Reto de amor: atravesando muros


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                      

ATRAVESANDO MUROS

Desde hace unos meses esperábamos una visita de un grupo de Cádiz. El grupo participaba en una ruta turística por la zona que los guías, ya preparados para ello, bien conocen y organizan.

Sin embargo, resultó que todos los del grupo reciben el reto, y solicitaron a la guía incluir la visita al monasterio, poder compartir un rato con nosotras. La guía nos llamó sin poder creer la solicitud de sus viajeros, y quedamos para compartir un rato ayer por la tarde.

Cuando llegamos al locutorio, estaban casi todos sentados y al fondo, en el umbral de la puerta, de pie, con brazos cruzados y con la acreditación que la identificaba como”guía”, aquella joven mujer observaba la situación con escepticismo. ¡Años enseñando Lerma y los viajeros le piden ver algo que estaba fuera de su control! Nunca había atravesado los muros que desde fuera explicaba.

Los del grupo iban haciéndonos preguntas, compartían y contestábamos con naturalidad hablando de nuestra vida, del Señor. Miré hacia la puerta de nuevo y vi que la guía ya no estaba.

-Vaya… se habrá ido y luego vendrá a recogerles -pensé.

Poco después la descubrí sentada entre la gente, con una mirada diferente, con los ojos abiertos… Me hizo un gesto como de que quería decir algo. Pensé que quizá quería avisar de que se hacía la hora. Cuando tomó la palabra, se levantó y, en lugar de organizar o explicar, se llenó los brazos con cosas que hay para que la gente se pueda llevar en un mueble en la parte de atrás: un libro del perdón, cruces, medallas de la Virgen…

-Mirad, aquí todos reciben el reto, saben a qué vienen y qué es todo esto (señalando a lo que tenía en las manos), ¿me lo podéis explicar?

¡No daba crédito! Me impresionó mucho ver a la guía preguntar, pues era como si el grupo le hubiese guiado a ella a algo nuevo, ¡los papeles estaban totalmente cambiados! La guía se dejaba guiar. Todos nos reímos con la apreciación y le compartimos el cambio que visto en ella en ese rato de compartir.

Y así puede pasar con la fe, paseamos por fuera de los muros, sabemos que Cristo existe, que hay gente que vive de Él, incluso podemos explicar los rasgos generales y costumbres de un cristiano a cualquiera que nos pregunte.

Sin embargo, no es hasta que no te adentras, hasta que no “atraviesas los muros” buscando tu propia experiencia que no tienes tu propia vivencia. Cristo no es teoría, no es parte de un monumento histórico. Cristo ha muerto y ha resucitado por ti, le importas, quiere vivir contigo, hacerte Feliz. Todos esos interrogantes que tienes, tienen respuesta. La guía tenía que explicar, ¡es la que sabe de Lerma!, y, sin embargo, abrió su corazón, se dejó hacer y descubrió algo nuevo para ella.

Hoy el reto del amor es que atravieses el muro que sientes y te dejes abrazar por Él. Atraviesa tus miedos, prejuicios, teorías, fantasmas… y mira a los ojos a Aquel que puede hacerte Feliz.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Hoy es el día de la Merced, nos unimos en oración con los presos, con sus familias, con las personas que trabajan en las cárceles y, sobre todo, con todos los voluntarios de la Pastoral Penitenciaria, que son las manos de la Iglesia.

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: el amor es saciarte


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                      

EL AMOR ES SACIARTE

Cuántas veces me habrán dicho “¡Eres insaciable!” Y sí, era verdad. Era una de esas personas que estaba siempre haciendo algo y, a la vez, pensando qué iba a hacer el minuto siguiente. Con nada me conformaba, no disfrutaba del momento. Buscaba que me llenasen las cosas que tenía, o las personas, o los planes. Pero esto no era real. Sucede como con la comida: puedes comer y llenarte, pero siempre volverás a tener hambre.

En realidad yo tenía un vacío que de una forma u otra necesitaba llenar. Sólo ha habido una persona que ha calmado esto: CRISTO. Él me hace disfrutar de cada momento sin preocuparme de qué vendrá después.

Y es que ayer estába con Sión y me dijo:
-¡Qué feliz soy! ¡Y eso que ha sido un día sencillo y tranquilo…!

-Es verdad -contesté- Es que la clave está en disfrutar del momento presente y de las cosas pequeñas.

La conversación se quedó ahí, pero, al darle vueltas en la oración, recordaba todo lo que me costaba disfrutar de lo que vivía. No es que sea muy difícil, sino que es imposible vivir el ahora, porque nuestro corazón está inquieto hasta que descansa en Cristo. En ese momento encuentras la paz que siempre has buscado.

Y es que sólo Cristo te regala un enfoque diferente a cada segundo del día. Sólo Él puede hacer que la cosa más sencilla sea un motivo para disfrutar, para vivir. Sólo así se VIVE el día.

Hoy el reto del Amor es saciarte. Hoy es viernes, y la inercia te puede hacer pensar sólo en el fin de semana, y a ver si se pasa rápida la mañana. Pero hoy, como cada día, Cristo quiere meter sus pies en tus zapatos. Quiere saciar todo tu ser, quiere darte una nueva mirada de tu vida. Sólo mírale a Él, entrégale tu día, y dile que lo quieres vivir con Él. Cristo se encargará de recordártelo.

Feliz viernes (de principio a fin).

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: caminos nuevos


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                      

CAMINOS NUEVOS

Iba yo a preparar la guía litúrgica para este fin de semana, cuando, al abrir la aplicación que utilizo de base… ¡no se abría!

Lo cierto es que hace como unos dos años nos comentaron que esa aplicación había dejado de existir. Por algún extraño milagro, a nosotras nos seguía funcionando… hasta ahora.

Rebuzné todo lo que quise. Las versiones modernas no coinciden con nuestro breviario… ¡así que ahora me iba a tocar copiarlo!

Sin embargo, de repente el Señor me hizo verlo desde otra perspectiva. Subí al Oratorio y le di gracias: al fin y al cabo, ¡me ha dado dos años de prorroga!

Cuando volví al ordenador, de nuevo tuve una intuición…

Llevo unos 5 años haciendo este servicio, y tengo guardadas en el ordenador todas las guías que he hecho hasta ahora.

Y entre esos documentos… ¡estaban las lecturas que iba a copiar! ¡Con dibujos y todo! ¡Mucho mejor que con la aplicación!  

El Señor siempre me sorprende con su creatividad. Para Él no existen callejones sin salida. Y, ante una puerta que se cierra, ¡Él descubre mil ventanas abiertas!

Cristo sólo te pide que te dejes guiar. Conoce lo que necesitas, lo que te preocupa, y está ahí, dispuesto a abrirte un camino en el mar, ¡por donde menos te imaginas! Es verdad que a veces nos cuesta que nos desacomoden, que nos cambien los planes. Pero es que a Cristo le gustaba ir de pueblo en pueblo, ¡es dinámico por naturaleza! Es lo que tiene estar Vivo. Es lo que tiene el Amor.

Hoy el reto del amor es pedirle unos ojos nuevos a Cristo para ver los cambios como oportunidades. No tengas miedo a salir de lo conocido, ¡déjate sorprender por Él! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Ah, una cosa más! Hoy es un día muy especial para mí: ¡hoy renovaré mi profesión por un año! (aunque en mi corazón siento ya un sí “hasta que la muerte nos una más”…) ¡Acuérdate de orar en este día por mí, para que Cristo sea siempre mi centro!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: alianza


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                      

ALIANZA

La Profesión Solemne es una ceremonia impresionante llena de signos y significado, normalmente presidida por el Obispo. En ella, uno de los momentos más impresionantes es cuando te entregan y te colocan en el dedo la alianza.

Primero, el Obispo pronuncia esta oración: “Recibe el anillo, signo de tu desposorio con Cristo, guarda siempre fidelidad plena a tu Esposo para que te pueda admitir un día en las bodas de su reino”.

Cuando te miras la mano, no te lo acabas de creer y, sobre todo, el brillo que tiene la alianza es impresionante.

Con el paso del tiempo, la cocina, la huerta, los trabajos… hacen que ese brillo desaparezca, y empieza a rayarse, pero nunca te la quitas para nada.

Desde hacía un tiempo me había engordado el dedo y, por lo tanto, me quedaba pequeña. Tenía que aumentarla un numero. Por fin me animé y la mandé a la joyería.

Ayer me la trajeron y, para mi sorpresa, no sólo la han agrandado, sino que la han pulido, la han dejado sin un rasguño, nueva totalmente. No se nota ni por dónde han ampliado.

Cuando me volví a poner en el dedo la alianza, me di cuenta y le di gracias al Señor por entender lo importante que es el compromiso en tu vida y en la mía, cómo el compromiso te da estabilidad, un camino que recorrer, una meta que alcanzar. Sin compromiso no hay ilusión.

Hoy el reto del amor es que renueves tus compromisos, con el Señor, con tu pareja, con tus amigos, con tu trabajo…, que te pares a orar un minuto qué suponen en tu vida esos compromisos, si te hacen crecer, ser más persona, más alegre, más feliz. Y hoy busca un nuevo compromiso con el amor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: lo lógico…¡De colores!


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     

LO LÓGICO… ¡DE COLORES!

El sábado vino un grupo de familias de Pamplona. Mientras los jóvenes y los mayores preguntaban, sacamos unos dibujos para colorear a los más pequeños. Estaban coloreando justo al otro lado de la mesa que separa un lado del otro del locutorio, por lo tanto, podíamos disfrutar de todos sus movimientos.

Me quedé mirando a una de las niñas que eligió un dibujo de la Virgen. Tenía la caja de los colores y buscaba uno cuidadosamente.
-Seguro que busca el azul del manto- pensé.

Sacó el amarillo,
-¡Para la corona, seguro!- pensé

Y no… era para el manto. Hizo una línea amarilla y guardó la pintura. Después volvió a meter la mano en la caja…
-¡Se habrá confundido! Ahora buscará el azul- me dije.

Y no… sacó rosa e hizo otra línea, luego ¡verde, morado, naranja…! Así hasta que completó el manto de divertidos colores.

Me quedé pensando en lo empeñada que estaba yo con el azul, ¡y el arco iris de colores en que había acabado el manto! Los ojos de niño no miran desde lo que debe ser, desde la razón. Los ojos de niño ponen los colores desde el corazón, ¡aunque la manzana quede rosa! He llegado a la conclusión de que no por eso está mal, nosotros coloreamos según lo que razonablemente debe ser… y ellos colorean según lo que razonablemente es para su corazón, para sus sentimientos, su afecto o sus emociones.

Puede que razonablemente tu día sea digno de ser coloreado gris o negro por las reuniones que te esperan, por la cantidad de trabajo, los problemas que se avecinan o las dificultades. Pero Cristo no te da sólo esos colores, ¡te da una caja llena de pinturas! para que mires el día desde tu corazón y, así, te descubras amado tal y como eres, y puedas pintar de rojo las rayas de la carretera; descubras que Cristo está a tu lado en todo momento y esa confianza te lleve a pintar sombras de todos de colores, pues le verás en todo; para que al descubrir Su amor en ti puedas sonreír con una sonrisa naranja y azul que haga a su vez sonreír a todos los que te rodean…

Hoy el reto del amor es que, en un momento del día, utilices un color inesperado e ilógico por las circunstancias. Algo que pueda parecer gris pero que, con Cristo, se vuelva de colores con una sonrisa, un gesto… colorea desde Cristo, colores desde el Amor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor:¿Disfrutas leyendo?


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     

¿DISFRUTAS LEYENDO?

Normalmente utilizamos mucho la lectura, por supuesto para estudiar, pero también la lectura espiritual, que ayuda un montón. Y la verdad es que me encanta.

El otro día tenía entre mis manos un libro que ya me había leído hace un par de años, pero que siempre lo tengo a mano porque, de vez en cuando, me gusta volver sobre alguna parte concreta que me hace bien.

Y estando así, disfrutando de la lectura, me surgió pensar que antes parecía que me gustaba leer, pero, en realidad, cuando cogía un libro, lo único que quería era terminarlo pronto para hacerme creer a mí misma que leía muchos libros y cuanto más gordos mejor; sin embargo, al final los terminaba dejando a la mitad porque no era ni siquiera entretenido.

Ahora, de vez en cuando me ocurre lo mismo, y me tengo que frenar porque me doy cuenta de que no estoy disfrutando del libro, y vuelvo sobre él ya despacio y sin prisa, dejando que lo que leo me llegue hasta dentro y me deje un poso de vida. Si no, ¿de qué serviría?

Muchas veces en la vida misma nos ocurre igual: parece que queremos triunfar, llegar a “ser alguien” o incluso conseguir muchos méritos para la santidad, y aceleramos el ritmo para conseguirlo, como cuando leemos rápido para llegar pronto hasta el fin. Pero el precio termina por ser demasiado alto, ya que no disfrutamos de la vida, ni de las personas que tenemos a nuestro alrededor, y sólo miramos por llegar a lo que nos hemos propuesto.

Cuando tomas este camino te agotas, y consigues muy poco, sintiéndote frustrado al no lograr muchas de las expectativas que buscabas alcanzar. Cristo ha soñado otra vida para ti, una vida plena ya aquí en la tierra.

Un buen libro siempre despierta tu imaginación, te ensancha el corazón, o te empuja a vivir nuevas aventuras. Ninguna página es igual que la anterior, todo suena a novedad y te llena de asombro y de vida.

Pues Cristo quiere escribir para ti el mejor libro que jamás hayas leído: el de tu vida. Él llenará cada segundo de amor, de alegría, de paz, en medio de cualquier situación difícil o de las nuevas aventuras que te esperan por vivir. Y siempre permanecerá ahí escrito, para que, cuando quieras, puedas volver sobre ello y revivir qué bueno es el Señor contigo.

Hoy el reto del Amor es pararte a disfrutar de cada momento de día. Y cuando llegues a la noche, antes de irte a dormir, piensa en una cosa concreta en la que hayas visto al Señor actuando en tu vida y dale las gracias por ello.

¿Cómo se vive realmente la vida? Viviendo de Cristo.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Resto de amor: nuestra marca


Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     

NUESTRA MARCA

El otro día vinieron unas amigas y, al darme un abrazo, me dejaron el maquillaje en el hábito blanco. Lo mejor fueron las monjas que, cuando me avisaban de que me había manchado y les decía que era de maquillaje, ellas contestaban: “¡Ah, no te preocupes eso se quita súper fácil!” Y cada una me daba sus técnicas para limpiarlo.

Lo que me impresionó fue que la mancha de maquillaje en la zona del hombro es la más común de las manchas, todas la conocen. Y lo más bonito es la causa de la mancha: un abrazo. Cuántas veces necesitamos un abrazo; un abrazo que te conforta, que te anima a seguir adelante, un abrazo de perdón, un abrazo que te quita los miedos y te devuelve la esperanza.

Cuántas veces daría Cristo un abrazo a los suyos, cuando estaban tristes, desanimados y sin esperanza. Seguro que no se lo pensaba dos veces, e incluso sin hablar, sólo con saber que Él estaba ahí en la situación que fuese, les reconfortaba.

Y eso es lo que Cristo quiere hacer contigo hoy, abrazarte. Darte esa alegría, esa esperanza que necesitas para empezar el día de su mano y sentir que no te suelta ni un segundo. Si hoy sientes que el día te va a poder, que no sabes cómo afrontar el día; tu familia, las reuniones, las tareas de la casa, una conversación… ¡déjate abrazar por Él! Deja que Él sane tu corazón, siempre lo va a hacer amando, sin juzgarte.

Hoy el reto es que des un abrazo a alguien, un abrazo que deje marca, marca en el corazón, que con ese abrazo la persona pueda sentirse amada, perdonada, capaz de afrontar el día con alegría. Es domingo de resurrección, no dejes que hoy la tristeza se cuele en tu corazón.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: hamburguesas nuevas y listas para comer


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

HAMBURGUESAS NUEVAS Y LISTAS PARA COMER

Ayer nos tocó de cocina y la procuradora nos dijo que, de segundo, teníamos hamburguesas. Nos encantan, pero la sorpresa fue que, al llegar a la cocina, descubrí que eran congeladas.

Me quede un poco “chof”, pero, bueno, las saqué de las bolsas… y mi pronóstico acertó totalmente. Eran gordísimas, por tanto, imposible que se frieran bien, y además enormes, se iban a salir del pan.

Sólo me venía una solución: juntarlas todas, hacer una masa con toda la carne, arreglarla de nuevo con huevo, ajo y perejil, y volverlas a hacer desde cero, con tamaño mas pequeño, y más finas.

Pero dentro de mí me venía la duda, el miedo a lo desconocido. ¿Y si luego no se forman? ¿Y si, al estar descongelas, la carne no es lo mismo?

El temor a arriesgar sin tener seguro lo que iba a pasar me paralizaba para hacer la comida. Al final, viendo las hamburguesas tan gordas y con ese aspecto… lo que tenía seguro era que así no se podían quedar, que tenía que vencer el miedo a lo desconocido y adentrarme en lo que sentía, que era hacerlas de nuevo.

Según lo estaba haciendo, oraba cuántas veces tenemos miedo a dejar entrar a Cristo en nuestras vidas porque pensamos que no va a ser capaz de hacerlo todo nuevo; preferimos quedarnos con nuestros patrones viejos, aunque, por lo general, no nos dan vida y nos quitan La Paz. Y, en cambio, Él está a nuestro lado, esperando para hacerte nuevo.

¿Dónde esta la clave de la felicidad? En tu libertad, en que le digas que sí al Señor, que venzas el miedo a lo desconocido y empieces a desempolvar todo lo que contienen tus gordas hamburguesas, que te dejes amasar de nuevo, después te mezclará con su amor y misericordia, y el resultado… ¡serás una persona nueva!

Hoy el reto del amor es mandar a tres personas un mensaje de WhatsApp, donde lo que escribas sea nuevo. Mezcla el cariño, con la cercanía, la simpatía… y, sobre todo, salta el miedo a escribirle. Antes de enviar el mensaje, reza algo por la persona a quien se lo envías.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Ah! ¡Las hamburguesas salieron geniales! A las monjas les encantaron, y, como sobró carne, la aprovechamos para hacer unos filetes rusos en salsa de tomate, así que… ¡ha habido comida para dos días!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: aprendiendo del mayor


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     

APRENDIENDO DEL MAYOR

Recuerdo que, poco antes de entrar en el monasterio, me imaginaba, llena de ilusión, con una granja de animales: un cerdito, unas gallinas, un burrito… Porque me habían contado que antiguamente las monjas se alimentaban de los animales que cuidaban en la huerta, y aquella idea me parecía curiosa y divertida.

Y, unos años más tarde, el Señor nos ha regalado tener a Leo, nuestro cerdito, por unos días. Me doy cuenta de que se aprende mucho observando a los animales. Sobre todo hay una reacción en Leo que a todas nos ha llamado mucho la atención: es un “copión”.

Desde que llegó sólo hace que copiar los pasos de Jubi. Si Jubi se mueve por aquí, Leo va detrás; si Jubi está comiendo, Leo mete el morro en el mismo plato; si Jubi está intentando cazar, Leo imita sus gestos metiendo el hocico en los mismos agujeros… ¡hasta descubrimos que duermen en el mismo sitio! Cada vez que salimos a la huerta los encontramos juntos, o, si sólo vemos a Jubi, es porque Leo es un poco más lento, pero en seguida viene corriendo por detrás.

Pues sí, es un “copión”, él, al llegar aquí, se ha encontrado un hermano mayor y, lo que le ve hacer a él, lo copia.

Esto me hace ver cuántas personas tenemos a nuestro al rededor observándonos. ¿Cuántos de nuestros gestos son imitados por los más cercanos?

Cuando hemos acogido a una persona, se siente tan agradecida que después le saldrá una respuesta parecida, igual cuando nos mostramos cercanos a una persona que no sabe acercarse…

Todos tenemos experiencia de que, cuando hemos visto a alguien realizar un acto bueno con otra persona, ha despertado en nosotros la necesidad de estar atentos a esas pequeñas cosas.

Y es que Cristo quiere que contemos los unos con los otros, que no seamos islas, que nos amemos unos a otros como Él nos ha amado. No se trata de machacarse a hacer obras buenas, se trata de amor, de un amor que, cuando está auténticamente encendido, es expansivo y se contagia.

Hoy el reto del Amor es contagiar lo mejor de ti. La vida que llevas en tu interior, lo mejor de ti, no es para que te lo reserves, sino que, por medio de ti, el Señor quiere contagiar a otras personas a amar.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Reto de amor: no te inundes


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     

NO TE INUNDES

Ayer, como de costumbre, nada más levantarme abrí la ventana y salí un momento de la celda. En cuestión de segundos, nos sorprendió una tormenta impresionante. Rayos, truenos y lluvia, ¡mucha lluvia! Mirábamos a través del cristal sorprendidas, y hacíamos comentarios sobre ello:

-Por fin llueve, ya era hora.
-A ver si refresca un poco con la lluvia.
-Madre mía, ¡cómo cae!

Se nos hacía la hora de ir al coro, volví a mi celda para terminar de prepararme y… oh, oh… En el suelo, un charco inmenso empapaba unas zapatillas, unos cuadernos que dejé al ordenar los cajones, bolis… ¡la que había liado! El agua caía por la pared desde la ventana y desembocaba también en el charco. Corriendo cerré la ventana y cogí una toalla para secar la inundación, todo quedó en un susto.

¿Cómo te has levantado hoy? ¿Llueve y has dejado la ventana abierta? Puede que sientas que se empapa tu corazón dejando entrar gotas de lluvia que te culpabilizan por lo que debiste haber hecho y no hiciste, gotas que te hacen mirar atrás, gotas que te hacen ver todo negativo, tus miedos, o gotas que van agrandando la ira que te generó el gesto que tuvo contigo esa persona, hasta verte sumergido en el charco que se va formando.

Si no cierras la ventana, seguirá entrando más lluvia y puede dañarte por dentro, dejar tu parqué lleno de tristeza, las paredes con preocupación y falta de paz. Cristo te quiere feliz, ¡que brille el sol en ti! Sí, es verdad que has podido meter la pata, que te han podido herir, pero no vivas más de ello. Cierra la ventana y no le des más vueltas, deja que Cristo seque cada una de las gotas que han ido cayendo. Deja que Él sane tu corazón por completo.

Hoy el reto del amor es que cierres la ventana, que cada vez que sientas en ti pensamientos que te inundan y te hacen daño, di al Señor: “A ti te lo dejo”, y no le des más vueltas. Si dejas todo en Él en el momento en que te viene, sentirás la ventana cerrada, y las gotas que han caído irán desapareciendo. No vivas de la lluvia, vive del Sol,

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/