Reto de amor: el reto escacharrado


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL RETO ESCACHARRADO

Supongo que te habrás dado cuenta… La semana pasada, el reto sufrió unas cuantas… “incidencias”.

Por lo pronto, ha habido una avería y, a ratos, nos quedamos sin Wi-Fi. El asunto no tendría mayor relevancia si no fuera porque le da por dejar de funcionar justo a la hora de enviar el reto…

En fin, fallos técnicos. Pero ahí no termina la historia: algún reto salió sin título… ¡e incluso sin reto para el día!

Desde hace tiempo, Lety me pidió que me encargase de revisar un poco el reto, y así lo hemos estado haciendo durante meses sin problemas. Pero, el otro día… ¡es que no daba una!

-Pero, ¿qué te pasa? -me preguntaron extrañadas.

Sólo se me ocurrían un millón de justificaciones que no me convencían ni a mí. Aquello empezaba a rozar el drama… hasta que finalmente lo confesé:

-Es que esta mañana estaba tan cansada que no veía ni las letras…

Me dejaron boquiabierta: todas se lanzaron a abrazarme, mientras decían sin hacerse mayor problema:

-¡Pues la próxima vez pide ayuda! ¡Que para eso estamos las hermanas!

De pronto, las piezas encajaron: estaba agotada porque llevaba toda la semana intentando sacar todo yo sola, incluso lo que no era misión mía. Vamos, que si me hubieran dejado… ¡hasta a sor Ana, la nueva priora, le habría organizado todo el trienio!  Y, claro, estaba más que asfixiada… Realmente, la gran tentación sigue siendo el “seréis como dioses…”.

Cristo nos propone algo totalmente diferente: ser como niños, «pues de los que son como ellos es el Reino de los Cielos». El ser humano es feliz cuando se sabe totalmente dependiente, cuando confía su vida totalmente en las manos de Cristo. Ya no tienes que llegar a todo, que sacar cada cosa adelante en solitario. Cristo ha derramado hasta la última gota de su sangre por ti, porque sabe que tú no puedes con todo. Te ama en tu pequeñez. Él camina a tu lado, ¡y te regala la maravilla de los hermanos!

Hoy el reto del amor es “ayuda”. Hoy te invito a que, cuando algo empiece a superarte, le pidas al Señor poder ser sencillo para pedir ayuda, pídele ver a todos los hermanos que ha puesto a tu alrededor. Y, si alguien te necesita, mira a Cristo: ¡pídele que tu disponibilidad sea un reflejo de su Amor! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://www.dominicaslerma.es

Anuncios

Un pensamiento en “Reto de amor: el reto escacharrado

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s