Reto de amor: ¡Jesús, que mi grito llegue hasta ti!


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

“¡JESÚS, QUE MI GRITO LLEGUE HASTA TI!”

Fuimos el otro día a Burgos, Lety y una servidora, para unas revisiones de médicos. Estábamos sentadas en una gran sala de espera, con paciencia… ¡Y de repente, sonó un grito desgarrador, de lo que parecía un bebé!… A muy pocos segundos, otro grito y así sin parar… No veíamos de dónde provenía, pero sí que nos tocaba en lo más íntimo… Bueno, digo nos tocaba, pero no es verdad… Alguno comentó: “¡Vaya, le ha dado fuerte!”… Y otro: “¡Qué grito tan fuerte, qué pulmones!”… Yo puedo decir que, cada vez que lo oía, y era muy continuado, me movía a compasión…

¡Qué le sucedería para llorar de esa manera!… Así estábamos, cuando nos llamaron para la prueba. Y, al salir de la sala, que es muy grande, vimos al bebé, rojo de tanto gritar… ¡Era un bebé muy pequeñito, no tendría más que algunos días desde su nacimiento!… Sus padres, inclinados sobre el cochecito, se sentían aturdidos… La madre le decía suavemente: “Vida mía, ¿qué te pasa?… Cariño, ¿por qué lloras?”… ¡Y le mecían sin saber qué hacer!… Entonces, a la madre se le ocurrió cogerle entre sus brazos… ¡Y el bebé, no volvió a gritar!…

Esta escena me venía una y otra vez en la oración… Y también unos versículos de los Salmos, que daban gran luz a mi espíritu: “¡Que mi grito, Señor, llegue hasta ti, no me escondas tu Rostro!”… y: “¡Si grito, invocando al Señor, Él me escucha y me libra de mis angustias!”…

Cuántas veces en nuestra vida, nos sentimos como este bebé: en un gran desamparo. Es verdad que Jesús está a nuestro lado siempre, pero quiere que le manifestemos nuestra necesidad, y a veces no nos ahorra que le gritemos fuerte… Y así hizo, aquella mujer del Evangelio, que pedía a gritos a Jesús clemencia para su hija. Los que rodeaban a Jesús, los discípulos, le decían: “¡Hazla caso porque viene gritando detrás de nosotros!”… ¡O aquel ciego que pedía la curación a gritos y todos le mandaban callar!… Solo Jesús penetra nuestro corazón y nos escucha con su Amor compasivo: ¡Necesitamos, como el bebé, sentir los brazos y el Corazón de Jesús, latiendo junto al nuestro!…

Hoy el reto del amor es acercarnos al Amor de Jesús y poner en su Corazón a alguien a quien vemos que nos grita pidiendo ayuda…

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Muchos de vosotros nos pedís recibir el reto, aquí os dejamos un enlace del grupo para que podáis incluiros:

https://chat.whatsapp.com/GECoUZ5dS6UE8LlPEv9Hf6

https://chat.whatsapp.com/8UKRKMWKZlWLsmg20hEgYw

https://chat.whatsapp.com/F4sjk9YbkvBDinztpyaxz0

https://chat.whatsapp.com/K3CVWxYLgzr8SP7qYCU93v

https://chat.whatsapp.com/IgDKbSPdAdjGGKhIeHOJoF

https://chat.whatsapp.com/GAUMqIDoHyV6NdykIY6Muh

https://chat.whatsapp.com/EUPdhcaTbK63JuhmeH2gIk

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s