Reto de amor: piensa hacia donde caminas


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿EN QUÉ DIRECCIÓN CAMINAS?

No te lo iba a contar, pues pensé que se trataba de un caso aislado, pero hoy me he dado cuenta de que no. Así que, ya que tenemos confianza y me vas conociendo… te lo cuento:

Durante las horas de trabajo estamos con ropa cómoda y bata para poder movernos mejor, estar en la huerta, evitar manchas… En el Novi, por regla general, tenemos el arte de estar así hasta las 7.25 y, contando con que hay que estar en el coro a las 7.30, imagina la velocidad con la que nos cambiamos de ropa…

Pues bien, ayer fue un día de esos un poco “pillados”. Ya estábamos bajando las escaleras cuando, al mirar hacia abajo, vi en el calcetín, justo encima del zapato, un cerco negro, como sucio. ¡Oh no!, otra vez el talón delante y lo de delante atrás. Menudas vísperas… No sabía qué hacer con el pie. Lo escondía detrás de la sillería, al ponernos de rodillas intentaba girar el calcetín… ¡imposible!

Y así nos pasa muchas veces. El tiempo pasa, los días, las horas… parece que caminamos y, sin embargo, nuestros pies aún miran para atrás. Y nos miramos los calcetines y vemos el cerco que desvela que, aunque parece que deja caminar, algo no está en su sitio. Así muchas veces nos avergonzamos escondiendo el pie por miedo a que nos juzguen; otras, intentamos esconder lo sucio del calcetín por un lateral del zapato como si nada hubiese pasado, pero las arrugas molestan y en un despiste todo vuelve a salir. No nos deja tranquilos.

Hoy el reto del amor es que, al ponerte los calcetines o las medias, pienses hacia dónde caminas. El calcetín, si te das cuenta, no forma parte de ti, es una simple tela que irá en la dirección en que la pongas. Cristo te quiere Feliz, lleno de ilusión, quiere que sientas que Él sana todo lo que has vivido.

¿Tienes esperanza? ¿Te atasca un acontecimiento de tu pasado? ¿Sientes tu calcetín al revés en el amor, en la autoestima, en los miedos? Para un momento, descálzate y deja que Cristo lo ponga en la dirección correcta; siempre hacia la esperanza, hacia delante. No te quedes más tiempo así. Con el calcetín en su sitio, el talón, el cerco, seguirán, pero formarán parte de tu caminar y ahí no avergüenza, no molesta, no hay que esconderlo. ¡Adelante!

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s