Reto de amor: miedo


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                     

MIEDO

Como el día 8 era una gran fiesta, tuvimos comida en la huerta, bajo el enorme nogal donde tenemos un merendero preparado para estas ocasiones.

Se estaba genial, era un día perfecto para comer en la huerta: no hacía mucho calor y corría una suave brisa fresca.

Mientras estábamos comiendo vi aparecer una avispa.

-Ésa es la exploradora -decía alguna monja- Si la dejamos posarse, avisará a las demás…

No es que me den miedo estos bichitos, es que me dan pánico. El caso es que la avispa, vuela que te vuela, mesa arriba mesa abajo todo lo larga que es. Cada vez que pasaba cerca de mi plato… era como instintivo, mi silla pegaba un brinco hacia atrás como para salir corriendo.

Las monjas más valientes decían:
-No te preocupes, tú confía y, cuando se acerque a ti, no te muevas y muérdete la punta de la lengua, que ya verás que se va.

Yo me reía. “Sí, claro… si tengo que esperar quieta a que ella se vaya, me da algo”, pensaba.

Total, que una avispa me estaba impidiendo comer a gusto, sólo quería terminar para quitar el plato de delante de mí y estar tranquila.

Me daba cuenta de que no era la avispa la que me estaba impidiendo comer tranquila, sino mi miedo a que me pudiera picar, pues veía cómo casi todas las monjas comían tan a gusto, como si no hubiera nada sobrevolando la mesa.

Qué necesidad tenemos de entregar nuestros miedos al Señor. Muchas de nuestras reacciones se rigen por ellos, que, consciente o inconscientemente, nos hacen dudar ante una situación de riesgo, o nos hacen temblar cuando adelantamos acontecimientos que puede ser que ocurran o puede que no, como el que te pique una avispa, o como es que creas que puedes tener tal enfermedad, o qué va a ser de aquella situación que te preocupa…

Jesús continuamente habla a sus discípulos de no tener miedo, y siempre va vinculado a Su presencia. «No temáis, soy Yo» dice cuando se aparece caminando sobre el agua; «No tengáis miedo, Yo he vencido al mundo» o «¿Por qué tenéis miedo? Mirad mis manos y mis pies, soy Yo en persona» cuando se aparece a sus discípulos después de la Resurrección; y «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

Hoy el reto del Amor es coger un crucifijo en la mano cuando te surja un miedo y pedirle al Señor que te quite el miedo. Sólo Cristo puede vencer nuestros miedos, haciéndonos experimentar su presencia junto a nosotros en un desvelo continuo por cuidar cada uno de nuestros pasos. Ya no tienes que aguantar tú solo tus propios miedos, vívelos con Él y deja que Él se ocupe.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Dos hermanas de nuestra Comunidad están escribiendo meditaciones a la lectura y al salmo del domingo. Te comparto el link, por si quieres leer las de hoy y orar con ello. ¡Feliz día!

Meditación del salmo responsorial

http://dominicaslerma.es/index.php/monasterio/noticias/608-hoy-vive-de-cristo-por-medio-de-la-seccion-salmo-responsorial.html

Meditación de la lectura

http://dominicaslerma.es/index.php/home-2/comentarios-a-la-palabra-de-dios/609-domingo-xxiv-del-tiempo-ordinario.html

http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s