Reto de amor: goza de tus cuidadores


Hola, buenos días, hoy Inés nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

NO SE ME VE

La sillería de la capilla tiene dos filas de asientos y el respaldo es muy alto. Cuando hacemos la oración personal, nos ponemos en sillas bajas y distribuidas más separadas para tener intimidad. Bueno, pues a mí me toca en la fila de detrás y, como tengo la cintura alta, al sentarme no se me ve. Por este motivo, a veces alguna hermana pregunta si estoy o no; otras, con toda su buena intención, hacen alguna función que me corresponde a mí, pensando que me he ido… A mí me hace mucha gracia y me recuerda aquel texto del Cantar de los Cantares: “en la grieta de la roca se esconde la paloma para tener sus amores con el Amado…”

Pero desde hace unos días, además, estos hechos me traen a la memoria a san José. Sí, porque su vida fue no aparecer (siendo como fue su misión tan importante). Sé que él era consciente de que era Jesús el único que tenía que aparecer, y no dudo un instante que José fue el hombre más feliz de la tierra. Claro que tuvo momentos de incertidumbre, de duda… ¡tenía que enseñar a ese Niño cómo se vive entregando la vida! Pero… ¡cuántos momentos inolvidables viviría junto a Él, lo que disfrutaría viéndole crecer!

Y, junto a este padre, José, inmediatamente aparecen nuestros padres. Sí, han hecho y hacen lo mejor que saben y pueden su papel, porque su amor es el menos interesado que existe. Por eso hoy les hacemos un homenaje, desde el corazón y la oración, de gratitud, porque no seríamos lo que somos sin ellos. Su enseñanza es que se han dado y nos han dado todo lo mejor que son y saben, lo demás “DIOS-AÑADIRÁ” (que es el significado del nombre José). El Señor es quien hace confluir todo para llevar a cabo su Obra de Amor y Salvación en cada uno.

Por supuesto, también merecen una mención los padres que nos acompañan el camino espiritual, los que han guiado y guían nuestros pasos hacia Cristo. Realmente, todas estas personas son un don maravilloso del Señor.

El reto de hoy es que te goces en toda esta sucesión de “cuidadores” que has tenido en tu vida. A muchos no se les ve, pero están en el cimiento de nuestro ser. Da gracias al Señor por cada uno de ellos… y hoy te invito a que te desbordes en gestos de cariño, porque “amor con amor se paga”.

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s