Entrevista a Marija en Radio María Italia


Entrevista a Marija en Radio María Italia con ocasión del mensaje del 25 de agosto de 2014 en Medjugorje.

 Publicado: 26 Agosto 2014

Padre Livio: Queridos amigos, tenemos en directo la vidente Marija que nos comunica el mensaje de la Reina de la Paz del 25 de agosto de 2014. ¡Hola María!

Marija: ¡Hola, padre Livio! Saludo a todos los radioyentes de Radio María.

Hoy, 25 de agosto, como cada 25 del mes, la Virgen nos ha dado el siguiente mensaje:“Queridos hijos, orad por mis intenciones, porque Satanás quiere destruir mi plan que tengo aquí y robaros la paz. Por eso, hijos míos, orad, orad, orad para que Dios a través de cada uno de vosotros pueda actuar. Que vuestros corazones estén abiertos a la voluntad de Dios. Yo os amo y os bendigo con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamada.” 

Padre Livio: Marija, parece en este mensaje que la Virgen está muy preocupada por la paz en el mundo.

Marija: Sí, porque la Virgen dice: Orad por mis intenciones, porque Satanás quiere destruir no solamente los proyectos de Dios, sino también la paz; quiere robarnos la paz a cada uno de nosotros. Satanás lo que quiere es destruir, en cambio la Virgen quiere construir con nosotros. Quiere darnos la paz a través de su Hijo, porque Él es la verdadera paz… ¡Oremos!  

Padre Livio: Según tu opinión la Virgen se refiere, digámoslo así, a la paz de nuestros corazones, a la paz de las familias o en este momento -también porque el Papa Francisco ha dicho que parece casi que en el mundo esté para comenzar la Tercera Guerra Mundial- la Virgen está preocupada por la paz en el mundo, porque son tantas las áreas donde hay grandes conflictos.

Marija: La Virgen ha dicho “Orad por mis intenciones”. Y cuando la Virgen dice “orad por mis intenciones”… es seguro: la Virgen tiene un proyecto especial. No quiere asustarnos, quiere decirnos: “Luchemos”. Quiere decirnos: Satanás es el destructor. Quiere destruir no solamente vuestras vidas, sino que quiere destruir también el planeta donde vivís. Y también aquella paz que cada uno de nosotros busca tener. La paz es lo que no tenemos cuando no tenemos a Dios, cuando no tenemos oración, cuando no tenemos serenidad, tranquilidad en las familias…Cuando hoy miramos a Irak, o a Siria u otras partes del mundo donde hay guerra, cuando miramos a África, cuando miramos a Ucrania, etc. igualmente han llegado peregrinos de Venezuela que me han dicho que hay una situación muy difícil también allí… Todos estos lugares, cuando pensamos cuántos muertos, todavía hoy, como testigos de la paz… Y la Virgen pienso que nos ve a todos, nos escucha a todos y dice: Orad. Orad por las intenciones de mi Corazón hacia cada uno de vosotros. 

Padre Livio: Escucha, Marija, este “orad” de la Virgen ¿tal vez quiere aludir concretamente al Rosario, al Rosario por la paz? Porque la Virgen ha dicho: “Afrontad las insidias de Satanás con el Rosario en la mano”.

Marija: Sí. Porque la Virgen dice: “Orad por mis intenciones”. Me acuerdo una vez que hemos preguntado -un poco curiosos- a la Virgen cuáles son sus intenciones, y Ella ha dicho: “Mis intenciones son vuestro bien”. El bien de nuestro cuerpo, de nuestra alma… en todos los sentidos: material, físico y espiritual. Por eso dice “mis intenciones”. Pero en realidad en sus intenciones está cada corazón, cada persona que encuentra refugio en su Corazón Inmaculado.

Dice “orad por mis intenciones”, para poderlas ofrecer a su Hijo y decirle: “Tienen necesidad. Tienen necesidad de paz, de serenidad, tienen necesidad de Dios.”.

Ella pide por todas aquellas cosas de las que tenemos necesidad. Puede ser tantas veces también el trabajo, la casa, la familia… Todas las situaciones que podamos pensar. 

Padre Livio: La Virgen dice también que nosotros podemos ser instrumentos de paz, que Dios puede actuar a través de cada uno de nosotros. Que podemos ser los portadores de la paz, los constructores de la paz, ser eficaces realmente para la paz del mundo…

Marija: Sí.

Dice: “Orad, orad, orad para que Dios pueda actuar a través de cada uno de vosotros”.

Podemos ser instrumentos de paz, podemos ser sus manos extendidas, como Ella dice.

También lo dice San Francisco: instrumentos de paz. Que cada uno de nosotros llegue a ser “voluntad de Dios”.

Por esto dice: “Que vuestros corazones estén abiertos a la voluntad de Dios”.

Si nosotros estamos abiertos a la voluntad de Dios, la voluntad de Dios estará en cada situación donde Dios nos ponga, también en la guerra, en los momentos difíciles de nuestra vida. Que a través de esta experiencia podamos ser esas manos extendidas, esa paz, esa oración, ese amor, esa sonrisa -que no cuesta nada-, etc.… 

Padre Livio: Marija, los primeros años la Virgen pedía de un modo muy fuerte la oración y el ayuno por la paz. Vosotros no pensabais que la guerra podía llegar precisamente allí, donde vosotros vivíais…

Marija: Es verdad. Gracias a Dios Medjugorje no fue alcanzado, pero la guerra llegó muy cerca. Y sentimos la maldad de la guerra.

Por eso, como Juan Pablo II decía: “Nunca más la guerra”.

Porque la guerra significa no sólo destrucción, no sólo hambre, no sólo sed, no sólo la falta del hermano, de la hermana, de los amigos, etc.… la guerra es una cosa diabólica.

Y también nosotros queremos gritar con Ella, que es la Reina de la Paz: “Nunca más la guerra”.

Que haya paz en todo el mundo… Debemos orar, orar y ofrecer nuestras oraciones, nuestros pequeños sacrificios, nuestros ayunos;

Porque la Virgen nos ha dicho hace tanto tiempo: “Con la oración y el ayuno también las guerras se pueden detener”.

Y en la Sagrada Escritura podemos leer un lugar donde dice: “Algunos espíritus malignos se pueden expulsar solamente con la oración y el ayuno”.

La Virgen aquí en Medjugorje nos llama a redescubrir el ayuno, a creer en esta palabra que Ella dice: Ayunando y orando.

Lo que está escrito en la Sagrada Escritura debemos ponerlo en práctica. El ayuno hace bien, porque nos refuerza en la fe, nos refuerza en el carácter, porque aprendemos que “lo que es sí, es sí; y lo que es no, es no”, como dice Jesús. 

Padre Livio: Entonces es correcto pensar, Marija, que detrás de la guerra quien está es Satanás, que quiere el odio, que quiere la guerra…

Marija: Es verdad. Satanás quiere la guerra. Dios quiere la paz, porque Él es el Rey de la paz. Y por esto nos pide, nos llama también a través de su Madre.

La Virgen lo ha dicho muchas veces: “Dios me ha permitido estar con vosotros”. 

Padre Livio: Marija, esta tarde has tenido la aparición como todos los
días… ¿Te parece que la Virgen estaba preocupada?

Marija: No tanto preocupada; con expresión de paz.

Yo creo profundamente que la Virgen cuenta con nosotros, y nos dice: “Vosotros orad al Señor, llamad a la puerta del Señor, y el Señor os responderá y os dirá que sí”.

Yo creo profundamente que nosotros pedimos la paz con la oración, con el ayuno, con la renuncia, como Ella ha dicho: “orad, orad, orad”.

Pienso que también es una llamada a despertarnos, no sólo espiritualmente, sino también para todas nuestras decisiones. Porque nosotros somos instrumentos, o de paz o de guerra. ¡El hombre! Es el hombre el que se decide por la guerra o por la paz. Y nosotros, si oramos, podemos cambiar los proyectos que son malos y no buenos. 

Padre Livio: ¡Bien podemos decir a nuestros oyentes de esta tarde que tomemos el Rosario y que, o personalmente o en las familias o en las parroquias comencemos verdaderamente a hacer una cruzada por la paz!

Marija: Es verdad. Nosotros no sabemos dónde está la necesidad, pero la Virgen lo sabe.

Y nosotros debemos unirnos en torno a su Corazón Inmaculado y decir: “Nosotros creemos y sabemos cómo es el corazón de una madre; sobre todo de la Madre, que es Ella, que ha visto a su Hijo en la Cruz, que lo ha tenido muerto en sus brazos cuando lo bajaron de la Cruz… su Hijo que ha muerto y resucitado por nosotros para darnos la vida, la alegría, la paz. Por eso, confiemos en Ella, en su Corazón Inmaculado y, a través de su Corazón Inmaculado, en Jesús y pidamos este don. El don de la paz, el don de la alegría, el don de la oración, de la bendición que Dios nos quiere dar a través de cada situación.”

Porque si nosotros estamos con Dios tenemos la bendición, y si estamos sin Dios tenemos la maldición. 

Padre Livio: ¿Puedo hacerte una última pregunta?

Marija: Si, Padre Livio. 

Padre Livio: El vidente Iván el 17 de agosto ha recibido un mensaje que es una exhortación a orar por la paz. Fue un mensaje que recibió aquí en Italia.

En él estaba esta expresión: “Orad por mí amadísimo Santo Padre y por su misión, la misión de la paz”.

¿Cómo has entendido tú este mensaje, cómo lo has interpretado?

Marija: Hoy yo pienso que un hombre como el Papa Francisco es un hombre que dice la verdad a todos aquellos que están en el mal, a todos aquellos que son malvados, a todos aquellos que están preparando -quien sabe- cosas malévolas, y sin embargo piensan que son hombres rectos. Pero el Papa habla muy claro e invita, lo habéis visto, con fuerza y simplicidad.

También en lo concreto, dice: “Vosotros estáis en guerra, haced la paz”.

Y él cree. Un hombre de Dios cree en el poder de la oración. Y nosotros unidos a él, unidos a la Virgen con todos los santos y los ángeles, con todo el cielo, pedimos esta gracia. 

Padre Livio: Gracias Marija.

Marija: Unidos con todo el corazón. Quiero haceros también a todos vosotros una invitación: ¡Con todo el corazón ofrezcamos también un pequeño ayuno, una pequeña renuncia por la Virgen, por sus intenciones! Y que por encima de todo esté oración, como dice la Virgen. Concluyamos con el Magnificat. 

Padre Livio y Marija: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón,derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia-como lo había prometido a nuestros padres-en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo,como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén. 

Padre Livio: Nuestra ayuda es el nombre del Señor.

Marija: Que hizo el cielo y la tierra. 

Padre Livio: La bendición de Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros.

Alabados sean Jesús y María.

Marija: Siempre sean alabados Jesús y María. 

Padre Livio: Marija, te encomiendo a toda la gran familia de Radio María, de manera especial los enfermos.

Marija: Yo de manera especial esta tarde invito a todos los enfermos, a todos los ancianos, a todas las personas a aumentar, unidos a la Virgen, la oración por la paz en el mundo. Estoy cercana a vosotros y os encomendaré a la Virgen.

Dios os bendiga a todos y buenas noches. Santa noche a todos. 

Padre Livio: También a ti, Marija. Gracias de corazón.

Marija: Gracias Padre Livio, buenas noches. 

Fuente: Radio María Italia. Traducción realizada por el grupo de oración Totus Tuus Reina de la Paz

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s