Reto de amor: equipo


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EQUIPO

Hace dos días, salía yo tranquilamente de la oración de la tarde, cuando, de pronto…

-¡¡He perdido mi anillo!!

El anillo plateado que me entregaron en la Toma de Hábito ya no estaba en mi dedo. ¡¡Qué disgusto!!  

Fui repasando mentalmente todo lo que había hecho a lo largo del día, ¡pero es que había trajinado muchísimo! Había limpiado los baños, lavado hábitos, guardado ropa…

Fui recorriendo todos los lugares, ¡hasta miré por el desván!, pidiéndole continuamente al Señor que me iluminara… Todo sin éxito. ¡No te imaginas qué angustia!

-¡Tienes que rezar a san Antonio! -me animó sor Matilde- Un padrenuestro, un avemaría, un gloria… ¡y lo encuentras!

Ella es súper fan de este santo, pero admito que yo soy de las que prefieren “ir directamente al Jefe”. Cuando le expuse mi falta de fe, rápidamente me respondió:

-Bueno, yo rezaré por ti. ¡Ya verás cómo san Antonio te lo encuentra!

Minutos después bajé al contenedor de la basura, pues recordé que el día anterior había tirado una bolsa.

Abrí el contenedor, busqué la bolsa en cuestión… ¡y ahí estaba el anillo, a primera vista! ¡Mis gritos de alegría se oyeron por todo el convento, te lo aseguro!

No puedo negar que san Antonio tuvo algo que ver, ¡y eso que yo me negaba en rotundo a incluirle en la búsqueda! Pero creo que, con todo lo que ha pasado, el Señor está queriendo decirme… ¡que le gusta el trabajo en equipo!

Es impresionante lo mucho que nos fascina ser autosuficientes. Si podemos hacer algo sin necesitar de nadie, nos sentimos realizados, valiosos, a gusto. Es extraña y agradable la sensación de que el éxito o fracaso de un trabajo depende sólo de ti, pues sientes que, si trabajas duro, lo conseguirás, y será algo realmente tuyo.

Sin embargo, ¡qué distinto es el Señor! Él, que es el Todopoderoso, se hace Niño; es decir, se hace totalmente dependiente, para necesitar de cada uno de nosotros, ¡Él, que podría no necesitar de nadie!

Y se ve que sus gustos no han cambiado mucho en estos años… Cristo cuenta con todos los santos de la Corte celestial, ¡y espera que nosotros hagamos lo mismo! Creo que le apasiona que seamos una gran familia en la que todos cuidamos de todos.

Hoy el reto del amor es trabajar en equipo. Te invito a que hoy hagas alguna actividad en compañía. Seguro que puedes hacerla tú solo, ¡pero, créeme, en equipo se descubren muchas más posibilidades! Y, en tu oración, te invito a que hables con el Señor: ¡elegid juntos un santo protector para este año! El Señor te cuida cada día, ¡pero tienes a uno de nuestros hermanos mayores deseando también ayudarte! Son… cosas de familia 😉 ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: castañas quemadas


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CASTAÑAS QUEMADAS

El día año nuevo, es tradición en la Comunidad asar castañas como postre para la cena. La verdad es que salen buenísimas; este año olía por todo el pasillo…

No pusimos a cenar y, como era un día de solemnidad, la cena era en la sala, con sobremesa. Empezamos a compartir… y nadie se acordó de las castañas.

Al final, una hermana dice:
-Las castañas están en el horno…

Las trajeron envueltas en papel de periódico y, cuál fue la sorpresa que, como habían estado demasiado tiempo en el horno, se habían quemado: ¡imposible quitarles la cáscara!

Esto me hizo pensar mucho, porque me dije: “Las cosas hay que cuidarlas hasta el final”. De poco vale hacer unas buenas castañas si luego se acaban quemando.

Y esto es lo que pasa con el amor: en el momento en que lo das por hecho, desaparece, se acaba. Porque conviertes el amor en una cosa. Y empiezas a utilizarlo.

Jesús siempre cuidaba todo hasta el final. Un día estaba predicando. Ya llevaba varias horas, y vio que la gente estaban hambrienta y desfallecida. Mandó a todos sentarse. Preguntó a los discípulos qué tenían, ellos dijeron que unos panes y unos peces. Se los dieron, Jesús lo bendijo, los repartieron… y, al final, recogieron todo lo que sobró.

Jesús cuida todos los detalles, ve a las personas y valora las cosas, por eso pide que se recoja lo que sobra. Cuando lo que recibimos lo acogemos como un regalo del Señor, en ese momento lo cuidamos y lo valoramos.

Hoy el reto del amor es cuidar hasta el final algo que tengas entre manos, algo sencillo, como puede ser una llamada por teléfono. Al despedirte, dile algo cariñoso o cercano, o, si invitas a alguien a un café, llévalo tú hasta la mesa. No busques grandes cosas, acaba bien lo que tienes entre tus manos, verás qué felicidad te trae.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: deja que llene tu plato


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

DEJA QUE LLENEN TU PLATO

Cada 1 de enero hay un momento muy entrañable en la Comunidad: el reparto de las compañeras.

En una bolsa de tela, se meten, escritos en papeles, los nombres de todas las monjas. Las dos más pequeñas los vamos sacando, cogiendo cada una un papel sin mirar. La hermana que te toca será tu compañera a lo largo del año (oras por ella, ella por ti, tienes detalles con ella y le haces los regalos de su cumpleaños).

Según van saliendo las parejas, se dan un abrazo. En cuanto ya están todas nombradas, corremos a la cocina y cogemos cada una un plato lleno turrones, fruta, chocolates, pasas…

En ese momento, te acercas a tu nueva compañera a ofrecerle de tu plato. Es un momento muy divertido, pues una coge del plato de la otra, intercambias cosas… para finalmente quedar los platos con los gustos de cada una.

Nos impresionó porque, al juntarnos cuatro después del reparto, una tenía el plato lleno de pasas; otra, de fruta; otra, de chocolates; y la otra, de turrones. Era ver la diversidad de la comunidad: ¡cada plato era diferente y todas contentas! A cada una nos gustan unas cosas y, al final, los platos quedan perfectamente repartidos.

Me di cuenta de que nosotros somos como ese plato lleno de cosas de todo tipo: cosas que nos gustan, cosas que no… pero es en la entrega, al darnos a los demás, cuando recibimos y damos lo que otros necesitan, donde se equilibra todo.

Muchas veces, tú, como artista, llenarás el plato del racional con tu creatividad; el racional ayudará a sopesar al pasional aquello en lo que está apunto de adentrarse, mientras que el pasional dará entusiasmo a aquel que le cuesta emprender.

Empezamos el año. Ayer arrancamos motores en nuestras casas y hoy comenzamos a caminar con el plato lleno. Prepara tu corazón para la entrega (pues son muchos los dones que te ha regalado el Señor) pero disponte también para la acogida. Muchas veces pensamos que sólo nosotros podemos dar, que tenemos lo mejor, ¡pero qué grande es descubrir que los demás pueden llenar nuestro plato!

Jesús Niño se deja hacer, deja en nosotros toda su confianza. Sabe que con Su plato es suficiente para llenar de plenitud a toda la Humanidad; sin embargo, empieza siendo pequeño, dejándose hacer, coger y cuidar. Totalmente vulnerable, para dejarnos entrar en Él, para que se pueda dar un verdadero encuentro.

Hoy el reto del amor es que cedas, que confíes en los demás. Es verdad que tienes mucho que dar a los “platos” de los demás, pero hoy prueba a acoger las propuestas de otras personas: propuestas sobre ideas para planes de estos días, propuestas sobre ideas para pedir a los Reyes Magos, propuestas sobre el  trabajo, o simplemente… ¡déjate querer! Dejar que llenen nuestro plato es soltar nuestros esquemas para permitir que el otro pueda entrar y, juntos, todo se transforma en un delicioso manjar.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: todo queda en familia


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TODO QUEDA EN FAMILIA

Hace tiempo empecé a leer un comentario de los evangelios del nacimiento de Cristo y, la verdad… no llegué a acabarlo.

El pobre autor se atascaba tratando de encontrar una explicación de por qué los evangelistas dicen que María “dio a luz a su hijo primogénito”, en vez de decir “unigénito”. El asunto le resultaba espinoso, casi que un error por parte de los evangelistas.

Lo cierto es que me perdí a la mitad del razonamiento. Seguro que eran unas estupendas elucubraciones de alta teología, ¡pero no había quien le siguiera! Me consolé pensando que lo mío es encontrar a Cristo “en zapatillas y entre los fogones”…

La cuestión es que, hace un par de días, ¡el Señor me hizo entenderlo todo de golpe!

Es cierto que Jesús es el único hijo que tuvo María, pero, en el espíritu, ¡tiene muchísimos más! En el Calvario, Cristo nos la entregó como madre. ¡Y así lo vivieron todos los apóstoles! Creo que por eso prefirieron decir que Jesús era su hijo, no “unigénito”, sino “primogénito”… ¡Se sentían, ellos también, hijos!

Y así, desde entonces, María ha ido acogiendo en su regazo a cada alma que nace a la fe. ¡Y eso te incluye a ti!

Cristo te entrega a su Madre. Ella es la persona que más le amó, la que mejor supo escuchar la voz del Señor en todo momento… y, aunque no siempre comprendiera, la que siempre confió.

María cuida tus pasos, y, como buena Madre, desea guiarte y enseñarte a seguir al Señor. ¡¡La mejor forma de empezar el año es de su mano!!

Hoy el reto del amor es que pongas el año que ha nacido en manos de la Virgen. Pídele que en este nuevo año que hoy comenzamos, Ella modele tu corazón para que puedas amar cada día más al Señor. ¡Prepárate para disfrutar este año! Tu Madre te cuida… ¡y tienes el mejor Hermano Mayor! Con tan buena compañía, ¡a por el 2018! ¡Feliz año!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: bautiza el 2017


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

BAUTIZA EL 2017

¡Ufff, querido retero, cuántas cosas vividas en este año! Ahora, en la oración, miraba este 2017 y me daba cuenta de cuántas oportunidades para amar ha traído; unas aprovechadas… y otras se me pasaron; de unas aprendí, y de otras disfruté.

Me venía a la cabeza y al corazón el pasaje de Eclesiastés 3, donde dice:

“Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo: Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir; su tiempo el plantar, y su tiempo el arrancar lo plantado. Su tiempo el matar, y su tiempo el sanar; su tiempo el destruir, y su tiempo el edificar. Su tiempo el llorar, y su tiempo el reír; su tiempo el lamentarse, y su tiempo el danzar. Su tiempo el lanzar piedras, y su tiempo el recogerlas; su tiempo el abrazarse, y su tiempo el separarse. Su tiempo el buscar, y su tiempo el perder; su tiempo el guardar, y su tiempo el tirar. Su tiempo el rasgar, y su tiempo el coser; su tiempo el callar, y su tiempo el hablar. Su tiempo el amar, y su tiempo el odiar; su tiempo la guerra, y su tiempo la paz.”

Y, orando con este texto de la Escritura, en cada palabra iba poniendo un acontecimiento: tiempo de nacer (el nacimiento de Luis), tiempo de morir (mi abuela Argentina y mi tía Concha), tiempo de plantar (ayuda espiritual a personas concretas)…

Así en cada uno, y daba gracias al Señor por todo lo que me ha concedido vivir este año. No ha sido un año vivido sin más; ha sido un año donde lo único que he querido ha sido vivir de Cristo desde el Amor. Y esto es lo que, día tras día, te escribimos: que Cristo te ama, así tal y como eres; que muere y resucita por ti, para que tú puedas tener vida y vida feliz; que la felicidad existe, y se encuentra en nuestro Dios y, desde Él vivir todo lo demás. Mi felicidad la he encontrado orando y amando.

Hoy el reto del amor es poner nombre a cada verbo del texto del Eclesiastés. Entra en una iglesia y siéntate un ratito. Dedícale al Señor unos minutos para darle gracias y ver cómo Él ha estado en tu vida todo este año. Y, al final, bautiza tu 2017: quédate sólo con una cosa, la que más te ha marcado y te ha hecho feliz.

Te deseo que en este 2018 que empezamos sigamos viviendo de Cristo desde el amor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: tómalo en brazos


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TÓMALO EN BRAZOS

Todos los años, cuando ya se acerca el 31 de diciembre, hacemos un día de retiro. Este año lo hicimos ayer, día 29.

Fue un regalo poder parar a orar en medio de estos días, tan llenos de Vida, y, a la vez, en los que es tan fácil quedarse en lo exterior…

Aproveché para pasar ratos orando con el Niño Jesús en brazos. Y me planteaba con asombro cómo es posible que Dios, el que todo lo puede, el que es eterno, el que es nuestro Rey y Señor, eligiera nacer en un establo. Y le hemos dado este apodo, que suena más fino, pero un establo es una cuadra, donde se guardan los animales, que no es precisamente el lugar más acogedor para el Mesías. Y, sin embrago, Él nació allí.

Poco a poco, con el Niño en mis brazos, me asombraba más al descubrir de una manera nueva que Él tenía que nacer en un sitio así para que nosotros nos pudiéramos creer que, donde quiere nacer, es en nuestro corazón.

El nuestro es un corazón pobre, muy pobre, que no siempre es acogedor, y que muchas veces nos hace toparnos con nuestra debilidad…

Pues es ahí donde Él se quiere encarnar, donde quiere nacer y habitar. Aquella noche, todo ese establo se llenó de Luz, de pastores, de la presencia viva del Dios hecho hombre; y esto mismo sucede en nuestro corazón cuando reconocemos que somos “cuadra” y no el palacio que nos gustaría ser.

Hoy el reto del amor es tomar al Niño Jesús en tus brazos y orar 10 minutos con Él. Deja que sea Él quien te interpele. Él ha venido a salvarte, pero… ¿de qué necesitas ser salvado? En tu cuadra está la respuesta.

¡VIVE DE CRISTO!

PD: Quizás te pueda ayudar para orar con el Niño Jesús este artículo que publicó Lety en la Nochebuena del año pasado:

“El secreto de la cuadra”

http://www.alfayomega.es/84857/el-secreto-de-la-cuadra

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: paz alegre


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PAZ ALEGRE

Mi celda de comunidad está justo encima de la sala de trabajo. Ayer, mientras me cambiaba la ropa, subía el barullo de la fiesta. No lograba captar ninguna palabra, pero se notaba que había muy buen ambiente. Hasta que, un segundo después, llegó nítido el sonido de los aplausos y el grito unánime:

-¡¡INOCENTE, INOCENTE, INOCENTE…!!

Sonreí para mis adentros. “¡Vaya!”, pensé, “ya ha caído uno”…

Sí, sí, porque el reto de ayer… ¡¡era una inocentada!! ¡De principio a fin! Y, aunque hay Cabalgata de Reyes en Lerma, no han pedido voluntarios, ni el Parador ha ofrecido habitaciones…

Para todos los que no llegamos a cantároslo ayer… “¡Inocente, inocente, inocente…!”

Lo cierto es que no podemos dejar de daros las gracias a todos lo que ayer os pusisteis en contacto con nosotras: familias enteras, abuelos con sus nietos, grupos de amigos…

Gracias en primer lugar por vuestra disponibilidad, y también por vuestra diplomacia para disimular vuestro asombro cuando os comentábamos que, en vuestra participación voluntaria, debíais hacer cosas de lo más estrambóticas (como montar a camello o teñirse el pelo de color morado), o al contaros las penosas condiciones de alojamiento porque las habitaciones del Parador ya estaban completas: en tiendas de campaña en el patio, con colchones en la cocina, en el desván con goteras…

Pero, sobre todo, queremos daros las gracias por el sentido del humor que todos pusisteis cuando os descubríamos que todo era una broma: ¡fue genial compartir risas a través del teléfono!

La verdad es que os sentimos parte de nuestra familia, sois un auténtico regalo del Señor, hermanos con los que orar, compartir… ¡y reír!

¿Cuántas risas brotarían entre los apóstoles y Jesucristo? ¡Él sí que tiene un fino sentido del humor! O, en palabras del papa Francisco:

“Pensamos siempre en Jesús cuando predicaba, cuando sanaba, cuando caminaba, iba por las calles, también durante la Última Cena… Pero no estamos tan acostumbrados a pensar en Jesús sonriente, alegre. Jesús estaba lleno de alegría: lleno de alegría. Es su alegría interna, su alegría interior que Él nos da. Y esta alegría es la verdadera paz: no es una paz estática, quieta, tranquila”.

“La paz cristiana es una paz alegre, porque nuestro Señor es alegre. Y Jesús ha querido que su esposa, la Iglesia, también fuese alegre”.

Hoy el reto del amor es que hagas sonreír a tres personas. Una imagen simpática, un comentario divertido, un rato de juego con los niños… Deja que Cristo te muestre el camino, ¡Él es un auténtico especialista! De Su mano, sonríe, ¡y a repartir alegría! ¡Que hoy tu fe sea alegre! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: arrima el hombro


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ARRIMA EL HOMBRO

Ayer por la mañana vino el Párroco y, entusiasmado, empezó a compartirnos todo lo que se ha hecho en el pueblo a lo largo de este año por la conmemoración de los 400 años de la finalización de las obras de el complejo Monumental de Lerma, festejos en los que la Parroquia ha tomado gran parte: fiesta barroca, traslado del Santísimo…

El colofón final será la Cabalgata de Reyes. A nosotras nos encanta la Cabalgata, porque saludamos a Sus Majestades en los portones de acceso a la huerta. Nos dijo que este año se recreará tal y como era en la época del Duque; no sólo los pastores ataviados con trajes de la época, sino también con todo el séquito del Duque acompañándoles: malabaristas, bufones de la corte, damas… para terminar en el Monasterio adorando al Niño, como era costumbre en aquel momento.

Este año se ha preparado cada detalle para que puedan disfrutarla todas las personas que se van a acercar. Incluso habrá autobuses desde Burgos, Madrid, La Rioja y Valencia, entre otros sitios. Ilusionado nos contaba toda la gente que se espera, y a mí me impresionaba, porque la Cabalgata es un momento mágico para mayores y niños en el que Cristo es el centro.

Sin embargo, nos comentaba preocupado que todo el mundo quiere verlo… pero que faltan voluntarios para participar en ella. El Parador de Lerma se ha involucrado ofreciendo dos noches de forma gratuita a aquellos que quieran participar como voluntarios en la Cabalgata en cualquiera de los 79 puestos aún vacantes.

Hemos pensado compartirlo contigo porque es verdad que hay muchas cosas que pueden ayudar a otros a acercarse al Señor… pero muchas veces faltan manos que lo hagan posible. Seguro que tienes en tu parroquia iniciativas en las que puedes aportar algo de tu tiempo estos días. O, si te mueve el Señor el corazón, participar aquí con tu familia.

Hoy el reto del amor es que arrimes el hombro estos días en tu parroquia o allí donde te puedan necesitar.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Para inscribirte como voluntario o pedir información, puedes hacerlo llamando al 947170231. Si vas a solicitar ser voluntario, deberás indicar la talla de los que queréis participar (niños incluidos) y tipo de habitación (familiar, individual…). La selección se hará por orden de recepción de llamadas hasta agotar las plazas.

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: tú estar ahí


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TÚ ESTÁS AHÍ

Esta semana la dedicamos a poner los Belenes y a decorar el Monasterio. En el claustro, al pasar cada día, vamos viendo todo el proceso: primero aparecieron las mesas que hacen de base, montañas y ríos; otro día, el suelo; otro, las casas, árboles, pozo… y ayer me sorprendió, porque ya había figuras por un sitio, por otro….

Me quedé mirando y me di cuenta de cómo cada figura habla de cada uno de nosotros, de cómo tenemos el corazón de cara a la Navidad. Veía a los Reyes, que tanto tiempo han estado preparando y esperando este momento; a los posaderos, que tenían miedo a que el Niño les complicase la vida; el ángel, que a todo el mundo quería anunciar tan gran acontecimiento; los animales, que se preparan para dar calor y cobijo al Niño; o los pastores…

¡Los pastores! A ellos me quedé mirando. Porque me he encontrado con que el Adviento se me ha pasado volando. Quería ser Rey Mago, que se pone en camino… y me he encontrado siendo pastora. Los calendarios, las felicitaciones de Navidad… han hecho que hasta el último momento hayamos estado preparando paquetes y sobres sin parar para llegar a toda la gente. Y daba gracias al Señor por este año regalarme vivirlo así. Cuidar, orar y ayudar a que las otras “figuras” del Belén se puedan ir posicionando para esperar al Niño.

-Mira Jesús, tú has querido que estos días sean así. Te presento a todas las personas que tenemos cerca del Monasterio, a tantos que han entrado en contacto con nosotras; a los que hemos llegado y a los que no. Prepara tú mi corazón para que el día 24, ante el anuncio del ángel, vaya corriendo junto a tus ovejas y descanse a tus pies en el portal -me salía decirle.

Tú tienes un lugar en el Belén, ¿cuál es? ¿Cómo está tu corazón?

Hoy el reto del Amor es que te posiciones en el Belén. Detente delante de un belén, mira las figuras ¿quién eres? Y, desde esa figura, habla con sencillez al Niño, dile una oración espontánea que prepare tu corazón. Y, si aún no has puesto el Belén, ¡adelante! No es cosa de niños; tú eres protagonista.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: tan solo dos cosas


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TAN SÓLO DOS COSAS

Hace unos días estuvimos viendo una película sobre la vida de María que plasmaba muy bien las escenas del evangelio que vamos a celebrar estos días.

Cuando ya está tan cercana la Navidad, me encanta imaginarme a la Virgen en aquellos momentos tan emocionantes y, a la vez, tan desconcertantes.

Pero especialmente me viene a la memoria una escena novelada de la película, en la que Ana, la madre de María, le muestra a su Hija el agobio que siente por verla embarazada, a punto de ser abandonada por José, mal vista en el pueblo, sin futuro asegurado… y le ofrece soluciones humanas, decisiones que tomar, cosas que resolver… pero María tan sólo espera.

Y, tras un cambio de escena, aparece María sentada, mirando al infinito, tocando su tripa como inmersa en un diálogo con su Hijo, y, al entrar su madre de nuevo en escena, María le comenta que ha estado pensando en lo que le había dicho, y concluye:

-¿Sabes? El Ángel sólo me dijo que hiciera dos cosas: que me alegrara, y que le pusiera por nombre “Jesús”.  

Me ayuda mucho durante el día traer a la memoria aquella escena. ¡Cómo confía María…! No sabe cómo se va a solucionar todo, pero sabe que de Ella no depende. Que Ella tan sólo tiene que hacer dos cosas: alegrarse y ponerle por nombre Jesús, que quiere decir “Dios salva”. Ella sabe que la solución está en Jesús, y tan sólo le queda esperar; Él marcará el camino. Y, como sabemos, así lo hizo, de la manera más inesperada: un sueño, que hace que José cambie su decisión por completo.

También hoy tú recibes este anuncio del Ángel, que te dice estas dos cosas: te invita a la alegría, y a llenarte de confianza. Que toda necesidad que tengas, puedes ponerle nombre, “Jesús”; que, ante ese desconcierto que estás viviendo, la solución se llama “Jesús”. Para eso viene, para eso se hace carne: por ti, para salvarte.

María no dejó que la duda invadiera su corazón. Ahí me daba cuenta de que, el que está alegre (pero de esa alegría profunda), es porque vive desde la confianza.

Hoy el reto del amor es vivir el día sin perder la alegría. Trabajos de última hora, estrés, prisas, compras… Todo apunta a falta de paz. Sin embargo, hoy prueba a vivir el día de la mano de María. Deja que sea Ella la que te cuente su secreto, apóyate en Ella para confiar, dale tu mano y hazle feliz dejando que sea Cristo quien gobierne tu vida.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!