Reto de amor: no te quedes en el palo


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.      
  
NO TE QUEDES EN EL PALO

Estos días, el padre de Sión nos está ayudando a hacer alguna chapuza en la huerta. Y, aprovechando que le tenemos por aquí, ayer le pedimos que fuese a Correos a por sellos.

Me encontré con Sión antes de comer y me dijo que su padre ya había traído los sellos, y que también había parado en la plaza para coger unos árboles frutales. Pero, como ya era la hora de la comida, no pude salir a verlos.

Por la tarde, después de trabajar, salimos a la huerta. Encontré un palo largo con cuatro ramas “secas” y raíces. Pensé que eran los árboles que estaban arrancando para plantar los nuevos, Israel pensó lo mismo y se lo ofrecimos al perro como un nuevo juguete.

Al otro lado de la huerta, Sión nos miraba desencajada.

“¿Pero qué le pasa?”, pensé.

Rápidamente contestó a mi pensamiento como si lo escuchara:

-Chicas, ¿me podéis acercar el manzano que tenéis en la mano?

-¿Manzano? ¡Pero si es un palo con raíces! -no podíamos parar de reírnos, pensábamos que eran los árboles que acababan de quitar y, sin embargo, eran los nuevos que había comprado su padre.

Después nos señaló otros palos con raíces mientras nos decía qué eran: un cerezo, un árbol de nectarina…

Hoy encontrarás muchos árboles en el trabajo, en la calle, en el autobús, en clase. Hay árboles que te atraerán por su carácter, su protagonismo, su extroversión… y otros a los que te tendrás que acercar casi por obligación, porque piensas que no pueden dar mucho de sí, son rechazados por todos, tienen un carácter difícil…

Así veíamos al árbol que encontramos, pero caímos en la cuenta de que estaba llamado a ser un bonito manzano; entendimos que, por no tener hojas, no era un deshecho. Sólo necesitaba de alguien que lo plantara, cuidara, regara. Así hace Cristo contigo: puedes sentirte un palo un poco torpe, un palo que no sabe hacia dónde ir, pero Él, si le miras, siempre te regala Su cuidado y ternura, su Gracia para que puedas crecer seguro y convertirte en aquello que Él ha soñado para ti.

Hoy el reto del amor es que mires a ese árbol que consideras seco con la mirada de Cristo, soñando aquello que puede llegar a ser pero que no puede porque nadie le mira con esperanza. Sonríele, escúchale, préstale atención… pon en él la esperanza que Dios ha puesto al crearle; no te quedes en el palo, mira al manzano, al cerezo, a la nectarina…

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s