Reto de amor: en sus brazos


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EN SUS BRAZOS

Como Joane compartía la semana pasada, tenemos la hierba muy, muy alta y, tras estos días de sol y de calor, al fin llegó el momento de pasar la máquina cortacésped.

Nos la acaban de regalar, es un cochecito sobre el que vas montado y puedes controlar la velocidad, la altura de las cuchillas… ¡una auténtica pasada!

Comenzamos a salir por turnos de aproximadamente una hora. Cuando me subí por primera vez, mientras estaba trabajando, sólo me surgía darle gracias al Señor por la enorme huerta que nos ha regalado, y por lo bonito que estaba quedando todo. Pero, de pronto, cuando me quise dar cuenta, tenía delante de mí un campo de cardos y de plantas llenas de pinchitos. Eran enormes, algunos medían mas de metro y medio de altos.

Daba miedo verlos acercarse a mí, pero, con confianza, dejé que la máquina se abalanzara sobre ellos. Y… ¡qué vértigo! No dejaba de ver cardos que llegaban a la altura de mis ojos… y, sin embargo, caían al paso de la máquina.

Me di cuenta de que estaba como encogida por miedo a que los cardos que crecían a un lado y a otro me rozasen las piernas, pero en seguida me fui relajando. Descubrí que la forma del chasis los ladeaba de tal manera que nada me tocaba. Ni una sola pincha llegó hasta mí.

Estaba alucinada: “Esta máquina es como Cristo en nuestras vidas”. Él allana tu sendero y, cuando piensas que ya no hay camino, cuando sientes vértigo al ver el siguiente paso lleno de cardos, si confías en Él, si dejas que Él te abra paso, descubres que Cristo ya te ha salvado. Ningún pincho llegará hasta ti, porque en Cristo han sido triturado todos los cardos.

Él ha muerto y ha resucitado para que tú tengas Vida, para que puedas seguir caminando y para que seas feliz.

Subida en la máquina me sentía como un corderillo en Sus brazos, sin miedos, con confianza.

Hoy el reto del Amor es dar un paso más. Si ves tu vida estancada, acordonada por problemas, o, simplemente, tienes algo delante que te atasca, mira a Cristo, súbete en Sus brazos y deja que Él te lleve, vivirás feliz.

Te tiende su brazo, ¿te subes?

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s