Reto de amor: los hermanos nos ayudan a servir


Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LOS HERMANOS NOS AYUDAN A SERVIR

Nos tocaba encargarnos a Israel y a mí de la cocina porque las demás del Novi tenían que ir al médico por la alergia. La comida era muy fácil y rápida de hacer, así que nos sobró un ratito antes de servirlo a las demás hermanas. Yo iba directa a ponerme a trabajar en mis cosas cuando, de repente, vi a Israel haciendo las camas de Lety, Sión y Joane. ¡Me sorprendió, porque aquel día el Evangelio iba sobre el servicio! “Aquel que quiera ser el primero, que sea el último de todos”. No lo dudé, y me puse a hacer las camas con ella.

Es increíble cómo la Palabra del Señor está viva: en la oración de la mañana le había pedido al Señor situaciones en las que poder servir, y Él me las regaló.

Hoy puede que te sientas tan pequeño que no seas capaz de ver esas situaciones: tienes muchas tareas que hacer, tienes la cabeza en tantas cosas a la vez que no te dejan pensar en los demás. Te centras en lo tuyo, y los demás que se las arreglen. O quizás no sepas ni cómo hacerlo, no sabes cómo acercarte a esa persona por miedo a que no te dé las gracias o que no valore tu tiempo y tu esfuerzo.

Me imagino a los discípulos, caminando cansados después de predicar el Reino de Dios, con ganas sólo de descansar… y cómo aparecía una persona en ese momento con sed de una Palabra, de un milagro en su vida, y seguro que el ver a Jesús, que ni siquiera paraba para descansar, acogiendo con amor a todo el que se les acercaba, les hacía salir de sí mismos e ir con Él a donde fuese.

El Señor muchas veces nos enseña a través de los hermanos: el verles a ellos servir, te hace salir de ti mismo y ayudarles. Cuántas veces se nos presentan situaciones en las que podemos echar una mano, sobre todo en las cosas más sencillas (en las que ni siquiera se ven pero, si nadie las hace, se nota un montón), y no somos capaces de verlas…

Hoy el reto del amor es ayudar a alguien que está sirviendo: poniendo la mesa, echando una mano con la comida, ayudando al que va cargado… ¡no pierdas la oportunidad que te da el Señor para entregarte! Deja que el Señor te muestre esas situaciones.

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s