Reto de amor: el ingrediente perfecto


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL INGREDIENTE PERFECTO

El otro día, mientras toda la Comunidad subía a los desvanes a poner orden, a mí me tocaba encargarme de la comida. Resulta que había un montón de yemas, y a las cocineras del día anterior les habían sobrado unas patatas peladas y picadas…

-¿Por qué no haces unas tortillas de patata?

Reconozco que era la mejor forma de aprovechar los “restos” que había en la nevera, pero la propuesta me cortó la respiración. Me encanta la cocina… pero las tortillas de patata… nunca me he atrevido a hacerlas sola.

En fin, aun a riesgo de que la cocina fuese declarada zona catastrófica… ¡alguna vez tiene que ser la primera!

Tras preparar los ingredientes, me dispuse a hacer la tortilla. Eché la yema en las patatas y, ¡uy, qué maravilla! ¡Aquello se cuajaba sólo con rozar la sartén!

“Lo mejor del huevo es la yema… ¡Esto va a ser una delicia!”, pensé.

Llegado el momento de darle la vuelta, la maniobra me salió impecable. ¡Ni una gotita se me escurrió al suelo!

Bueno, bueno, yo estaba impresionada conmigo misma. ¡Qué forma de superarme, qué progresos en tan poco tiempo!

Las tortillas quedaron doradas, redonditas… ¡sencillamente perfectas! Pero, a la hora de comer, mi alegría se desvaneció como el humo. Eso no eran tortillas… ¡era gelatina de cemento! ¡Estaban espesas y duras como piedras!

Creo que nunca había valorado tanto la clara del huevo. Será escurridiza y pegajosa, ¡pero hace su función!

Orando sobre esto, me he dado cuenta de que todos buscamos rodearnos de gente con nuestros mismos gustos e ideales. ¡Es lógico! Sin embargo, las circunstancias nos obligan a relacionarnos con personas que no habríamos elegido, personas distintas, con las que parece que no encajamos. Puede sucedernos en el trabajo, en el colegio, ¡pero también en tu comunidad de fe y en tu familia!

Estas diferencias pueden hacernos pensar que la vida sería más fácil si todos fuésemos “yema”, todos iguales… ¡y la tortilla se cuajaría sin problemas!

Pero el Señor me ha mostrado que las diferencias, ¡son necesarias! Es así como la tortilla está esponjosa, ¡aunque suponga hacer más equilibrios para realizarla!

Solo hay que ver el grupo de los Doce: había pescadores, hombres cultos, algunos muy brutos, otros sensibles…

¡Y el Señor me hizo descubrir algo aún mejor! ¿Qué tienen en común la clara y la yema? ¡Que ambas pertenecen al huevo! ¿Qué tienen en común los Doce? ¡Su amor por Jesucristo! ¡¡Él es el ingrediente perfecto, Él es quien da verdadera unidad!!

Hoy el reto del amor es amar las diferencias. Te invito a que le pidas al Señor poder descubrir una cosa buena en cada hermano que ha puesto hoy a tu lado. Son diferentes a ti, ¡pero cada ingrediente es fundamental para hacer una verdadera tortilla! ¡¡Descubre la maravilla que puede aportar cada uno!! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s