Reto de amor: chaparrón inesperado


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CHAPARRÓN INESPERADO  

Tras un intenso día de cocina, nos disponíamos a cerrar todo para irnos a Completas… ¡y a la cama!

Mientras daba la última pasada a la mesa, vi el cuenco de agua de Jubi. Con estos calores, se lo habíamos rellenado varias veces, pero, la última, ya no volvió a por más agua, y ahí estaba el cuenco de nuestra beagle, lleno de agua hasta los bordes.

“Bueno, vamos a dejar bien recogido todo”, pensé.

La cocina está en el primer piso. A un par de metros, debajo de la ventana, crece un seto bastante frondoso. Así pues, tiré el agua cual “riego de lluvia”… ¡¡y el seto comenzó a moverse!!

Se sacudió todo entero y, de pronto… ¡salió la pobre Jubi, agitándose de las orejas hasta el rabito! ¡Menuda ducha le había caído encima!

Al día siguiente, una hermana me comentó:

-¡Qué curioso! He ido a tirar el agua del cuenco por la ventana y, como siempre, antes he dicho aquello de “¡Cuidado, que va agua!”; Jubi, que paseaba por allí… ¡¡ha salido corriendo a galope tendido!!

Desde luego, ¡cuánto puede hacer escuchar un aviso a tiempo!

Avisar es la mejor manera de evitar “salpicones” inesperados. Un “por favor” o un “gracias”, pueden hacer que el mismo acto provoque reacciones distintas. Son esas palabras de aviso las que hacen que el otro se sienta respetado, querido, valorado.

Cuidar las formas no es solo una manera de ser educado, ¡es también una forma de amar!

Y así vemos cómo la Palabra está llena de avisos, de recomendaciones que buscan nuestro bien, que quieren protegernos. Si a Jesús le llamamos Maestro, ¡eso significa que nosotros seremos siempre discípulos, aprendices! Y, para aprender, hay que estar dispuesto a escuchar…

¿Y cuál es el aviso que más repite la Biblia? Que el Señor te ama, y que nunca se dará por vencido a la hora de hacerte feliz. Por muchas meteduras de pata del Pueblo elegido, ahí vemos a Dios, renovando su alianza una y otra vez… Por no hablar de las parábolas del Buen Pastor, del hijo pródigo… ¡o de la promesa de gloria que, en “los minutos de descuento”, robó a Cristo el buen ladrón! Con Jesucristo, nunca es tarde para volver.

Hoy el reto del amor es avisar. A lo largo del día, procura decir “por favor” y “gracias” al menos tres veces. Y, si en algún momento “duchas” a alguien, pide perdón, vuelve a Cristo y, ¡a seguir caminando! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s