Reto de amor: la blancura de la nieve


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.       
  
LA BLANCURA DE LA NIEVE

Acababa de sacar el hábito limpio del armario. Fue una auténtica gozada, ya me sentía de otra Orden… llevaba tantos lamparones que parecía el traje de lunares de una sevillana…

Por fin, dominica impoluta. Propósito firme: esta vez, ni una mancha.

Domingo: lo pasé casi sin moverme por miedo a mancharme.

Lunes: al salir a la huerta, Jubi me estampó su patita, llena de barro, en todo el medio. (¡Ay, ay, ay…!)

Martes por la mañana: un mal movimiento… y parte del café que llevaba se salió de la jarra. Por supuesto, aterrizó en el escapulario.

Martes por la tarde: merendando mientras llevaba unos libros, un pedacito de chocolate me obsequió con unas pintadas estilo graffiti en la manga.

Había aguantado escasamente 24 horas limpia. Sentía mi objetivo totalmente pulverizado.

Como sabes, Joane está de ejercicios espirituales, preparándose para la Profesión Temporal. Nuestro sacerdote vino ayer a dar la primera charla, ¡y nos unimos el Novi al completo! En cierto momento, dijo: “La samaritana va al pozo y se encuentra con Jesús. Jesús está cansado… y sediento, como la mujer. Y es que Jesús sólo puede encontrarse conmigo en lo que yo soy: para acercarse a mí se hace debilidad.”

Y con esto, ahora, en la oración… ¡he encontrado a Cristo en mis manchas! ¡Me recuerdan que Cristo me abraza en ellas!

Cuántas veces nos gustaría acabar el día sin una sola mancha. Empezamos la jornada muy concienciados de no perder la paciencia, de contestar bien a esa persona o de no enfadarme con aquella… sin embargo, parece que las manchas vuelven una y otra vez.

¡Pero ahí está la maravilla de Cristo! Él nos ha abrazado cuando éramos una mancha completa, no se asusta de nuestras cosas, sino que viene a vivirlas a nuestro lado, ¡a resucitar en ellas!

Hoy el reto del amor es que tu grandeza no sea “no caer”, sino “levantarte tras cada caída”. Hoy te invito a que, en la oración, le presentes a Cristo tu jornada. Pídele vivirla con Él, ¡incluso las meteduras de pata! ¡Hoy serán tu alarma para volverte al Señor! No te quedes paralizado, intentando evitar las manchas… ¡lánzate a caminar, Cristo va contigo! Y, ante las manchas, dale la mano y levántate. ¿Cómo? Pide perdón y… ¡a seguir caminando! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO! 

Pd: Le hemos pedido permiso a nuestro sacerdote… Si quieres participar en estos ejercicios espirituales al Noviciado, ¡también puedes unirte! Vamos a ir subiendo las charlas a nuestra página web. La de ayer por la tarde ya está preparada. Puedes escucharla entrando en

https://www.ivoox.com/001-ejercicios-profesion-temporal-sor-joane-audios-mp3_rf_11225240_1.html

http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s