre todo, hace que cada una tengamos un lugar, pero siempre mirando en la misma dirección: Cristo.

Los primeros cristianos, nos dice el libro de los Hechos de los Apóstoles, “tenían un solo corazón y una sola alma” (Hch 4,32) y “perseveraban en la comunión” (Hch 2,42). Vivimos rodeados de competitividad, de buscar ser los mejores, de lograr méritos para destacar… y esto solo nos lleva a vivir fuera de nosotros, a luchar por lo de los demás. Si miramos a Cristo, Él se convierte en nuestra meta; esto hace que vivamos por y para Él, haciendo que seamos uno, que podamos disfrutar de los dones de los demás.

Hoy el reto del amor es que construyas comunidad mirando en una sola dirección: Cristo. Valora el trabajo del compañero con el que te complementas, y házselo saber diciéndole algo positivo. Mira a Cristo y busca ser unidad en Él.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: el milagro más grande


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL MILAGRO MÁS GRANDE

Hace un par de días leí un testimonio que me impresionó un montón.

Resulta que Alex, junto con unos cuantos amigos, comenzó un proyecto de evangelización. Lo habían orado mucho, sentían que el Señor se lo pedía, estaban entusiasmados… pero la economía les falló: les faltaban 7.000 € para poder poner en marcha el proyecto.

¿Qué hicieron entonces? ¡Ponerse a orar! “Señor, si quieres este proyecto, tendrás que abrirnos un camino, porque nosotros ya no podemos hacer más…”

Unas semanas más tarde, apareció un matrimonio en el despacho de Alex. Le preguntaron que si necesitaba algo. Cuando les contó la situación, el matrimonio se miró boquiabierto. “Creemos que el Señor quiere que te entreguemos esto…” Sacaron entonces un cheque que traían ya escrito y firmado. ¿Qué cantidad ponía en el cheque? ¡¡7.000 €!!

Realmente el milagro que recibió Alex es muy grande… ¡¡pero el milagro de aquel matrimonio me parece impresionante!! Vamos a ver: si sintieras en la oración preparar un cheque e ir a entregárselo a alguien, ¿lo harías?

Me impresionó un montón la sensibilidad de ese matrimonio a la voz del Señor. Gracias a ellos, Alex vio actuar a Cristo. Y es que Jesucristo está vivo, sigue obrando… pero quiere contar con nosotros. Tal vez no te pida un cheque, pero Jesús quiere abrazar con tus brazos, sonreír con tus labios, hablar con tu voz…

Puede parecer más fácil que lo que pidió a ese matrimonio. Sin embargo, ¿Le escuchamos? En la oración (o en plena jornada) cruza un pensamiento por nuestra mente (llamar a alguien, ayudar a esa persona…), y, ¿lo hacemos, o más bien respondemos “Bah, que no. Estos son pensamientos míos sin importancia, qué idea más tonta…”?

El Señor cada día llama a tu puerta, ¡pero eres libre de aceptar o no el reto de ser Su instrumento! Y, la alegría de descubrir que el Señor ha querido valerse de ti para llegar a otra persona, ¡es incomparable, te lo aseguro! Te sientes un privilegiado de haber servido al Rey de reyes…

Hoy el reto del amor es que, en tu oración, le pidas al Señor poder ser hoy Su instrumento. Estate atento, ¡Cristo cuenta contigo! Hoy escucha Su voz en tu interior. No digas “Bah, que no…”; pregúntaLe, confía, ¡y hazlo! Cristo sigue obrando milagros, y quiere hacerlo a través de tus manos. ¡Conviértete en un instrumento de Su amor! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: sin miedo


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SIN MIEDO

Jubi debía de tener el sueño alterado y, cuando todas nos íbamos a la cama, comenzó a ladrar de manera incansable. Me puse a pensar en el sueño de las monjas, e incluso en la gente que tiene ventanas que dan a la huerta… Se iban a acordar de nosotras, y no para bien.

De repente, un fuerte silbido (que también procedía de la huerta) logró que Jubi se callase de golpe. ¿Silbido desde la huerta? Pero… si a esas horas las puertas de acceso a la huerta están ya cerradas… Además no me resultaba conocido ese silbido tan potente… ¿Y si se había colado alguien en la huerta? No, seguro que no. Pero, ¿y si era que sí, que alguien había saltado el muro y había entrado?

Apagué las luces de la galería para poder asomarme sigilosamente por la ventana sin ser vista. Me desplacé despacio, por el suelo, como si de una película se tratase, y, agachada, abrí la ventana. Poco a poco fui subiendo la cabeza para poder ver y oír a los supuestos intrusos.

Nada, no se oía nada, pero dentro de mí no descarté la posibilidad de que hubiese alguien por la huerta, y no me quedaba tranquila.

Al poco apareció Israel y me dijo:

-¡Madre mía! Jubi no paraba de ladrar y he tenido que silbar por la ventana.

-¿Eras tú? -le pregunté… a la vez que me reía por lo absurdo de todo lo anterior.

Los discípulos habían visto a Jesús actuar, hacer milagros, ¡le habían visto resucitado! A pesar de eso, estaban escondidos, tenían miedo (como yo esa noche), todo les parecía una amenaza. Seguro que, escondidos, miraban también sigilosamente por si alguien se acercaba.

Pero Jesús no les dejó solos: les envió su Espíritu. Fue lo que marcó un antes y un después en sus vidas. Pasaron de ver a Cristo con ellos a sentirLe en ellos, y esto marca la diferencia. Cristo en ti; no estás solo en tus miedos, en tus incertidumbres. El Espíritu Santo te regala vivir en confianza. Puede que oigas “silbidos” que te paralizan ante esa circunstancia que ahora te toca vivir y a la que tienes miedo a asomarte, pero no estás sólo y Él te va a guiar en cada paso a dar.

Hoy el reto del Amor es que vivas Pentecostés, que seas consciente de que Cristo está en ti. Afronta esa conversación difícil que tienes pendiente, pero antes pide ayuda al Espíritu Santo. Deja tus miedos a un lado y pídele que ilumine tus palabras, que te dé la sabiduría que necesitas. Deja que Él sea en ti.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: bailar al son de Jesús


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

BAILAR AL SON DE JESÚS

En estos días de Pascua suelen venir las familias a felicitarnos y a estar un rato con su hija, hermana, prima, etc…, para compartir todo lo bueno que nos ha sucedido y alegrarnos mutuamente en el Señor.

El domingo vino una de estas familias y, después de la misa, toda la Comunidad fuimos unos minutos para saludarlos, como es costumbre.

En esta ocasión, eran unos padres con su niña. Mientras nos transmitíamos la alegría y los saludos, la niña, con su natural timidez, delante de su madre que la agarraba por los brazos, comenzó a balancearse a un lado y a otro. Su madre la seguía en este baile, sin parar ninguna de las dos… Y esto mientras hablaban con las monjas y reían.

A mí esta escena tan tierna y de tanta unión entre hija y madre, me hizo pensar en la oración.

Así debe de estar Jesús con cada uno de nosotros: cogiéndonos por detrás, tomando nuestra vida y danzando al son de la circunstancia que cada uno vivimos: nuestras alegrías y acciones de gracias a Dios; nuestras penas y congojas; esperanzas, súplicas, secretos que nos bullen en el corazón… Todo, todo lo “baila” Jesús con cada uno y siempre siguiendo nuestro “compás”, porque al Señor no le gusta violentar nada, Él respeta siempre.

Y mientras oraba, sentí como si el Señor me dijera: “Vamos a invertir los papeles: Yo soy la “niña”, yo soy el que quiero llevar el ritmo en tu vida. Déjate llevar, para que bailes y te muevas en cada acontecimiento como Yo quiero… Sólo mi Espíritu Santo, el Amor, es el verdadero guía para que tú me sigas”.

Y, así, nos dice: “Esto me gusta y aquello menos… Yo sé bien lo que te conviene y te hará feliz: sigue por aquí…”

Hoy el reto del amor es que pares en un rato de oración y contemples dentro de ti si llevas el “compás” de Jesús, si estás acorde con su Evangelio, si hay algo que te está pidiendo… ¡Confía, baila al “son” de Jesús!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: iguales pero diferentes


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

IGUALES PERO DIFERENTES

Hace ya un tiempo, unas hermanas nuestras, dominicas de clausura, nos enviaron una caja muy especial. Resulta que en su huerta se dan muy bien los kiwis, y habían tenido una cosecha tan abundante… ¡que decidieron compartir con nosotras!

El kiwi me gusta, aunque admito que no es de mis frutas favoritas. Sin embargo, aquellos… ¡¡estaban deliciosos!! ¡Insuperables! Dulces como no los había probado nunca. Tal es así que, después de probar esos kiwis tan especiales, decidí que me apasionaba esa fruta.

Ayer volví a coger un kiwi. Estaba blandito, tenía una pinta buenísima. Pero, al probarlo…

-¡Puaaaaj! ¡Esto está ácido!

Israel, que vio mi mueca, me sonrió.

-Es que estos ya no son de las monjas -me explicó.

-Pues hay que ver cómo se nota el cariño de las monjas… Con lo buenos que estaban los otros…

¡¡Menuda diferencia!! Inmediatamente, el kiwi cayó en picado en mi “ranking de frutas favoritas”.

Orando esto me di cuenta de que, realmente, ¡lo importante está en el interior! Sí, porque todos los kiwis eran idénticos por fuera, ¡pero eran muy distintos por dentro!

Y, efectivamente, a eso estamos llamados todos los cristianos. Nuestras acciones no son distintas a las de cualquier otro ciudadano: trabajamos o estudiamos, hay que hacer la comida, planchar o poner la mesa… Las acciones, por fuera, pueden parecer iguales a las de cualquiera y, sin embargo, están llamadas a ser diferentes. Cada una de nuestras acciones debe ir marcada por la dulzura del amor. Así, aunque parezca lo mismo, ¡es muy distinto!

Esto es lo que ocurre con Jesús. Porque, ¿quién no ha mirado a los ojos alguna vez? Y, sin embargo, ¿qué tendrán los ojos de Jesús, que con sólo su mirada transformaba? No era una mirada cualquiera, ¡era una mirada llena de amor!

Hoy el reto del amor es que hagas algo ordinario… ¡con un amor extraordinario! Te invito a que hoy cumplas con la rutina de tu día, a que hagas las mismas cosas, ¡pero pidiéndole a Cristo que ame a través de ti! Pídele que hoy vaya contigo. Tal vez los frutos parezcan iguales, pero, por dentro, son muy distintos: ¡la dulzura del cariño se nota hasta en la fruta! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: los dones desde el corazón


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LOS DONES DESDE EL CORAZÓN

Estos días, en clase con las novicias estamos dando los dones del Espíritu Santo en la espiritualidad de Pedro Reyero, O.P.

Este libro ha sido para mi vida espiritual un gran regalo. Al acercarse las fechas de Pentecostés, siempre buscaba algún libro para leer sobre el Espíritu Santo y sus dones. Todo lo que encontraba era muy bueno para alimentar la inteligencia, pero ningún libro me llegaba al corazón.

Por eso, cuando llegó a mis manos el libro de este dominico, algo en mi interior dijo: “¡Esto es lo que andaba buscando!”

Pedro Reyero tiene el don de acercarte al corazón del misterio y hablarte de ello de una manera vivencial. Te comparto un párrafo en que que me impresionó mucho cómo describe el don de temor:

“Vemos cómo el don de temor significa caminar por la vida guardando el espíritu de niño para saber acoger, a través del proceso de nuestra pobreza, el don de Dios”.

¡Y cuántas veces a lo largo de nuestra vida hemos conocido gente con este don! A mí me venían a la cabeza un montón de nombres, personas que se dejan guiar por este don, personas a las que ves rezar con una sencillez tal, que siempre les sale la acción de gracias. Se sienten niños con Dios. Y, como tienen ese espíritu de niño, lo que les sale es alabar.

Pero el que más me ha impactado este año ha sido el don de fortaleza. Dice así:

“La maravilla del don de fortaleza es que la respuesta de Dios para nosotros se llama Jesús. Y no está fuera, no está en el cielo: está en ti. Si te dejas vivir por la fortaleza de Jesucristo, entonces los sufrimientos no pesan sobre ti y las alegrías se multiplican, porque son alegrías resucitadas”.

¿A que sorprende esta manera nueva de ver los dones? Siempre que leo este libro, me deja con la boca abierta y el corazón feliz, porque me confirma lo que dice Jesús: que el Reino de los Cielos es de los niños, que Él es fuerte en nosotros… Ahora ya no depende de nosotros el hacer; de nosotros depende el dejarnos hacer, ser como niños, y dejar a Jesús que sea fuerte en nosotros.

Hoy el reto del amor es vivir desde la sencillez de un niño, dejarte amar y cuidar por Jesús. Pídele ojos nuevos para verLe actuar en tu día. Que Él lleve tu día, tú vívelo todo de Su mano.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Si te interesa este libro sobre los dones del Espíritu Santo, puedes encontrarlo aquí:

https://www.ociohispano.es/libro/los-dones-del-espiritu-santo/

Es un gran tesoro para descubrir con el corazón los dones del Espíritu Santo. ¡Espero que te ayude tanto como me ha ayudado a mí!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: Místico amanecer


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

MÍSTICO AMANECER

El otro día leí un artículo de un sacerdote que hablaba de lo maravilloso que es madrugar para orar. Tan entusiasta se mostraba el hombre, ¡que hasta a mí me entraron ganas de madrugar! Luego recordé que nos levantamos a las 6 para llegar a las 6:30 a rezar Laudes… y se me cayeron encima unas cuantas capas de fría realidad.

Me encanta el planteamiento, pero el problema es que a esas horas suelo tener aún desconectadas las neuronas. Así que, después de saludar al Señor y, tras salir de la ducha como un zombi, me pongo algo de música, muy bajito, para ir despertando el alma.

Como esta semana es la semana del Espíritu Santo, he buscado alguna canción apropiada. Y ayer, nada más encender la música, como todos los días, fui a abrir la ventana para ventilar. Mientras lo hacía, sonó la siguiente letra:

“Espera el corazón en la mañana,
se desvela por ti…
Mi alma corre y abre la ventana,
por si quieres venir.
Espero verte entrar como el viento…”

¡¡Me quedé asombrada!! Porque, ¿quién no abre la ventana por las mañanas? El Señor realmente es sorprendente: hasta este gesto tan cotidiano… ¡quiere convertirlo en oración!

¿No decía san Pablo: “Orad incesantemente”? ¡Pues así es más fácil!

Qué bello poder unir cada mañana el abrir la ventana con el deseo de abrir toda nuestra alma a la acción del Señor. ¡Qué maravilloso poder tener este gesto como un recordatorio para hacernos conscientes de que Cristo está deseando entrar en nuestro día desde primera hora!

Hoy el reto del amor es abrir la ventana. Te invito a que te asomes y respires hondamente. Y, todo ello, pidiéndole a Cristo que se realice igual en tu interior: en esta semana, ¡oremos para que el Viento del Espíritu se cuele hasta lo más profundo de nuestro corazón! Lo mejor, es que podrás realizar esta oración cada mañana, porque todos los días, ¡abrirás la ventana! Y, seguro que, como a mí, a partir de ahora ese gesto se te presentará con un sentido muy profundo… ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: por el otro lado


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

POR EL OTRO LADO

Fui a limpiar unas batas que tenían unas manchas tremendas de pintura. De un buen lavado dependía que quedasen bien y las manchas no se incrustasen para siempre. ¿Agua caliente, agua fría? ¿Algún producto especial?

Justo en ese instante me llamó una amiga y, como era lo que tenía en ese momento entre manos, le compartí las dudas que tenía para limpiar las batas. Y fue ella la que fue despejando todas las dudas, pero añadió un pequeño truco:

-No des con el grifo sobre la mancha, pues la incrustarás más; deja que caiga agua sobre el lado contrario, así se soltará más fácil de la prenda.

¡Es verdad! Siempre tendemos a coger corriendo la ropa que se mancha y echar agua sobre ella pensando que así saldrá. Y con las personas a veces nos pasa lo mismo cuando nos comparten que han cometido un error o tomado una opción equivocada en la vida. Dejamos caer sobre la mancha un chorro de juicios: “Ya lo veía venir”, “Si te lo decía yo”…

Cuando alguien nos comparte algo, sobre todo un hijo o un joven, ya tiene un peso sobre sí. Sin embargo, el dolor que nos produce el verle sufrir a veces nos impide descubrir cómo está su corazón y qué necesita en ese momento.

¿Y si probamos a echar agua por el otro lado? Con acogida, con amor, podemos ayudar a que las manchas se vayan soltando. Jesús siempre se acercaba, sanaba y después, una vez que la persona se había reconstruido, emitía el juicio moral para mostrarles a dónde les habían llevado sus opciones: “Ahora no peques más”. Nadie se sentía juzgado a Su lado; abrían su corazón sin miedo.

Hoy el reto del amor es que eches agua por el otro lado a esa persona que tienes cerca. Prueba con el Amor, pero con el Amor en mayúscula. Pídele al Señor ser reflejo de su Misericordia y ten un gesto de cariño con él.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: conquista


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CONQUISTADO

Ayer estuvimos rezando el Rosario por la huerta con una imagen pequeñita de la Virgen de Fátima. Esto es algo que hacemos todos los 13 de mayo, ya se ha convertido en tradición.

Con María, recorrimos cada rincón de la huerta. Cuando enunciaban un misterio, comenzábamos a caminar hacia otro lado, y así, una a una, fuimos recorriendo todas las zonas. Aprovechamos para orar por la paz en el mundo y en el corazón de cada persona.

En una de las ocasiones que me tocó llevar las andas de la Virgen, me salía de lo profundo orar para pedirle a María y a Jesús que hicieran suyo cada rincón del monasterio, que todo quedara bajo su protección y cuidado. Me llenó de paz aquella oración.

Después, ya en la oración de la tarde, me di cuenta de que Ellos me pedían algo más… No se trata solo del monasterio, sino que quieren conquistar y apropiarse de cada zona de mi vida.

Y es que el Amor de María y de Jesús es así, de conquista. Su amor es tan libre que nada es a la fuerza, sino un amor de enamorados, que quieren ir conquistando cada una de las zonas de nuestra persona, para que les permitamos ir llenando de su amor todos los rincones de nuestra vida.

Al instante supe qué zona de mi vida querían conquistar ahora, así que eso les pedí: que entraran también en esos rincones.

Y tú, ¿qué zona de tu vida aún no ha sido conquistada del todo por Jesús y María? Quizá sea el trabajo, que te agobia… si te dejas conquistar por Ellos, si haces la prueba de soltar las riendas en Sus Manos, experimentarás cómo ya no te supondrá un peso. O quizá sea tu horario, donde pueden estar solicitando un hueco para que les dediques a Ellos, un rato donde puedas encontrar paz, donde puedas reconocer que tu vida está tocada por su amor…

Hoy el reto del amor es dejarte conquistar. Seguro que ya tienes claro en tu interior a qué zona de ti están queriendo entrar. No tengas miedo, cada vez que vuelves a soltar algo de tu vida en Sus manos, tocas el Cielo. Confía y descansa.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!