Reto de amor: problema esponsal


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PROBLEMA ESPONSAL

Admito que, desde que profesé solemne, trato de cuidar mucho mi anillo. Ya sé que llegará un momento en que se rayará, o perderá su brillo, o… ¡pero mejor que suceda lo más tarde posible!

El otro día me tocaba de cocina, así que, nada más empezar, me quité la alianza, el anillo-rosario y, tras engancharlo todo en el reloj, lo dejé en la mesa.

Cuando, al final de la mañana, fui a mirar la hora, ¡¡no estaba!! Ni reloj, ni anillos, ¡nada!

Traté de mantener la calma, pero, solo de pensar que había perdido la alianza… me moría del disgusto. Soy muy despistada, sí, pero, perderla en menos de tres meses, ¡es demasiado!

A todas las monjas que pasaban por la cocina les iba preguntando por mi alianza perdida, y más de una se volvió loca rebuscando por todo el convento.

-No te preocupes -me dijo una hermana- Si fuese la alianza sola, podrías despedirte de ella; pero, enganchada en el reloj, la encontraremos.

Y, efectivamente, el reloj apareció en la sala de trabajo, donde había ido un momento a primera hora de la mañana. ¡Y mis anillos seguían enganchados!

Dando gracias al Señor, caí en la cuenta de que “enganchados es más difícil perderse”. Si hubiese perdido la alianza, con lo pequeña que es, tal vez no habría sido posible encontrarla… ¡pero todas buscábamos el reloj! Buscar “el conjunto” resultaba más fácil, ¡y acabó funcionando!

Es impresionante descubrir que, a lo largo de la Historia, el Señor siempre ha escogido a un grupo, un pueblo, ¡siempre ha querido una familia! Y es que Él sabe muy bien que, caminando juntos, es más difícil perderse.

Es cierto que, a veces, la convivencia puede ser algo complicada, o tal vez necesite de acrobacias para seguir adelante, sobre todo con “elementos distintos”… Bueno, seguro que mi alianza se vería extraña atada a la correa del reloj, ¡pero fue lo que la salvó!

Para Cristo, la unión entre nosotros es tan importante, que fue lo que le pidió al Padre en la Última Cena, antes de morir: “Que todos sean uno…”

Hoy el reto del amor es “hacer conjunto”. Te invito a que hoy des gracias al Señor por esa persona que, en un momento de tu vida, te tendió la mano y te ayudó a seguir. Y pídele a Jesús que te indique quién de tu alrededor te necesita. Hoy interésate por una persona, dedicándole un rato de tu tiempo. Si todos cuidamos de todos, ¡no se pierde ninguno! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: todo es gracia


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TODO ES GRACIA

El otro día, al salir de la capilla, me encontré a las novicias pasándoselo genial con el reloj de pared. No entendía qué ocurría y me acerqué.

El reloj de la capilla es de los que hacen “tic-tac”, da todas las horas, tiene dos pesas y un gran péndulo dorado que continuamente se balancea (y es el que hace que el reloj funcione).

Hasta ahora, cuando pasaba delante del reloj, te tengo que reconocer que veía que el péndulo, de gran tamaño, refleja a quien se pone delante, pero nunca me había parado a mirarme. Ayer, con las novicias, me uní a su expedición. No podían parar de reírse y, al acercarme, comprobé que el péndulo tiene algo de volumen; no es liso, sino un poco redondeado, y, claro, mirarte en él no es como mirarte en un espejo. Es verdad que te reflejas, pero deforma tu imagen. Y la deforma para mal. Las novicias me hicieron mirarme, ¡y además me hicieron una foto! Qué buen rato pasamos…

Al subir al Noviciado, me preguntaba: “¿Dónde me miro yo para ver reflejada mi vida?”

Porque muchas veces obramos por comparación, en función de dónde nos reflejamos, así luego actuamos.

Por eso es tan esencial nuestra referencia, porque según dónde nos miremos, así vamos a obrar. La comparación es un arma de doble filo. Puede ser un aliciente un tu vida o una fuente de sufrimiento, pero no podemos evitarla. La realidad es que obramos según la referencia que tenemos: como nos han amado, así amamos; como nos han perdonado, así perdonamos….

Por eso es tan importante que nuestra referencia sea Cristo. La oración no es algo secundario en nuestra vida, la oración es esencial. Sin ella es muy difícil ser feliz, porque lo que haces en la oración es “mirarte en Cristo”, dejar que Cristo te dé sus sentimientos.

En cada rato que pasas en su Presencia, te dejas a amar por Jesús, y su amor es el que te capacita para que luego puedas amar; te dejas levantar y perdonar por Jesús, y así luego tú puedes perdonar y dar la mano. Todo lo recibimos de Él para luego darlo. Todo es Gracia. Mientras no lo recibas de Cristo, lo que des será muy poco.

Hoy el reto del amor es dejar que la Gracia preceda a las obras. Que te pares un ratito a estar con Jesús, que te mires en Él, que le pidas por aquello que está atascado o deformado en tu corazón. Te invito a que hoy Le preguntes: “Jesús, ¿tú qué harías con esta situación?” Deja el día en Sus manos, experimenta que Él te guía. Y no olvides preguntarle a Él.

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: sobre alas de ángeles


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SOBRE ALAS DE ÁNGELES

El otro día tuve que subir al desván a por una caja. La subida en sí podría entrar en cualquier catálogo de multiaventura. Resulta que las escaleras en cuestión pertenecen a la fundación del convento, es decir, gozan de 400 espléndidos años.

Como pieza de museo, es algo extraordinario, pero, como escalera, deja mucho que desear. Los escalones son muy pequeños (casi no entra el pie), cada uno de una altura, y tan lisos como lisa puede ser una tabla de madera cortada hace cuatro siglos. Lo dicho, una aventura eso de ir al desván.

Abrazada ya a la caja, que pesaba de lo lindo y era más grande que yo, me dispuse a afrontar el descenso. No veía nada, así que iba con un cuidado extremo dentro de mi velocidad. Palpé con el pie el escalón, comencé a bajar y… ¡¡se me enganchó el zapato en la falda!!

Calculando el peso de la caja, la inclinación del cuerpo, la fuerza de la gravedad y demás, tenía que haber rodado escaleras abajo hasta aterrizar directamente en el abrazo con el Padre celestial.

Sin embargo, no pasó nada de eso.

Sinceramente, fue como si alguien sostuviera la caja al otro lado. En un segundo que viví como eterno, apoyada en la caja, no perdí el equilibrio, sino que desenganché el pie y pude seguir bajando. Eso sí, no sabía si dar gracias al Señor, a la Virgen, a mi ángel… ¡o a todos los santos!

Orando esto, disfruté pensando que, a pesar de que sintamos el vértigo de estar en lo alto de una escalera, no debemos temer pues, aunque nos tape la vista una caja, ¡el Señor siempre cuida de nosotros!

Pero, ¡ay!, entonces un pensamiento cruzó mi mente: “Pero, ¿y si te hubieses caído?”

Al instante me vino a la cabeza la frase de un sacerdote: “Yo no juzgo la bondad del Señor por lo que me pasa, sino que juzgo lo que me pasa por la bondad del Señor. Hay momentos en que no entiendo, ¡pero confío! ¡Él lo hace todo bien!”

“Si me hubiese caído”, sonreí mirando al Sagrario, “¡seguro que saldría un buen reto!”

Hoy el reto del amor es confiar. Te invito a que hoy des permiso a Cristo para ser Señor de tu vida. ¡Él sabe más, y, sobre todo, Él busca tu bien! Dale permiso para actuar en tu vida sin juzgarLe. Hoy, pase lo que pase, ¡confía! “Dios es bueno todo el tiempo…”

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¡VEN, Y TOMA TU LUGAR!

Hoy toda la Iglesia celebra “Jesucristo, Rey del Universo”. Ayer por la tarde, durante la oración, comencé a preguntarme qué era para mí esta fiesta. Y no tuve que esperar mucho para saber cuál es mi respuesta.

Creo que desde pequeñita he sido una persona, digamos… “de carácter”. Además no lo puedo ocultar, todo se me nota en la cara, y, aunque no diga nada, si me sucede algo, se me pilla al vuelo.

Durante toda la etapa de formación me han enseñado mucho a querer “frenar a tiempo”, a levantarme si me he caído, a pedir perdón… y, sobre todo, a saber siempre, siempre dónde acudir: al Sagrario. ¡Cristo es el único que realmente apaga los fuegos!

Hace algún tiempo, el Señor, me enseñó algo, y desde entonces me ayuda mucho recordarlo. Y es que en mi corazón y en tu corazón hay un trono. Y ese trono siempre está ocupado, pero lo ocupa aquel a quien yo dejo sentarse en él: a Cristo o a mi “yo”.

Aquello fue una Gracia enorme, porque me di cuenta de que, cada vez que el carácter sale a flote, es porque he levantado a Cristo del trono para sentarme yo, y entonces aflora la impaciencia, el buscar mi interés, mi comodidad… y todo eso que al final desemboca en la tristeza de buscarse uno a sí mismo.

Desde entonces… ¡cuántas veces Le tengo que pedir que se vuelva a sentar Él en el trono, que sea Él el centro de mi vida!

Y es que su reinado no es un reinado de imposiciones ni de normas. Lo suyo con nosotros es un reinado de amor. Fíjate si eres importante para Él que ha querido hacerse Hombre para poder llegar a conquistar tu corazón.

Cuando otorgamos a Cristo el reinado de nuestra vida, todo cambia. Seguimos siendo la misma persona, pero todo es diferente, porque comienza a triunfar el Amor, comienza uno a relajarse y a disfrutar de cada instante, de cada persona, pues, si yo me siento así de amado, sé que detrás de cada persona hay una historia del Amor de Dios.

Hoy el reto del amor es pedirle a Cristo que tome su lugar en tu vida. No te robes a ti mismo la Alegría, ¡deja que Cristo sea el centro de tu vida! Él llenará cada uno de tus días de felicidad.

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: esperándote


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ESPERÁNDOTE

Ayer por la tarde salí a la huerta. Jubi me seguía allá a donde iba, pero hubo un momento que tuve que entrar por dentro del Monasterio para hacer un recado. Nuestra beagle hacía ademán de “colarse” entre mis piernas para entrar conmigo. Le tapé el paso y, al cerrar la puerta, le dije:

-Espera.

El recado se alargó porque me encontré con una monja, luego con otra… Al cabo de un buen rato, volví a salir fuera y, ¿sabes qué me encontré? A Jubi sentada esperando. ¡Y yo hasta me había olvidado de ella!

Así pasa con el Señor; Él te acompaña, está a tu lado continuamente. Puede que le hayas tapado el paso a tu vida  por cualquier motivo: te has entretenido con unos, con otros, con otras cosas que parecían hablar de plenitud pero no lo eran, la falta de tiempo…

Sin embargo, por muchas vueltas que haya dado tu vida, Él sigue ahí, esperándote. Como a mí me ocurrió con Jubi, puede que hasta te hayas olvidado de que le dejaste fuera… pero basta con volver a sentir Su mirada sobre ti, Su mano agarrándote fuerte, Su presencia a tu lado. No tengas miedo a volver sobre tus pasos a ese lugar donde le dejaste… esperándote.

Hoy el reto del amor es que vuelvas a la puerta donde te está esperando el Señor. Dale la mano y sigue tu camino con Él.

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: el mal se vence a fuerza de bien


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL MAL SE VENCE A FUERZA DE BIEN

Hace unos 20 días me regalaron una impresora pero, entre unas cosas y otras, no la había sacado de la caja. La verdad es que pensaba que solo llevaba una semana en el convento pero, al mirarla, vi que el paquete llegó el 2 de noviembre…

Lo cierto es que seguía tirando de la impresora vieja hasta que ya no funcionó, y tuve que ponerme a instalar la nueva.

Mi sorpresa fue que, al mirar la caja, descubrí que tenía un golpe grandísimo. Sin querer darle importancia, la saqué, la monté y puse los cartuchos. Justo entonces tuve que irme al rosario pero, al volver y querer configurarla, me encontré con que no había manera de encenderla.

“¡Menudo lío!”, me dije, “¡Ya me he quedado sin impresora!”

Como se me había pasado el plazo de 15 días para revisar, me planteé escribir un correo y pedir cursar la garantía.

Así lo hice. Al poco me contestan que les extraña que se lo comunique después de tantos días de la entrega, y acaban diciéndome:

“No es creíble”.

Esta frase de ‘no es creíble’ me cayó como un jarro de agua fría. “¡Pero, ¿qué se creen?! ¿¿Que les estoy mintiendo o que les quiero timar??”

Me salió un enfado enorme por dentro, y pensé: “Esto no queda así… Les voy a volver a escribir y se van a enterar…”

Pero, al día siguiente, en la Eucaristía, el Señor me dijo que no contestara al mal con el mal, que el mal “se vence a fuerza de bien”.

Una vez más, las armas se quedaron a los pies del Sagrario… y escribí un mensaje distinto al que había pensado:

“Buenos días.

Me presento: me llamo sor Leticia, y soy monja de clausura. Quería comentarles que me ha parecido muy dura su respuesta, “no es creíble”. En ningún momento les he querido engañar ni mentir. No les pido que me cambien la impresora, porque sé que el plazo de comprobarla ha terminado; solo pido cursar la garantía, que creo que entra dentro de la compra.

Actitudes tan duras solo generan más violencia, pero entre todos podemos construir un mundo con más amor, comprensión, servicio.

Y, si no lo ven oportuno, nada, renuncio a la impresora. Para mí era un gran regalo, pues no tengo otra, pero por encima de todo está el vivir desde mi fe, y mi Dios me alienta a vivir desde el amor.

Gracias por leerme. Que tengan un feliz día y que el Señor les bendiga.

Sor Leticia.”

No tardó en volver a contestarme. Me escribió disculpándose y compartiéndome que ese entorno es muy agresivo, saca lo peor de las personas… Finalmente, me decía que me cursará la garantía para repararla.

Le di muchas gracias al Señor por haberme concedido elegir el camino del bien. Es verdad que no sé qué pasará con la impresora, pero la felicidad que tengo no la cambio por nada.

Hoy el reto del amor es desactivar una cadena de violencia. En este momento el Señor pone ante ti dos caminos: el del bien y el del mal. Con tu libertad tienes que elegir, y de tu elección dependerá tu felicidad. Cristo te da su amor para que en el día de hoy, cuando te encuentres ante una situación de agresividad, violencia, estrés… no devuelvas mal por mal. Al mal respóndele con el Amor que Cristo te regala en esta mañana. Te aseguro que la Paz reinará en tu corazón y tendrás una felicidad grande.

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: siempre en segundo lugar


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SIEMPRE EN SEGUNDO LUGAR

El otro día nos regalaron unos llaveros muy bonitos con la imagen de san Martín de Porres, más conocido como Fray Escoba.

Siempre me ha gustado mucho este pequeño gran santo, pero, este año, ¡tengo una comunión especial con él! Sí, yo, como él, soy tornera, encargada de atender a quien llama a la puerta del monasterio. ¡Martín es mi santo patrón!

Al recibir el llavero de san Martín, tuve una brillante idea: ¿por qué no ponerlo en la puerta principal del torno? Así cada noche, cuando vaya a cerrar, ¡podré “dejarle encargado de la vigilancia nocturna”!

Muy decidida, fui al torno para quitar el llavero viejo. Nunca me había fijado en él, así que sentí curiosidad. Lo tomé para observarlo bien y… ¿sabes quién estaba en el llavero? ¡¡San Martín de Porres!! ¡Era el mismo llavero que me acababan de regalar! Había estado conmigo desde el principio, ¡y desde mucho antes que yo llegara!

Fue un divertido ejemplo de que los santos son, realmente, los que van en nuestro mismo camino, ¡un par de pasos por delante!

Lo mismo hace con nosotros el Señor. Como dice el Papa Francisco, Cristo “nos primerea”. Nunca vamos solos. El Señor ya está allí cuando nosotros llegamos. Visto así, ¡el segundo lugar es delicioso!

Cuando Moisés le pregunta su nombre, el Señor le responde: “Yo soy el que soy”. Pero dicen los entendidos que esa frase también tiene otra traducción. También puede ser: “Yo soy… el que estoy”.

Y esto enlaza con el evangelio: “Yo estoy con vosotros todos los días…”

El Señor está siempre. Y el santo… ¡es aquel que Le descubre! Es precisamente lo que me pasó con el llavero: estuvo ahí desde el principio, en un detalle pequeño, ¡pero no lo he visto hasta ahora!

Hoy el reto del amor es que abras los ojos. Vive la jornada que tienes por delante con la certeza de que “Jesucristo está”, ¡es cuestión de descubrirlo! Y, si el ajetreo del día te pone difícil verLe, antes de acostarte, haz un rato de oración repasando lo que te ha ocurrido. ¿Dónde has visto hoy al Señor? ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: susurros al oído


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SUSURROS AL OÍDO

A quién no le ha sucedido alguna vez que, mientras hace alguna cosa, de pronto, le venga a la mente una tarea que se le había quedado olvidada, pero así, sin venir a cuento, sin tener nada que ver con lo que estaba haciendo…

Justo este sábado me sucedió a mí. Me había salido un instante de la oración para ir al servicio. Y, cuando ya estaba de vuelta, saliendo por la puerta del Novi, me vino a la cabeza, en lo que parecía un monólogo interno:

-Ya es de noche…

Y seguido:
-¿De noche…? ¡¡Uuuyyy!! ¡¡La ropa tendida en la huerta!!

Por la mañana la había recogido casi toda, menos esas prendas que tardan más en secarse. Y después, como habíamos tenido una visita, se me había olvidado por completo. Así que me fui corriendo a recogerla.

Fue un instante, como un flash, pero, ¡cómo me llenó de alegría! Porque tenía la certeza de que, con lo olvidadiza que soy, esa ropa podía haberse quedado ahí hasta el día siguiente. ¡Sabía que no era cosa de mi mente!: no era un monólogo, sino un diálogo con Él, que vive pendiente de mis cosas y hasta en los detalles más pequeños se detiene.

Muchas veces pensamos que esto es casualidad, o incluso que soy yo mismo que lo he recordado de repente, pero por los frutos sé que no es así. Porque la alegría que te deja cada vez que te sucede algo así, o cada vez que rezas y aparece un aparcamiento para ti, o cuando recuerdas a última hora que era el cumpleaños de un amigo y le llamas, o cuando vas con prisa y otro te cede el paso en la cola de la compra… esa Alegría es Cristo en persona cuidando de ti, queriéndote, mostrándote que a cada momento del día está contigo.

Pero lo que me pasa aún muy a menudo es que mis oídos no siempre saben distinguir esos susurros del Señor pues, como muchas veces esas pequeñas sugerencias me invitan a servir al otro, a mirar por los demás, a amar… pues quizá me hago “oídos sordos”.

Sin embargo, estoy convencida de que se aprende a escuchar al Señor escuchando a los demás, captando cada pequeño detalle que piden, dando oídos a lo que nos comparten.

Por eso, hoy el reto del amor es escuchar a los demás y darles lo que realmente están necesitando de ti.

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: otra vez con la misma piedra


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

OTRA VEZ CON LA “MISMA PIEDRA”

El otro día estábamos ordenando en profundidad la sala. En esos casos suelo hacer montones en el suelo a modo de clasificación: lo que hay que meter en un armario en un sitio, lo que hay que llevar a otro lugar en otro… y así sucesivamente.

Por la mañana todo quedó a medias y, al volver por la tarde, seguimos ordenando. Me fui a desplazar de un lado a otro y… oh, oh… di una patada a una figura que había dejado en uno de los montones. Ya puedes imaginar cómo quedó.

Después, cargo de conciencia, lección aprendida para toda la vi… ¿Para toda la vida? Salí en otra dirección y, pese a mi arrepentimiento, de otro de los montones una taza con agua salió volando, mojándome el pie por completo (esta no se rompió)…

Ahora sí que lo había aprendido, o eso pensaba yo, hasta que, acto seguido, era un estuche el que salía volando y los lápices que tenía dentro se dispersaron en todas las direcciones.

Al final de la tarde, en la oración, me daba cuenta de todas las veces que volvemos a tropezar con la “misma piedra” y otras tantas nos decimos “no volverá a pasar”. Sin embargo, a mí me volvió a suceder, y ver mi debilidad me costaba: ¡no nos gusta tropezar!

Cuando tropezamos, el peso cae sobre nosotros: nos juzgamos duro, nos cuesta perdonarnos…

Si estás así, no te quedes en eso, levanta la mirada, deja que Cristo te abrace, siéntete amado en tu debilidad, en esas “meteduras de pata”. Deja que sea Él el que te agarre fuerte de la mano y luche contigo en tu debilidad.

Hoy seguro que “tropiezas” en algún momento: en esa contestación que ha podido herir a la persona que tanto quieres, en no parar a escuchar con calma a quien te necesitaba, en no coger esa llamada… Son tropiezos que después te dejan cierto peso y tristeza en el alma. ¡A todos nos pasa!

Por eso, el reto del amor es que levantes la mirada ante tus tropiezos. Deja que Cristo te abrace, que te puedas perdonar al sentirte amado en tu debilidad, y después, de Su mano, en lugar de “dejar que el tiempo lo solucione”, llama a esa persona y pídele perdón. Y… ¡a seguir caminando!

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¡qué gozoso vivir los hermanos unidos!


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

“¡QUÉ GOZOSO VIVIR LOS HERMANOS UNIDOS!”

Estábamos, a las 8 de la mañana, la Comunidad en la capilla, esperando a que entrara Fernando (uno de los sacerdotes que nos celebran la misa), cuando apareció la Madre Priora por la puerta y nos dijo:

-Acaba de fallecer, de repente, el hermano de Fernando, el que era jesuita. Se lo ha comunicado el superior de la casa ahora mismo.

Todas nos quedamos sobrecogidas porque, ante noticias tan fuertes, nadie está preparado…

¿Qué podía hacer mejor Fernando, en estos momentos, que ofrecer el Sacrificio de la Misa por su hermano? Y apareció con el rostro muy compungido, conteniendo las lágrimas que querían salir de su corazón dolorido…

La misa, como comprenderéis, fue un duelo, con Jesús en medio que nos decía: “Yo soy la Resurrección y la Vida, el que creen en mí, aunque haya muerto vivirá… no morirá para siempre”. Fernando lloraba, entre silencios, y sollozos, y los textos de la misa… Y muchas llorábamos al unísono con él, en unión de sentimientos.

Y, en medio de la perplejidad y el sufrimiento, había una corriente de amor y comunión de Vida, que producía, en la capilla, una gran paz. Fernando decía entre suspiros:

-Pero tengo paz, él estaba preparado para el encuentro con Jesús…

Cuando terminó la misa, todas salimos de la capilla y le dimos un beso y un abrazo que él recibía con mucha gratitud, porque notaba que había acogida y mucho cariño.

Entonces me acordé de la Palabra de Dios que dice: “En verdad os digo, que no hay nadie que habiendo dejado casa, o hermanos, o hermanas… por amor de mí y del Evangelio, no reciba el céntuplo, ahora en este tiempo, en casa, hermanos o hermanas… y la vida eterna en el siglo venidero” (Mc 10, 28-31).

¡Esto se cumplía exactamente en lo que estábamos viviendo! Jesús no quiso que su elegido viviera esta pérdida solo, sino que puso a su alrededor hermanas que lo acompañaban, comprendían y querían y, sobre todo, hermanas en la fe, en Cristo Jesús, para quien la muerte no es más que un sueño, un paso obligado para entrar en el amor del Padre y gozarse en Sus brazos, pues Jesucristo y sólo Él, por su Muerte y Resurrección, nos ha merecido la Gloria de Dios eternamente.

Todas dimos gracias a Dios, y os invitamos a hacer lo mismo con nosotras, por el hermano de Fernando…

Hoy el reto del amor es que busques a tu alrededor alguien que necesite que llores con él o que te alegres con su alegría…

¡VIVE DE CRISTO!

Enlace para solicitar el calendario “VIVE DE CRISTO 2019”:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!