Reto de amor: sombras en la oración


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SOMBRAS EN LA ORACIÓN

El otro día iba a ponerme a escribir mi oración en el cuaderno cuando descubrí que no había luz en mi sitio. ¡Se había fundido la bombilla!

Ahora sólo me llegaba la luz por la espalda, por lo que daba sombra al cuaderno con mi cuerpo. Admito que en el tema de la vista soy un poco exagerada. Que si la luz para leer tiene que estar a esta altura, que si hay poca luz, que… Conociendo lo pesada que me pongo en este asunto, decidí por mi cuenta “fomentar la virtud de la paciencia”: no quejarme del desastre iluminativo y esperar con tranquilidad a que cambiasen la bombilla.

Así pasó un día, otro, otro… Total, que mi oración personal se acabó transformando en una apasionante prueba de contorsionismo, en un vano intento de lograr algo más de luz, por no hablar del mal humor con que acababa…

A punto ya de perder la calma, ayer me rendí a los pies del Sagrario y fui a comentarle a Lety mi problemilla con la bombilla dichosa. Y, en la oración de la tarde… ¡ya estaba arreglado!

-Menos mal que lo has dicho -me comentó luego Lety- Ya sabes, son de esas cosas que siempre se dejan para luego porque, como parecía que no molestaba a nadie, no había prisa…

En la oración, no dejé de dar gracias al Señor por volver a escribirle a gusto. Y ya puedo reírme con Él de esta historia: ¡menuda la que he preparado por querer apañarme sola! Así nos pasa muchas veces: en cuanto nos mostramos pobres con Cristo y con los demás… ¡empiezan los milagros!

Jesucristo está deseando entrar en tu vida para transformarla y hacerla totalmente nueva. Pero, si le dices “deja, deja, que yo me apaño…”, ¡te respetará! Cristo es el más galán de todos los caballeros… ¡y Él sí que esperará pacientemente a tu lado hasta que le dejes actuar!

Hoy el reto del amor es no buscar apaños a medias. ¡Cristo te quiere plenamente feliz! Puede que a veces trates de aparentar, disimulando tu pobreza: hoy deja que Cristo la abrace. Con Él podrás pedir ayuda a los demás… y, a la vez, podrás abrazar las pobrezas que ellos te muestren a ti. ¡Que nadie se quede hoy con la bombilla fundida! ¡Feliz y luminoso día!

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

2 pensamientos en “Reto de amor: sombras en la oración

  1. Decía Santa Teresa de Jesús: “Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías.”

    Me gusta

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s