Reto de amor: no robes, ¡regala!


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

NO ROBES, ¡REGALA!

Ayer, en la homilía, el sacerdote dijo algo que me impactó: “No robéis a vuestros hijos a Jesucristo”. Suena duro, ¿verdad?

Al poco vi a un padre que siempre viene con sus dos pequeños; lleva a uno agarrado de la mano y otro en brazos, y repite lo mismo cada domingo al acabar la Misa: les acerca al lampadario, saca unas monedas e, ilusionados, encienden velas junto a su padre, que siempre les señala alguna cosa del retablo o les habla de algo. Empezó cuando el que ya camina era un bebé, y ahora el niño ya se adelanta solo, marcando el recorrido de la comitiva familiar.

Y ahí, minutos después de escuchar la frase, el Señor me hablaba con esta familia de todo lo que hay detrás de ella.

Y es verdad: dar a Jesucristo a un niño, a un joven, a esa persona que tienes cerca, acercarle a Él, dejar que su corazón Le descubra… es el mayor regalo que les podemos dar. Regalo en el que el corazón descansa, regalo hacia el que algún día mirarán en medio del dolor, regalo al que necesitarán tender la mano en las dificultades… y descubrir que es real: que acoge, acompaña y consuela; ¡que está vivo!

Es verdad que surgen los miedos al ambiente, a la educación que le estén dando sus padres y el miedo a sentirte rechazado. Y así, el mayor bien lo convertimos en el peor de los males, evitándoles el que puedan concocerLe; “robándoles a Jesucristo”.

Sin embargo, Cristo está vivo y, si da sentido a tu vida, también va a dárselo a la suya; si ves que sale por ti, también va a salir por ellos. No tengas miedo; Él es el mismo ayer, hoy y siempre.

¿Y cómo llevarles a Él? Sin dejar de ser tú. Deja que vean que entras en esa iglesia que tienes cerca a saludar al Señor también cuando estas con ellos, que te vean dar un beso a esa imagen que te lleva a Él, que te oigan decir que vas a rezar por ellos. Nada extraordinario, es sólo dejar que Él pueda estar en tus palabras y en tus gestos, estés con quien estés, y que se manifieste en tu forma de amar.

Hoy el reto del amor es que no “robes a Jesucristo” a las personas que tienes cerca y les des el mayor Regalo. Ten un gesto sencillo de piedad que te identifique, que muestre quién es protagonista en tu vida: entra en una iglesia, enciende velas pidiendo por una intención común, bendice la mesa… ¡no tengas miedo y muestra que tienes el mejor regalo!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s