Reto de amor: ayuda de Madre


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

AYUDA DE MADRE

A lo largo de octubre, compartimos el rosario con la gente de Lerma, y los sábados nosotras dirigimos este rezo.

Pues bien, uno de esos sábados, de sopetón, me dijeron que me tocaba a mí. Subir al ambón nunca me ha dado “vértigo”, así que acepté.

Pero, claro, no tuve tiempo de preparar nada. Ni siquiera de sacar el rosario.

Ya en lo alto del ambón, rebusqué en mi bolsillo. De inmediato mis dedos tocaron las cuentas de madera. Tranquilamente lo saqué y… ¡¡horror!! ¡¡Estaba enredado!!

“Que no cunda el pánico”, me dije, intentando mantener la calma. En la esquina de la barandilla del ambón siempre hay un “rosario de emergencia”. Disimuladamente guardé el mío.

“Luego lo arreglo”, pensé.

Pero entonces descubrí… que no había nada en la barandilla. ¡No había rosario de emergencia! Ahí sí: cundió el pánico.

Tratando de romper el silencio expectante, di inicio al rezo, mientras sacaba apurada mi rosario. María tuvo compasión de mí, porque se desenredó con mucha más facilidad de lo que imaginaba. Eso sí, creo que la oración inicial la repetí sin querer dos veces…

Yo quise dejar el enredo para más tarde. Muchas veces esa es nuestra técnica: cuando algo nos agobia, lo apartamos, no nos enfrentamos a ello, pasamos “a otra cosa”, como yo quise buscar el otro rosario.  

Sin embargo, María quiso acompañarme para no dejar el enredo “para después”, ¡quiso resolverlo cuanto antes! ¿Acaso no dice el Papa que la Virgen es “desatanudos”?

Puede ser difícil mirar de frente lo que nos pesa: la relación con esa persona, aquella decisión que tomar…, pero dejar pasar el tiempo rara vez arregla las cosas. María te ofrece una alternativa mejor: orar.

No trates de deshacer los enredos tú solo, ¡Ella es la especialista en eso de desatar nudos! En María encontrarás una Madre que acoge, acompaña… Y de sus labios escucharás el mejor consejo: “Haced lo que Él os diga”.

Hoy el reto del amor es repasar “tu rosario”, tu vida. ¿Hay algún nudo o enredo que has dejado para después? En este último día del mes del Rosario, te invito a que pongas en manos de María esa relación que sientes algo enredada. Ella te mostrará el camino a seguir: puede ser un gesto de cariño, una llamada, un mensaje… No lo dejes para mañana, ¡vive sin nudos! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: la gran cosecha


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LA GRAN COSECHA

Este año el Señor ha bendecido nuestra tierra con copiosos frutos, y no solo de huerta (suculentos tomates, berenjenas, pepinos…), me refiero también a los árboles frutales: peras, ciruelas, membrillos y, sobre todo, frutos secos: avellanas, nueces y almendras. ¡Qué gordas y abundantes!

Ahora llega el tiempo de la recolección y, esta semana, después de varear y coger las nueces, hemos ido a por las almendras… ¡muchas y enormes! ¡Una hermana dijo que, de un solo árbol, cogieron 4 carretillas llenas!

La comunidad hace esta tarea por grupos: unas varean, otras recogen, unas pocas hermanas llevan los frutos a la sala de trabajo, y allí un equipo se dedica a pelarlas. Yo soy de estas últimas, y me encanta esta faena tan gratificante.  

Sentadas, hay que rodearse de varias cajas: en unas se echan las ramas y hojas para tirar; en otras se ponen las almendras que están limpias y relucientes; y, en la última caja, están las que tienen la cubierta verde hermética. Esas se ponen aparte para darles tiempo. En unos días se abrirán solas y se podrá acceder a su fruto.

Contemplando estas pequeñas criaturitas vivas en mis manos, pensaba que así hace Jesús con nosotros. Él, como buen Cosechador, sabe descubrir en ti el tesoro que llevas dentro. Tal vez tú veas hojas y ramas (ese mal genio, o tus miedos, o…) pero Él, al mirarte, siempre descubre lo mejor de ti, esa “almendra” que Él puso en tu corazón.

Y, Cristo no se desanima si esa almendra está envuelta en una cáscara hermética… ¡Él es el Señor del tiempo, sabe tener paciencia! Jesús sabe esperar, sin forzar, sin hacer violencia. Sobre estas almendras sigue derramando también el calor de su amor. ¡Así la cáscara se seca, y se abre sola!

No importa el tipo de almendra que seas: Jesús quiere atraer a todos los hombres a su Corazón, que es un horno de piedad y misericordia… Al calor del Amor de Jesús, descubrirás tu auténtico valor, el tesoro que llevas dentro.

Hoy el reto del amor es meditar qué “almendra” eres… y dar gracias a Dios porque te ama con un amor personal y único, como eres; dale gracias porque Él es paciente contigo y cree en ti, en el tesoro que Él sabe que llevas dentro… ¡Que pases un feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:la cárcel más cómoda


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LA CÁRCEL MÁS CÓMODA

Hace ya casi 10 días que nos trajeron un nuevo pececito. Se llama “Tibu”, porque es un tiburón bala. Es muy bonito y más grande que los demás.

Las pobres monjas, cuando les dijimos que habíamos metido un “tiburón”, se asustaron. Hasta que lo vieron en el acuario, y se reían convencidas de que ‘eso no es un tiburón’… y es cierto que no lo es, solo que, por la forma de sus aletas, se les llama así.

Estos días le he estado observando y me he asombrado mucho de su conducta. Es un pez muy solitario. Ya cuando lo trajeron nos avisaron de que podía convivir, pero que necesitaba su espacio. Aquello de “su espacio” me hizo gracia, sin embargo, estos días lo he podido comprobar: ¡es un pez que no sale de su zona de confort!

Y, al no salir de su zona de confort, no vive: no se junta con los demás; cuando todos se acercan a comer, este huye; cuando alguno va hacia él, sale disparado hacia otro lugar, y hasta dicen que se puede llegar a poner a la defensiva…  

Me río del pez, pero… cuántas veces me veo yo también instalada en mi zona de confort. Ahí, donde nadie te incomoda, dónde estás aparentemente seguro y no tienes que salir de ti mismo… Sin embargo, al final, la zona de confort se puede convertir en tu propia cárcel.

Y muchas veces lo que te impide dar ese paso hacia tus sueños son los miedos: miedo a equivocarte, miedo a no ser acogido, miedo a esforzarte en vano…  

Pero lo curioso es que, antes o después, todos nos damos cuenta de que la felicidad siempre queda fuera de la zona de confort, que la felicidad siempre está en salir de uno mismo y darse a los demás, en vivir confiado, como un niño, o como un pobre que todo lo espera… ¿Imposible? ¡No para Jesucristo!

Él es la Fuerza que se manifiesta ahí, en nuestra debilidad, en lo que nos hace sentir débiles ante los demás; Él es el Amor que brota justo en lo que menos amas de ti, el Amor que te llena de confianza y te hace descansar; Él es la mano tendida que te espera para dar juntos el salto a la felicidad, para dar el salto hacia los demás.  

Hoy el reto del amor es dar el salto mágico, ese salto que te saca de tu zona de confort y te lleva directo hacia un camino lleno de aventuras con quien sabes que siempre te sostendrá. Apuesta por el Amor, ¡con Cristo este reto es posible!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: tarea para hoy


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TAREA PARA HOY

El viernes pasado nos trasladamos de la iglesia a la capilla de invierno. Es el momento en que cambiamos los libros de la sillería y hacemos orden. Es curioso ver a las monjas y a mí misma cambiar libros de oración, quitar papeles que hablan de etapas dejadas atrás, ordenar nuevamente libros por tamaños… con una ilusión parecida al que empieza el nuevo curso.

Ayer, en la ropería, vi una escena parecida de monjas buscando mantas, ropa de abrigo para el frio y aprovechando para hacer un poco de orden en el armario. La misma imagen se repetía en muchos rincones de monasterio. Nueva estación: cambios y orden.

La sensación después de ordenar, no solo es de paz, sino  también, de alguna manera, es un “recomenzar”. Te invita a parar y a reubicarte en medio del ritmo que llevas a lo largo de la semana o los meses.

Me di cuenta después que la oración es esto. Orar es dejar que Cristo entre en ti, en tu vida, y te ayude a ubicarte, a poner orden en tu corazón: Cristo encuentra “los papeles que perdiste” cuando discutiste con esa persona, tira a la papelera aquello que sobra en tu vida y te esta haciendo daño, abre las cortinas para que tengas luz en ese problema que te pesa, saca las mantas para que sientas Su calor… Cada rato de oración es un recomenzar de la mano de Cristo.

Es domingo y hoy el reto del amor es tarea, y es… que dediques un rato a ordenar. Por un lado, ordenar aquello que te quita la paz, aquello en que necesitas recomenzar. ¿Tu habitación, los apuntes, un armario…? Y, por otro, que incluyas parar a orar, para dejarlo a los pies de Cristo, todo lo lo que tienes dentro, para que Él pueda ordenar y así empezar la semana con la ilusión renovada en el Amor, para que esta semana la vivas en Cristo.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: invisible


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

INVISIBLE

En una de las últimas fiestas me pidieron que hiciese una tarta. En la receta venía apuntado: “Para toda la Comunidad, multiplicar por tres la cantidad”.

“Medio sobre de gelatina”.
-Entonces es sobre y medio -comenté.

“Preparar la gelatina siguiendo las instrucciones del fabricante”.

Agarro la caja: “Para preparar UN SOBRE de gelatina, ponga a hervir medio litro de agua…”

Bien, ¿recuerdas cuánta gelatina tenía que preparar? Sobre y medio. Y, ¿sabes cuál fue mi cálculo mental? ¡¡Multiplicar por tres la cantidad de agua!!

Cuando dos horas después saqué la tarta de la nevera… evidentemente aquello no había cuajado. Eso ni era tarta ni era nada. Más bien parecía “base de galleta sumergida en horchata”. Por poco no me recuperan del infarto.

A toda prisa busqué a la procuradora, fuimos a la despensa y, nada más abrir el armario, ¡una bolsa con placas de gelatina! El Señor vino en mi auxilio, pues esa gelatina se puede usar sin disolver en agua… ¡ya bastante líquida estaba la tarta!

Fue curioso porque, al preparar la gelatina, me fijé en que era trasparente; es más, al añadirla a la crema, aparentemente no hubo ninguna diferencia (ni color, ni sabor…), pero, a la mañana siguiente, ¡la tarta estaba en su punto!

Esta gelatina es una hermosa parábola de la oración.

Hay momentos es que parece que el día “no cuaja”. Las cosas comienzan a torcerse, y todo apunta a que el resultado no puede ser más que catastrófico. Tal vez solo haya sido un malentendido a primera hora, pero el mal sabor de boca permanece, y empiezas a verlo todo gris: que si ese conduce despacio, que si este es un desordenado… Y cada vez añades más agua a la tarta. ¡Es el momento de frenar!

La oración, como la gelatina, se prepara “en un cazo aparte”. Es necesario salir del ambiente, ponerse en camino, buscar al Señor. ¡Él te espera!

Y, como la gelatina, la oración aparentemente es invisible, no cambia el color ni el sabor de tu jornada… pero, igual que la gelatina, ¡es cuestión de dejarla actuar! Y la tarta, cuaja.

“Sin mí no podéis hacer nada”, dice Jesús. Y, efectivamente, ¡solo la gelatina arregló la tarta! Y, del mismo modo, solo la oración puede hacer que un día gis cuaje en una jornada luminosa y llena de color.

Hoy el reto del amor es que prepares “gelatina” para tu día, que reserves un rato en tu agenda para estar con el Señor. ¡Y recuerda que la gelatina se prepara “en cazo aparte”! Sal de casa y busca un Sagrario. ¡El Chef te espera! ¡Bon appetit!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: tiempo de sembrar, tiempo de recog


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TIEMPO DE SEMBRAR, TIEMPO DE RECOGER

Ayer todas las monjas fueron a recoger las nueces y almendras a la huerta. Digo “las monjas” porque a mí me tocó estar en la cocina, y por eso no pude ir.

La recogida de almendras y nueces consiste en poner en el suelo un plástico enorme; después, con unos palos, pegar pequeños golpes a las ramas para que los frutos caigan al suelo y, finalmente, recoger del plástico el fruto.

La verdad es que es impresionante la cantidad de fruto que puede dar un árbol no muy grande.

A media mañana me pasé por la sala, donde había varias monjas seleccionando nueces y limpiándolas.

Me dijeron que, cuando ellas vinieron hace 40 años, no había en la huerta nada, era todo desierto. Comenzaron a contarme cómo plantaron estos nogales y almendros, como cogían cubos de agua desde el convento e iban a regarlos… y cómo ahora, después de tantos años, les parece un sueño recoger este fruto.

Me fui pensando en las palabras de Jesús: “Lo que siembres, eso cosecharás”, o también en la Escritura, donde se nos dice: “No dejéis de hacer el bien, que si no desmayamos, a su tiempo cosecharemos”.

Cuántas veces, cuando haces el bien una y otra vez, tienes la sensación de ser tonto, la sensación de que se ríen de ti, que se aprovechan de tu bondad… y lo que te sale es dejar de hacer el bien; no hacer tampoco el mal, pero sí “pasar de todo” y dejar de plantar.

Pero Jesús no entra en esos cálculos, Él simplemente vive: está convencido de que el bien siempre vence, y que, si perseveras en el bien, al final cosecharás el bien.

Porque todo lo que plantes, lo vas a cosechar.

Mi problema (y seguro que el tuyo también) es la inmediatez, la impaciencia, el querer sembrar hoy por la mañana y cosechar hoy por la tarde. Pero eso es imposible: hoy siembras… y cosecharás a su tiempo. Pero si haces el bien, ese bien te lo encontrarás.

Hoy el reto es sembrar el bien a tu alrededor, sin querer recoger el fruto. A su tiempo, el fruto llegará. En tu oración, pregúntale al Señor a quién has dejado ya de hacer el bien; quizás no le haces mal, pero has dejado de sembrar. Acércate a esa persona y ten un gesto con ella desde el amor. Quizás un mensaje de WhatsApp, dándole los buenos días o preguntándole cómo está. No dejes que tu corazón se endurezca: en el día de hoy, planta el bien.

VIVE DE CRISTO

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: Me ignora


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ME IGNORA

Y, además, descaradamente. Lo peor de todo es que me afecta, y mucho. Y más ahora, que anochece antes.

Resulta que, hace unos años, renovaron la instalación de la luz del claustro. Es una zona de mucho tránsito, ya que es el corazón del monasterio, así que pusieron un sensor automático. Técnicamente es una maravilla, porque se enciende cuando hay movimiento y se apaga solito, para ahorrar energía. Así dicho suena fenomenal, el problema es que, en la práctica, lo de ahorrar se lo ha tomado muy a pecho. Demasiado.

Últimamente puedo cruzar el claustro entero sin que me detecte. ¡Y mira que me esfuerzo! A veces me siento parte de la coreografía de “Cantando bajo la lluvia”; otras me convierto en canguro… pero la oscuridad sigue cubriendo mi alrededor hasta que pongo un pie en la puerta de salida, momento en que, ¡clin!, se enciende la luz.

¡La de cosas que hago para que me vea sin conseguirlo!

Ahora, en la oración, me ha venido a la cabeza alguien a quien le pasó justo lo contrario: ¡Zaqueo!

Él también hizo cosas raras (¿a qué hombre adulto se le ocurre subirse a un árbol como si fuese un chiquillo?) y todo porque esperaba ver… sin ser visto. Pero Jesús, al pasar, alzó la vista. En realidad, ¡buscaba a Zaqueo, esperaba ese encuentro!

Así tantos otros que, sin ni siquiera esperar ser vistos, se encontraron la mirada de Jesús fija en sus ojos. Y, entre ellos, ¡estamos tú y yo! Es maravilloso saber que el Señor te mira con amor a cada instante, pero, ¿y nosotros? ¿A quién nos parecemos: a Jesús… o al sensor del claustro?

Es fácil sentir la tentación de ordenar el armario mientras hablas por teléfono, o mirar disimuladamente el whatsapp en medio de esa conversación que se alarga… ¡es muy fácil! Y, sin embargo, el Señor nos invita a que regalemos nuestra atención a esa persona, ¡sin esperar a que tenga que hacer cosas raras para que le escuchemos de verdad!

Hoy el reto del amor es mantener activo tu sensor. Te invito a que le pidas a Jesús que te regale un corazón sensible como el Suyo, capaz de descubrir el más pequeño movimiento, esa señal de que alguien te necesita. Y, cuando llegue, ¡enciende todas las luces de tu atención! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:¡eres único!


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¡ERES ÚNICO!

Hace unos días, mientras estábamos dando un paseo por la huerta, vimos a sor Ana, la procuradora, debajo de un árbol con una carretilla a su lado.

Nos acercamos a preguntarle qué estaba haciendo, y si podíamos ayudar. Nos contó que había salido a intentar recoger rápidamente todas las peras del peral, porque había visto a Jubi comerse las que estaban en las ramas más bajas o las que caían al suelo.

La verdad es que nos entró la risa… ¡la procuradora intentando evitar que Jubi se coma las peras de las monjas! Pero es que era cierto, lo vimos con nuestros propios ojos: allí estaba nuestra beagle, tumbada tranquilamente a su lado, degustando una enorme pera.

Así que nos acercamos al árbol para ayudar, y, ya de paso, para merendar… pero, para nuestra sorpresa, ¡qué duras estaban!

-Sí, claro, aún están muy duras, yo solo las estoy recogiendo, pero aún tienen que madurar -nos aclaró sor Ana.

¡Qué chasco! Ver a Jubi comiendo con tanto gusto, y a sor Ana recogiendo con tanto empeño, me había hecho desear una pera… pero estaba claro que no era mi momento.

Sin embargo, aquello me hizo pensar. Cuántas veces el ver a los demás despierta en mí el querer tener lo que tienen, o el querer hacer o conseguir lo que hacen… y después, cuántos chascos se lleva uno queriendo intentar ser quien en realidad no es.

Y es que, cuando perdemos el tiempo tratando de alcanzar a los demás, nos estamos perdiendo la Gracia de ser como el Señor nos ha soñado.

Él nos ha creado diferentes, a cada uno nos ha hecho únicos. Y, cuando experimentamos este Amor, entonces ya no necesitamos otras grandezas, ni siquiera demostrarnos a nosotros mismos nuestras “grandes capacidades”. Cuando experimentamos este Amor, ya solo queda ir descubriendo día a día cuál es la voluntad de Dios para ti, cuál es el camino de santidad que Él ha marcado únicamente para ti. Y, desde ahí, tan solo preocuparte de cumplir Su voluntad: esa es la auténtica felicidad.

Descubrir esto no es fácil, porque requiere soltar las riendas de nuestra vida en Él. Pero eres feliz, porque puedes alegrarte por los dones de los demás, puedes disfrutar de sus alegrías o sentir con su dolor.

Hoy el reto del amor es saberte único. Vive a costa de Cristo, vive del amor desbordante que te regala cada día y con la confianza de que Él te llevará más lejos de lo que jamás pudiste imaginar.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: con la pinza


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CON LA PINZA

Estos días se nos acumula el trabajo con el calendario, distintos pedidos… y así llegaba a la oración de la tarde: con toda la avalancha de “tengo-que-haceres”. Y es lo que ocupaba mi cabeza: cómo organizarme, qué cosas eran más urgentes…

Después de Vísperas, fui a sentarme al sitio que me corresponde para la Misa y el Rosario. Lo normal es encontrar el sitio de la sillería vacío o, a lo sumo, con libros de los rezos, pero cuál fue mi sorpresa al encontrar… ¡una pinza de tender la ropa encima del asiento!

Me entró la risa al ver a la pequeña intrusa como “fuera de lugar”. Y, sin embargo, me di cuenta de que estaba en el lugar adecuado. Cristo quiere entrar en diálogo contigo, quiere entrar en la realidad que estás viviendo, en aquello que ocupa tu cabeza, tu corazón. Y si tienes en la cabeza tender la ropa… ¡tendrá que entrar la pinza contigo a tu sitio de oración!

Si entra contigo la pinza, el Señor te dará la serenidad para volver a casa y tender con cuidado la ropa, orando por los que la utilizan, y no será costoso, pues dejarás que entre el Amor, que entre Él en lo más sencillo del día; después la doblaras con cuidado, ¡también la tuya!, pues te habrás sentido profundamente amado por el Señor y te cuidarás con el Amor con el que te has sentido mirado por Él.

Cuántas veces habrás comentado: “Cuando intento orar, me descentro enseguida con todo lo que tengo en la cabeza”. Deja que todo eso sea parte de tu oración, no porque la oración sea un rato más de trabajo, de reflexión personal y organización en un sitio más tranquilo, sino porque dejas que Cristo entre en todo ello, y así podrás priorizar, podrás ver a las personas, trabajar de manera diferente.

Hoy el reto del amor es que lleves “tu pinza” a la oración. Hoy mete una pinza de la ropa en tu bolsillo para que, ante el agobio del trabajo, las llamadas, exámenes… recuerdes adonde tienes que ir con tu pinza para recobrar la paz. Deja que Cristo entre en tu día.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: un paso por delante


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UN PASO POR DELANTE

El otro día vino a buscarme sor Puri, la hermana más mayor de la Comunidad. Necesitaba “apoyo técnico” para el mantenimiento de la capilla de la Virgen. Se trata de una capilla que hay en la huerta, y que sor Puri tiene engalanada con un montón de tiestos.

A lo largo de la primavera y el verano, los abona, los poda, ¡les tiene a mimo! Y, claro, las plantitas responden visiblemente felices, pues todo el tiempo lucen sus mejores flores.

Pero, claro… ¡llega el invierno! Nuestra hermana me contó que había preparado un sitio para los tiestos en un cobertizo, pero necesitaba que alguien se los llevase.

En el primer hueco libre que tuve, me presenté con la carretilla en la capilla. Cargué unos cuantos tiestos y, al llegar al cobertizo… ¡qué sorpresa! Sor Puri había preparado una mesa junto a la ventana, la había cubierto con plástico para regar sin estropearla, ¡y hasta había puesto tacos de madera para crear diferentes alturas, y que a todas las plantas les diese la luz!

Me encantó ver el cuidado y esmero que brillaba en el improvisado “hogar de invierno”. De pronto me di cuenta de que, ¡así es el Señor!

Sor Puri ha debido de estar preparando el refugio las últimas semanas, ¡adelantándose al frío! Conociendo el clima, ha ido por delante. Y, ¿acaso Jesucristo no es el Señor del tiempo?

Cuando habla de que el Padre nos cuida, Jesús concluye diciendo: “por tanto, no os preocupéis por el mañana”… (Mt 6, 25). ¡El futuro es cuestión de confianza!

Él conoce lo que sucederá mañana, pero no observa el porvenir de brazos cruzados: Cristo va delante de nosotros para que, cuando lleguemos, le encontremos. Como dice el papa Francisco, ¡Jesús nos “primerea”!

No sabemos qué va a suceder en una semana. El agobio no hará que el tiempo vaya más deprisa o despacio. Nuevas situaciones, cambios inesperados… ante la incertidumbre, el vértigo nace rápido. Sin embargo, ¡es el momento de crecer en confianza!

Vayas hacia donde vayas, puedes caminar tranquilo: Cristo va por delante, ¡te espera! Y, con Él, todo estará bien.

Hoy el reto del amor es vivir el presente. Para eso, ¡nada mejor que dejar el futuro en manos de Cristo! Te invito a que este domingo le entregues tu reloj al Señor. No hace falta que te lo quites de la muñeca o que apagues el móvil… basta con que, en un momento del día, disfrutes de lo que estés haciendo, sin preocuparte de lo que harás después. Cristo cuida de tu futuro, ¡y quiere que vivas al máximo el presente que te ha preparado! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!