Reto de amor: proyectos


Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                       

PROYECTOS

Tenemos muchas cosas para hacer deporte: canasta, porterías de fútbol… Cuando vienen al locutorio, nos preguntan que si lo utilizamos. “Nos encantaría, pero no hay mucho tiempo libre”. Ésa es nuestra respuesta.

Justo ayer, domingo, día del Señor, a última hora de la tarde tuvimos un rato libre: no hay trabajo, no hay estudio, no hay visitas. ¡Genial! Cogimos la merienda y a la huerta que nos fuimos; teníamos una oportunidad buenísima para hacer deporte. Empezamos dando un paseo, nos pusimos a hablar, a comentar el día, y terminamos sentándonos a compartir cosas del Señor. Y, cuando nos quisimos dar cuenta, se nos fue el rato. Yo ni me acordé del deporte.

Tenemos ratos de oración, de estudio, de trabajo… y, cuando hay un rato libre, aprovechamos para sacar algo de evangelización. Cristo nos quema por dentro y necesitamos darle, necesitamos hablar de Él, compartir con las personas que el Señor nos regala.

Esto me hacía pensar en lo realmente importante en la vida. Muchas veces tenemos unas ganas enormes de hacer algo y te pasas días, meses, e incluso años para conseguirlo y, cuando lo consigues, te surge la pregunta… “¿Y ahora qué?”

Seguro que a ti hoy te rondan por la cabeza muchos proyectos, muchos “deportes por hacer”: en tu vida personal, laboral, social… Y los querrás llevar a cabo a toda costa. Pero… ¿cuentas con el Señor? Muchas veces no nos detenemos con tal de llegar a la meta, y al Señor lo perdemos en el camino. Entonces, cuando llegamos, nos viene la frustración.

El Señor quiere caminar contigo, y ten por seguro que te va a acompañar hasta el final. Aunque tienes que contar con que puede coger otro camino (como nos pasó a nosotras con el deporte), pero, con Él, ese camino se vuelve vida. A nosotras nos da vida el anunciarle y hablar de Él. Entonces, cuando llegas a la meta con Él, ante la pregunta “¿ahora qué?”, queda… ¡seguir caminando, seguir amando! Porque ya no tienes ese vacío que te queda cuando caminas solo.

Hoy el reto es que pares, que pienses en ese proyecto que tienes en mente: el proyecto de vida, de tu trabajo, del estudio, de los hijos, una decisión importante… y hables al Señor de todo lo que te preocupa, de lo que te alegra. Invítale a caminar contigo en ese proyecto. Como nos decía un amigo el otro día, “el Señor en mi casa opina”. Entrégale el proyecto y deja que Él opine.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s