Reto de amor: desenvolver


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

RUIDOS EN HORAS EXTRAÑAS

Hay quien dice que parece que para nosotras cualquier motivo es bueno para hacer fiesta. Yo no lo niego… ¡es que con Cristo siempre hay algo que celebrar! Después de la solemnidad de ayer, ¡hoy también hay algo que festejar! Algo realmente muy importante: ¡¡hoy se cumplen 4 años de la entrada de Israel en nuestro monasterio!!

Un sacerdote muy amigo nuestro siempre comenta con mucha gracia que “el roce hace el cariño”. Israel y yo tenemos las celdas una al lado de la otra. La pared que las separa es bastante fina, tanto que muchas veces, oímos a la otra trajinar en su celda. Hace un par de días, justo en la hora de la siesta, cuando ya estaba en la cama, escuché un ruido extraño. “¡Pof!”. Parecía una puerta que se cerraba de golpe.

“Es la puerta del armario de Israel”, pensé, “Debe de estar ordenando antes de irse a dormir…”

Y, a los pocos minutos…
-¡Pof!… ¡Pof!… ¡Pof!…

“¿Será posible que se haya puesto a ordenar el armario justo ahora? Con la de horas que tiene el día…”

Y de nuevo…
-¡Pof!… ¡Pof!… ¡Pof!…

Ya estaba dispuesta a salir a preguntarle si podía dejarlo para un poquito más tarde, cuando de pronto caí en la cuenta. Era imposible que el ruido fuese de Israel. Cuando está ordenando, ¡ella no cierra las puertas del armario hasta el final para ir más rápido!

Lo mejor de todo fue que, cuando sonó la campana para ir a Nona (al levantarnos de la siesta) descubrí que Israel había hecho exactamente el mismo proceso que yo:

-Oye -me dijo- El ruido que se oía en la siesta no eras tú, ¿verdad? ¿De dónde salía?

Ninguna nos habíamos llegado a enfadar con la otra porque, después de tanto tiempo ya nos sabemos las costumbres de cada una… ¡y hasta los ruidos! En realidad todo fue por una contraventana del piso de arriba, que se había abierto y, con el viento, se estaba golpeando…

Hoy el reto del amor es desenvolver. Sí, Cristo te ha puesto un montón de regalos a tu lado, personas que viven contigo en casa, en el trabajo… Hoy te invito a que le des gracias por cada uno de ellos. Ve diciendo sus nombres delante del Señor y pregúntale si tienes alguno de esos regalos sin desenvolver: puede que le tengas a tu lado todo el día, pero… ¿le conoces? ¿Sabes los tesoros que tiene dentro? ¡Pídele a Cristo poder ver a todos los que te rodean con sus ojos de amor para que el “roce” se transforme en auténtica fuente de cariño! Hoy damos gracias por el regalo de tener a Israel en el monasterio, entre las reteras… ¡hoy ella es nuestro regalo! ¡Disfruta de este día desenvolviendo!

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s