Reto de amor: Mezclando color


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

MEZCLANDO COLOR

El otro día tenía que esmaltar unas medallas. Es un trabajo muy delicado, pues tienes que mezclar el esmalte con el catalizador cuidando que las proporciones estén bien hechas; después, como el esmalte empieza a endurecer, tienes 20 minutos de minucioso trabajo y un día de espera hasta que seque por completo.

Estuve toda una tarde esmaltando las pequeñas piezas, haciendo creativas combinaciones de colores que no creo poder volver a repetir. Quedaba todo muy vistoso, visualmente “perfecto”. Sin embargo, al día siguiente, cuando me acerqué a ver qué tal habían quedado… ¡se me quedaban pegadas en la mano! Todo cubierto con una masa viscosa y pegajosa.

Repasé los pasos y me di cuenta de que, al hacer la mezcla, no valoré la importancia de que la proporción de catalizador (lo que hace que endurezca el esmalte) fuese exacta. Y, a base de creatividad (un poquito más de blanco por aquí, azul por allí…), perdí la cuenta de cuánta medida de color iba en total. Pensé que haciéndolo “a ojo”, con una medida aproximada, valdría perfectamente. Pero… no fue así.

Puede dar la sensación de que nuestra vida está llena de distintos colores: sonrisa, acogida… llenamos de esmaltes de color nuestra forma de actuar, de estar en el trabajo, de “tirar” con las cosas de casa, con la comunidad, la familia, la parroquia… ¡todo parece fantástico! Pero, ¿qué ocurre si nos ponen el dedo encima, si entran un poco más allá de nuestra apariencia? ¿Se va el color?

Cristo es el catalizador, es el que hace que el color permanezca independientemente de las circunstancias, del momento que estés pasando. No es ausencia de problemas o continúa alegría desbordante, es color constante caracterizado por el gozo y la paz. Es sabernos acompañados en todo momento por Su presencia, vivir confiándole a Él todo lo que vivimos.

Hoy el reto del amor es que, antes de empezar el día, lo llenes de color. Pon en manos de Cristo aquello que te hace perder tus distintos tonos, aquello que te quita la paz, y te preocupa, y que hoy tendrás que afrontar. Si dejas que Él te sostenga, cuando pase el día, descubrirás que, a pesar de todo, no se te ha ido el color.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!