Reto de amor: ¿Único criterio?


Hola, buenos días hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿ÚNICO CRITERIO?

Hace dos días, Lety me ayudó a regar el invernadero; y ahí estaban los famosos tomates que ya estaban en fruto y la planta frondosa. Puse los tutores, que debí poner hace tiempo, para sujetar las plantas como si de una obra de ingeniería se tratase. Al terminar, Lety dijo:

-Mejor que lo metamos en el invernadero o se van a helar.

“¿Helar? ¡Qué exagerada! Con el sol que hace, aún en octubre… anda que no queda tiempo para las heladas, ¡si todavía estamos en manga corta!”, pensé.

-Tranquila, que aún aguantan -le respondí convencida.

Por la mañana, al día siguiente, después de laudes, me dijo que tenía una mala noticia:

La temperatura por la noche había alcanzado -2 grados, los tomates seguro que no habrían sobrevivido a la helada.

¿Pero qué dice? Desayuné tranquila viendo el sol brillar, convencida de que Lety exageraba. Fui a ver los tomates después, no para confirmar la noticia, sino dispuesta a podar las plantas que, sin lugar a dudas, darían una gran cosecha. Podé como pude las ramas escarchadas, incapaz de reconocer que tenía delante la noticia hecha evidencia. Es más, me hice con una manta antiheladas para plantas para protegerla y la cubrí…

Ya en el paseo de la tarde, reconocí que no iba a poder abastecer la ensalada de las monjas por este año. Sí, la planta destruida por la helada.

En éstas, aparece una visita inesperada de un chico que recibe el reto. Él trabaja en una bodega, y venía feliz de la vendimia de este año.

Y le dije:
-Uff, por un día… Porque hoy ha caído una helada… que me he quedado sin tomates.

-Claro, precisamente por eso ayer recogimos todo: hicimos caso a las previsiones.

Jorge se fió de los que dan las previsiones del tiempo para lograr una buena vendimia y así poder mantener a los suyos; confió sin razonar.

¿Él se fió de un satélite y yo no fui capaz de fiarme de una hermana? Me sirvió de mucho porque, a veces, como a mí me pasó, nos fiamos sólo de nuestros criterios, vamos “de por libre” y, de la noche a la mañana, se nos hielan los tomates: metemos la pata, tomamos decisiones equivocadas…

La confianza, vivir confiando en los demás sin ser autosuficientes, nos ayuda a caminar. El Señor ha querido que tengas hermanos, que tengas personas que te lleven a la verdad, que te descubran el camino a tomar, el siguiente paso a dar o un peligro que puedes evitar.

Hoy el reto del Amor es que te fíes de los demás, que abras tu corazón a aquello que quieren decirte.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s