Reto de amor: comer pan duro a gusto


Hola buenos días hoy Ines nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

COMER PAN DURO A GUSTO.

Hace unos días nos trajeron el pan del día recogido de un supermercado, un pan de excelente calidad y muy variado, el primer día lo pudimos comer únicamente calentado en el horno, el segundo día ya hubo que humedecerlo antes del horno y el tercero ya estaba duro duro, aun así lo tostamos en la sartén con aceite y estaba bueno…pasaron otros pocos días y ahí seguía el pan restante con la consiguiente pena de la encargada (Aroa) y a mí que me tocaba la cocina poco me faltó para secundar su iniciativa de intentar volver a hacerlo con aceite en la sartén. Si lo dejaba para el día siguiente hacer las rebanadas no me daba tiempo y ni corta ni perezosa me fui después de completas a la cocina, cogí un cuchillo de sierra y con toda la fuerza que tengo en las manos me dispuse a cortarlo ufff había que echar fuerza con ganas, pero no me podía rendir, les había gustado tanto el otro día; entonces puse mi ingenio en marcha y pensé: si lo dejo al aire se pondrá más duro ¡ya sé! Lo humedezco con una brocha, lo tapo con el plástico y mañana estará a punto. Pues así fue, además había chocolate que sobró del domingo y mira por donde el Señor nos proporcionó un desayuno señorial. Estaba contenta de haber complacido a las hermanas con solo un poco de desvelo y dedicación.

Supongo que ya estáis viendo la conclusión y el reto de hoy: ¡cuántas veces el paso del tiempo nos endurece, y somos de buen natural, de suprema calidad, pero tantas cosas nos van replegando, amortiguando, acomodando, defendiendo o simplemente consumiendo. Y la primera reacción al encontrarte tú mismo con esa realidad es sentir que no vales para nada, etc,etc, ¡pero no! Hay un Cocinero magnífico que todo lo sabe recomponer, que no tira nada sino que lo transforma, sabe los trucos más inverosímiles para “ sacar de las piedras hijos de Abraham”, “porque Él conoce nuestra masa, se acuerda de que somos barro” , “Él hace llover y salir el sol para dar semilla al sembrador y pan al que come”, sí hermano, sí, Cristo pasó antes de nosotros por el cuchillo, el agua y la sartén; Él cargó con todo lo nuestro para reblandecer nuestra dureza y amortiguar los insultos y salivazos que tuviéramos que sufrir. El Señor “todo, todo lo hace confluir para el bien de los que ama” y Su Amor es incomparable por todos y por cada uno , por ti y por mí concretamente, tal como eres y estás, con lo que estés viviendo concretamente en este momento de tu vida, Él y sólo Él y siempre Él está a tu lado. Por eso te animo a que no reniegues de ser pan duro, sólo has de dejar al Cocinero divino que haga contigo como crea conveniente y tu existencia deleitará a todos los tuyos. ¡Qué aproveche!

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s