Reto de amor: espinas en el corazón


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     
   
ESPINAS EN EL CORAZÓN

Ayer, dándome un paseo, me acerqué al invernadero, donde tenemos las plantas medicinales y las plantas de decoración. La verdad que están preciosas.

En un rincón tengo unos cactus que me encantan. Me parece una planta de lo más interesante porque, para acercarte a ella, tienes que saber tratarla, y eso es justo lo que me pasó ayer por tarde.

Uno de los cactus tenía un hijo y decidí quitárselo para plantarlo en otra maceta. A pesar de todas mis precauciones, me clavé una espina hasta dentro del dedo. Un dolor intenso me traspasó. Me senté en el suelo queriendo sacarme la espina, lo que fue imposible, y tuve que llamar a una novicia que, con unas pinzas, logró sacarla.

De vuelta al invernadero, mirando el cactus, me di cuenta de las espinas que tenemos en el corazón: de circunstancias, de momentos vividos, de incomprensiones, de momentos difíciles. Amar a las personas supone pequeños o grandes sufrimientos que nos afectan a lo profundo del corazón. Pero el amor no es sólo sentimiento, el Amor es voluntad.

El cactus se sirve de esas espinas para luchar contra la deshidratación y defenderse de los animales. Esas espinas que tú y yo tenemos clavadas tienen un sentido; Dios, nuestro Padre, lo ha permitido y de ello va a sacar vida.

La espina que tienes en el corazón quizás te la has provocado tú mismo o te la han provocado, lo importante ahora es que te la quites, pero solo no vas a poder: tendrás que pedir ayuda, y así quedar sano. No tengas miedo al ver que esa espina te hace sufrir, Cristo es esa pinza que, con cuidado, sabe sacártela. Él es el gran médico que nos sana continuamente; no tenemos que tener miedo a clavarnos las espinas, Él quiere que vivamos y seamos felices.

Hoy el reto del amor es sacarte la espina que tienes en el corazón. Pide ayuda y déjate sacar la espina. ORA Y AMA, éstas son las dos muletas para ser feliz: primero a Cristo como centro, y luego los hermanos. Con ello hoy tu corazón dejará de sangrar.

Te deseo un feliz día, ORA Y AMA.

¡VIVE DE CRISTO!
  
http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s