Reto de amor: a vueltas con la campana


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

A VUELTAS CON LA CAMPANA

Durante este mes, me toca a mí tocar la campana para llamar a las monjas al desayuno. No sé de quién ha sido tan “brillante” idea…

Sor Puri, la más mayor de la comunidad, es la encargada de enseñarme. Me llevó al segundo piso. En lo alto del techo hay una campana pequeña, de la que cuelga una larguísima cuerda.

A mí se me iluminaron los ojos. ¿Quién no recuerda alguna película en la que los niños se cuelgan de la cuerda para tocar la campana?

-Lo primero que hay que hacer -me iba explicando sor Puri- Es coger la cuerda y apartarse lo más posible, por si se cae la campana.

Adiós a mi película…

-Y ahora tiras así…

-¡¡Clin, clin, clin, clin…!!

La campana sonó alegremente en manos de sor Puri.

-¡Genial, déjame intentarlo!

Si una persona de ochenta y tantos años hacía cantar la campana así, aquello no podía ser tan difícil. Cogí decidida la cuerda y…

-¡Clong, clin, clang, clang, clong…!

No se sabía si llamaba al desayuno o a fuego. Sor Puri se moría de la risa.

-¡No tan rápido! -me animaba- ¡Con más fuerza! ¡No tanta, espera! ¡Vete al ritmo de la campana!

No hubo manera. Menos mal que el mes es muy largo, y día a día, gracias a las indicaciones de sor Pui, el sonido va mejorando… ¡y ahí descubrí al Señor!

Sí, porque a todos nos gustaría escuchar la voz del Señor clara y nítida en nuestra vida. Sin embargo, muchas veces nos encontramos ante una decisión, y no sabemos “a qué toca”…

Pero Cristo es muy bueno, y nunca nos deja solos. Él siempre pone a nuestro lado a personas con más experiencia, como sor Puri, para que nos ayuden a descubrir su Voluntad en nuestra vida, para que nos enseñen “el arte de vivir al ritmo de la campana”, ¡al ritmo que marque el Señor!

Desde el principio, el Señor ha querido valerse de las mediaciones humanas, nos ha hecho el regalo de que podamos ayudarnos unos a otros en esta aventura de seguirLe. Y así, en la persona que te ayuda, Cristo te habla, te enseña, ¡y hasta te abraza!

Hoy el reto del amor es dar gracias al Señor por esa persona que ha puesto en tu camino para llevarte a Él. Ora por él o ella, que Cristo le guíe, le cuide… ¡y te de ojos nuevos para descubrirLe detrás de las palabras y gestos de esa persona! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s