Salmo 8 ¡Qué admirable, Señor, es tu poder!


R/. ¡Qué admirable, Señor, es tu poder!

Qué admirable es, Señor y Dios nuestro, tu poder en toda la tierra!
Tu grandeza sobrepasa los cielos y hasta los niños de pecho te dan alabanza perfecta. R/.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado,
me pregunto: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes; ese pobre ser humano,
para que de él te preocupes? R/.

Sin embargo, lo hiciste un poquito inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad;
le diste el mando sobre las obras de tus manos y todo lo sometiste bajo sus pies. R/.

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s