Contemplar el evangelio de hoy (17/03/2013)


Día litúrgico: Domingo V (C) de Cuaresma

Texto del Evangelio (Jn 8,1-11): En aquel tiempo, Jesús se fue al monte de los Olivos. Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y todo el pueblo acudía a Él. Entonces se sentó y se puso a enseñarles. Los escribas y fariseos le llevan una mujer sorprendida en adulterio, la ponen en medio y le dicen: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?». Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra.

Pero, como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra». E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Ellos, al oír estas palabras, se iban retirando uno tras otro, comenza

Jesús y la mujer adúltera

ndo por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio. Incorporándose Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?». Ella respondió: «Nadie, Señor». Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más».

¡Muy buenas tardes nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, quien está libre de pecado, solo tú y la Virgen inmaculada, que podamos nosotros pecadores, siempre viéndonos reflejados en ellos, para querer ir en pos de la santidad que por tu Gracia nos ha sido otorgada, que no juzguemos, sepamos perdonar, y vivamos en la caridad de corazón, cada día de nuestra vida. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Luz, Juan Manuel, Elisa, Victoria, Jenny, P. Bernard, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

 

Si quieren que agregue nuevas intenciones o añadir a personas para la oración, agreguen sus comentarios o escriban.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por los ladrones, violadores, asesinos, narcotraficantes para que su corazón sea transformado por Dios.
Anuncios

Reto de amor: ¿uno + uno = a dos?


¡Buenos días!

¿uno + uno = 2?

Hoy el reto del amor es uno + uno = a dos?
Que uno + uno es igual a dos es algo evidente ¿verdad?
Y, ¿por qué lo traigo al reto de hoy?… sencillamente porque a veces lo evidente es lo que menos somos capaces de asimilar.
Con mucha facilidad nos liamos buscando dentro de nosotros formulas matemáticas para intentar entender con la razón lo que solo el amor tiene capacidad, y nos liamos buscando tres pies al gato.

Uno y uno = dos. Tú y yo podemos estar unidas, ser afines, sintonizar en miles de cosas y vivir juntas un proyecto de vida concreto… pero cada una conservamos nuestra individualidad, no somos clones la uno de la otra, no tenemos que pensar lo mismo ni actuar de la misma manera.

Lo bonito de una amistad es conservar la esencia que hay dentro de cada una, porque unidas se multiplican y se extiende y cuando te ven se cuestionan sobre la amistad.
Uno y uno = dos… aunque yo más bien diría “uno más uno = tres” porque lo que nos une está por encima de nosotros mismos, porque Cristo está presente en nuestra vida y porque sin Él perderíamos lo más importante que tiene nuestra amistad: el poder mirar bajo el prisma del Amor y la Paz. Este es el verdadero truco de la amistad.
Que Cristo existe y que une nuestros lazos de amistad “Sí es evidente” tanto como que uno más uno es igual a tres ¿no crees?
Hoy el amor te pide que mires tu corazón y pienses en tu amigo o amiga que tienes quizás un poco olvidado que viviste momentos donde tocaste a Cristo pues hoy es el tiempo de volver e llamarla y decirla buenos días como estas?
Te deseo un feliz día.

¡VIVE DE CRISTO!

Cuaresma: Día 33º. DOMINGO QUINTO (17 de Marzo)


Ver la oracion inicial y la oración final

Perdonar siempre. Un día, la Madre Teresa de Calcuta, encontró sobre un montón de basura una mujer moribunda que le dijo que su propio hijo la había dejado abandonada allí. La Madre la recogió y la llevó al hogar de Kalighat. Aquella mujer no se quejaba de su estado sino de que hubiera sido su propio hijo quien la dejó allí. No podía perdonarle… La Madre Teresa, que quería que aquella mujer muriese en gracia de Dios, trataba de convencerla:

¿Debe perdonar a su hijo? le decía. Es carne de su carne y sangre de su sangre… Sin duda hizo lo que hizo en un momento de locura y ya estará arrepentido… Pórtese como una verdadera madre y perdónelo… Si ha pedido a Dios que le perdone sus pecados debe perdonar el que su hijo cometió con
usted. Si lo hace, Dios recompensará su generosidad con un lugar en el Cielo. La mujer se resistía, pero la gracia terminó venciendo. -Le perdono, le perdono… dijo por fin llorando. Poco después moría.

Dios mío, dame gracia y amor para perdonar siempre: que ningún día me acueste guardando rencor a alguien, aunque me parezca que tengo motivos. ¡Me has perdonado Tú a mí!

Coméntale a Dios con tus palabras algo de lo que has leído. Después termina con la oración final.