Reto de amor: Confianza


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es confianza. Y me pregunto qué es confiar? Pues dejar en manos de otro lo qué yo no puedo.
Anoche recibí una llamada por teléfono y después de contarme un montón de cosas me pregunto: qué puedo hacer? Mi respuesta fue CRISTO, CRISTO, CRISTO. Y me dijo : vale pero mañana a las ocho de la mañana qué hago. Y la dije muy sencillo entra en una capilla y pídele al Señor poderle reconocer en tu vida. Y me contesto: y ya esta. Si ya está.
Nuestro Dios le hemos complicado mucho, le hemos cargado de normas, preceptos, miedos, ….. Y nuestro Dios sólo es una cosa AMOR y todo lo hace por AMOR, en el AMOR y por AMOR. Por ello en el día de hoy confíale todo lo qué no entiendes en tu vida, todo lo que cambiarías, todo lo qué te hace sufrir, todo aquello con lo qué no puedes. Entregaselo para qué Él muera por ello y tu tengas vida en abundancia.
Confiar es dejar en manos de Cristo mi vida y Él en el día de hoy te asegura qué las conducirá, el te quiere feliz.
VIVE DE CRISTO

Anuncios

Contemplar el evangelio de hoy (03/10/2012)


¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Padre bueno, tu me has creado, y me tienes destinado una misión, ahora me pides que me entregue a ella, y no trate de buscar donde encontrar una excusa, no necesito nada por mi cuenta, puesto que me darás todo aquello que necesite. Gracias por tus palabras.  Amén

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Lucas, Laura, Pepe, María Ángeles, Esteban, Vanessa, P. Mauritania, Sion, Carol, Elena, Juan Manuel, Camilo, , Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando, Margarita, Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que se resisten a Dios, para que nuestra oración ablande su corazón.

Sigue leyendo