Reto de amor: ayuda de Madre


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

AYUDA DE MADRE

A lo largo de octubre, compartimos el rosario con la gente de Lerma, y los sábados nosotras dirigimos este rezo.

Pues bien, uno de esos sábados, de sopetón, me dijeron que me tocaba a mí. Subir al ambón nunca me ha dado “vértigo”, así que acepté.

Pero, claro, no tuve tiempo de preparar nada. Ni siquiera de sacar el rosario.

Ya en lo alto del ambón, rebusqué en mi bolsillo. De inmediato mis dedos tocaron las cuentas de madera. Tranquilamente lo saqué y… ¡¡horror!! ¡¡Estaba enredado!!

“Que no cunda el pánico”, me dije, intentando mantener la calma. En la esquina de la barandilla del ambón siempre hay un “rosario de emergencia”. Disimuladamente guardé el mío.

“Luego lo arreglo”, pensé.

Pero entonces descubrí… que no había nada en la barandilla. ¡No había rosario de emergencia! Ahí sí: cundió el pánico.

Tratando de romper el silencio expectante, di inicio al rezo, mientras sacaba apurada mi rosario. María tuvo compasión de mí, porque se desenredó con mucha más facilidad de lo que imaginaba. Eso sí, creo que la oración inicial la repetí sin querer dos veces…

Yo quise dejar el enredo para más tarde. Muchas veces esa es nuestra técnica: cuando algo nos agobia, lo apartamos, no nos enfrentamos a ello, pasamos “a otra cosa”, como yo quise buscar el otro rosario.  

Sin embargo, María quiso acompañarme para no dejar el enredo “para después”, ¡quiso resolverlo cuanto antes! ¿Acaso no dice el Papa que la Virgen es “desatanudos”?

Puede ser difícil mirar de frente lo que nos pesa: la relación con esa persona, aquella decisión que tomar…, pero dejar pasar el tiempo rara vez arregla las cosas. María te ofrece una alternativa mejor: orar.

No trates de deshacer los enredos tú solo, ¡Ella es la especialista en eso de desatar nudos! En María encontrarás una Madre que acoge, acompaña… Y de sus labios escucharás el mejor consejo: “Haced lo que Él os diga”.

Hoy el reto del amor es repasar “tu rosario”, tu vida. ¿Hay algún nudo o enredo que has dejado para después? En este último día del mes del Rosario, te invito a que pongas en manos de María esa relación que sientes algo enredada. Ella te mostrará el camino a seguir: puede ser un gesto de cariño, una llamada, un mensaje… No lo dejes para mañana, ¡vive sin nudos! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s