Reto de amor: identidad


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

BUSCA TU IDENTIDAD

Hoy el reto del amor es saber y luchar por tu identidad.

Muchas personas, cuando vienen al locutorio, nos preguntan sobre nuestra identidad: la clausura, nuestra forma de vida, los votos… Nos piden que les hablemos de lo que somos. Con mucho cariño, poco a poco vamos contestando una a una sus preguntas, y siempre mostrando la coherencia de nuestra vida.

Pero, muchas veces, en la conversación, nos responden que, entonces, sor Lucía Caram, la monja dominica que sale continuamente en la tele, no es como nosotras…

Con mucho dolor en el corazón y mucho cariño, les contestamos que es igual que nosotras, sólo que tiene confusa su identidad. Al ser un tema sobre el que muchos nos habéis preguntado, hoy queremos compartiros la carta abierta que ha escrito otra hermana nuestra, sor Pilar Cano, donde, con mucho cariño, le hace una corrección fraterna y le pide que vuelva a su identidad.

Hoy el reto del amor es que vivas conforme a tu identidad. Si eres padre/madre de familia, mira a tus hijos; si eres sacerdote, cuida con Amor de aquellos que el Señor te ha encomendado; si eres misionero/a, mira a Cristo en los que sufren; si te dedicas a los más pobres, que sientan el Amor de Cristo en tus gestos, en tu mirada; si eres monitora, cuida de tus niños: si eres hijo, mira a tus padres y da gracias por ellos. Todos tenemos un lugar y un papel para ser felices y hacer felices a los demás. Para ahora cinco minutos con Cristo, mira cuál es tu identidad y vive el día desde ahí. En Cristo siempre encontramos nuestra identidad.

¡VIVE DE CRISTO!

http://www.dominicaslerma.es

(Texto íntegro de la carta escrita por sor Pilar Cano, O.P.)

Querida Hermana:

Por los medios de comunicación todos conocemos tu labor en el mundo fuera de la clausura y tus dotes para la comunicación. Y como son actividades que realizas abiertamente, nosotras, que también somos monjas dominicas de clausura, queremos reflejar cómo vivimos nuestra vocación de forma activa desde una vida escondida en Dios.

La propia vocación de clausura indica que es una forma de vida cristiana radical, que recuerda que lo importante para los bautizados es el Reino de Dios y por tanto, Jesucristo. Nuestra vocación sirve para enseñar que también el silencio y la soledad son fructíferos y que la Iglesia, como cuerpo de Cristo, tiene muchos miembros, cada uno de los cuales están llamados a realizar su función. La nuestra consiste en la escucha y en la atención, que hoy en día son más necesarias que nunca; para ello es necesaria la vivencia del silencio y de la vida oculta y discreta, que es lo que vienen buscando quienes acuden a nuestro torno, porque ven otra forma de vida diferente.

Podemos comprender nuestra vocación de clausura a través de la experiencia de San Antonio abad, el primer monje o ermitaño, que quiso retirarse al desierto cuando comprendió el Evangelio, que la única riqueza es Cristo. Pero, a pesar de retirarse al desierto, no se escondió de quienes lo buscaban para pedirle consejo. Así debemos ser también nosotras poniendo en práctica el lema de nuestra orden: Contemplata aliis tradere [transmitir a los otros lo que hemos contemplado]; no guardamos para nosotras lo que hemos experimentado y recibido, sino que compartimos desde nuestra pobreza con quienes se acercan a nuestro monasterios.

Y la gente que viene a visitarnos para consultarnos, para pedirnos oración, consuelo y remedios materiales urgentes valora, con la percepción de la gente sencilla, que nuestra vocación consiste en mostrar que lo único importante para cualquier cristiano es Jesucristo. Por eso nosotras, como Orden de Predicadoras, estamos llamadas a predicar desde el silencio y la oración sólo a Cristo muerto y resucitado, no a predicar nada más, ni hablar de otros asuntos que pertenecen al ámbito de los laicos y seglares, de manera que cada miembro de la Iglesia realicemos nuestra vocación para el bien común de todo el cuerpo, lo que significa que no invadamos terrenos o hagamos tareas que, como no son propias de nuestra misión, pueden causarnos daño a nosotras mismas y a la Orden, además de a toda la Iglesia, pues como cuerpo que es, sufre cuando uno de sus miembros se daña.

Por eso es tan importante que siempre hagamos lo que estamos llamadas a ser, porque así repercutirá para todo el cuerpo de la Iglesia; igual que si no realizamos lo que estamos llamadas a ser y hacer, nos dispersamos, nos mundanizamos, nos alienamos, no solamente nosotras, sino todo el cuerpo al que pertenecemos. También es importante hacerse todo a todos, porque hemos de integrar y atender a cualquier persona, no a algunos solamente según nuestros gustos o intereses particulares. Para esto también son importantes los métodos que usamos, de manera que nunca perdamos nuestra libertad ni nuestra independencia en favor de un grupo o de una ideología en detrimento de otros.

En este sentido he tenido con dolor que escuchar de ti y ver actitudes en ti que desdicen de una persona, y más de una religiosa, ya que dividimos a los hermanos en lugar de dar ejemplo de integración y de acogida.

Termino con un último consejo desde mi experiencia de ser una hermana de tu Orden: Nuestra misión y vocación necesita espacios de relación comunitaria y con Dios, cuidando las relaciones fraternas con las demás hermanas, la comunión con todas. Si dices al mundo que monja de clausura, no. Monja de silencio, no… de obediencia, no ¿qué es lo que queda de consagrada?

Afectuosamente,
Sor María Pilar Cano, OP

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s