Reto de amor:Feliz En la misión que Él me ha puesto


Hola, buenos días, hoy Verónica nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

FELIZ EN LA MISIÓN QUE ÉL ME HA PUESTO

Hace un tiempo vino una chica con un grupo y nos contó que, cada mañana, envía lo que llaman “pildoritas”, una pequeña reflexión sobre el Evangelio. Todas nosotras le hicimos las mismas preguntas: “¿Tú sola? ¿Todos los días?” Con el reto hemos experimentado que lo más difícil es la constancia.

¡Nosotras somos 5 para escribir!, valoramos muchísimo la misión que está haciendo. Yo me imaginé en la situación: fuera, con estudios, trabajo, con lo rápido que va la vida… y lo vi complicadísimo, pero el Señor me hizo ver que Él te da la gracia para la misión que te pone.

Puede que sientas que ya no puedes más, que esa “misión” te queda muy grande, te sientes incapaz de llevarla a cabo. A veces esa constancia es difícil, te desanimas y, cuando se pone todo en contra, ¡ya ni te cuento! Te cuesta cuidar al enfermo que tienes en casa, te cuesta hacer de chófer de tus hijos llevándoles de un lado a otro cuando estás cansada, en el trabajo…

Y es verdad, tú sola no puedes. Es Él quien te da la gracia para realizar la misión que te ha encomendado y ser feliz haciéndolo. Es en Cristo en quien encuentras sentido ahí donde tú razón te dice que no lo tiene.

Te digo que, si estás así, estás en el mejor punto, porque te estás convenciendo de que tú sola no puedes. Es entonces cuando le necesitas a Él. Te empiezas a convencer de que Él es el que te da la fuerza para llevar a cabo esa misión, ya sea mandar un mensaje cada mañana, ya sea cuidar de tus hijos, ya sea estudiar, cuidar algún enfermo… hagas lo que hagas, lo harás feliz, pues lo harás desde Él. Cuando lo haces desde Él y para Él, todo cambia: tu sonrisa será diferente, las personas de tu alrededor lo notarán y la manera de llevar a cabo tu misión cambiará.

Los discípulos sentían muy fuerte que el Señor les guiaba a cada paso que daban para anunciar el Evangelio por los pueblos; si no hubiese sido por Su Resurrección, todavía seguirían con las puertas cerradas y con miedo.

Hoy el reto del amor es que le pidas al Señor sentirle muy fuerte en la misión que Él te pone. No puede ser que Él te encargue una misión y te abandone a mitad de camino, Él permanece siempre. ¡Pídeselo!

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s