Reto de amor: ¿cantidad o calidad?


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿CANTIDAD O CALIDAD?

El otro día estaba llevando unas cajas de un lado para otro y, claro, con tanto ajetreo, empecé a sentir calor. Me quité el jersey para quedarme en manga corta. ¡Hacía una temperatura de lo más agradable!

Poco después tocaron la campana para ir a Vísperas. Mientras me cambiaba de ropa, me dio una pereza horrible ponerme mi ajustada camiseta térmica: ¡estaba tan cómoda con la holgada camiseta de manga corta!

“No hay problema”, me dije, “me dejo la camiseta, y me pongo un jersey más. ¡Lo uno por lo otro! Va a ser lo mismo, ¿no?”

Pues no, no es lo mismo, ya te lo adelanto. Según iba cayendo la noche, yo cada vez estaba más escarchada. ¡¡Sentía incluso el viento correr por mis brazos y pasearse por toda mi espalda aprovechando la holgura de la ropa!!

Fue en ese momento cuando recordé a un gran amigo nuestro que siempre dice que “la primera capa, la que toca la piel, ¡esa es la más importante! ¡¡Y fundamental que quede bien ajustada!!”.

De pronto comprendí que lo mismo sucede en nuestra relación con el Señor. Si queremos resguardarnos del frío, si queremos experimentar el calor de Su amor, ¡necesitamos ir bien pegaditos a Él!

Podemos tener al Señor como un jersey muy bueno en nuestra vida, lo llevamos, sí, pero con alguna capa entre medias, es decir, esas partes de nuestra vida en que “le dejamos fuera”: puede ser en el trabajo, o en nuestros hobbies, ¡o los días de entre semana!

Sin embargo, ¡el Señor quiere ir pegado a tu piel, hasta el punto de que los dos seáis uno!

¿Te has fijado cuántas veces dicen los Evangelios las palabras “lo tocó”? Jesús tocó al ciego, al leproso, a los niños…

El sentido del tacto es muy curioso. Sí, porque se puede ver sin ser visto… ¡¡pero no se puede tocar sin ser tocado!! Cristo quiere tocar toda tu vida, ¡para que tú también puedas tocarLe en tu realidad!

Hoy el reto del amor es que dejes a Cristo caminar a tu lado. No te limites a saludarle por la mañana y decirle algo por la noche, como si fuese el jersey que cubre todo el día, ¡pero a lo lejos! Te invito a que hoy te cuelgues una cruz al cuello, ¡que toque tu piel! Aprovecha y tómala en tu mano a lo largo de la jornada para preguntarLe el camino a seguir, para orar por esa persona que acaba de hablarte… Recuerda que, cuando Le tocas, ¡Él te toca! Y, junto a Él, es imposible pasar frío. ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: cuaresma como la patata


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CUARESMA COMO LA PATATA

Una hermana me llamaba entusiasmada:

-¡Joane, Joane, ven!

Me acerqué y señaló orgullosa hacia la mesa. En ella había una extraña raíz en la que poco o nada de vida parecía haber.

Pero ella me explicó:

-¿Ves en la parte central que hay una especie de fruto marrón que parece estar podrido? Es una patata; es la patata más vieja. Si te fijas bien, verás que de ella salen unas pequeñas bolitas verdes; son patatas nuevas. La patata más grande da la vida para que las otras puedan vivir. Lo que pasa es que esto ocurre siempre bajo tierra y no nos enteramos, pero llevo un tiempo cuidándola en mi celda y observando el proceso. Ahora la voy a plantar para que siga su curso normal.

Después de la explicación, dejó de ser una vieja raíz. ¡Era fuente de vida!

Y mi mirada se dirigió a la Cuaresma. Estos cuarenta días que la Iglesia nos regala.

Pueden parecer días apagados, arrugados, como me pareció a mí la extraña raíz, o pueden ser fuente de vida. Cristo me mostraba con la patata que esto es la Cuaresma: Él muere para que tú tengas vida, ¡es Fuente de vida!

Estos cuarenta días son para que Le pongas a Él en el centro y dejes que muera y resucite por todo aquello que no te deja tener vida: por tu incapacidad para perdonar a esa persona, por esa herida que cargas desde hace tiempo, por la debilidad que te acompaña…

Cristo muere para que tú tengas vida; y no es un dicho o una costumbre cristiana más, sino algo real que te regala a ti, tú eres protagonista. No temas acercarte a Él, mirar a la Cruz y hablarLe de todo aquello que te quita la Vida. Deja que Cristo pueda entrar en todo ello en esta Cuaresma para que te lo devuelva resucitado.

Hoy el reto del amor es que, como Cristo, seas la patata del centro. Ten un detalle que pase desapercibido con esa persona con la que hoy te vas a cruzar. Adelántale un poco de trabajo, ponle un post-it con una muestra de cariño… Pídele al Señor que te regale Su mirada en este día. ¡Sé tú también fuente de vida!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: a tu lado


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

A TU LADO

Mientras estábamos terminando de fregar la cena, nos dimos cuenta de que la basura de la cocina estaba repleta. Decidí llevarla al contenedor.

En cuanto puse un pie en la huerta, nuestra beagle se acercó eufórica a saludarme. Comencé a avanzar, pero, al rodear la esquina… me frené en seco.

La luz del foco terminaba a solo unos pasos de mí. Para llegar al contenedor aún tenía que recorrer un largo trecho. El camino de asfalto se perdía en la densa oscuridad de la noche. Negros nubarrones cerraban el cielo. Sin luna. Sin estrellas. Solo la más sombría oscuridad.

Yo habría entrado en modo pánico y habría dado media vuelta, pero, ante los ojitos atrevidos de Jubi, decidí lanzarme a la aventura.

La oscuridad era tan densa que, a los pocos pasos, ni siquiera lograba ver las manchas blancas de Jubi, pero el alegre tintineo de su collar me aseguraba que iba a mi lado.

De pronto… ¡pisé una barra de hierro! A punto estuve de acabar en el suelo con basura y todo, pero logré mantener el equilibrio mientras el vibrante sonido del metal se perdía en mil ecos.

Ante el silencio, me quedé petrificada. Jubi odia los sonidos fuertes y repentinos. ¿Habría huido? ¿Me habría dejado sola en la oscuridad?

-Jubi… ¿estás conmigo?

Silencio…

-¿Jubi? ¿Estás conmigo?

¿Sabes lo que hizo Jubi? Como no es un perro grande, se puso a dos patas y, apoyando las patas delanteras en mi cadera, acercó su cabeza a mi mano para que pudiera acariciarla, en un delicado y elocuente: “Solo estoy esperando a que te pongas en marcha… ¿seguimos?”

Seguía sin ver nada pero, con ella a mi lado, ¡no tenía miedo!

¡Y así nos pasa con el Señor! Muchas veces la oscuridad no nos deja ver el camino a seguir… pero, con Cristo al lado, ¡no hay miedo! Es cierto que nuestros ojos no logran verLe, ¡pero podemos sentirLe!

Él camina con nosotros dejando mil señales de Su amor, nos sorprende con detalles… ¡es aprender a descubrir el tintineo de Su voz, el susurro de Su risa! No Le ves, pero lo sabes: Él está ahí.

Pero, ¿y si sientes que todo está en silencio? En ese momento, en realidad, Cristo está aún más cerca. Si metes la pata, si te detienes, Él no huye, espera a tu lado, soñando y deseando el momento en que quieras darLe la mano… y seguir caminando.

Hoy el reto del amor es descubrir la presencia del Señor. A lo largo del día, daLe gracias por tres “tintineos” que descubras. Y, si te cuesta escucharlos, esta noche, antes de irte a dormir, repasa el día con Él. PregúntaLe: “¿Dónde estabas?”. Sentirás que Su respuesta, como la de Jubi, es “a tu lado”. ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: canción de amor


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CANCIÓN DE AMOR

Cuando toca limpieza, qué bueno es y cuánto ayuda escuchar un poco de música. Hay tantos buenos autores de música cristiana… Ésta te ayuda a mantener la presencia del Señor estés haciendo lo que estés haciendo. Como el otro día por la tarde, cuando estaba recogiendo nuestra sala.

Después llegamos a la oración personal y me entró la risa, porque no había quien me quitase la última canción de la cabeza… Y tal era así, que al final aquello me sorprendió. Porque, ¿a quién no le ha ocurrido esto de escuchar una canción y luego pasarse el día entero tarareándola?  

Y, al pensarlo, me daba cuenta de que, por lo general, nadie coge la letra de una canción para aprendérsela, sino que, simplemente, de escucharla una y otra vez, se le queda…

Pues del mismo modo el Señor tiene una Palabra para ti: “Te Amo”. Y su Palabra es eterna: con decirla una vez, dura siempre; pero nos la repite y actualiza cada día de mil maneras, para que nosotros no sólo la podamos escuchar una y otra vez, sino además, para que se nos quede dentro, nos la podamos creer y se haga nuestra.

Solo desde ahí, solo desde esta experiencia, cuando hacemos nuestro ese Amor, entonces lo podemos dar, lo podemos entregar a los demás, como una canción de otro Autor cantada con nuestra voz, o un gesto con nuestras manos, pero cuya fuente solo es Cristo. Él es la Fuente de la Gracia, la Fuente donde reside todo lo que necesitamos para darnos del todo a los demás.

Hoy el reto del amor es decir “te quiero” al menos a tres personas. El que se sabe amado, el que ha experimentado este Amor, ya no siente pudor al decir estas palabras, porque en su corazón sabe bien lo importantes que son para vivir. Hoy no dejes escapar una oportunidad de entregarte por el bien de los demás, para que, no solo con palabras, sino también con hechos, experimenten una y otra vez cómo les quieres. Cristo te hará redescubrir que la felicidad está en “dar gratis lo que has recibido gratis”.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: Mezclando color


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

MEZCLANDO COLOR

El otro día tenía que esmaltar unas medallas. Es un trabajo muy delicado, pues tienes que mezclar el esmalte con el catalizador cuidando que las proporciones estén bien hechas; después, como el esmalte empieza a endurecer, tienes 20 minutos de minucioso trabajo y un día de espera hasta que seque por completo.

Estuve toda una tarde esmaltando las pequeñas piezas, haciendo creativas combinaciones de colores que no creo poder volver a repetir. Quedaba todo muy vistoso, visualmente “perfecto”. Sin embargo, al día siguiente, cuando me acerqué a ver qué tal habían quedado… ¡se me quedaban pegadas en la mano! Todo cubierto con una masa viscosa y pegajosa.

Repasé los pasos y me di cuenta de que, al hacer la mezcla, no valoré la importancia de que la proporción de catalizador (lo que hace que endurezca el esmalte) fuese exacta. Y, a base de creatividad (un poquito más de blanco por aquí, azul por allí…), perdí la cuenta de cuánta medida de color iba en total. Pensé que haciéndolo “a ojo”, con una medida aproximada, valdría perfectamente. Pero… no fue así.

Puede dar la sensación de que nuestra vida está llena de distintos colores: sonrisa, acogida… llenamos de esmaltes de color nuestra forma de actuar, de estar en el trabajo, de “tirar” con las cosas de casa, con la comunidad, la familia, la parroquia… ¡todo parece fantástico! Pero, ¿qué ocurre si nos ponen el dedo encima, si entran un poco más allá de nuestra apariencia? ¿Se va el color?

Cristo es el catalizador, es el que hace que el color permanezca independientemente de las circunstancias, del momento que estés pasando. No es ausencia de problemas o continúa alegría desbordante, es color constante caracterizado por el gozo y la paz. Es sabernos acompañados en todo momento por Su presencia, vivir confiándole a Él todo lo que vivimos.

Hoy el reto del amor es que, antes de empezar el día, lo llenes de color. Pon en manos de Cristo aquello que te hace perder tus distintos tonos, aquello que te quita la paz, y te preocupa, y que hoy tendrás que afrontar. Si dejas que Él te sostenga, cuando pase el día, descubrirás que, a pesar de todo, no se te ha ido el color.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¿por donde pierdes el gas?


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿POR DÓNDE PIERDES EL GAS?

Ayer me puse a trabajar montando unas medallas y pulseras. Al empezar a hacerlo, hay que quemar un poco la punta de la goma o del cuero para que entre por los agujeros y lograr engarzar las cuentas, la medalla…

Para realizar esta tarea tenemos un mechero que es un “mini soplete”. El anterior se había estropeado, por lo que me tocaba estrenar uno; ¿a quién no le gusta estrenar cosas? A mí me encanta, así que… ¡a por ello!

Sin embargo, dar al botón no salía la llama.

Pensé: “¡Qué raro, no tiene gas!”, y me fui a por la bombona para cargarlo. Acto seguido, tan contenta, lo probé de nuevo y, de pronto, un pequeño ruido.

-Yiiiiiiiiii…

Oh, oh… la válvula no cierra y se pierde todo el gas poco a poco. No pude hacer nada: delante de mí se volvió a vaciar.

Yo, mientras tanto, miraba al mechero y pensaba: “Qué perfecto y nuevo es por fuera, ¡pero por dentro está vacío!”

Realmente parece un mechero impecable, que va a funcionar estupendamente, pero, cuando lo utilizas, te das cuenta de que todo es fachada, que está vacío. Me acordé de la expresión “te has quedado sin gas”, que quiere decir sin vida.

Esto me llevó al Señor en la oración. Me daba cuenta de que en nuestra vida muchas veces damos la imagen de todo perfecto, de que no pasa nada, pero esto no es real: somos humanos, y lo que todos tenemos en común es la debilidad. Somos frágiles y débiles, pero amados por todo un Dios fuerte.

Dentro de nosotros podemos sentirnos vacíos, perdemos el gas por una herida de rencor, de avaricia, de envidia, de celos, de soberbia, de egoísmo… de tantas cosas que nos impiden retener el amor en nuestra vida… Porque el Amor llega a nuestro corazón, el Señor lo derrama cada día, y las personas que tenemos junto a nosotros también; pero estas heridas no dejan que el amor permanezca dentro de nosotros y lo perdemos poco a poco.

Sin embargo, nosotros no creemos solo en Cristo, sino que creemos también en su fuerza sanadora. Pero, para que Jesús pueda sanar tu corazón, necesita que le abras tu libertad; Él no puede entrar si tú no le dejas. Si le abres, Él entrará y te sanara, y hará no solo que recibas el amor, sino que cierre la válvula y no lo pierdas.

Hoy el reto del amor es ir a una iglesia, sentarte delante de un Sagrario y orar un rato, hablar con Jesús, porque Él está. Y entregarLe todas las heridas por las que sientes que pierdes el gas. Después de la Eucaristía, quédate unos minutos y pídeLe a Jesús que te sane el corazón, que te dé un corazón nuevo. En este tiempo de Cuaresma, es el gran regalo que te quiere dar.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: el tamaño de un “casi”


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL TAMAÑO DE UN “CASI”

Fue el pasado martes, por la noche. Cuando ya me disponía a tirarme en plancha sobre la cama, agotada por el día, de pronto, un pensamiento cruzó mi mente: “¡¡Mañana es Miércoles de Ceniza!! ¿Habrá escrito alguien un reto?”

Con lo tarde que era, ya no podía averiguarlo.

“Está bien, Señor”, dije mirando a mi crucifijo, “si Tú lo quieres, regálame un reto”.

Al instante, como un rayo, ¡visualicé el reto completo! La chimenea, la ceniza, el amor del Señor… ¡¡una cosa asombrosa!!

El reto siempre se escribe en oración y, ya que no eran unas horas muy católicas, me hice un pequeño esquema con las ideas principales, ¡y a dormir!

-¿Tienes reto? -me preguntó Lety por la mañana.

-Casi -dije sonriente-. Dame un segundo y lo acabo.

Recordaba la euforia de la noche, así que me puse a ello con entusiasmo. Pero, al mirar el esquema, las palabras no fluían, el tiempo se agotaba…

Comencé a orar pidiendo auxilio al Señor: “Yo creía que terminaría el reto en un instante, ¡y casi que lo estoy empezando!”

¡Ay, cómo había cambiado el sentido del “casi”! Pero se ve que al Señor le hizo gracia este giro, porque, poco a poco, las frases se fueron escribiendo, ¡y el reto salió a su hora!

Ahora, recordándolo, solo puedo reírme. Yo pretendía que el Señor me diese un reto “ya hecho”, que me dictase, y yo limitarme a copiar. ¡Pero al Señor le gusta el trabajo en equipo! Dicen que, si le pides una manzana, te da una semilla, ¡para disfrutar juntos del proceso!

Caminar de la mano del Señor es un continuo desafío. Ante nuestra tendencia a tener todo bajo control, saber exactamente el recorrido del camino… Él nos invita a dejarle el volante, confiar, ¡y disfrutar de las vistas! La verdadera fe es la que sube el primer escalón… aunque no vea el final de la escalera.

Hoy el reto del amor es arriesgarte con el Señor. ¿Ha puesto alguna inquietud en tu corazón, alguna ilusión? ¿Te ha mostrado alguna necesidad en tu parroquia, en tu casa? Tal vez no sepas adónde te va a llevar, pero lo importante es con Quién vas. Si te ha dado una pequeña semilla, ¡arriésgate, comprométete! Hay muchos que necesitan que les lleves el amor del Señor… No te aseguro un día tranquilo, ¡pero sí apasionante! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¿hoy se te avecinan lluvias?


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿HOY SE TE AVECINAN LLUVIAS?

Ayer, mientras cantábamos en Vísperas, me fijé en el paragüero de la capilla. Está justo en la puerta por la que entra la gente cuando quiere compartir alguno de nuestros ratos de oración.

Era increíble, porque ayer el paragüero estaba repleto. Y, al terminar, cuando ya se habían ido todos, el paragüero seguía igual de lleno. Nosotras no los ponemos ahí, sino que debe de ser que algunas personas, al entrar, lo dejan ahí, y después se lo olvidan.

“¡Qué fuerte!”, pensé para mis adentros, “¡Eso mismo es la oración!”.

Sí, porque, ¿cuántas lluvias caen todos los días sobre nosotros?: que si aquella frustración, que si no he dado la talla, o aquella expectativa, aquello otro que me genera miedo, o que no sé cómo afrontar… ¡Son tantas las tormentas a nuestro alrededor!

Y, por ello, llegamos con nuestro paraguas: con nuestras defensas, con esa coraza para no mostrarnos débiles, con aquella máscara que ofrece al mundo la imagen que nos gustaría dar…

Con todo esto llegamos a la oración, pero ahí todo cambia. Sí, porque hemos llegado ante Jesús, ante el Amor en persona, que nos vuelve a recordar en el corazón una y otra vez que hemos sido creados para ser amados y para amar. Y así, por pocos minutos que pasemos en su Presencia, todas esas barreras, todos esos nubarrones, se van desvaneciendo…

Su Amor genera tal confianza en nuestro interior, que nos suelta el corazón para poder amar y entregarnos sin reservas. ¡Así es Cristo!

De esta forma, no salimos iguales: allá dentro se han quedado los paraguas, y fuera ya no se ven más lluvias. Sí, porque puede que no cambien las circunstancias, pero con Cristo todo se vive de forma diferente.

Hoy el reto del amor es entregar tu paraguas al Señor. Consagra para el Señor cinco minutos de tu día, resérvalos ya y apunta la cita para no ir dejándolo. Preséntate ante Él y deja que su Amor vaya soltando tus barreras hasta que puedas dejar allí tu paraguas y tus tormentas.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: polvo y ceniza


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

POLVO Y CENIZA

El otro día vi que sor Agustina estaba dando unos golpecitos a la trampilla de la chimenea. Se trata de la chimenea de la gloria (el sistema de “suelo radiante”, que funciona a base de leña).

-¿Qué pasa? -pregunté extrañada.

-Se está empezando a atascar -me respondió.

Todavía recuerdo la odisea que viví por primera vez el año pasado, mi primer año en Comunidad. Cuando se acumula la ceniza, atasca la salida de la chimenea, y se hace imposible encender la gloria. Cada semana retiramos un poco desde la puerta de la gloria, pero, la que se acumula al fondo, se saca una vez al año por la trampilla de la chimenea.

¡Es un proceso de lo más curioso! Abierta la trampilla, hay que ir cogiendo la ceniza con una especie de cazo muy grande, y echarla a un cubo con infinito cuidado porque, un movimiento brusco… ¡¡y toda la sala de trabajo se ensucia con ese polvo tan fino!!

Hoy parece que la protagonista del día es precisamente la ceniza, y en muchos lugares resuena la frase: “Polvo eres, y en polvo te convertirás”. No deja de resultar curioso. Polvo…

Si te fijas, el libro del Génesis no dice que el Señor usase “barro” para crear al hombre. Lo que indica es que Yahvé tomó “polvo de la tierra”. ¿Has intentado alguna vez trabajar con polvo? Pensando en la ceniza de la gloria, puedo asegurarte que… ¡¡es de lo más complicado!! En un movimiento brusco, ante un poco de aire, ¡todo se vuela!

Que forma tan original tiene la Palabra de recordarnos que el Señor trabaja en nosotros con delicadeza, porque sabe que somos muy débiles. Conociendo nuestro origen, muy bien podríamos hacer un añadido a aquella oración de la Misa: “Señor, no soy digno… ¡y nunca lo seré!”.

Sin embargo, hoy no es un día de lamentaciones… ¡¡hoy es un día para el asombro!! No consiste en fijarnos en lo poco que somos, ¡sino en lo mucho que nos quiere el Señor!

En palabras de un sacerdote: “¡No seré yo quien te grite que soy indigno! En todo caso, amarme a mí, tal y como soy, ¡esto sí que es digno de Ti, digno del Amor esencial, digno del Amor esencialmente gratuito!” (Augusto Valensin, S.I.)

Hoy el reto del amor es que te asombres del amor del Señor. Comienza la Cuaresma, y no podemos dudar que tenemos un largo camino por delante. Si queremos llegar “a fondo y hasta el final”, necesitamos una fuerza que nos sostenga y nos anime… ¿y qué mayor fuerza que la de Su amor? No te mires a ti, ¡mírale a Él! Hoy asómbrate y proclama: “Polvo soy… ¡pero polvo infinitamente amado!”. ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¿cual es tu goma?


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿CUÁL ES TU GOMA?

El otro día me regalaron un bolígrafo muy curioso: a lo largo tiene una goma, una cinta elástica. La persona que me lo dio, me dijo:
-Es para que lo enganches al móvil y no pierdas el boli.

La verdad es que me parece curioso el invento, pero lo que me chocó fue que mi amiga daba por sentado que el móvil no se pierde; lo que se pierde es el boli.

Cuando llegué a la oración con mi súper boli, le decía al Señor que quiero una goma como la de mi boli para agarrarme a Él y no perderme ni soltarme.

Observando este invento, me preguntaba cuál es mi goma, esa cinta elástica que hace que mi vida se agarre y no se caiga.

Quizás nuestra goma sea el trabajo, donde ponemos toda nuestra vida, nuestro tiempo, lo mejor de nosotros, y nos agarramos. Puede ser nuestra cinta las amistades, y agarrarnos a ellas para darnos vida y vivir de ellas. Pueden ser los planes de fin de semana, divertirse, pasarlo bien… Tal vez sea la Eucaristía, donde cada día encuentras fuerza para no caerte. Puede ser tu marido, tu mujer, tus hijos, tu comunidad… Lo que sí tengo seguro es que, tanto tú como yo, tenemos una goma que hace que nuestra vida esté sujeta y no se caiga.

Quiero compartirte la mía: es la oración, el trato con Jesús de tú a tú. El tener todos los días un rato en el que Le dejo todo lo que me pesa, lo que no me deja vivir… Todo se lo entrego para que Él muera por ello y me lo devuelva resucitado. Es un rato donde le dejo que Él me hable y me indique el camino que tengo que elegir en las decisiones que tengo que tomar, y es un rato para descansar. Dejo que el corazón se sienta amado por Él en lo más profundo.

Y es que la oración es un rato para disfrutar. Sí, porque Cristo te ama y te ama así, tal y como eres. No nos pide ser perfectos, nos pide que le amemos. Es verdad que nos sueña mejores, pero nos ama tal y como estamos. La oración es dejarLe que te regale sus sentimientos y, desde Él, luego vivir el día.

Hoy el reto del amor es pararte a pensar cuál es tu goma, y poner en el centro de tu vida lo que realmente te hace feliz y no dejará nunca que te caigas.

VIVE DE CRISTO

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!