Reto de amor: con estilo propio


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CON ESTILO PROPIO

Los sábados es día de limpieza en el monasterio. Cada una está encargada del cuidado de su oficio, por lo que a mí me toca el refectorio (comedor).

Ayer, mientras iba barriendo, he de admitir que disfruté de una magnífica exposición de las cualidades belenísticas de mis hermanas.

Resulta que en la cena de Nochebuena, la Priora puso en cada sitio un belén de miniaturas de lo más bonito. Ella se dedicó a colocarlos todos iguales, pero, después de un par de días, las monjas hemos ido sacando esa niña que llevamos dentro… ¡y no ha habido nadie que no lo haya recolocado a su estilo!

En varios sitios encontré a todas las figuras rodeando al Niño, eso sí, en distinto orden y manera. Una hermana puso a los Reyes “despistados”, a un palmo del Portal y sin encontrar el camino. Otra había decidido “resumir” el belén, y había quitado a todos excepto el misterio… Admito que a mí me salió mi pasión por el teatro y los puse en línea: ¡ningún personaje de espaldas al público!

Sonriendo, fui pasando entre las mesas, ¡¡y no encontré dos belenes iguales!! Y eso que todos tenían las mismas piezas…

Esto me hizo pensar en una frase que usamos mucho en nuestra Orden: “Unidad en lo esencial; en lo demás, diversidad”.

Somos todos tan diferentes, ¡que ni usando las mismas piezas obtenemos belenes iguales! Estas diferencias pueden ser fuente de conflictos… o pueden convertirse en nuestra mayor riqueza. Para ello, solo necesitamos encontrar lo que nos une.

Precisamente eso les pasó a los apóstoles. ¡Ellos sí que eran “cada uno de su padre y de su madre”! Había rudos pescadores, hombres maduros, un jovencito imberbe, un culto publicano… Aquello podía haber sido un caos. Y, si el grupo no terminó en desastre, es porque no miraron sus diferencias, sino que se centraron en lo que les unía: Jesús.

Cristo une los corazones con los lazos más fuertes y resistentes. Su Amor es garantía y seguro de nuestro amor. En Él encontramos motivo y fuerzas para superar las diferencias; con Él en el centro, descubrimos que los distintos dones de cada uno, puestos al común, enriquecen a todos.

Hoy el reto del amor es que dejes que Cristo fortalezca tus lazos. Y, aunque en una casa “todos tienen la misma sangre”, ¡a veces no nos parecemos nada! Te invito a que, en tu oración, pongas en manos del Señor a cada miembro de tu casa y, con Cristo, busca una actividad (un juego, un paseo, una comida especial…) en la que podáis estar y disfrutar todos. ¡Hoy tu hogar estará “unido en Él”! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor:el mejor regalo de Navidad


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL MEJOR REGALO DE NAVIDAD

Seguramente ayer te diste cuenta de que el día de los inocentes es una gran fiesta en la Comunidad: todo el día juntas en la sala, con las llamadas, con comida especial, con alegría y recuperando ese niño que todos llevamos dentro…   

Así que, para airearnos un poco antes de comer en la sala, decidimos salir a rezar el Rosario caminando por la huerta. Hacía un día impresionante, con un sol radiante. Reconozco también que, con los últimos días de niebla tan cerrada que habíamos tenido, llevaba ya unos días sin salir a la huerta.

Nada más acercarme al primer almendro me llamó muchísimo la atención observar sus ramas. No me lo podía creer: ¡las ramas ya estaban repletas de los primeros brotes! Me preguntaba cómo podía ser aquello… y además así, tan pronto.

Mientras bajábamos por los caminos de la huerta rezando, sentí con fuerza en mi corazón una respuesta: “Los almendros han obtenido del Señor lo que estaban necesitando: volver a la vida. Y tú, Israel, ¿has obtenido tu Gracia de esta Navidad?”.

Y es que Navidad no son solo unos días especiales; es un tiempo lleno de Gracia, en que Jesús quiere hacerte un Gran Regalo. Él tiene un propósito para ti esta Navidad, y tu tarea es descubrir cuál es, qué es eso que tu corazón tanto está necesitando. Cristo ha venido como un bebé para colmar tu vida y llenarla de esperanzas.

Esos troncos resecos, con la apariencia propia del invierno, estaban reclamando un Salvador que les volviera a llenar de Vida. Y así es como quiere llegar Cristo a tu vida: como un nuevo brote, pero que, con él, asoma ya la esperanza de una vida nueva.

Hoy el reto del amor es hacerte esta pregunta: ¿has descubierto cuál es tu Gracia de esta Navidad? Date unos minutos, para con Jesús y pídele que se manifieste en tu vida, y que te haga descubrir cuál es el regalo que su Nacimiento trae a tu vida. Él, que siempre está contigo, te responderá.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ETNECONI


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

ETNECONI

Ayer en el reto te hablábamos de Blas, del chimpancé para el que buscábamos hogar de acogida. A lo largo de la mañana ya os fuisteis dando cuenta de que se trataba… de una inocentada.

Me impresionó mucho ver cómo a primera hora llamaban los mayores y, a medida que iba pasando el tiempo, ¿sabes de quién empezamos a recibir llamadas? ¡De los niños! Niños entusiasmados con cuidar a Blas, dispuestos a levantarse a las 6 de la mañana para rezar con él, a cantarle canciones…

Pero, ¿sabes dónde estaba la clave de la inocentada? En el nombre de la subespecie de Blas, pues dijimos que era un ETNECONI. No existe, pero, si lees al revés la palabra, de derecha a izquierda; es decir, empezando por la “i”, ¿qué palabra sale?

No sabemos si alguien se dio cuenta de esa pista clave. Pero así ocurre con muchas cosas en tu vida: no entiendes la situación por la que pasas, lo que estás viviendo… es como si fuese una palabra rara que se cuela en tu vida y que a penas consigues pronunciar.

Ayer, al escuchar a los niños que llamaron, pensaba en Jesús cuando nos pedía ser como ellos. ¡Los verdaderos ETNECONI! Pues su estilo de vida se basa en la sencillez, en la confianza.

Jesús nos pide que confiemos en Él, que es Él el que lleva nuestra vida. Aunque a veces no entiendas las palabras “problema”, “dificultad”, “enfermedad”… Jesús está contigo. ¡Los apóstoles no entendían nada! Y fue con el tiempo que Jesús les fue revelando el sentido de todo lo que estaban viviendo junto a Él. Ten paciencia, lo mismo te ocurrirá a ti: todas las palabras que no entiendes se girarán y cobrarán sentido.

Hoy el reto del amor es que seas ETNECONI, que vivas tu situación desde la confianza y la certeza de que no estás solo. No te rebeles ante esa situación que te cambiará los planes en algún momento del día. Deja tu día en manos del Señor y pídele poder acoger aquello que cambie el rumbo de tus palabras.

¡Y muchas gracias a todos los que ayer fuisteis tan generosos con Blas!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: buscando amor


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

BUSCANDO HOGAR

Unos amigos reteros nos trajeron hace unos días una cría de etneconi al que hemos puesto de nombre “Blas”. Es una subespecie de chimpancé que proviene de la zona sur de Turkana. Se están trayendo a España por lo beneficiosos que son para la sociabilidad y el desarrollo del ser humano.

La Priora, al verlo, ¡casi le da algo! Sin embargo, cuando descubrió que estaba totalmente domesticado, nos dejó quedárnoslo. Por turnos cuidamos de Blas, y me impresiona cómo, en tan solo unos días, se ha adaptado: nos sigue, se acerca a las mayores… Y es que dicen que es una especie con una sensibilidad especial.

Pero desde hace dos días Blas está un poco raro; la veterinaria nos ha dicho que, al venir de un clima cálido, no aguanta las bajas temperaturas del monasterio.

Por lo tanto, no nos podremos quedar con él durante el invierno. Tenemos que buscar un lugar adecuado que lo acoja hasta mayo, y que pueda ofrecerle una temperatura superior a 8ºC.

Me impresiona ver cómo nos trata Blas, es delicado, siempre sonríe, súper divertido… a su lado no hay penas. Es un regalo que vemos que Jesús ha querido para que en el Novi siempre y por todo haya alegría, como Él hacía con sus discípulos, les animaba a no estar tristes.

Hoy el reto del amor es que sonrías ante esa situación nueva que vas a encontrar, que sepas ver a Jesús en ella, como Blas, que siempre pone buena cara.

¡VIVE DE CRISTO!

PD: Hoy buscaremos un nuevo hogar para que Blas pase este invierno. Si quieres acoger a Blas en tu casa estos meses, ¡nos harías un gran favor! Solo tienes que llamarnos a lo largo de esta mañana. Recuerda que la temperatura es importante. El espacio, al ser una cría, es preferible pequeño y acogedor. Es sociable con niños. ¡Gracias por tu generosidad!

Teléfono del monasterio: 947 17 02 31 o un whatsApp 629 748 661

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: puntualidad monástica


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

PUNTUALIDAD MONÁSTICA

Últimamente me ha dado por cantar una canción de mi infancia. Solo hay que esperar a que llegue la hora del coro y…

-¡Tolón, tolón…!

“🎶 Tengo una vaca lechera…🎵”

Como te contó Joane hace poco, resulta que se ha roto el badajo de la campana y, en lo que vienen a arreglarla, estamos empleando una campana que debe de ser de la fundación del convento. La pobre ni siquiera suena a campana… sino a cencerro.

-¡Tolón, tolón…!

“🎵 Ay, qué vaca tan salada, tolón, tolón…! 🎶”

Visto así, lo cierto es que tiene su gracia, pero el ”cencerro” tiene un serio problema: casi no se le oye.

Oír la campana es muy importante en un monasterio: representa la voz del Señor. Ella avisa cuando llega la hora de ir a rezar, ¡es el Señor quien nos llama!

Llega un momento en que te acostumbras a vivir “a golpe de campana”, por lo que no estás demasiado pendiente del reloj. Pero, ahora que la campana apenas se oye, ¡llegamos derrapando a la capilla!

Este hecho me llevado a orar mucho. He descubierto que es más cómodo esperar a que nos avisen que estar pendientes. Y, lo que nos pasa con la campana, puede pasarnos mucho estos días con los hermanos.

Es genial estar disponible para lo que te pidan, ser capaz de decir: “Si me necesitas, llámame”… ¡Realmente, eso es muy bueno!

Sin embargo, el amor del Señor siempre nos invita a dar un paso más. Tal vez haya una necesidad que no llegas a escuchar o quizá haya alguien que no sea capaz de pedirte ayuda…

Jesús no espera a que le llames: vive pendiente de ti a cada instante. Y por nosotros ha hecho mucho más de lo que nunca nos habríamos atrevido a pedir: se ha hecho igual a nosotros, nos llama hermanos, se deja coger en nuestras manos, entrega su vida por amor a ti… y espera ardientemente que le dejes entrar en tu corazón.

Él siempre da el primer paso, siempre va por delante. ¿Y si hacemos nosotros lo mismo?

Hoy el reto del amor es que te ofrezcas a hacer algún servicio en tu casa. En estos días de fiestas y alegría, también se acumulan las tareas por hacer y los detalles por preparar. Hoy dale la mano a Cristo, estate atento y no esperes a que te llamen: con Él, ¡da el primer paso! “Vengo a ayudar, ¿qué hago?” ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: vigilando la puerta


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

VIGILANDO LA PUERTA

Llaman al timbre…

-¡Ave María purísima! -dije amablemente.

-¡Sin pecado concebida! -me respondió una voz al otro lado. Y, sin darme tiempo para intervenir, añadió- ¡Hola, muy buenas! ¿Qué tal estás?

El torno tiene un detalle a tener en cuenta: oyes a la persona… pero no la ves. Ni idea de quién me estaba hablando. En menos de un segundo, repasé mentalmente las voces de amigos y conocidos. No, no era ninguno de ellos. Y a mí, esas confianzas, no me dieron buena espina.

-Estoy bien, gracias -contesté- ¿Y tú?

-También muy bien. Anda, llama a la Priora y dile que me abra la puerta.

¡¡Hasta ahí podíamos llegar!! ¿¿Pero quién se creía que era?? ¡Llamar a la Priora y pedir que abran la clausura! Manteniendo la clama, dije:

-Perdona, pero, ¿quién eres?

Si le pedí solo el nombre fue por pura educación. Por mí, le hubiera pedido el DNI y una prueba de la huella dactilar. Como mínimo.

Al otro lado del torno, sonó una carcajada entre divertida y sorprendida.

-¡Pero, mujer! ¿No conoces a una de tus ovejas?

¡¡Ay, ay, ay!! ¡Era sor Carmen! Como es Madre Federal, había salido a hacer una visita a otro monasterio. No la esperaba, ¡y no la reconocí! Poco más… y la dejo durmiendo en el portal.

Al llegar a la oración, me di cuenta de que precisamente eso fue lo que le pasó a Jesús: ¡le dejaron durmiendo en el Portal! “Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron” (Jn 1, 11).

¡Cuántas veces puede ocurrirnos eso! Cada día, el Señor pasa un montón de veces a nuestro lado, pero de forma tan humilde, tan sencilla… Por amor se arriesga incluso a pasar desapercibido. ¿Tendremos ojos para reconocerle?

“Señor”, le dije, “ya ves lo despistada que soy… ¡igual llegas y no me doy cuenta!”

Entonces recordé la frase de sor Carmen: “¿No conoces a una de tus ovejas?”

Y, ¿quién tiene ovejas? ¡¡Los pastores!! Seamos claros: ellos estaban despistados aquella primera Navidad. Para que se enteraran de algo, no se les apareció un ángel, ¡necesitaron todo un coro celestial!

Si el Señor fue tan delicado con aquellos pastorcicos, ¡también lo es con nosotros!

¿Cuántos ángeles tienes en tu vida? ¿Cuántas personas te han ido enseñando a descubrir al Señor? ¡Ahí tienes tu particular coro angélico!

Hoy el reto del amor es tener los ojos abiertos. ¡Aún queda mucha Gracia para ti esta Navidad! Te invito a que hoy estés atento a un detalle, una palabra… que te haga exclamar: “¡Es el Señor!”. Pero, si te sientes también un poco despistado, ¡hoy da gracias al Señor por ese ángel que ha puesto a tu lado para guiarte a Él! ¡¡Feliz Navidad!!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¿un cencerro?


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿UN CENCERRO?

Todo en el monasterio funciona a golpe de campana: para despertarnos, para ir al coro… La campana está puesta en un punto estratégico del monasterio, de forma que se escucha estés donde estés cada vez que se toca.

Hace dos días, estando en el Noviciado, me pareció escuchar el cencerro de una vaca a lo lejos. ¿Qué sería? No, no había ninguna vaca paseando por los pasillos, sino una “nueva” campana sustituyendo a la estratégica de la que te hablaba.

Y es que, de tanto usarla, el badajo se desgastó y se desprendió y, claro, sin nada que golpee en la campana… ¡no suena! Provisionalmente estamos con el “cencerro”, y más de una nos hemos despistado a la hora de ir al coro por no escucharlo.

¡El badajo de la campana! ¡Sin él, la campana no suena! El badajo es ese encuentro con Jesús que hace que todo en tu vida suene. Te golpea el corazón de tal manera que se genera una onda expansiva imparable. Es ese momento en el que tu fe pasa de la cabeza al corazón, cobra vida y sentido en ti.

Todo lo que ves estos días a tu alrededor es parte de esa onda expansiva generada por el nacimiento de Jesús (luces, árboles, belenes…); pero puede sonar como el “cencerro” que tenemos nosotras si no dejas que ese encuentro con Jesús sea el que resuene en tu corazón.

¿Qué hacer? Los pastores no hicieron nada, solo se acercaron a Jesús y… se dejaron Amar por Él. Iban con las manos vacías y se fueron con ellas llenas.

Hoy el reto del amor es que organices la cena de Nochebuena señalando a Jesús. Busca un detalle que hable de Él: una figurita del belén para cada plato, un evangelio de 2019… algo que haga resonar de alguna manera esa campana que lleva consigo la verdadera Esperanza y Felicidad de vivir con Jesús.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: los rumiantes nos enseñan


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LOS RUMIANTES NOS ENSEÑAN

Varias veces dice el evangelista Lucas, acerca de María: “Y María guardada todas estas cosas y las meditaba en su corazón”.

Bucear en esta actitud de María ante los Misterios que se suceden a su alrededor, nos es muy bueno en estos días de la Navidad…

Ella “guardaba”: “Alégrate llena de gracia”, o “El Espíritu Santo vendrá sobre ti”, o “Dichosa tú que has creído”, o la visita de esos tres Magos con dones tan extraordinarios, o el canto de los ángeles: “Gloria a Dios en las alturas”… La vida de María se desarrollaba hacia adentro… No para entender a Dios, que la había elegido, sino para adorar cada vez mejor sus designios de Amor… María “rumiaba” todo lo que sucedía a su alrededor…

Esta palabra, “rumiar”, la entendí yo siendo muy niña. Mi familia solía ir los tres meses de verano a un pueblo de montaña huyendo de los calores de Madrid. Era entonces un pueblo, pueblo, con una carreterita de asfalto estrecha en mitad del pueblo y lo demás, saliéndose de ella, todo eran caminos de tierra que los hombres y los animales los habían creado con sus pisadas…

Se entiende que había aquí vacas, bueyes, ovejas, cabras y burros, y toda clase de animales de corral. Bajo la casa que alquilábamos había una ato de ovejas y cabras que toda la noche nos acompañaban con sus cencerros y sus ruidos característicos… Yo, una niña nacida entre asfalto, todo este mundo me maravillaba…

Recuerdo que lo que me admiraba grandemente era el rumiar de los bueyes que, quietos en el camino, esperaban pacientemente a ser cargados con troncos muy pesados o paja u otra cosa… Miraba sin cansarme ese masticar tan continuado de estos animales que, ¡me parecían enormes! y como con una gran majestad…

Me explicaron que eran rumiantes y que hacían su digestión en dos etapas: la primera masticaban y tragaban el alimento; y la segunda lo devolvían a la boca desde el estómago y la volvían a masticar…Así hacían con todo lo que comían, para completar su digestión…

Y ahora, después de unos cuantos años, me di cuenta que ese “rumiar” la Palabra de Dios es lo que nos pide la Iglesia en este tiempo fuerte…

María es nuestro ejemplo de cómo debemos hacer: primero, recibir la Palabra y “guardarla en el corazón”; y segundo: volverla a traer a nuestro meditar y “darle vueltas” hasta dejarnos envolver por Ella y transformarla en alimento propio…

Hoy el reto del amor es leer un rato la Palabra de Dios, guardándola en el corazón, y rumiarla, meditándola…

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: nunca tires la toalla


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

NUNCA TIRES LA TOALLA

Ya se acercan estos días tan especiales de la Navidad. Y la verdad es que a las monjas también nos gusta tener detalles unas con otras. Así que, en previsión, ayer me puse a intentar preparar una sorpresa para mis hermanas.

La idea era pirograbar una imagen de María sobre unas tablas de madera. Me puse a ello muy entusiasmada, y, con eso de la sorpresa, intenté poner todos los medios para que nadie se percatara. Pero resultó que la “sorpresa” me la llevé yo.

Porque, de pronto, todo comenzó a ir mal: la madera tenía muchas vetas, que me impedían manejar bien la herramienta. Para ver si se arreglaba, cogí un grabador manual (otra técnica que, en lugar de quemar, marca), y luego con las gubias intenté trazar las líneas… ¡cada paso era peor que el anterior! ¡Uff, qué frustración!

Abandonando la tarea, me bajé cabizbaja a la capilla, pero por el camino me encontré con Lety, que al vuelo notó que me sucedía algo, y me preguntó. Al final, dejando atrás la sorpresa, se lo terminé compartiendo. Ella me pidió verlo, y se lo enseñé…

-Pero si está muy bonito. Lo único que te ha pasado es que no has tenido paciencia de continuar con la misma técnica, de intentarlo hasta el final.

Y me animó a volver a retomar el trabajo, a no tirar la toalla.

Me dejó asombrada, porque era verdad. Después, en la oración recordaba una frase que dice que ‘Cuando un niño está aprendiendo a andar y se cae 50 veces, nunca se dice así mismo: “Esto no es para mí, nunca lo lograré”’. Y, sin embargo, cuando somos mayores… ¿cuántas veces nos asalta la frustración, el pensar que no podemos?

Pero el Señor me regaló ver dónde estaba la clave. La clave para que un niño no se rinda y aprenda a caminar es que no comienza a caminar solo, sino que se apoya y se deja estimular por el apoyo de sus papás.

Esta es la clave también de nuestras frustraciones: nunca vivirlas solos, compartirlas con las personas que Cristo nos ha puesto para caminar, porque ellos siempre nos pueden dar otra visión que nos ayudará a levantarnos y a emprender de nuevo el camino.

Hoy el reto del amor es no rendirse y compartir. No lo tragues solo, compártelo con esa persona, dale la mano a Cristo y vuelve a intentarlo. Y recuerda que Cristo te está entrenando, Él quiere capacitarte para que tú también puedas ser apoyo para otros.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: Ligero


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LIGERO

El otro día, leyendo un artículo, encontré un detalle que me sorprendió muchísimo. El sacerdote hacía un pregunta:

“En una orquesta, ¿cuál es el instrumento más ligero que siempre aparece?”

Rápidamente pensé en el violín… luego opté por la flauta…

“El instrumento más ligero y que siempre aparece en una orquesta es la batuta del director”.

Alucinante. El sacerdote luego continuaba el artículo por otros derroteros, pero yo me quedé impresionada con la anécdota.

Al fin y al cabo, ¿quién consideraría a la batuta un instrumento? ¿Acaso un instrumento no es algo emite un sonido? Pero, espera… ¡la batuta hace que suenen todos los instrumentos! Así pues, ¡ella tiene el sonido de toda la orquesta!

Y, ¿no es así como somos nosotros?

Me imaginaba a la batuta entre los instrumentos. Seguramente se sienta inútil y torpe. No tiene las habilidades de quien es como un violín, con varias de cuerdas que tocar; o las buenas y dulces palabras de quien es como la flauta… La batuta es callada y pequeña, ¡pero va en manos del Director! ¡Ahí está su grandeza!

En manos de Jesucristo, pequeña batuta, ya no eres un simple “palo”, sino un instrumento maravilloso. Si te sientes pequeño, ¡daLe gracias, porque es señal de que eres más ligero! Aunque no lo veas ahora, Cristo está haciendo maravillas contigo…

Y tanto le gusta al Señor esa pequeñez, que se ha hecho Niño para que tú también puedas cogerLe en tus manos…

Hoy el reto del amor es ser instrumento del Señor. Flauta, violín o batuta, te sientas como te sientas, te invito a que hoy te pongas en manos de Jesucristo. En tu oración, dile que quieres ser Sus pies, Su voz, Sus manos, ¡que quieres llevar Su amor a tu mundo! Pídele que, a lo largo del día, te muestre una ocasión para ayudar a alguien. ¡Comienza la música, déjate llevar por Él! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Últimas unidades del calendario “VIVE DE CRISTO 2019”! Puedes solicitarlo aquí:

https://goo.gl/forms/X2zW67oQzgJkUVdZ2

AVISO IMPORTANTE: El plazo de envío de calendarios termina el 22 de diciembre.

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!