Reto de amor: el caldito de las velas


Hola, buenos días, hoy Inés nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL CALDITO DE LAS VELAS

Nunca podemos decir o pensar “esto a mí no me pasará”, o “este terreno lo domino”, pues, en cualquier momento, la realidad te sorprende a ti mismo y te toca hacer el proceso de encajar tu limitación, como todos.

Resulta que yo tengo mucha experiencia como sacristana, porque lo he sido anteriormente. Además, es un oficio que me encanta, y lo hago disfrutando y con cuidado.

Una de las funciones continuas es encender y apagar las velas del altar para cada celebración. Las velas que utilizamos son grandes, de las que van dentro de un cilindro de plástico transparente. Al ir a apagarla, se ve que se ha hecho un hoyo en la cera al rededor de la mecha. En ese momento hay que rebajar para igualarla.

Se podría hacer de muchas maneras, pero yo lo hago muy despacito, pasando el dedo por el borde y aplastándolo con cuidado, porque está líquida la cera y te puede saltar…(a esta cera líquida Aroa la llama “caldito” ).

Pues ayer, después de vísperas, tenían mucho “caldito”, y me puse a arreglarlas con la seguridad de saberlo hacer y sin el miedo correspondiente a ser salpicada… Uff… me puse todo el escapulario como si hubiera llovido cera sobre él… Además te da tiempo a ver la cera por el camino hacia el escapulario, pero ya no se puede detener…

Mi expresión repetida era: “Vaya, en más de un año no me ha pasado”, como queriendo demostrar mi experiencia y la extrañeza del caso. Pero, claro, hoy en la oración he caído en la cuenta de lo que el Señor me quiere enseñar:

Si vas por la vida fiándote de ti, si te aseguras en tus capacidades, si no estás siempre alerta ante los peligros que pueda haber en tu vida, si crees que ya lo dominas todo o que a ti no te pasará… pues puedes encontrarte sorpresas como ésta que te obliguen a reconocer que nada hay que dar por hecho, que tienes que vivir alerta siempre y agradeciendo a Dios los dones y destrezas, y, además, aceptar con alegría tu limitación y pobreza cuando se manifieste. Así estarás reconociendo que Dios es Dios; y tú, criatura agarrada a Él. «Cuando hayáis hecho lo que teníais que hacer, decid “siervo inútil soy”»

Por eso, el reto hoy es que te goces en las obras de tus manos, pero dando gracias al Señor que te regala poder hacer lo que haces, y, si te salta el caldito, a limpiarlo con buen humor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s