Reto de amor


¡Buenos días!

No juzgar, ni prejuzgar

Hoy el reto del amor es no juzgar. Me dirás es muy difícil…. Yo te digo para ti en tus fuerzas imposible pero hay un camino para poder dejar de juzgar y amar todo lo que te sucede.

El que juzga con los ojos de Jesucristo convierte el juicio en misericordia. Y a esto estas llamada. A mirar a tus hermanos desde la mirada con la que ÉL nos mira a nosotros y nos hizo y hace libres de nuestro propio juicio. De tal forma que no tenemos derecho de juzgar a los demas. Pero no solo a los demas sino tampoco a nosotros mismos. Cuando nos juzgamos a nosotros mismos nos queremos mal y si dice la Escritura que amarás a Dios y al prójimo como a ti mismo y nos amamos mal a nosotros mismos, es normal que amemos mal a los demás y que amemos mal a Dios.

Es muy importante entender que Jesús nunca pertenecio al grupo de los que condenan ni de los que juzgan. Por eso hoy Cristo te regala unos ojos nuevos para que cambies el juicio por el Amor. Y si te sale el juicio entregaselo a Cristo para que en su cuerpo hoy muera todo juicio y amemos todo lo que tengamos delante que te aseguro que si vives el día de la mano de Cristo la aventura la tienes garantizada. Feliz día

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Cuaresma: Día 24º. VIERNES TERCERO (8 de Marzo)


Ver la oracion inicial y la oración final

Acción de Gracias. Como sabes, cuando comemos algo, durante un rato sigue siendo lo que es, pero pasado un tiempo pierde su identidad y lo convertimos en organismo de nuestro cuerpo. Por eso, después de comulgar y por un tiempo aproximado de diez minutos, tenemos a Jesús dentro de nosotros, al mismo que convertía el agua en vino, que sanaba a ciegos y cojos, al mismo que murió clavado en la Cruz para perdonarnos de nuestros pecados. Por eso, ¿por qué no aprovechas al acabar la Misa para quedarte un rato sentado hablando tranquilamente con Él, que está físicamente dentro de ti? Es el mejor momento para darle gracias por todo lo que te ha dado en tu vida, para pedirle por tus familiares y amigos, para pedirle perdón por tus pecados y para pedirle que te ayude a sacar adelante aquellas cosas que necesitas.

¡Gracias, perdón y ayúdame más!

Continúa hablándole a Dios con tus palabras