Reto de amor: bricolaje de primera


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

BRICOLAJE DE PRIMERA

El otro día tenía que montar un armario, y Joane e Israel se ofrecieron a ayudarme.

La dificultad estaba en “el apaño”. Ese armario era para el refectorio (comedor). En su interior va el radiocasete, y había que hacer un agujero en la trasera e introducir una regleta para que le llegue la luz.

Calculamos el lugar exacto. El problema era el tamaño. Al principio queríamos meter solo el cable; luego pensamos que era mejor más grande, para que entrara el enchufe. Cogimos la sierra… y el agujero nos salió del tamaño de una boca de metro. Pasa la regleta entera sin problemas.

-Bueno, lo tapan las puertas… -concluimos sonriendo.

Seguimos atronillando, clavando… Terminado el trabajo, nos apartamos para cerrar el armario y contemplar nuestra obra de arte.

Lo hicimos y… er… digamos que… ejem… una puerta montaba sobre otra, por no hablar de la separación de casi un dedo que había en la zona de las bisagras.

-Uy, igual se nos ha olvidado atornillar algo…

-¿Tú crees?

-Tal vez es cuestión de apretar…

Un repique de campana nos hizo saltar alarmadas:

-¡¡Que vienen las monjas a comer!!

-¡No podemos dejar el armario así!

-¡Rápido, rápido! ¡¡Desatornilla las puertas!!

-¿¿Y el agujero??

-¡Mejor que vean el agujero a este desastre! ¡¡Se reirán de nosotras hasta fin de siglo!!

Entre risas nerviosas, sacamos las puertas con bisagras y todo, y salimos corriendo como quien está robando. Por supuesto, el agujero del armario fue el tema de conversación en el recreo…

Ya en la oración, me reía con el Señor: En el fondo, a todos nos gustaría acertar en lo que hacemos, en las decisiones que tomamos, tener un comportamiento digno de elogio… Nos hacemos mil propósitos, pero, “cuando no metes la pata por un lado, la metes por otro; y, si no, por los dos a la vez”.

Podemos tratar de aparentar ser perfectos sin embargo, tarde o temprano nuestra pobreza queda a la vista: un olvido, una falta de paciencia, ese mal genio incontrolable…

En ese momento caí en la cuenta: nos gustaría muchísimo ser una obra acabada de santidad… ¡pero, mientras estemos en este mundo, estamos en construcción!

Cristo cuenta con nuestra debilidad, con nuestros miedos, y jamás se desespera. En sus manos, estas situaciones ¡son un auténtico momento de gracia! Puedes tratar de “disimularlas”, quizá te salga justificarte… pero el Señor te invita a recorrer el camino de la sencillez, el camino del perdón.

El Señor está deseando derramar su amor en nosotros, precisamente a través de esos “agujeros”, esos “tornillos aflojados”.

Hoy el reto del amor es que, ante un error o fallo que cometas, pidas perdón al hermano. Dirige tu mirada al Señor y descubre la alegría de saber que Él sigue trabajando en ti. No eres un armario acabado, ¡pero estás en las mejores manos! ¡Este Carpintero sabe hacer maravillas! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s