Reto de amor: un comienzo… a su manera


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UN COMIENZO… A SU MANERA

Hoy comenzamos nuestro segundo día de ejercicios espirituales. Y, ¡hay que ver!, que siempre me pasa la misma.

Anoche, en la oración, le decía al Señor, ya un poco nerviosa: “Mira, Señor, tengo tantas cosas en la cabeza, tantas cosas que se me ocurren para hacer, son tantos los pensamientos que llenan mi cabeza, que, fíjate, ha pasado ya el primer día y aún no he entrado de lleno en los ejercicios”.

Creo que el Señor se echó una sonrisa, pero con ese cariño y ese amor que tiene hacia nuestra pequeñez. Y, al cabo de un rato, me puso una imagen que me ayudó mucho a comprenderme un poco más:

Muchas veces nuestra cabeza está llena de ideas por aquí, de conversaciones por allá… de pensamientos y pensamientos que se solapan unos a otros sin dejar espacio para más.

Cada uno de ellos es como si fuera un grano de arena, que se suma a otro, y a otro, y terminan por convertirse en un arenal. Pero no hay ninguna unidad entre un grano y otro, no hay vida en ellos, sólo es un desierto seco de muchos granos de arena.

Sin embargo, cuando se derrama un poco de agua, la cosa cambia mucho.

La primera gota parece como si no hiciera nada, pero, poco a poco, el agua va calando hacia el interior. Los granos de arena comienzan a unificarse, dejan de ser granos y se convierten en una masa, en una arcilla para modelar.

Y es que el Señor necesita de su tiempo para que Le dejemos trabajar en nosotros. No importa que te despistes mucho en la oración; si estás allí, poco a poco este Agua irá calando hasta lo profundo de tu corazón. Y, si te vas dejando calar por Él, tu corazón se convierte en barro en las manos del Señor. Sólo en Sus manos puedes tener la certeza de que hará de ti una vasija nueva, modelada por Él con todo su amor por ti.

Esto hizo Cristo con la samaritana, que tantos complejos tenía, tan culpabilizada se sentía, eran tantos los pensamientos que rondaban su cabeza… pero, yendo a aquel pozo a por agua, se encontró con el Agua Viva que transformó su vida por completo.

Hoy el reto del amor es hacer un ratito de oración. No tengas miedo a parar con Él, nunca será una pérdida de tiempo. La oración es acercarse a la Fuente Viva para que tu arenal se empape de su Agua y sea Él quien modele tu vida.

Cristo en Persona, ¡te espera!

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Aprovechamos para pedir oraciones para estos días de ejercicios. Que el Señor se derrame con su Gracia, para que, llenándonos de su Amor, podamos seguir transmitiéndolo a todo el que entra en contacto con nosotras. También nosotras os ponemos a todos a Sus pies. ¡Gracias por tu oración!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s