¿Un mal despertar?


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿UN MAL DESPERTAR?

-¡Tock, tock, tock…!

Alguien tocaba a la puerta de mi celda mientras susurraba muy despacio:
-Israaaeel… Israaaaaeeeeel…

-¿Sí? -respondí a media lengua mientras me despertaba de un profundísimo sueño.

-¡Que son las seis y veinte!

-¿QUÉ…? Me he dormido… ya voy, ¡muchas gracias! -respondí al tiempo que encendía la luz, y me levantaba rápidamente.

Así comenzaba mi amanecer del viernes. Salí de mi celda directa hacia la galería para llegar hasta el baño cuando, aún desde lejos, Lety me miraba sonriente mientas me decía:
-Justo iba a ir a despertarte, al no verte por aquí me ha extrañado mucho, y me he imaginado que te habías dormido…

Creo que le pude devolver la sonrisa mientras intentaba abrir los ojos, pero aquel gesto y el de la hermana que llegó antes a despertarme se me clavaron en lo más profundo.

Son de esos gestos que te recuerdan con intensidad cómo te quieren los hermanos, cómo se preocupan por ti y están pendientes de que estés bien.

El cariño de los hermanos, el amor, es palpable. Y es que el amor se derrama en gestos que llegan al otro como una cascada de agua fresca. Estos levantan y llenan de vida hasta en el día más torcido.

Sí, todo apuntaba a un día de mal humor, porque… si te duermes, ya no te da tiempo a ducharte; si no te duchas, bajas dormido al coro; y estar luchando contra el sueño mientras quieres rezar… suele provocar mal genio. Y, sin embargo, dos sencillos gestos de cariño te devuelven a la paz.

Y es que, cuando recibes un gesto de amor gratuito, suscita dentro de ti un descanso. Te abre camino para entrar también en la gratuidad, para dejar a un lado lo que te atasca y pasar de tu propia autoexigencia.

Así nos ama el Señor, en gratuidad pura. Y así lo vemos palpable en los evangelios, cuando un gesto de Amor de Cristo (una mirada, una caricia, una llamada a su seguimiento…) provocaba en el otro un cambio del motor de sus vidas. Cada uno de ellos dejaron atrás su pasado y fueron entrando en la gratuidad de vivir a costa de Cristo.

Hoy el reto del amor es tener un pequeño gesto de amor gratuito. Hoy es martes, y para muchos el segundo día de trabajo después de las vacaciones. Seguramente parezca un día deprimente o de mal humor, pero mira lo que puede hacer un solo gesto de amor gratuito. Entra tú también en la gratuidad del amor de Cristo y llévala a todos los de tu alrededor.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Hemos recibido numerosos mensajes preguntando cómo adquirir el libro "Si no puedes perdonar, esto es para ti". Si estás en España y quieres recibirlo desde nuestro monasterio, manda un correo electrónico a

libroperdondominicaslerma

indicando tu nombre, apellidos, dirección postal (calle, número, piso, letra y código postal) y tu teléfono. Nos pondremos en contacto contigo. Si quieres te dediquemos tu ejemplar, sólo tienes que decirlo. ¡Feliz día!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: sentimientos encontrados


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Ayer vivimos un día muy especial en nuestra comunidad, ya que las monjas tuvieron capítulo (reunión de las monjas que han hecho la Profesión Solemne) para votar a Sión. Es decir, para aprobar la renovación de sus votos temporales y su paso a vivir en la comunidad.

Sí, dentro de tan sólo dos meses, Sión saldrá del Noviciado y se mudará a vivir con la comunidad, y, al cabo de un año, tendrá lugar su Profesión Solemne.

Ella está feliz, y muy consciente de los siguientes pasos a dar. Es una monja enamorada del Señor que desea entregarse sin reservas.

Desde hace tiempo estamos preparándonos para este momento. Y yo pensaba que lo tenía bastante asumido, pero, cuando nos avisaron a Joane, a Sión y a mí de que fuéramos al capítulo para saber el resultado de la votación… sentí un gran nudo en el estómago. Aquello que veíamos venir de lejos se ha hecho realidad. Tras tantos años conviviendo juntas, creciendo juntas, viviendo de Cristo y dándole a conocer juntas… para Sión ha llegado el momento de dar el siguiente paso, y, para nosotras, el momento de entregarla.

Al oír el eco de un cúmulo de sentimientos encontrados en mi interior, me reía de mí misma, porque comprendía que eran sentimientos parecidos a los que tienen unos padres (o hermanos) cuando uno de sus hijos (o hermano) les comparte que se va de casa para responder la llamada del Señor. Y digo que me reía porque nosotras sólo dejaremos de convivir durante poco más de un año…

Sin embargo, me valió mucho el sentir todo aquello, ya que el Señor me mostró cómo tantos padres han ido haciendo este acto de entrega. Al final, todo padre ha tenido que entregar a su hijo a otra persona, o al sacerdocio, o a la vida consagrada. Y es que el Amor es entrega, el Amor es no reservarse nada para sí, sino buscar la felicidad del otro sabiendo que, aunque al corazón le cueste que se tenga que ir, termina por vencer el Amor que libera a la persona que quiere.

Hoy el reto del amor es liberar a esa persona que te cuesta soltar de tu corazón. Tu hijo o hija, tu amigo o hermana… también tú tienes alguna persona en tu corazón que te cuesta entregar, que te gustaría que fuera de otra manera… pero no te pierdas la oportunidad de vivir este tiempo a su lado. Un amor así, nunca desaparecerá, porque el verdadero amor es eterno.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:investigación a fondo


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

INVESTIGACIÓN A FONDO

Mientras estábamos rezando todas juntas en la iglesia, me llegó de golpe un fuerte olor a café. Se fue pasando, pero, a los pocos minutos, de nuevo aquella bofetada en el olfato…

Empecé a ponerme nerviosa con ese olor que tan poco me gusta. Miré a derecha e izquierda tratando de encontrar a la culpable.

“¿Quién habrá sido? Con la de tiempo que ha pasado ya del desayuno, ¡se habrá tomado un litro de café para oler así…!”

Y venga a mirar, tratando de averiguar el origen del olor. ¿No harías tú lo mismo?

De pronto, el corazón se me puso a millón, como si me hubiese tomado yo el litro de café: en la manga de mi hábito, blanco, limpio y recién puesto… ¡había una enorme mancha marrón! ¡La que olía a café era yo! Al menos me quedó el consuelo de haber resuelto el misterio…

Ese mismo día, en Vísperas, el dominico que nos ha estado acompañando estos días, comentó: “En nuestra jornada, tenemos miles de detalles pequeños que nos están llamando a investigar: el sol, una sonrisa, un gesto amable… Si somos capaces de buscar su origen, de mirar más allá, ¡descubriremos que detrás de cada cosa está Cristo diciéndonos que nos ama! ¡Hay que buscar el auténtico origen!”

Sentí que hablaba para mí. El Señor me decía que, en nuestro día, miles de detalles cotidianos nos invitan a llegar al Misterio. Son cositas pequeñas, ¡que huelen a Eternidad! Ahora le pido al Señor que me regale buscarle detrás de cada acontecimiento… ¡con el mismo ímpetu con el que busqué quién estaba detrás del olor a café!

Y nuestro hermano dominico terminó dando un consejo: “La ‘palabra mágica’ que hace que la realidad se vuelva transparente, que nos permite ver lo que hay detrás es… «gracias».”

Hoy el reto del amor es investigar a fondo. Pídele al Señor poder descubrir un gesto de cariño que tenga alguien hacia ti, por pequeño que sea. Da las gracias a esa persona… ¡y al Señor! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: peligroso contagio


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PELIGROSO CONTAGIO

La llegada del calor da pie a hablar sobre nuestros helados o refrescos favoritos. En ese tipo de conversaciones, Joane siempre saca a relucir la leche merengada.

Reconozco que soy súper golosa y que no pongo mala cara a ningún tipo de postre, pero he de admitir que la leche merengada no era algo que me llamase especialmente la atención. Sin embargo, a fuerza de estar juntas, se ve que todo se acaba pegando…

Resulta que hace un par de días… ¡nos regalaron una botella de leche merengada! ¡¡En mi vida la había cogido con tantas ganas!! ¡Me supo deliciosa!

Realmente no hay nada como estar al lado de una persona entusiasta: ¡te acaba contagiando hasta los gustos gastronómicos! ¿Acaso no te ha pasado a ti alguna vez?

Ver comer a alguien un plato disfrutándolo, deleitándose; tener al lado a una persona que vibra con un deporte, o que goza descubriendo todos los detalles ocultos de una obra de arte… ¡despierta tu propio interés! Dan ganas de asomarse a eso que parece tan maravilloso…

¡Nada como tener al lado a alguien entusiasta! ¡Te acabas contagiando!

Y… ¿no es lo mismo con Jesucristo?

La mejor forma de evangelizar es… ¡por contagio! ¿Has conocido alguna vez a alguien entusiasmado con el Señor? Y, al estar junto a esa persona, ¿no te pasa que descubres más el paso de Cristo en tu vida, sientes más su amor… le ves con más facilidad? ¡Algo así les tuvo que pasar a los discípulos! ¡Se entusiasmaron con Cristo!

Creo que, si queremos llevar a alguien querido hacia el Señor, lo mejor que podemos hacer es… ¡entusiasmarnos y vivir! Si te ven feliz, el contagio está asegurado.

Hoy el reto del amor es entusiasmarte. Para ello, dedica unos minutos a parar con Jesucristo. Busca una canción de adoración o un mensaje de esa persona que te lleva al Señor y compártelo con Cristo: ¡deja que se te encienda el corazón! Hoy vive la jornada con una sonrisa y, si alguna nube oscurece tu día, recuerda: Cristo considera que vales tanto… ¡que ha dado su vida por ti! Un amor tan grande, ¡dibuja la mejor de las sonrisas! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ataque nocturno


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ATAQUE NOCTURNO

Ayer estábamos en el recreo de la noche y, como era domingo, lo compartimos con las hermanas de Comunidad. La Madre Priora dijo que el recreo sería en la huerta (en la zona de Comunidad tenemos unos bancos en los que nos sentamos y compartimos).

De repente, estoy tan tranquila escuchando a mis hermanas… y cae sobre mi escapulario un excremento de ave. Sí, un pájaro hizo sus necesidades justo encima de mí.

Me quedé mirando el escapulario, la mancha que me había hecho, y no daba crédito a lo que me acababa de pasar.

Dentro de mí se desató un buen enfado: el hábito me lo acaba de poner limpio, sentía que ese pájaro me había invadido, me había ensuciado… y todo sin pedir permiso, sin que me diese cuenta. Para cuando lo vi, ya estaba en mi escapulario.

Lo que me salía era mirar al cielo buscando al culpable. En ese momento, una hermana se levantó y me dijo:

-No te preocupes, dame el escapulario, que te lo limpio.

Se lo entregué y se marchó a quitarme la mancha. La verdad es que el amor de esta hermana, su sonrisa, su paz, su naturalidad, fue el bálsamo para curar mi enfado. No le dio la más mínima importancia y, con una alegría desbordante, me hizo este servicio.

Así actúa Jesús ante nuestros enfados: muchas veces mueve el corazón de la persona que tienes a tu lado para devolverte la Paz. Jesús le regala a esa persona el don del servicio y del amor para que, con sus dones, pueda paliar tu enfado. No mires a esa persona como tal, es Jesús el que está en ella actuando para tu bien. Y lo más importante es dejarte amar; estamos creados para amar y que nos amen.

Hoy el reto del amor es descubrir a Cristo en un gesto, en una palabra, en un servicio que alguien tenga hacia ti. Cuando reconozcas a Cristo en esa persona, párate y dale gracias al Señor por ello. Jesús hoy se te manifestará a través de esa persona, sirviéndote. Pero ten cuidado: que la mancha no te distraiga del amor, que la pasión no te nuble la razón, para que puedas ver con los ojos de Cristo.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: unión inseparable


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UNIÓN INSEPARABLE

En la zona ajardinada de la huerta tenemos una mesa y varias sillas de plástico, y ayer fuimos allí durante el recreo de la noche.

Como estaban llenas de polvo y ramitas, inclinando las sillas, dimos unos golpecitos en el respaldo para que se cayese todo, ¡y listo!

Cuando sonó la campana de Completas, quise levantarme… ¡pero descubrí que me había quedado pegada! Resulta que mi silla había estado debajo del pino, y se había llenado no sólo de polvo y ramitas; ¡estaba llena de resina!

Intenté limpiarme rápidamente, pero al final fui a Completas con las manos pegajosas y cachitos de pañuelo pegados por todas partes…

La situación fue muy cómica, ¡y ahí vi al Señor! Sí, ¡su amor es como la resina! ¡Hace que todo se pegue!

Tal vez haya momentos en que deseamos que nuestra vida sea estar a solas con Cristo. Si es que, cuando estamos sólo con Él, ¡todo es muy fácil! QuererLe es sencillo, su amor es grande… ¡pero el Señor no quiere que andemos en solitario!

Si te fijas, Cristo tiene un interés enorme en que formemos familia, comunidad: “amaos los unos a los otros”, “donde dos o tres estén reunidos en mi Nombre, ahí estoy yo”…

Cristo nos llama a su intimidad, sí, ¡pero es una intimidad pegajosa! Nos llama a estar a solas con Él, nos llena de su Amor, ¡para repartirlo después a los demás!

Hoy el reto del amor es acoger con cariño a una persona cuando se acerque a hablarte. Jesús quiere hacer de ti un corazón lleno de “resina”, a quien no le resbalen las personas, un corazón capaz de acoger a todo el que pase a tu lado. ¿Y sabes qué es lo mejor? Que el amor de Cristo, como la resina, ¡también se contagia! Quien se siente amado, ve la vida con otros ojos, ¡y acaba amando a los demás! Así pues, hoy déjate tocar por el amor de Cristo, ¡y deja que se te peguen los demás! ¡Feliz domingo!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: cierra los ojos


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CIERRA LOS OJOS

Finalmente, fray Vicente (el sacerdote dominico lesionado en el Camino de Santiago), se ha quedado de reposo y oración unos días junto a la Comunidad. Como dice él mismo, ha pasado “de lesionado a capellán”, y para nosotras está siendo un regalo, pues, a parte de cuidar de la gente que llega, tenemos la suerte de que predique en la Eucaristía y las Vísperas cada día.

Y en ésas estábamos: la lectura de Vísperas proclamada y llegó el momento de escuchar su predicación. ¿Sabes qué nos pidió? Que cerrásemos los ojos.

Cerrar los ojos, qué gesto tan sencillo… pero me descubrí en primer lugar mirando si el resto de monjas los habían cerrado ya (otras reconocieron haber hecho lo mismo). Al comprobar que participaban, también yo los cerré, pero me temblaban en su empeño por abrirse para cerciorarse de que todas seguían con los ojos cerrados. Y, finalmente, después de hacer un acto de confianza, pude disfrutar de la reflexión que nos planteaba.

Cerrar los ojos nos genera inseguridad, desconfianza. Y también otras situaciones nos generan los mismos sentimientos: el futuro incierto, la enfermedad, esa dificultad por la que estás pasando… Cuántas cosas nos hacen temer cerrar los ojos y que vivamos en actitud de desconfianza, envueltos en sensación de temor y de peligro.

Sin embargo, cuando logres cerrar los ojos, te sentirás libre. Cristo está a tu lado, permanece siempre y camina contigo en esta situación. Si confías en Cristo, cortarás las raíces de lo que te destruye por dentro. Si confías en que Cristo está junto a ti, sentirás que el temor desaparece. Sé niño que se abandona en los brazos de su Padre; no temas más, Él está a tu lado.

Hoy el reto del amor es que cierres los ojos confiado. No te quedes en tus miedos y, cuando te vengan, agarra un crucifijo y háblate con fuerza, diciéndote: “No estoy solo”. No temas cerrar los ojos, porque Él siempre vela por ti.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: el evangelio en mis manos


Hola, buenos días, queridos reteros. Hoy queremos dar la bienvenida a sor Matilde, una hermana profesa solemne de nuestra comunidad que, a partir de ahora, nos acompañará también con sus retos. ¡Gracias, Matilde, por querer compartir con nosotros tus experiencias, gracias por llevarnos al Señor! Y, ahora sí, ¡aquí va el reto!

Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL EVANGELIO EN MIS MANOS

Todas las tardes, en la oración, leo el Evangelio. Quiero que Jesús, con su Palabra, me regale algo de su misterio: “Todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer”.

Sin embargo, cuando comienzo a leer, siempre noto que su Palabra está “velada”. Este hecho no me aparta de repetir y orar aquellas frases que me marcan más; y así sigo, hasta que mi memoria retiene palabras y frases. Las retiene, las repite, las quiero masticar hasta triturarlas, hacerlas mías… y veo claro que lo de menos en la Palabra de Jesús es el entenderla. Aunque Él mismo, a los discípulos de Emaús, “les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras”.

¿De qué comprensión hablaba Jesús? Del entender la fe, porque la fe se “percibe”, y ésta es un regalo de Dios. Por tanto, es algo sobrenatural. Se tiene y se vive, nos tiene como una madre sostiene a su niñito en brazos, y hay que dejarla que nos nutra y haga su obra en nosotros.

Así siento que la Palabra me va tomando para Sí. Yo no entiendo este camino de gracia y Don, pero sé que Ella está ahí conmigo, aunque no sé a dónde me lleva ni a dónde va, ni de dónde viene… es como el viento y el Espíritu, que nos coge y nos arrastra adonde Él sabe… Pero lo importante para mí es que sé que Cristo sí sabe de dónde viene y a dónde va, sé que Él es el amor, y se llama Amor, y se me da como amor.

Hoy el reto del amor es que te sientes tranquilo con el Evangelio entre tus manos y que lo leas despacio. Escucha en tu corazón lo que quiere decirte hoy el Señor. Si nunca has cogido el Evangelio de esta manera… ¡déjate sorprender por Cristo! ¡Él tiene algo que decirte!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:huracán en el baúl de los recuerdos


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

HURACÁN EN EL BAÚL DE LOS RECUERDOS

Hace un par de días tuvimos un vendaval como no habíamos visto nunca: ¡parecía que iba a salir volando el monasterio!

El convento no, pero los que sí volaron fueron dos cubos de basura que tenemos en la huerta. ¡No son precisamente pequeños y estaban casi llenos! Pero el viento pudo con ellos, los arrastró, se salió la basura… ¡nuestro jardín parece un vertedero!

Pero ahora recoger tiene hasta un punto divertido: ¡es como si hubiésemos volcado el baúl de los recuerdos! Ahí están los sacos vacíos de abono, los semilleros de plástico que se rompieron cuando nos trajeron las plantitas, el gorro que robó (y destrozó) Jubi, restos de cemento de la construcción del terrario de las tortugas… ¡Cada cosa esconde retos e historias!

En ese momento me acordé de algo que Lety nos dice muy a menudo: la importancia de hacer memoria de Jesucristo; es decir, recordar tu historia pidiéndole al Señor verLe en ella.

No sé cómo ha sido tu trayectoria hasta aquí, si conociste pronto a Cristo o si te encontraste con Él más tarde, si tienes una vida espectacular o una vida que necesita ser espectacularmente transformada… Pero una cosa es cierta: Cristo no se ha apartado jamás de tu lado.

No importa los caminos que hayas tomado. Jesucristo nos ha dado su Palabra: “Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. ¡Y Él, que es la Verdad, no puede mentir! Su amor es incondicional, siempre permanece. Por eso, no hay dudas: ¡Él está en tu historia!

Hoy el reto del amor es hacer memoria de Jesucristo. Te invito a que, en tu oración… ¡dejes que el Viento del Espíritu remueva tu baúl de recuerdos! Pídele que ilumine tu historia, ¡descubre a Cristo en ella! Hoy recuerda tres acontecimientos de tu vida en que viste (o ves ahora) la mano del Señor, y dale gracias por ello. ¡Tienes muchos más de tres, créeme! Ya ves que hasta en la basura habla el Señor… ¡Feliz y huracanado día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: como un niño en brazos de su madre


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

COMO UN NIÑO EN BRAZOS DE SU MADRE

Hace unos días, en una visita venía un pequeño de un añito con su madre. Al cabo de un rato, mientras los demás estábamos compartiendo, me fijé en que ella se lo llevaba atrás y, sujetándole entre sus brazos, tomó un aerosol para tratar de aplicárselo. Era en un formato especial para bebé, de manera que el aerosol quedaba enganchado en una especie de tubo que desembocaba en una mascarilla para que él pudiera respirar la medicina bien. De manera que la madre le puso la mascarilla y presionó el aerosol.

Nada más sentir la mascarilla cubriéndole la boca y la nariz, el niño comenzó a llorar desconsoladamente: pataleaba, se revolvía… estaba enfadado, sólo quería quitarse aquel cacharro de la cara.

Yo lo veía y reflexionaba sobre los sentimientos que veía en su rostro lloroso. Claro, aquel pequeño debía de sentirse como si le estuvieran ahogando, él no puede entender que su madre le tenga que hacer eso. Y, sin embargo, no sólo es bueno para él, sino necesario para abrir bien esos bronquios que tiene cerrados.

Esta misma actitud refleja nuestra vida, porque cuántas veces no comprendemos por qué el Señor permite que tengamos a esa persona en el trabajo, o a ese hijo que no sabes qué más hacer con él, o esta circunstancia que no entiendes… Sientes que te ahoga la situación, si pudieras te lo quitarías de encima, como el bebé quería hacer con la mascarilla. Y además, nos ocurre como a él: nos cuesta entender qué puede tener de bueno para nosotros.

No entendemos, pero es que nuestros ojos tienen una visión muy, muy reducida. Sin embargo, Cristo no permite las cosas que te ocurren “porque sí”; todo tiene un sentido y sólo necesita que no huyas de ello, sino que lo vivas de Su mano, y Él lo hará en ti.

Él se va a valer de esa situación para sanarnos, abriéndonos los pulmones, ensanchando nuestro corazón y haciendo que podamos respirar un aire nuevo, limpio, para que ninguna situación nos ahogue.

Cuando le dejo hacer esto en mí, experimento cómo Él trasforma mi vida, mi relación con los demás, enriqueciéndome para poder vivir desde un amor resucitado, ancho y dilatado. Cuando se trata de amar, Él no quiere límites en tu vida, porque quiere darte el don de poder amar a esa persona que jamás imaginarías poder tratar.

Hoy el reto del Amor es observar a los pequeños que te encuentres en tu día. Ellos te llevarán hoy al Señor, mostrándote cómo te ama el Señor y cómo desea que vivas, así, colgado de Él.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!