Reto de amor: hacer distancia


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

HACER DISTANCIA

Cada vez que dibujo algo, me ocurre lo mismo: tengo que hacer distancia. Es decir, tengo que parar de dibujar, irme a hacer otra actividad y volver después de un tiempo… Es entonces cuando veo la cara deforme, la nariz desproporcionada, el gesto extraño… y es entonces cuando corrijo.

Pero, si no hago distancia, no tengo capacidad de ver errores, de buscar alternativas, de retomar el dibujo de una manera nueva. Con las situaciones de la vida cotidiana me ocurre lo mismo: puedo tener muchas cosas, situaciones… pero cuando hago distancia todo se ordena y simplifica. Y el modo más eficaz de “hacer distancia” es cambiar la perspectiva: orar, hablar de ello con el Señor y dejar que Él te ordene.

Hacer distancia muchas veces puede parecer huir de esa situación que estás viviendo y, sin embargo, es ese cambio de perspectiva que muchas veces necesitas para ver tu vida desde otro ángulo y poder discernir cómo arreglar la nariz, los ojos… y que el dibujo vaya cogiendo proporciones que te lleven a ser cada día más feliz.

Las vacaciones de verano son momento de distensión, de compartir con tu familia y amigos, pero también son momento de “hacer distancia” de las prisas, de tu trabajo o estudios, de la actividad cotidiana. Ahora, desde la distancia, puedes preguntarte: ¿cómo está mi dibujo a lo largo del curso? ¿Lo miro y me da paz? ¿Están bien las proporciones? Cristo, la oración, en el centro; mi familia, cerca de mí; el trabajo en el lugar que le corresponde y con color en los pequeños detalles; el Amor distribuido a lo largo de todo el dibujo… ¿Es momento de hacer algún cambio?

Hoy el reto del amor es que aproveches la distancia de tu vida cotidiana y rehagas las proporciones. Para un rato con el Señor, haz distancia con Él de todo aquello que se avecina a la vuelta de vacaciones, mira el dibujo del curso y borra todo aquello que haya quedado descolocado o desproporcionado; si es necesario, saca un papel nuevo y haz con Cristo el boceto del curso, empezando por situar aquello que es más importante, y dejando para el final o borrando aquello que no te deja ser feliz o disfrutar de las cosas pequeñas.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: selladora


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SELLADORA

Llevo unos días pintando una imagen de la Virgen que es una Custodia. Antes de darle color, lo que he tenido que hacer es aplicarle una capa de pintura blanca que llaman “selladora” o “tapa-poros”.

La verdad es que, al terminar esa primera fase, ha quedado preciosa: blanca, uniforme… Y, sobre todo, con esta selladora estoy segura y tranquila, pues sé que la pintura responderá; y el barniz, también.

Según pintaba, fui consciente de lo importante que es este paso de sellar bien la imagen para luego poder hacer una buena obra de arte. Y me preguntaba cuál es mi selladora, porque me daba cuenta de que en mi vida también hay poros por donde pierdo vida, o por donde se filtran cosas que luego me dejan triste.

Así descubro que hay dos selladoras en mi vida. Una soy yo misma: me busco la vida para tenerlo todo más o menos controlado, me esfuerzo en tratar bien a todos, en ser amable, servicial, cercana… Pero en este camino casi siempre se quedan poros sin tapar, porque soy débil, limitada… y, cuando no llego a todo, encima me enfado.

La otra selladora consiste en dejarle a Jesús que actúe en mi vida, parar con Él y pedirle el don del servicio, el don de la caridad, el don de la alegría… Es dejar a Jesús que sea fuerte en mí, que sea fuerte en mi debilidad. Este camino siempre me deja dos huellas, que son la paz y la alegría.

Sin embargo, muchas veces quiero dejar a Jesús que sea Él quien lleve mi vida, y, cuando me doy la vuelta… ¡la tengo de nuevo en mis manos! Porque confiar en Cristo no es nada fácil, es imposible si no se te da de lo alto. Es un don.

Dejar a Jesús que sea tu selladora te va a dar un gran descanso. Porque Él te ama y da toda su vida por ti, para que seas feliz.

Pero a mí siempre me pasa lo mismo, y es que me choco con mi libertad para poder elegir el camino de la selladora de mí misma o de la selladora de Cristo. Está en mi libertad elegir uno u otro. En la Biblia te dice que, si eliges el bien, vivirás feliz y largos años.

Hoy el reto del amor es dejar a Cristo que selle tus poros, que sea Él quien lleve hoy tu día. Da 10 minutos de tu tiempo y tapa un poro de soledad; sí, dedica 10 minutos a esa persona que sabes que está sola.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: providencia sorprendente


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

PROVIDENCIA SORPRENDENTE

Hace varios días, unos amigos nos trajeron unas almendras fritas y con un toque de sal que habían elaborado ellos mismos. ¡Estaban buenísimas! Eran unas “almendras saladas”.

Cuando vives de la providencia, el Señor siempre sorprende, así que, unos días después, nos volvió a asombrar con otra variedad de almendras: almendras garrapiñadas. ¡Esta vez eran almendras dulces!

Qué variedad se puede hacer con un fruto tan sencillo como la almendra: como las hacen aquí (que son tostadas), fritas saladas, garrapiñadas…

En definitiva, se puede elegir mil formas de hacerlas, únicamente hay un paso previo muy importante, ¡elegir las almendras del árbol bueno y desechar las del árbol que da fruto amargo!

¿Quién no ha probado una almendra amarga? Aparentemente son iguales y, sin embargo, al paladar estas últimas dejan un mal sabor que necesitas tragar algo detrás para quitarlo de la boca.

Cada día tenemos la oportunidad de entregarnos a los demás, de servirles un platito de almendras. Unos días será con nuestra alegría, siendo un poco “salados” para los demás; otros, en cambio, necesitarán un toque dulce, que sepa llegar al corazón del hermano; y otros muchos serán “al natural”: son esos momentos en que, con las pequeñas cosas del día, nos damos gratuitamente, así, como somos y como estamos.

Pero lo más importante del día es saber de qué árbol coger los frutos. Podemos elegir dejarnos llevar por nuestras pequeñas cosas que nos paralizan, nos hacen mirarnos a nosotros mismos, o incluso que desatan el enfado o las pasiones… Pero, cuando nos dejamos llevar por todo esto, sentimos el amargor.

En cambio, si dejamos todo lo nuestro en Cristo y elegimos vivir el día desde Él, de Su mano obtendremos las almendras buenas: la alegría, la paz, el amor… en definitiva, el don de poder vivir de Él en lugar de vivir de uno mismo. Esas son las almendras que después podremos servir a los que nos encontremos en nuestro día.

Hoy el reto del amor es invitar a un aperitivo a alguien. Antes de que se acabe el verano, queda con esa persona que tienes pendiente, dedícale por entero algo de tu tiempo, hazle partícipe de los dones que tú has recibido de Cristo.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: la estrella perdida


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LA ESTRELLA PERDIDA

Cada noche, cuando todas las luces se apagan, antes de acostarme, me encanta abrir de par en par la ventana de mi celda y asomarme por ella. ¡¡No imaginas el cielo estrellado que me regala cada noche el Señor!!

Me encanta mirar las estrellas mientras escucho la brisa meciendo los árboles. Cada noche es diferente: el cielo puede estar despejado, o puede que haya alguna nube, o… Lo que más me gusta es una estrella preciosa y brillante, ¡muy nublado tiene que estar para no descubrir su luz!

Anoche, al abrir la ventana, encontré un cielo plagado de estrellas… ¡pero faltaba “la mía”! En el sitio donde siempre estaba, ahora solo había oscuridad.

¡Qué disgusto! ¿Habría tenido la mala pata de encariñarme con una estrella a punto de apagarse? O quizá había sido una ingenua, y tal vez era solo un satélite que me había engañado todo este tiempo…

Justo cuando más disgustada estaba, sopló el viento… ¡y la vi! ¡Resulta que los árboles de la huerta me la habían ocultado! Cuando el viento movió las hojas, ¡pude descubrir su resplandor!

Yo sabía que las estrellas se mueven, y la Tierra, y la luna… pero esta estrella lo ha hecho tan suavemente, que no me he dado cuenta de que cada noche estaba un poquito más baja… ¡hasta que casi la pierdo!

Ahora, en la oración, el Señor me ha hecho ver que esto nos sucede continuamente.

Los grandes cambios, las grandes decisiones, somos muy conscientes de ellos, y nos detenemos a medirlos, sopesarlos, calcular opciones…

Sin embargo, las pequeñas decisiones del día a día van moviéndonos suavemente en una dirección o en otra. Un día puedes elegir entre sacar tus cosas adelante o ayudar a tu amigo en su problema, entre pasar de largo o escuchar… Detalles pequeños, sí, decisiones que tomamos en segundos, pero que, día tras día, van marcando el rumbo que toma nuestra vida. Y tal vez no nos damos cuenta, ¡hasta que nos damos un susto!

Bien lo dice el Señor: “El que es fiel en lo poco, es fiel en lo mucho”. Los pequeños actos de amor que hoy realizas pueden pasar desapercibidos, pero, suavemente, ¡te hacen estar preparado para actos mayores!

Hoy el reto del amor es cuidar los movimientos pequeños. ¿Te has fijado en qué rumbo está tomando tu estrella? ¿Cómo pasas el día? ¿Deprisa, atento, disfrutando, estresado…? Te invito a que hoy le des la mano a Cristo y le pidas que te regale unos ojos nuevos para descubrir una situación pequeña en la que puedas amar. Te aseguro, pequeña estrella, que, en manos de Cristo, ¡ningún árbol apagará tu brillo! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¡Él es nuestra paz!


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

“¡ÉL ES NUESTRA PAZ!”

La iglesia en estos días de verano reluce por tantos centros de flores muy vistosos y variados. ¡Conté hasta ocho…! Como tuvimos el domingo, día 11 de agosto, retransmisión de la misa por televisión, muchos de nuestros amigos quisieron que todo estuviera muy bello, a la vista de tanto espectador y para que Jesús, presente en el altar, gozara también con todos nosotros del amor que hemos puesto en torno a su Presencia Viva.

Las sacristanas se desvivieron en la hermosura y pulcritud con que pusieron los manteles y vasos sagrados… ¡Todo estaba a punto!

Sí, esto es lo que llama nuestra atención, mas, hay un detalle humilde, pero de gran profundidad, que pasa inadvertido: dos macetas de plantas verdes grandes con unas pocas flores blancas que colocaron a derecha e izquierda en el crucero. La planta se llama “spatifilo” y tiene unas características especiales…

Lo primero: la llaman “la planta de la paz”… ¿y esto por qué? Porque sin ruido y sin ser vista, a su alrededor crea un clima de gran paz y serenidad. Respirar cerca de ella, le hace a uno sentir que el aire es puro y muy bueno para la salud, agradable para sentirse bien… ¿Por qué produce esto? Dicen los entendidos que tiene la gran capacidad de eliminar los gases contaminantes de las habitaciones, producto de nuestra respiración o de otras plantas que de noche exhalan aire tóxico para nuestra salud…

¡Qué cosas más bellas y sorprendentes ha creado nuestro buen Dios!…

En la oración serena, veía cómo el spatifilo es un reflejo de la acción de Jesús en nuestras vidas: su presencia nos produce una gran paz: “Él es nuestra Paz”. Junto a Él no cabe sino la armonía y el gozo del orden de lo bello, que se filtra por toda nuestra vida…

Y ya, dentro de nosotros, la gracia de la Paz, expulsa de nuestro corazón todos los “gases contaminantes” que a veces no nos dejan disfrutar de Jesús… ¡Él, como si se los “tragara en su Corazón” y los hiciera desaparecer, deja en nuestra alma solo el Amor!… ¡Amor para sentirnos bien!… ¡Amor para sonreír y darle gracias a Dios!… ¡Amor para desear ser buenos y entregarnos a nuestros hermanos que no conocen este regalo!… ¡Y Amor para amar más a Jesús!…

Hoy el reto del amor es ser como la planta de spatifilo, que me recuerde que Jesús es mi Paz y mi Salud, y purifica todo lo que toca en mi vida…

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: trabajando… más o menos


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

TRABAJANDO… MÁS O MENOS

El último día de fiesta, la Priora propuso ver una película, una vida de un santo. Como las más jóvenes ya la habíamos visto, decidimos ponernos en segunda fila y, mientras veíamos la peli, aprovechamos para montar pulseras de VIVE DE CRISTO Verano 2019.

Nos llevamos la caja con las pulseras de tela ya sublimadas y una bolsa para ir echando las acabadas. Solo había que ponerles la anilla para cerrarlas, ¡y listo! Era un trabajo fácil y mecánico, que combinaba a la perfección con la sesión de cine. Al menos, teóricamente…

Sí, porque montar pulseras es muy fácil… cuando está encendida la luz. Pero cuando la luz se apaga y dependes de lo que alumbre el cañón, la cosa cambia. Tratábamos de ahogar la risa para no molestar a las demás, pero el hecho es que ¡era imposible distinguir el derecho y el revés de las pulseras!

-Bueno, -me susurró Joane mientras dejaba una pulsera en la bolsa- tú cuando las saques, revísalas, que a saber cómo las estamos montando…

Y, en efecto, cuando llegué a mi celda y volqué la bolsa sobre mi cama, destacaban entre los colores un montón de pulseras blancas: ¡¡las que habíamos montado al revés!! Gracias a Dios, tenía fácil arreglo: basta con sacar la anilla y volver a colocar la pulsera por el lado correcto.

De pronto descubrí que así nos pasa a nosotros en nuestro día a día. En el fondo, todos queremos amar, hacer el bien a nuestro alrededor, ¡montar las pulseras al derecho! El problema está en que luego, en la práctica, trabajamos “entre luces y sombras”, e incluso cuando actuamos con buena intención, pueden salirnos las cosas al revés.

La bolsa de nuestro día se va llenando con pulseras bien y mal montadas. Puedes fijar tu atención en unas o en otras, pero, ¡siempre van mezcladas!

¿Sabes qué es entonces lo realmente importante? ¡¡Entregar la bolsa al Señor!!

Con Él, puedes dar gracias por lo bueno, y, también, entregarle lo que parece que no ha salido tan bien. Y, a partir de ahí, ¡toca confiar! Si nuestras pulseras tenían arreglo, ¿crees que el Señor no puede arreglar las tuyas? En Sus manos, hasta los errores dan frutos de salvación. ¡Solo con Cristo podemos cantar en el Pregón Pascual aquello de “oh, feliz culpa”!

Hoy el reto del amor es entregar tu bolsa al Señor. Te invito a que, al final del día, des gracias a Cristo por todo lo bueno que te haya sucedido, y dejes en Sus manos lo que no entiendas, lo que no haya salido bien… ¡las pulseras al revés! Pero, pase lo que pase, ¡no dejes de hacer pulseras, apuesta por amar! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¿alumbrar o deslumbrar?


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿ALUMBRAR O DESLUMBRAR?

Todos los días hay una cosa que me sorprende mucho, y es la iluminación de la iglesia.

Por un lado están los focos que se encienden al instante, que iluminan al Cristo, la Virgen y san Blas. Pero en el resto, que es cúpula, laterales, crucero, retablo… la iluminación es progresiva: se va encendiendo poco a poco como si fuera un amanecer. ¡Qué paz me da esta iluminación! De la oscuridad va saliendo paulatinamente la luz.

Sin embargo, tiene una pequeña desventaja: no es inmediata. Los focos sí son inmediatos, nada más tocar el interruptor te deslumbran y se hace la luz. Pero esta otra iluminación, no tiene inmediatez.

Vivimos en la era de la inmediatez, donde todo deslumbra, pero no profundizas, no dejas que nada te cale hasta el fondo. Porque la inmediatez tiene también sus desventajas, y es la falta de profundidad; todo es rápido e instantáneo, y, cuando acabamos, seguimos con otra cosa. La inmediatez no alumbra, sino que deslumbra.

En cambio, la iluminación progresiva la dejamos que poco a poco entre en nosotros, dejamos que los acontecimientos entren en mi vida y les doy la oportunidad de poder cambiar. Todo lo que es lento es seguro. Porque nos iluminará y no nos deslumbrará.

Jesús, en sus diálogos en el evangelio, te das cuenta de que siempre iluminaba, dejaba que las personas poco a poco descubrieran su verdad, les mostraba un camino y les tendía la mano.

Estamos en unos días de vacaciones, o quizás ya no y estés trabajando… hoy te tocará vivir muchas cosas, y podrás vivirlas deslumbrado o alumbrado. Puede ser que te viva el día, o vivir tú el día.

Hoy el reto del amor es hacer una llamada por teléfono a alguien que sepas que está solo y necesita que estés un rato con él, no algo inmediato como es un whatsapp, esto no, mejor una llamada por teléfono, preguntándole cómo está, qué hace… donde puedas iluminar su camino.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: el conciertazo


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL CONCIERTAZO

Hace un tiempo estuve leyendo algunas cosas sobre el cerebro humano. ¡¡Es impresionante las maravillas que ha hecho el Señor en un espacio tan pequeño!!

Un artículo hablaba de que en el cerebro hay dos zonas muy diferenciadas. Por resumir, podemos decir que una zona se encarga del lenguaje, las matemáticas… y la otra zona se encarga de lo artístico: colores, formas…

La conclusión de este artículo era que, para mejorar la creatividad, hay que evitar trabajar escuchando palabras: recomendaban trabajar en silencio o, como mucho, con música clásica, pero nunca con canciones y, menos aún, con gente hablando. ¡Las palabras pertenecen a la otra zona del cerebro!

Evidentemente, quise hacer la prueba. Estaba en mi celda, pintando. Generalmente escucho charlas o canciones. Esto era fatídico, según el artículo… Bien, esta vez busqué una sinfonía de Vivaldi y cogí los pinceles.

Entre tú y yo… la verdad, no noté ninguna diferencia.

O, bueno, sí, hubo una gran diferencia. Esa noche, cuando apagué la luz para dormir, cuando todo era silencio… ¡¡en mi cabeza empezaron a sonar un montón de violines desafinados!!

Admito que tengo muchísima facilidad para que “se me peguen” canciones, ¡pero aquello era tan espantoso como ridículo! ¡Solo podía reírme!

Sin embargo, aquella experiencia me hizo patente el hecho de que, todo lo que perciben nuestros sentidos, se nos queda dentro.

Se nos pueden “pegar” olores, sonidos, ¡y especialmente las imágenes! Jesús mismo dice que “el ojo es la lámpara del cuerpo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz” (Mt 6, 22-23).

No podemos controlar todo lo que saltará a nuestra vista a lo largo del día, pero sí que podemos decidir hacia dónde queremos dirigir nuestra mirada. O, como sugería una imagen que vi hace poco:

“Si no te lleva a Cristo,
🙈 (no lo mires)
🙉 (no lo escuches)
🙊 (no lo digas)”.

Lo que vives “por fuera”, afecta a lo de dentro. ¡Hoy dirige tus sentidos hacia Cristo para que todo tu interior se llene de su amor!

Hoy el reto del amor es orar con tus sentidos. ¿Has probado a hacerlo alguna vez? Te invito a que, en tu rato de oración, no te limites a usar solo tu mente, ¡la oración es del cuerpo entero! Hoy busca una imagen de Jesús o de María que te guste, que te ayude… y dedica un rato a mirarla, a fijarla en tu memoria. O, si prefieres, escucha una canción que te hable de Él. A lo largo del día podrás recordarla, ¡volver a escucharla o mirarla hasta que se te “grabe” en el corazón! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: misioneros por el mundo


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

MISIONEROS POR EL MUNDO

Durante tres días hemos tenido con nosotras a un hermano nuestro, un fraile dominico, que está en misión en el otro lado del mundo, en una isla llamada Timor (Indonesia).

Cuando viaja a España, viene a compartirnos cómo viven la misión, cómo evangelizan aquellas tierras, y así él también aprovecha a tener unos días de descanso y oración.

Esta vez me impactó muchísimo cuando nos contaba que, en todos los destinos que le han tocado (Japón, Corea, Timor…), lo que más le ha costado siempre han sido los 3 años que tarda en aprender el nuevo idioma.

Por la tarde, en la oración, me di cuenta de que a mí, al entrar en el monasterio me sucedió lo mismo: ¡tuve que aprender el nuevo idioma! Sí, porque, aunque todas hablamos castellano, me di cuenta de que tenía que aprender un nuevo idioma: el idioma de la entrega, el idioma del Amor. Hasta entonces siempre había vivido como una persona normal, y hasta me creía entregada, pero en realidad la mayoría del tiempo vivía más para mí misma.

Y es que es cierto que, cuando te cambia la vida, es cuando la entregas del todo.

Cuando comienzas el camino de tu vocación, cuando dices el “sí, quiero” a otra persona, dejas de vivir para ti solo, y comienzas una vida juntos; cuando te ordenan sacerdote, ya no solo eres responsable de ti mismo, sino que, de golpe, te hacen padre de muchos; cuando entras en un monasterio, ya no eres uno, sino una familia de hermanas, o cuando comienzas cualquier vocación… ¡te das cuenta de que hay un nuevo idioma que aprender!

Y ese idioma solo se puede aprender por medio del amor, pues nada mueve a entregarse si no es por Amor. Este es el único idioma que habla Jesús, pues Él se entregó y se entrega del todo cada día por ti, porque te ama. Para que, entregándote toda Su vida, puedas tú también entregarla por Él.

Y, aunque a veces nos parece inalcanzable, en realidad es un lenguaje de enamorados: en-Amor-dados

Hoy el reto del amor es volverte a enamorar. Vuelve al primer amor, a lo que te hizo dejarlo todo y seguir a Cristo; al amor que te hizo saber que ella o él era la persona de tu vida; vuelve a traerlo a la memoria y exprésaselo a la otra persona para que volváis a experimentar qué feliz se está cuando se vive enamorado.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: el centro de control


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EL CENTRO DE CONTROL

La verdad es que nunca había visto de cerca cómo funciona la televisión, cómo se coordinan las cámaras, los tiempos… He descubierto que hay un lugar que se llama “control”; en este caso, una furgoneta llena de pantallas con una persona que controlaba todo el despliegue de cámaras, luces… dando directrices y organizando. Ahí se unifica el programa.

Desde el control se da entrada a la cámara que graba en ese momento, se mantiene el contacto con todos los que participan en la grabación, se solucionan los imprevistos… es el punto desde el que se aglutina y hace que todo vaya en la misma dirección.

A lo largo del día, vivimos muchas cosas: situaciones que entran por distintas cámaras con nuestra familia, amigos, trabajo, problemas sin solucionar… cuántas cosas, ¿verdad? Pero ahí tenemos esa furgoneta que unifica, que ordena, que hace que todo vuelva a su cauce para hacer de nuestra vida una auténtica superproducción en la que apuestes por vivir desde el Amor.

Parar un rato cada día, orar lo que vives con tanta rapidez, hace que el corazón descanse. Dejar que todo vaya a “control”, a esa “furgoneta” que siempre está disponible, y dejar que se ordene bajo la mirada de Cristo. Orar es dejar que Cristo lleve el programa, que mueva tu corazón a buscar aquellas tomas que te llevan a vivir desde el Amor, a mantener tu mirada en Él. Orar es dejar que Cristo ordene y reconstruya tu corazón en todo lo que estás viviendo.

Hoy el reto del Amor es que busques una iglesia, tu furgoneta de “control” más cercana, y hables con Cristo de aquello que hoy entrará por las cámaras que habrá en tu día: piscina, playa, montaña… Y Él, ¿qué te pone en el corazón para el día de hoy? Quizá pedir perdón a la persona con la que ayer discutiste, acercarte o llamar a quien tienes cerca y está sufriendo. Puede que se salga de tus planes, pero verás que la película que hoy produzcas, si lo haces de Su mano, te llenará de gozo y paz.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.dominicaslerma.es/index.php/monasterio/noticias-bis/2242-ya-se-puede-ver-la-retransmision-en-diferido.html

¡Feliz día!