Reto de amor: este año no me va a pasar


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

ESTE AÑO NO ME VA A PASAR

Así acabé el verano, diciéndome a mí misma: “Este año no me va a pasar, voy a poner todos los medios posibles para evitarlo”.

Antes teníamos mucha ropa de lana; actualmente, con las prendas térmicas, poco a poco se van sustituyendo, pero todavía nos queda algún jersey y, sobre todo, algún refajo, que es como una falda que va debajo del hábito y nos abriga mucho.

Al acabar el verano, guardé mi refajo con cuidado y puse naftalina para que la polilla no diera con él y no me hiciera agujeros que luego tendría que coser en octubre.

Cuando acabé de guardar todo, pensé: “Este año estoy segura de que no me va a pasar lo de las polillas”.

Hace unos días volví al armario a buscar mi refajo. Ni me molesté en mirarlo: estaba súper segura del perfecto estado en que lo encontraría.

Me lo pongo, empiezo a llenar los bolsillos… y todo se caía: el boli, la cruz, el rosario… No me lo podía creer; no solo un agujero, sino, este año, dos, y súper grandes.

No sabía si reír o enfadarme. Sobre todo me acordé de la frase: “Este año no me va a pasar”. Cuántas veces en nuestra vida nos encontramos con propósitos rotos, objetivos no alcanzados; unas veces dependerá de nosotros y otras veces serán terceras personas, pero la realidad es que hemos puesto todo de nuestra parte y no ha salido.

Y en estas situaciones, ¿qué hacemos? Dejar a Cristo que sea fuerte en nosotros. Hemos confiado demasiado en nosotros mismos, y por eso nos caemos. Tenemos que pedir a Cristo confiar más en El, dejarnos conducir por el camino que Él nos señala. No es tanto marcarnos metas, sino que nuestro cristianismo sea un estilo de vida. El Señor ve el corazón, y ve nuestra buena voluntad de rechazar el mal y hacer el bien; lo que falta, ya se encarga Él de hacerlo.

Lo nuestro es vivir confiados en Él, en Su amor, sabiendo que siempre está a nuestro lado y, aunque se caigan las cosas del bolsillo, nos enseñará a recogerlas del suelo. La felicidad no está en la perfección, sino en el amor. Nunca dejes de amar, te pase lo que te pase. Porque, amando cada día, conocerás más el corazón de Cristo.

Hoy el reto del amor es hacer un rato de oración, descubrir que tu bolsillo está roto y dejar que Cristo te lo arregle. Cuando te sientes a orar, no Le digas muchas cosas, solo una: que Le amas, que quieres que sea tu Señor, que entre en tu vida, que saque de tu corazón todo aquello que te quita la paz y te trae sufrimiento, que entre Él con Su paz y Su amor.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/
https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/
http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Deseas decir algo, adelante tus comentarios enriquen este blog.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s