Reto de amor:amenaza nocturna


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

AMENAZA NOCTURNA

Anoche Sión me estuvo ayudando a cambiar las sábanas de la cama. De pronto, un ruido extraño interrumpió nuestra conversación.

-¿Has oído eso? -me preguntó señalando hacia una esquina de la celda.

-Qué cosa tan extraña, ¿qué será? Como se haya metido un ratón en mi celda… -y el miedo me invadió. No podía dejar de imaginarme al ratón paseando por mi mesa, subiendo a mi cama…

Intentamos buscarlo, pero nada. Al final le dije que se fuera a descansar tranquila, que me quedaría leyendo en completo silencio y, si de verdad había un ratón, se confiaría y saldría de su escondite.  

Me puse a leer llena de miedos, con la certeza de que sería una noche larga y con la incertidumbre de qué haría con el ratón cuando apareciera.

Pero entonces pasó Lety por mi celda, y me preguntó que si me ocurría algo. El Señor, que es muy bueno y veía mi miedo, la había traído.

Le conté lo que nos había ocurrido. Inmediatamente se agachó a buscar al ratón. Removió todo, pero no salía nada… hasta que miró debajo de la mesa y me dijo riéndose:
-Mira… ¿No será ése el ruido que habéis oído?

Era una avispa agonizando a los pies de mi escritorio. Me entró la risa mientras sentía que el miedo desaparecía por completo.

Muchas veces nos invade el miedo, ese sentimiento que nos paraliza y hace que ya todo gire en torno a ese peligro que sentimos. Y es que a nuestra cabeza le resulta fácil dar mil vueltas a las situaciones que nos preocupan, y llegamos a imaginarnos lo peor. E incluso muchas veces sufrimos por adelantado sólo imaginando lo que puede pasar, para luego darnos cuenta de que nada sucede como habíamos imaginado.

El problema no está en sentir miedo, sino en imaginar más allá y no frenar la cabeza.

Contra el miedo sólo hay un antídoto: la confianza. Jesús nos dijo: “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. Así podemos vivir con la certeza de que Él cuida de nosotros, de que todo lo que nos ocurra está bajo su mirada de amor, y que nunca estaremos solos.

Hoy el reto del amor es frenar la cabeza ante los miedos. No dejes que te invada un torbellino de pensamientos: que el miedo no se apodere de ti. Cambia de técnica, cierra los ojos y comienza a orar, entrégale al Señor tus miedos, aquello que te asalta, y deja que Él vaya pacificando tu corazón con su protección.

Cuando éramos pequeños, se nos pasaba el miedo cuando venía alguien a consolarnos y a esperar a que nos durmiéramos, ¿y ahora? ¡Nunca estarás solo!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s