Reto de amor: las huellas del delito


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LAS HUELLAS DEL DELITO

Al final de la tarde fui a merendar, sin embargo, cuando llegué, ¡ya habían quitado el carrito!

Pero, en una mesa auxiliar, ¡estaba la tarta de tiramisú que nos habían regalado el día anterior!

La hermana se había olvidado de guardarla, pues había recogido los platos, las cucharitas… pero ahí estaba la tarta con su cuchillo.

Tras comprobar que podía cogerla con los dedos sin que se rompiera, corté un buen pedazo.

-¡¡Mmmmmm…!! -pensé cerrando ojos para degustarla mejor- ¡¡Qué rica está!! ¡Deliciosa!

Me sentía a un paso del Paraíso. Y, cuando abrí los ojos, a punto estuve de ir realmente al más allá… de infarto.

¿Sabes que la tarta de tiramisú, por encima, lleva cacao en polvo? Pues se me había “espolvoreado” por todo el escapulario blanco. ¡Ahora iba de negro!

Como un torbellino me abalancé hacia el lavabo más cercano, dispuesta a lavarme el escapulario a toda prisa: ¡solo quedaban unos minutos para Vísperas! Afortunadamente, el Señor me iluminó:

-¡Espera! -pensé de golpe- Si echo agua… ¡voy a preparar un batido de lo más estupendo! ¡Me destrozo el hábito!

Cogí una toalla seca y, con unos golpecitos y un par de soplidos, ¡todo quedó en un susto! El cacao en polvo desapareció y ¡volví a lucir mi blanco hábito de dominica!

En la oración caí en la cuenta de lo sucedido: ¡si no hay agua, el cacao no se agarra, se lo lleva el viento!

Efectivamente, el Señor nos creó “del polvo de la tierra”. Somos muy poquita cosa, en nuestras familias y comunidades no faltan pobrezas, debilidad… El viento de la división amenaza continuamente con dispersarnos.

¿Cuál es la clave? ¡¡El agua!!

Jesucristo es el Agua Viva. Él es quien logra la unidad de nuestros corazones. Él convierte los diminutos granitos de cacao, ¡en un batido capaz de cambiar de color el mundo, impregnando hasta el último hilo!

No sé si Jesucristo es goloso. Él habla de que somos “la sal de la tierra”, pero, ¿por qué no pensar que somos también como el cacao? Nuestra misión es dar sabor a nuestro alrededor… ¡y cambiar la realidad de color!

Hoy el reto del amor es poner más Agua en tu familia, en tu comunidad de fe. Para ello, te invito a que hoy ores por cada uno de los tuyos, con su nombre, y, en ese rato de oración, pídele al Señor poder verles como Él les ve: descubre al menos una cosa buena en cada hermano que camina contigo. ¡Verás que tu batido es más dulce de lo que pensabas! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s