Reto de amor: lo tienes delante


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LO TIENES DELANTE

Llevo ya varios días pintando una imagen. La dificultad está en que quiero que me salga como el modelo… ¡pero no encuentro las mezclas de colores adecuadas!

Eso de mezclar colores nunca se me ha dado bien, pero el Señor siempre quiere sacar lo mejor de nosotros: si sobrevivo a la figura, ¡consideraré que me he sacado un máster en eso de las mezclas!

Ahora mismo ando atascada con un marrón oscuro. ¡No hay manera de dar con él! Me planto delante de los botes de pintura y murmuro: “Señor, sé que está por aquí, dime cuál es la mezcla…”

Es curioso. No veo el marrón, ¡pero sé que está! Solo necesito dar con los colores adecuados…

Tras mil pruebas, en un momento de desesperación, opté por el plan B. Si lo lógico no funcionaba, ¡había que probar con lo ilógico!

Así que nada, cogí un verde chillón… ¡y el color empezó a salir!

De pronto descubrí que esto es exactamente lo que nos ocurre en nuestra vida. Si estás aquí, no es una casualidad. El Señor ha soñado contigo, ¡cuenta contigo en Su proyecto! Y Él no deja las cosas a medias: las hace perfectas.

En su designio de amor, Él te ha entregado una misión que espera que realices y en la que serás feliz. Y, para ello, te ha dotado de todas las habilidades y dones que necesitas. Lo que sucede es que, a veces, ¡no sabemos mezclarlos!

En tu día te encontrarás con muchas personas, cada una diferente. Y el amor sabe adaptarse, ofrecer a cada cual el color más apropiado. Puede ser que con ese tengas que añadir algo más de simpatía; tal vez aquella le venga bien un extra de escucha, o haya quien necesite un poco más de tu tiempo. Puedes hacer una obra de arte, ¡es cuestión de lanzarse a hacer mezclas!

Lo mejor es que no estamos solos. Cristo camina a tu lado, dispuesto siempre a señalarte el color más adecuado. Pero estate preparado para las sorpresas: ¡a Él le encanta salirse de la lógica! ¿Y sabes qué? Acierta. Al fin y al cabo, como dice el refrán, “si quieres resultados diferentes, tendrás que hacer cosas diferentes”.

Hoy el reto del amor es que hagas sonreír a tres personas. Estamos llamados a ser felices y a hacer felices a los demás. Tienes tu paleta de colores, ¡deja que Cristo te enseñe a mezclarla! Puedes aplicar un chiste, o quizá una sonrisa amable, ¿has probado a echar una guerra de cosquillas con los pequeños de la casa? Los colores se multiplican, ¡disfruta de las sonrisas! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: quítate los calcetines


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

QUÍTATE LOS CALCETINES

Estábamos en el locutorio con una visita. De repente empecé a sentir dolor en el dedo “gordo” del pie. Era un dolor punzante que, en lugar de disminuir, iba cada vez a más. Y claro, en esas circunstancias, cualquiera se quitaba el zapato para ver qué pasaba.

Cuando salimos, pude descalzarme y vi que tenía… ¡el dedo rojo! Como si estuviese gritando: “¡Me ahogo!”. Y es que se me había hecho un agujero en el calcetín que estrangulaba al pobre dedo. Solo tuve tiempo para liberarlo corriendo y mover el agujero del calcetín hacia un lugar del pie donde no pudiese tomar como prisionero a ningún dedo.

Muchas veces vivimos nuestra fe como ese calcetín con un agujero que a penas nos deja respirar. Tienes que ser bueno, tienes que hacer, tienes que ir… y sientes el dolor punzante de que apenas puede circular la sangre. Te propones una cosa, otra, y el agujero aprieta un poco más, sobre todo al ver que no llegas a las metas que te propones, al ver que de tu corazón no sale aquello que quieres que salga.

Cristo no ahoga, Cristo no aprieta; Él quiere que seas feliz, ¡que puedas correr descalzo! Somos nosotros los que nos ponemos los calcetines pensando que está en nuestra mano ser más buenos o mejores. Descalzo, con juanetes, ¡como sean tus pies!, así te quiere Cristo. No tengas miedo a acercarte descalzo a Él y dejarte abrazar, a recibir todo Su Amor sin que tengas que demostrar nada.

Hoy el reto del Amor es que “te quites los calcetines”. Relájate, descansa en Él y experimenta Su Amor dejándote querer por los demás. ¿Parece fácil? Prueba, camina descalzo y déjate cuidar y ayudar sin defensas, sin sentirte en la obligación de dar algo a cambio.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: A flor de piel


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

A FLOR DE PIEL

Ayer vinieron unos amigos de visita y, como ya nos conocen, nada más vernos, la pequeña nos preguntó casi a modo de saludo: “¿Me podéis traer una de las tortugas?”

Me hizo un mucha gracia, porque se acordaba de que, alguna de las veces que ha venido antes, se la llevamos al locutorio para que la viera. Aquel detalle se le quedó grabado.

O, por ejemplo, cuando vienen mis sobrinos, me piden que les saque las espadas que Lety aún conserva de su etapa de esgrimista.

Y es que los niños son geniales, ¡siempre se quedan con lo que más les ha gustado! En ellos hay todavía un asombro por las cosas, y cualquier nuevo acontecimiento se convierte para ellos en motivo de alegría, de felicidad.

Me doy cuenta de que, conforme nos vamos haciendo mayores, vamos dejando a un lado esa capacidad para asombrarnos, y puede que incluso pasen días y días por nuestra vida como si nada nuevo hubiera sucedido. Pero, ¿acaso esto es real?

Todos sabemos que no, que cada día es nuevo, es un regalo lleno de sorpresas, de nuevas aventuras, de encuentros con personas que no son indiferentes para nosotros.

Entonces, ¿qué nos diferencia de los niños?

Que ellos viven mucho más con el corazón a flor de piel, viven con mucha intensidad. Pero, al ir creciendo, los tropiezos de la vida, las preocupaciones por las “cosas importantes”, nos hacen ir escondiendo el corazón en lo más, más, más profundo de nosotros.

Pero nada es imposible para el Señor, porque el corazón, aunque a veces no lo sintamos, sigue ahí, latiendo. Tan solo necesitamos una cosa para oírlo: parar. Pararse a orar, a reflexionar, a preguntarLe al Señor: “¿En qué me has sorprendido hoy?” o “¿En qué momento del día te he podido vislumbrar?”

Las cosas realmente suceden, y nos tocan, pero vamos muy rápido; si no paramos y volvemos sobre nuestro corazón, no sabremos ni ponerle palabras.

Hoy el reto del amor es parar. Hoy el Señor te va a buscar la oportunidad de parar con Él unos minutos: quizá cuando vayas solo en el coche, en el despacho, en la capilla o incluso en la tumbona de la playa. No dejes que los días te vivan a ti; para con Él y permíteLe que vuelva a poner tu corazón a flor de piel.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: donde tú no llegas, Él llega


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

DONDE TÚ NO LLEGAS, ÉL LLEGA

Todos los días, a primera hora salgo a llevar la comida a las tortugas, y con la manguera echo un poco de agua para refrescarlas. Después, lleno la regadera y entro en el invernadero a regar las fresas.

Hace dos días llovió bastante y no vi necesario humedecer más el terrario, así que simplemente les eché la comida y me fui tan tranquila. Ayer volví a la rutina: cogí la manguera, llené la regadera y… oh, oh… me di cuenta de que lo del invernadero se había secado. Sí, llovió mucho, pero el invernadero evitó que cayera agua en su interior.

Muchas veces tendemos a proteger a aquellos que tanto queremos, sobre todo a los hijos. Pensamos que metiéndoles en el invernadero les protegemos de las heladas, del granizo… también de la lluvia. Pero no son plantas, se mueven, buscan vivencias y muchas veces es necesario mojarse para crecer. Tememos cada vez que salen del invernadero, pues se nos va el control: ¿Dónde estará? ¿Con quién estará? Desde que salen por la puerta de casa, el corazón está en vela.

Es verdad que pueden volver a casa escarchados por la helada de una discusión, de un desencanto, golpeados por el granizo de un acontecimiento… pero ahí estas tú. Es verdad que no habrás podido evitarles sufrimientos, pero tendrán la certeza de que pueden volver a casa, de que siempre podrán encontrar una mano que les ayude a levantarse sin ser juzgados y, después, cuando descubran a dónde les ha llevado, podrán crecer.

Y, sí, es verdad que hay muchos peligros, pero las plantas que están fuera del invernadero están bajo el Cielo, ¡están bajo Su mirada! Donde tú no llegas, Cristo llega. No dudes en poner a esas personas bajo Su cuidado.

Donde tú no llegas, Él llega. Pon a esa persona en Sus manos.

Hoy el reto del amor es que ores por esa persona que está fuera de casa y tanto te inquieta, pues puede correr algún peligro. Mándale un mensaje, un WhatsApp con un “TE QUIERO”. Dos palabras sencillas, pero llenas de contenido, que marcan siempre una referencia para volver.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: entrenamiento para el cielo


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

ENTRENAMIENTO PARA EL CIELO

Ayer por la tarde, cuando llegué a Vísperas, me di cuenta de que sentía una molestia en el brazo derecho. Pensando en qué podía haber sido lo que me producía ese pequeño dolor, me di cuenta de dónde provenía: ¡no era más que las típicas agujetas!

Y es que por la mañana había estado realizando una tarea repetidas veces: cuando grabamos una medalla (o, en este caso, una cruz), para que se vea bien la grabación le añadimos un tinte negro que seca en 15 segundos, y después hay que retirarlo frotando un poco.

Al realizar esto una y otra vez, me habían quedado agujetas en el brazo.

Me hizo gracia, porque pensado qué son las agujetas, me daba cuenta de que, en realidad, me salen por la falta de costumbre. Pero lo curioso es que, después, el músculo queda fortalecido. Y si continúo con esa tarea, ya no me dolerán, sino al contrario, cada vez estaré más fortalecida.

Aquello me llegó a lo profundo, porque me daba cuenta de que ya había dejado de pensar en mi brazo, y sentía que estaba hablado del corazón. Quizá más duro que cualquier ejercicio físico es la entrega, es amar sin medida. Quizá muchas veces nos encontramos con las agujetas, pero, por ello mismo, lo mejor es no detenerse ahí. Si no dejas de amar, Cristo te va regalando la experiencia de que al entregarnos es cuando somos más felices, y cada vez estaremos más fortalecidos.

Me suele gustar pensar que esta vida es tan solo un entrenamiento para el Cielo, un entrenamiento del corazón, donde aprendemos a amar y donde aprendemos a dejarnos amar; donde necesitamos dejar que nuestro corazón se ensanche hasta límites insospechados para nosotros, hasta donde nunca nos imaginaríamos que podríamos darnos a nosotros mismos.

Y, al igual que los músculos necesitan del oxígeno y nutrientes que les aporta de forma continua el riego sanguíneo, pues del mismo modo nuestro corazón se alimenta de Cristo, de Su sangre, de la oración, donde lo recibimos todo de Él, donde podemos abrirnos a su Amor, y donde comienza todo nuestro ser a funcionar de verdad. Y, al igual que, aunque tengamos muchas agujetas, la sangre sigue alimentando al músculo, ¡lo mismo pasa con Jesucristo! Por muchas agujetas que tengamos, ¡Él siempre sigue a nuestro lado, reconstruyendo y fortaleciendo nuestro corazón!

Hoy el reto del amor es hacer ejercicio. Solo necesitas dos cosas para ser feliz: la oración y el amor. Por ello, busca a Cristo, deja que su Amor te llene el corazón, y desde ahí, hoy dedica de tu tiempo a escuchar a todo el que el Señor te ponga en tu día.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor : la bendición del error


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LA BENDICIÓN DEL ERROR

Hace unos días, en el locutorio me contaron una historia que me entusiasmó.

Resulta que, hace tiempo, en una parroquia organizaron un campamento de verano. El asunto estaba cargado de buenas intenciones, pero la experiencia fue terriblemente mala. Tuvieron un montón de problemas y salió fatal.

Tal es así que el responsable de evangelización, un joven sensible y atento, viendo lo mal que había resultado todo, quiso animar y consolar a la monitora encargada del campamento.

Quedaron a tomar algo y, mientras hablaban, aquel joven sintió que el Señor le indicaba que tenía delante a la mujer de su vida.

Suena a cuento fantástico, ¿verdad? Sin embargo, los protagonistas de aquella historia estaban ante mí, en el locutorio, celebrando sus ya más de 30 años de feliz matrimonio. ¿Quién podría decir ahora que ese campamento fue un desastre? Para esta maravillosa pareja, ¡fue una insospechada bendición!

Justo en ese momento me acordé del evangelio que habíamos proclamado en la Eucaristía: “Si alguno no os recibe, al salir, sacudid el polvo de los pies” (Mt 10, 7-15). Ese versículo me había llamado mucho la atención aquella mañana, pues, como leí en un comentario, “puede ser que lo demos todo, y veamos frustrada nuestra obra; pero el fracaso no debe detener al discípulo de Cristo, sino ponerle en camino”.

Efectivamente, nosotros creemos en Cristo resucitado, nuestro Señor ha vencido a la muerte, ¡Él puede sacar vida de cualquier muerte!

Todas las situaciones, por muy feas que se presenten, en manos de Cristo se transforman en maravillosas bendiciones. Claro que Él, como buen artesano, actúa con paciencia… ¡nuestra tarea es confiar! Pero tienes motivos para ello: estás en manos de Alguien que ha dado su vida por ti, que te ama hasta la locura y que, en todo momento, busca para ti lo mejor. Tal vez no entiendas ahora, pero confía, ¡y verás maravillas!

Hoy el reto del amor es que sonrías. Te invito a que hoy seas consciente de que en todo momento Cristo cuida de ti y, si hoy tus planes no salen como te hubiese gustado, ¡haz un acto de confianza en el Señor! No desesperes, sigue caminando: sacúdete el polvo de la tristeza o la frustración, ¡sonríe, pues nuestro Señor es un amante de las sorpresas! Y, “Sus caminos son más altos que los nuestros”… ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor : llamando la atención


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LLAMANDO LA ATENCIÓN

Como ya te venimos compartiendo estos días, estamos haciendo limpieza a fondo en el Noviciado. Y no solo en el interior, sino también en la zona de huerta, que es donde ayer me tocó estar.

Aproveché la manguera para limpiar a fondo las sillas y las mesas que siempre están a la intemperie; para ello, estaba utilizando un bote cilíndrico alargado que contiene jabón en polvo dentro. Jubi me acompañaba, sin embargo, no estaba muy conforme con que no le prestase atención.

De repente, me levanto a cerrar el grifo, vuelvo a levantar la mirada… y por toda la hierba había un reguero blanco de jabón en polvo haciendo “eses”, espirales y otras formas geométricas no definidas.

Fui siguiendo el rastro (un largo recorrido por cierto) y llegué finalmente a la culpable del delito. Ahí estaba Jubi, moviendo el rabito y con la boca ocupada con el bote de jabón que me había robado. Corriendo fui a quitárselo y, ¿sabes qué hizo? ¡Correr más! ¡Había conseguido su propósito! Ya le estaba prestando atención.

Se las ingenió para quitarme lo que necesitaba para trabajar y que así estuviese con ella. Jesús se sienta a nuestro lado mientras estamos en nuestras cosas, pero no se queda parado por mucho tiempo; solo lo suficiente para ver cómo ingeniárselas para que Le veas actuar y Le prestes atención. Quiere que seas consciente de que Él está a tu lado, de que tus cosas son también Sus cosas.

Jesús actuaba así con los discípulos: estaban despistados y curaba a un ciego, siempre actuaba y quedaban admirados, volvían su atención a Él. Llegó un momento en que tenían la mirada fija en Él, vivían expectantes: ¿qué hará esta vez?

Hoy el reto del Amor es que prestes atención al Señor. Vive el día descubriendo los guiños que te hace en gestos pequeños: una sonrisa recibida, una llamada, un favor, la comida que tienes en la mesa… Dale gracias por cada pequeña llamada de atención que recibas, en ella te dice: “Estoy a tu lado y eres único para Mí”. Hoy va actuar de muchas maneras en tu día, ¡sigue el rastro y descúbrelo!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: trajinando en la despensa


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

TRAJINANDO EN LA DESPENSA

-¡Hoy vamos a limpiar alcachofas de la huerta!

Las demás hermanas comenzaron muy resueltas la tarea, pero yo (paleta de asfalto) me encontraba en “nivel cero”. En mi vida he limpiado un bicho de esos.

Rápidamente se lanzaron en mi ayuda. En un instante estaba preparada para el asalto: cuchillo, tijeras… ¡y guantes! Al parecer, las alcachofas tiñen las manos de color negro, por no hablar del amargor que dejan para un par de días.

Arranca estas hojas, pela el tallo, corta las puntas, ¡lleva trabajo el asunto! Y todo entre tirones, pinchazos y algún que otro bichito…

Cuando ya estábamos acabando, apareció la procuradora: el frutero nos regalaba un par de cestas de peras, que estaban a punto de estropearse. ¡A limpiarlas corriendo para hacer compota!

Aquello fue el cambio radical: había que lavarlo todo para no amargar las peras. Con los cuchillos limpios y ya sin guantes, continuamos la labor. ¡Qué diferencia! Las frutas eran suaves, se pelaban sin esfuerzo… ¡y algún pedazo nos tomamos de aperitivo! ¡Eso sí que era un trabajo agradable!

En la oración, me venía a la cabeza una frase que me dijo nuestro sacerdote: “Vivir es la infinita paciencia de recomenzar”. ¡Y qué verdad es! Aunque la labor era muy parecida, si hubiésemos trabajado las frutas con los cuchillos sin lavar o con los guantes, se habría estropeado todo.

Así el Señor va poniendo en nuestra vida etapas diferentes. Tal vez te dé la sensación de que son parecidas: un año más, un curso más… pero en cada momento Cristo te llama a empezar de cero, a dejarte sorprender. Y, para ello, ¡te invita a lavar tus cuchillos!

Ha llegado el verano, el curso ha terminado. Es el momento de descansar, de cambiar de actividad, pero, sobre todo, es el momento de poner en manos de Cristo todo lo que ha ido sucediendo estos meses, las alegrías, los triunfos, y también aquello que tenía un sabor amargo. ¡Cristo te invita a empezar de nuevo!

Y, con Él, las sorpresas están aseguradas. No te quedes atascado en el pasado, ¡el Señor te está preparando algo nuevo!

Hoy el reto del amor es que pongas en manos de Jesucristo el curso que ha terminado. Dale gracias por todos los logros y entrégale lo que no ha ido tan bien. ¡Empieza hoy a vivir la vida nueva que te ofrece! Pues el Señor “sin cambiar en nada, renueva el universo” (Sab 7, 27). Miles de aventuras te esperan, ¿te animas a volver a empezar? ¡Feliz verano y feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: todo llega si sabes esperar


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

TODO LLEGA SI SABES ESPERAR

“La paciencia todo lo alcanza”, nos decía nuestra santa castellana, Teresa de Jesús. Pero, qué difícil es ser pacientes y esperar en Dios. Sabemos que debemos confiar en que Él nos da todo a su tiempo, sin embargo, nosotros solos, por la impaciencia, somos los que desistimos y lo dejamos a medias. Pero, cuando Cristo te pone un deseo en el corazón, lo va a cumplir.

Hace dos años y tres meses publicamos el libro “Si no puedes perdonar, esto es para ti”. Desde que se publicó, en Londres nos pidieron la presentación, luego nos pidieron ejemplares para en misiones en África, más tarde también se pusieron en contacto con nosotras las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta… pero no teníamos la traducción en inglés.

Desde el primer momento tuve el deseo en el corazón de traducir el libro. Sentía que había personas que lo necesitaban, y lo intentamos con nuestras fuerzas, pero los varios intentos que realizamos fueron inútiles; las traducciones siempre se encontraban con obstáculos.

El otro día vino a el Padre Goyo con Elvira y Consuelo. Querían visitarnos y compartir con nosotras la liturgia. Hablando con ellos, salió el tema del libro y su traducción. Y, entonces, ¡el Padre nos propone traducirlo él!

Resulta que es un sacerdote que nació en España, pero que hizo su seminario en Estados Unidos, se ordenó allí, vive allí… Aquí viene un mes al año. Es retero, y el año pasado, cuando nos conoció, se llevó el libro y lo leyó. Ahora, en este segundo viaje, el Padre Goyo se ofrece a traducírnoslo y a llevarlo a Estados Unidos. Nos animaba a embarcarnos en esta aventura porque, según él, va a hacer mucho bien, ya que el perdón es piedra angular en la fe.

Mientras el Padre hablaba, yo no me lo podía creer. El asombro, la sorpresa, la alegría, la presencia del Señor me sobrecogió, empezaba a ver este sueño haciéndose realidad, volvía a empezar este camino.

Cuando llegué a la oración, solo hacía que dar gracias al Señor por traerme a este sacerdote. Ha pasado tiempo, sí, pero, a su tiempo, ¡ha hecho el milagro! Jesús siempre nos invita a tener paciencia, Él sabe esperarnos en cada momento, como supo ser paciente con sus discípulos.

Pero, ¡qué difícil es la paciencia cuando estamos metidos en un mundo de inmediatez! Todo lo tenemos al segundo o, como mucho, “en 24 horas”. A mí es de las virtudes que más me cuestan, porque soy hija de esta época.

En la paciencia he descubierto que aprendo a sufrir y tolerar las contrariedades y adversidades, y el Señor me regala su fortaleza y la alegría para no estar todo el día lamentándome. Me hace saber esperar con calma a que las cosas sucedan, ya que las cosas no dependen de mí, tengo que dar tiempo al Señor y confiar en Él porque, si no desconfío de su amor, Él me lo dará en el momento mejor para mí. En la paciencia, el amor se fortalece y se aquilata. Porque sabes que te aman, y que, en Sus manos, todo llega.

Hoy el reto del amor es saber esperar, renovar tu confianza en Jesús. Mira ese problema que te desespera, en el que estás a punto de tirar la toalla y rendirte. No, hoy pídele a Jesús que sea fuerte en ti, que te dé su paciencia, que fortalezca en tu interior la certeza de que te ama y está contigo. Y espera en el Señor, sé paciente, espera en el Señor.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: jugando a pidola


Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

JUGANDO A PIDOLA

El otro día me enviaron por e-mail esta imagen tan encantadora de Juan el Bautista y Jesús cuando eran niños, jugando a las cosas que suelen jugar los niños: al juego de saltar a pídola o al potro.

Pensé en el escultor al que se le ocurrió hacer esta sugestiva imagen. ¡En verdad que era un gran artista y también muy original y divertido! No conozco en toda la iconografía española cosa igual… ¡me encanta!

Poco a poco me fui dando cuenta de todo lo que significaba la imagen de Jesús y su primo Juan, jugando tan desenfadadamente, como si nadie los observara. Juan está debajo de Jesús, pero este se apoya con las dos manos en aquel, de forma que sostiene todo su peso. Juan manifestó a Jesús a todo el pueblo judío, fue su soporte.

El evangelio de san Juan dice que Juan Bautista dio testimonio de Jesús ante todos, proclamando que era el Hijo de Dios y era también el Cordero de Dios que lleva sobre sí los pecados de todos los hombres.

Juan Bautista sabía que tenía que menguar, que tenía que estar debajo de su primo y amigo. “Y mi alegría está colmada”, dijo Juan al ver a Jesús hablar y bautizar mejor que él: Jesús lo hacía con el Espíritu Santo y Juan, solo con agua.

Esta escena de los dos primos, me pareció que es toda una enseñanza sobre Jesús y Juan y su relación tan estrecha en el camino de la Salvación de los hombres. Por esto, no es de extrañar que también, ya de niños, manifestaran la fuerza del Evangelio… hasta en sus juegos.

Hoy el reto del amor es hacerse pequeño, como Juan, para que los demás crezcan y se manifieste en ellos que en verdad son hijos de Dios. Para ello, te invito a ceder en la palabra y los gestos, sobre todo ante los que parecen más insignificantes. Que hoy tu actitud manifieste el amor de Dios y su predilección por lo pequeño y pobre, su ternura por aquello que parece destinado al “descarte”, como predica nuestro Papa Francisco. ¡Que Jesús crezca en ti!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.instagram.com/noviciadodominicaslerma/

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!