Reto de amor: bendecir por lo cotidiano


Hola buenos días hoy Sion nos lleva al Señor.
HARINA Y AGUA

El otro día, durante la Eucaristía, hubo unas palabras que escuché como si fueran nuevas: “¡Bendito seas, Señor, por este pan…!”

¿Bendecimos a Dios… por el pan? Da la sensación de que bendecir es algo serio, importante. Parece digno alabar a Dios por cosas grandes, por las maravillas que ha creado, pero, ¿por el pan? Al fin y al cabo, el pan algo sencillo, cotidiano, pobre. Simplemente es un poco de harina y agua, no tiene nada de extraordinario. Y, sin embargo, ¡la Iglesia bendice a Dios por el pan!

Llevo varios días dándole vueltas a este tema, pero, por más que le preguntaba, no lograba entender qué era lo que Cristo quería decirme. Esta mañana, de pronto, el Señor me ha dado la respuesta: ¡a Él le gustan las cosas pequeñas! Podemos poner en su altar cualquier cosa que forme parte de nuestra vida. Por muy pequeña que sea, ¡a Cristo le interesa!

Hoy el reto del amor es bendecir por lo cotidiano. ¡Convierte tu Eucaristía de hoy en una auténtica “acción de gracias”! Pon sobre el altar todas las maravillas que llenan de color tu vida: tu familia, tus amigos… ¡Hey! Pero también pídele ojos para descubrir esas cositas pequeñas, casi insignificantes, que dan un toque de luz a tu día a día; dale gracias por cada una de ellas. ¡Que pases un feliz lunes lleno de bendiciones!

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s