Reto de amor: preocupaciones


Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

PREOCUPACIONES

Me encargaron diseñar una cosa en el ordenador; tenía un día para terminarlo. Empecé a diseñarlo en un programa normal y, cuando ya lo tenía todo terminado, no se podía guardar: tenía un tamaño tan grande que el programa no tenía capacidad. Llegó la hora del Rosario y no paraba de darle vueltas buscando una solución.

Por la tarde intenté guardarlo en otros formatos… ¡Nada! Pedí ayuda a Israel y dijo que había que diseñarlo en un programa especial. Descargamos el programa, pero justo llegó la hora de Vísperas, así que otra vez al coro.

Por la noche, antes de irme a dormir, me dejaron un ratito para investigar el nuevo programa. Al rato ya me moría de sueño y no conseguía atinar con nada, así que me fui a la cama, pero en mi cabeza no podía parar de intentar buscar una solución, ¡te puedes imaginar lo que me costó dormirme! Al final decidí que me ducharía rapidísimo por la mañana para volver a investigar aunque fuesen sólo 5 minutos.

Así hice, pero… ¡nada! Lo único que conseguí fue no enterarme de nada de la liturgia de la mañana.

En la oración ya me puse seria y le dije al Señor que no podía ser, que estaba más pendiente del programa que de Él. Se lo entregué para que Él buscase una solución: yo ya no le iba a dar más vueltas. Y justo fue en la Eucaristía cuando de repente me vino la solución, ¡y funcionó!

Puede que hoy tú tampoco puedas centrarte en Cristo por un montón de problemas sin solucionar. Se van acumulando y, como decimos aquí, “sin aumento de personal”. Pierdes la paz, y no es que quieras dejar al Señor de lado, es que no queda tiempo para Él. Pensamos que, como no se nos va a aparecer a solucionar el problema, es una pérdida de tiempo.

Pero lo increíble es que Él es la fuente a la que debemos ir, es al primero al que debemos acudir, y no dejarle para el “si me sobra tiempo…” ¿Cuándo cambió la vida de la gente que vivía con Jesús? Cuando se encontraban con Él. La samaritana, por ejemplo. Ella iba a sacar agua, y un judío la estaba distrayendo, estaba abocado a una pérdida de tiempo. Pero ese encuentro le cambió la vida; ella fue a la verdadera fuente. Y pudo encontrar la paz, la alegría, le cambió totalmente la mirada.

Hoy el reto es entregar aquellas cosas que te preocupan al Señor, y pedirle centrarte en Él. Pídele que Él solucione los problemas que se vayan poniendo en tu camino. Te aseguro que Él te va a decir por dónde caminar. ¡Ve a la verdadera fuente! Y no te preocupes si tienes la sensación de que estás perdiendo el tiempo: Cristo ya está moviendo los hilos para ayudarte y darte vida.

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s