Reto de amor: vivir la Navidad de otra manera


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

PROBANDO GUINDILLAS

Ayer vinieron unos amigos a vernos. Después de Misa, al ir al locutorio, nos encontramos con que habían llevado un poco de picoteo: patatas, queso, aceitunas y… ¡guindillas! Orgullosos, nos enseñaban los dos tarros:
-Éstas no pican y éstas otras pican un montón

Sí, he visto a mi madre echárselas en las lentejas pero, sinceramente, su color y su olor nunca han sido estímulo para mí. En cambio, ellos… una, otra, otra… ¡parecía que comían pipas!

Veíamos su entusiasmo pero no éramos partícipes de él, pues ninguna de nosotras las había probado nunca. Tal era su emoción ante tan “suculento” manjar, que Israel empezó comiendo una y… bien… Sión le siguió y… ¡nunca he visto tantas muecas expresadas con la cara en cuestión de un minuto! Y yo, después de ver dos reacciones tan distintas, ahí estaba, que no me atrevía a lanzarme pero a la vez quería saber qué se sentía.

Ante la expectación de los presentes, cogí una dispuesta a mantener mi cara inmutable y serena por mucho que picase. La fui aproximando a mi boca, aguanté un segundo, dos y…
-¡Aahhhhh! ¡Uufff! ¡¡Mmmgg!! ¡¡Aaghhh!! ¡¡¡Puaghhhhh!!!

Toda una experiencia con la guindilla que hoy te puedo contar porque la he vivido, ahora podemos compartir entre nosotras porque todas las hemos probado, una vivencia que entenderás realmente si tú también lo has hecho alguna vez.

La Navidad se acerca, ¡ya la cuenta atrás! Quiero compartir contigo mi merienda para esos días. Seguro que has visto a gente vivirla, disfrutarla, esperarla… ¿Y tú? ¿Qué sientes? ¿Tienes miedos, recuerdos, sentimientos…? Cierra ese tarro: ¿Probamos a vivirla de una forma diferente? Te invito a que abras un tarro nuevo, o un tarro que quizá cerraste hace años, en el pone “Dios hecho Niño por ti”. No, no lo mires de lejos, ábrelo y deja que entre en tu casa, pruébalo en estos días que se acercan. Deja que Él sea el centro. Vuelve a poner el Belén que ya no montas porque los niños son mayores, saca los adornos, las figuras, los villancicos, limpia los zapatos… Si el Niño es el centro, si experimentas Su Amor por ti, todo lo demás es secundario, pues será tu Felicidad.

Hoy el reto del Amor es probar a vivir esta Navidad de otra manera. Sabes el concepto de la Navidad, ¿lo hacemos vivencia?

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s