Rato de amor: llueve sobre mojado


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LLUEVE SOBRE MOJADO

Teníamos las horas justas y mucho trabajo. Pero había que regar.

Para no perder tiempo, sin ponerme la bata de huerta ni cambiarme de zapatillas, me dispuse a hacerlo. Encendí el grifo que alimenta la manguera y fui hacia los surcos donde están las plantas. Los tomates, sin problema; los puerros… Oh, oh, ¡se me estaban encharcando los pies!

Y es que la manguera tenía un par de agujeros que apuntaron con gran puntería. No le di mucha importancia, pues aquello se solucionaba con otros calcetines y otras zapatillas, pero, claro, el agua genera barro, y, cada vez que volvía sobre mis pasos, la bata se iba manchando con el barro que dejaba la manguera. No te puedes imaginar cómo terminé de barro y agua.

¿Y sabes qué fue lo mejor? Que al cabo de dos horas cayó un generoso chaparrón empapando toda la huerta sin dejarse nada. Y así me pasó hasta tres veces en la misma semana.

Cuántas veces nos pasa que cogemos nuestra pequeña regadera pensando que podemos llegar a todo: a regar a nuestros amigos, a nuestra familia… Vemos el WhatsApp y hay una lista interminable de mensajes que contestar, nosotros no sabemos ni hacia dónde enchufar la manguera, y  nos quejamos: “¡No me puedo partir!”.

Terminamos mojados, embarrados, pues la manguera tiene un agujero en el que no hemos caído o el barro que arrastra nos mancha, no podemos con ello… acabamos agotados y frustrados, pues no llegamos a todo. ¿Y lo peor de todo? ¡Que a las dos horas llueve! Siempre hay alguien que llega por ti, alguien que tiende una mano, que da una palabra.

Pensamos que los frutos dependen de nuestros esfuerzos; creemos que nuestra seguridad está en la manguera, pero no, ¡ningún agricultor suspira por nuestra pobre manguera! Pero sí que desean la lluvia que todo lo cubre y a todo alcanza. Sin embargo, qué difícil es confiar en que en algún momento caerá…

Cristo es esa lluvia capaz de dar vida donde sientes que no hay, donde sientes que no llegas. Cuántas veces intentas llegar a tu hijo, a compañero o familiar, tratas de regarle con palabras y sientes que, al final, terminas tú embarrado y mojado, sin resultado.

Mira al cielo, pide lluvia sobre todo lo que te preocupa y te rodea, deja que Cristo tome la iniciativa. Hoy no es importante la fuerza de voluntad, el esfuerzo que pongas en regar, sino que dejes que llueva sobre todo. Lo fundamental es que Cristo pueda actuar en los que te rodean, que el Espíritu Santo te insinúe las palabras y los pasos a dar con cada uno desde el Amor, y después, sí… ¡a coger la manguera y a regar!

Hoy el reto del amor es que dejes todo aquello a lo que no llegas y transformes la acción en oración. Ora cinco minutos por la persona o circunstancia que más te preocupa, por lo que crees que tienes que regar. No estás solo. Deja que Cristo mande la lluvia y después… llegará tiempo de regadera.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s