Reto de amor: arroz con leche


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ARROZ CON LECHE

El otro día, por el cumpleaños de sor Carmen, pusieron de postre arroz con leche. Y… ¡me encanta! Cuando pasaban la bandeja con las tazas ya servidas, eché el ojo a una que estaba bien cargadita y… ¡a por ella fui! ¡Menudo atracón me iba a dar!

Cogí la cuchara, la metí en el recipiente y… ¿a que no sabes qué salió? ¡Una gran cáscara de limón! Es un ingrediente indispensable y a alguien le tenía que tocar…

La saqué, y la gran taza de arroz con leche quedó mediada. Volví a introducir la cuchara, pero de nuevo se encontró con algo: ¡era una hermosa rama de canela! Claro, a alguien le tenía que tocar… Total que, con semejantes inquilinos, te puedes imaginar cuánto arroz quedaba en la “taza rebosante”.

Muchas veces vemos aquello que está por venir como esa taza llena de arroz con leche: que llegue el fin de semana, el viaje esperado, las vacaciones, que termine la situación por la que estoy pasando… Y cuántas veces te quedas con la sensación de que no todo es arroz con leche, que siempre hay algún tropiezo inesperado con el que se encuentra la cucharilla.

Y es que nuestro corazón no se sacia con “momentos de felicidad”; nuestro corazón es un buscador incansable de la Felicidad. Es verdad que muchas situaciones reflejan esa felicidad, y, de hecho, son las que buscamos. Intentamos evitar cualquier tipo de dolor, de sufrimiento, pues llevamos inscrita en el corazón la Felicidad con mayúscula.

Cristo se ha hecho hombre, ha muerto y ha resucitado por todos esos trozos de limón y ramas de canela que encuentras en tu taza de arroz con leche. De Su mano, podrás amarla así, entera y con tropiezos de relleno. Pues el sufrimiento, las dificultades, nos acompañan siempre; por lo tanto, nuestra vida no puede alcanzar plenitud viviendo de “momentos de felicidad”.

Nuestra vida es plena en la medida en que nos colgamos de Cristo, que nos dejamos caer en Sus manos como niños pequeños. ¿Quieres ser Feliz con mayúscula? Cuélgate de Cristo, y, aunque haya momentos en que sientas no tocar el suelo, sentirás Sus brazos firmes y seguros que te sujetarán. Limón, canela, piedras… estarán, pero no impedirán que tu Felicidad sea plena, independientemente de todo lo que estés viviendo.

Hoy el reto del amor es que te cuelgues de Cristo y ames tu taza de arroz con leche como esté. No esperes a que esa dificultad pase para ser Feliz. Hoy para, ve a una iglesia, delante de un Sagrario, y cuélgate de Cristo. Suelta las lagrimas que tanto tiempo llevas conteniendo, tus miedos, tus alegrías… Dale la mano y deja que Él te regale su Plenitud.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: encanada de conocerte


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ENCANTADA DE CONOCERTE

Hace unos días tuvimos retiro. El sacerdote nos dijo que iba a hablar sobre el pasaje de la viuda de Naín.

-¿Sabéis qué significa el nombre de esta cuidad? -preguntó al empezar.

Mi respuesta era “no”. Jamás me había planteado que ese nombre pudiese tener algún significado. Lo que sí que había hecho muchas veces es imaginarla. ¿Cómo es Naín para ti?

Para mí es una ciudad gris, fría, de calles estrechas y altos muros agobiantes, sin ventanas, desde la que casi no se puede ver el cielo. Un lugar marcado por la muerte y la tristeza. Una ciudad definida por esa pobre viuda que iba a enterrar a su hijo. Eso es lo que me evoca a mí el nombre de “Naín”.

Pero el sacerdote continuaba:

-“Naín” significa paraíso, felicidad, calma, serenidad… Podríamos traducirlo por “Lugar de delicias”. ¡Y Jesús se dirige hacia allí con sus discípulos! Es al lugar de la felicidad verdadera hacia donde nos guía Jesús.

¡Y pensar que yo siempre veía Naín como un sitio terriblemente triste! Con esta charla, ¡todo cambiaba de color! Al imaginar esta cuidad, me centraba en la viuda… ¡pero lo fundamental es lo que Cristo hizo en la vida de la viuda!

Así puede pasarnos muchas veces con los de nuestro alrededor. Podemos “clasificarlos” en nuestro interior por un acontecimiento negativo, por un malentendido… Les ponemos una etiqueta, y cerramos el corazón, pues les damos por perdidos. Son así, y siempre serán así.

Sin embargo, ¡nos estamos quedando en “la viuda”! Cada persona lleva en su interior una riqueza inmensa por descubrir, riquezas que, tal vez, ahora no somos capaces de imaginar.

No te quedes en la viuda que sale a tu encuentro, no pierdas la esperanza ante esa persona: lo importante no es cómo la ves hoy, ¡sino las maravillas que hará Cristo en ella!

Hoy el reto del amor es ver más allá de las apariencias. Te invito a que, en tu oración, le pidas a Cristo unos ojos nuevos para dejar atrás tus prejuicios, tus clasificaciones… ¡para dejarte sorprender con la realidad que Él quiere mostrarte! Y hoy, cuando vayas a acercarte a esa persona que te cuesta, ¡recuerda hacerlo con amor, de la mano de Cristo! A través de tu sonrisa, el Señor resucitará corazones. ¡Bienvenido a Naín! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: el buen ingrediente


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL BUEN INGREDIENTE

Ayer nos tocaba ir a cocinar. Normalmente nos dicen qué tipo de plato hay que preparar y cada cocinera, en función del tiempo que pueda invertir, pues lo puede hacer como prefiera.

Nos trajeron unos cuadrados de espinacas congeladas que echaban para atrás… Yo aquello lo veía muy verde. Así que, compartiendo entre las del Novi qué hacer, Lety nos dio la idea de poner la base de espinacas rehogadas, encima unos huevos escalfados, una capa de bechamel y a gratinar…

La verdad es que me pareció muy buena idea, y nos pusimos en marcha.

Cuando un plato les gusta mucho a las monjas, se sabe en seguida porque, cuando terminan de comer y van hacia el recreo, pasan por la cocina a decirnos cómo les ha gustado.

Y aquel día fue éxito rotundo. Algunas decían:
-¡Así sí se pueden comer espinacas!

En ese momento me me surgió pensar: “La bechamel, todo es por la bechamel”.

Y es que es cierto: caí en la cuenta de que un sólo ingrediente es capaz de cambiar todo el sabor de un plato, que, de amargo y verde, pase a ser sabroso y de los que gustan a todos.

De la misma forma nos sucede con las personas: basta que haya una persona alegre en un ambiente de trabajo, para que el clima de la oficina sea diferente; al igual que una persona detallista, que mira a los demás y aporta justo ese toque delicado y atento que hace las cosas más fáciles.

Hay una cualidad que está al alcance de todos, y es el amor. El amor es el que cambia todas las cosas, el que transforma todas las circunstancias.

Por eso, Cristo, que es el Amor, es el ingrediente definitivo para nuestra vida. Él, con su Vida, ha hecho que todas las demás vidas cobren sentido. Ha vivido cada una de las circunstancias que nosotros vivimos, para que ya nunca las tengamos que vivir solos, sino que siempre las podremos vivir con el ingrediente que transforma todo.

Hoy el reto del amor es aportar tu ingrediente transformador. Hoy pídele al Señor que te muestre cuál es el don que Él te da para ofrecer a los que viven contigo: paz, alegría, fortaleza… Él hará de ti un buen condimento.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: haciendo pie


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

HACIENDO PIE

Una persona me compartía que hoy operan a un amigo suyo; la operación es bastante delicada. Aquella tarde me puse a orar por esa persona, y es verdad que nos sale pensar en el día de la operación, en que todo salga bien… pero caí en la cuenta de todas las incertidumbres y miedos que pueden surgir los días de antes.

¿Saldrá bien? ¿Dolerá? ¿Qué sentiré? ¿Cómo reaccionaré? Hay tantas cosas que se nos escapan de control que, por pequeño que sea a lo que nos enfrentemos, nos inquitetamos con facilidad.

Pensé que, ante tato interrogante, la persona se debe de sentir como nadando en un lago en el que no hace pie. Al no hacer pie, empieza a mover manos y pies llegando a perder la paz y ahogarse en tanto pensamiento que aún no forma parte de la realidad, sino de nuestros miedos.

Cuando nadamos en los miedos ¿cómo solucionarlo?

Hay una manera de hacer pie, de seguir en el lago de esa situación desconocida, y, aunque con un poco de vértigo… sintiéndonos seguros. Cuando haces pie en un lago, ya no hace falta mover brazos y pies hasta agotarte; puedes pararte esperar, sentirte seguro.

Si tienes ese sentimiento de no hacer pie, de que tus miedos están inundándote, busca el punto de apoyo. Ese punto de apoyo es Cristo, y lo sentirás en la medida en que no entres en diálogo con tus miedos, le mires a Él y le digas “Confío en Ti”. Cuanto más le mires, cuanto más deposites en Él tu confianza en lugar de mirar a tus fuerzas o a un futuro que no ha llegado, más firme y segura será la base que te sostendrá.

Jesús, siempre que tenía que enfrentarse a algo, paraba y se dejaba consolar por el Padre. La oración en el Huerto de los Olivos fue una oración en la que buscaba esa base sólida que le iba a sostener en todo lo que tendría que vivir desde ese momento.

Hoy el reto del amor es que, cuando te surja incertidumbre, no chapotees en ella. Hoy mete una cruz o un rosario en tu bolsillo y, cuando sientas no tener base, agárralo con fuerza y mírale a Él. Pon en Cristo tu confianza y descansa.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: en guerra contra el sueño


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EN GUERRA CONTRA EL SUEÑO

Me moría de sueño. Era el momento de la oración, yo trataba de estar con el Señor… pero aquello no fluía. Quizá sería mejor hacer otra cosa.

“¡Ay, Señor! Ya me podías decir claramente qué quieres que haga…”

En ese momento se me acercó sor Agustina con un libro en la mano.

-Sión, tienes que leer esto -me susurró- Te va a encantar.

Cogí el libro. Eran unas cartas de un anciano sacerdote a un sacerdote jovencito, amigo suyo. Abrí el libro por la señal. ¡Aquello me pareció realmente bonito! El anciano comentaba cosas que había aprendido del Señor… ¡gracias a su perro! Yo, claro, inmediatamente pensé en Jubi…

Pero la carta seguía comentando una anécdota que le había sucedido a un amigo del sacerdote.

Resulta que este hombre estaba haciendo oración ante el Santísimo. Hacía muchísimo calor, había dejado la puerta abierta… pero no conseguía refrescarse, y no era capaz de orar. Se preguntaba si aquella oración tendría algún valor.

En esto, por la puerta se coló un gatito blanco. El hombre pensó en cuánto odiaba a aquellos animales… pero esperó a ver qué hacía. El pequeño gatito cruzó toda la capilla hasta donde estaba él. Le miró… y, usando el zapato del hombre a modo de almohada, se acurrucó y se quedó dormido.

Aquel hombre no pudo evitar conmoverse. El gatito había elegido descansar su cabeza sobre su zapato.

Al poco, sintió que el Señor le hablaba al corazón: Si el que odia a los gatos estaba tan contento con uno que eligió estar con él, cuánto más encantado estará Jesús con nosotros, a los que ama infinitamente, cuando elegimos estar con Él.

El sólo hecho de estar ante el Sagrario, es una oración de amor, porque uno elige estar con aquellos a los que verdaderamente ama.

Terminaba la carta: “Lo que todos necesitan es saber que Jesús es la persona más fácil con la que se puede estar. Sin lugar a dudas, es la persona más fácil de complacer en el mundo”.

¡Qué forma tan clara y elocuente eligió para contestarme el Señor!

Hoy el reto del amor es que elijas estar con los que amas. Te invito a que hoy busques una iglesia y dediques unos minutos al Señor. Después, dedica un rato (tal vez la comida o la cena) a estar con los tuyos. ¿Quiénes son los que amas? ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: es que… justo ahora…


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

“ES QUE… JUSTO AHORA…”

“¡Puag…!, pero, ¿qué es esto?” Más o menos ésta fue la expresión que me salió cuando me fui a lavar las manos. Al ir a abrir el agua, cogí el mango del grifo (que es de rosca), y sentí mi mano llena de una sustancia viscosa y pringosa.

Miré la palma de mi mano y la tenía completamente llena de grasa, ¡pero llena, llena! Me empecé a reír, pensando que aquella situación parecía una “broma de cámara oculta”.

Y es que seguramente una hermana había venido a lavarse con las manos llenas de grasa, y no se dio cuenta de que dejó manchado el mango del grifo.

Pero la cuestión fue que, interiormente, me surgió la tentación de dejarlo tal cual estaba. Yo había venido con prisas a lavarme las manos, y dudé en cerrar el grifo como pudiera para no volver a mancharme, y listo.

La mente en esos momentos anda rápida, y me surgía un torrente de auto justificaciones: “Tengo mucha prisa, si no, sí que lo limpiaría”, o “Uff, además, como para encontrar por aquí algo con lo que limpiarlo”…

Finalmente, dejando atrás mis razones, me quedé a quitar la suciedad del grifo. Así que, entre risas, grasa y un spray multiusos que encontré, pude hacer que aquello quedara de nuevo como los chorros del oro.

Me di cuenta de lo maravilloso que es ser cristiano. Porque nosotros no hacemos estos gestos sólo por ser buenas personas, o por tener todo perfecto y a base de esfuerzo personal… ¡Cuántas veces hemos experimentado que eso termina por ser como una losa demasiado pesada sobre nosotros!

Sin embargo, nos vemos libres de pesos cuando actuamos por repuesta a la llamada que hemos recibido de Jesús: “Id al mundo entero y proclamad que el reino de Dios ha llegado”.

Con estos pequeños gestos de cada día, quiero dejar de escuchar mis propias justificaciones para escuchar y responder a Su llamada, que me invita a salir de mí misma y a mirar a los demás.

Nunca soy tan feliz como cuando redescubro al levantarme que el día entero es una misión.

Hoy el reto el amor es responder a Su llamada. Seguro que a lo largo del día encontrarás en tu camino un montón de ocasiones para vivir desde el amor. Es normal que te surjan justificaciones, pero hoy, al menos 3 veces, intenta seguir Su voz; deja que se vaya haciendo más y más fuerte en ti.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: respetar es amar


Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

RESPETAR ES AMAR

Para mandar el Reto tenemos un móvil desde el que se gestionan a todas las personas a las que llega directamente desde el Monasterio.

Cuando nació el Reto, teníamos un móvil sencillo, pero, con el paso del tiempo, tuvimos que cambiar a otro más potente, ya que se calentaba. En aquel entonces, hicimos varios grupos de WhatsApp en los que se podía compartir… pero era imposible gestionar tanta gente y tantos comentarios. Así pues, pasamos a probar con listas difusivas, en las que hemos ido añadiendo contactos… hasta que se ha colapsado la memoria del móvil y muchos nos avisaron de que no les llegaba el Reto.

Ayer, para poder llegar a todos, decidimos formar de nuevo grupos de WhatsApp con los que aún estaban en listas difusivas.

Una de nosotras dictaba, otra metía de nuevo el número… y así, con paciencia y oración, fuimos formando los nuevos grupos. Sólo había una condición importante: que los grupos fuesen en silencio (sólo para recibir el Reto, sin poner ningún comentario más).

Una persona me escribió y me preguntó por el motivo de esta decisión. Le dije:
“Respetar es amar”.

Respetar es ponerte en los zapatos del otro, dar paso a sus necesidades. Es entender que sin respeto la convivencia es imposible… ¡y más si son 250 personas en cada grupo! De hecho, el comienzo fue complicado, pues algunos no lo entendían, se escribían, saludaban… Con su mejor intención, sí, pero en pocos minutos era un auténtico caos. A lo largo del día todos se fueron ubicando en los grupos, dejando la oprtunidad de abandonarlos a todos aquellos que por cualquier motivo quisiesen hacerlo. Al llegar la noche, ¡ya estaban los grupos formados y organizados!

Jesús siempre nos respeta. Él nos ha dado un gran regalo, que es la libertad, y nos respeta cuando actuamos. Pero, al amarnos en el respeto, siempre nos espera para tendernos una mano y seguir caminando. Jesús nunca te va a violentar; al revés, siempre te va a sugerir.

Y, después de todo el día cuadrando listas, formando grupos y luchando por el respeto… me encontré el móvil con muchísimos mensajes de acción de gracias, porque el que ama agradece. Me encontré con corazones agradecidos por el Reto. Y, al final de la jornada de trabajo y organización, me quedo con el Amor. Cada uno de esos mensajes fue un autentico regalo del Señor.

Si el respeto es amor, ¡el agradecimiento también lo es! Jesús tenía este corazón agradecido a su Padre y a los discípulos.

Hoy el reto del amor es vivir el amor desde el respeto y la accion de gracias. En este día te encontrarás muchas situaciones de respeto y de acción de gracias donde se te da la oportunidad de amar. No las dejes pasar de largo y observa a tu alrededor para respetar con amor al que tienes contigo.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: alumbrando el camino


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

ALUMBRANDO EL CAMINO

Este verano pusimos farolas solares a lo largo de la zona de paseo que hay en la huerta. Esto ayuda mucho, sobre todo en esta época, que anochece tan pronto que, cuando salimos a dar un paseo, es noche cerrada y hay zonas en las que apenas se veía nada. Ahora caminamos y a nuestro paso se van encendiendo las pequeñas farolas, dejando iluminada la zona por la que pasamos.

Sin embargo, el otro día salimos a dar el paseo y no se iluminaban. Al principio dudamos de si se habrían estropeado, pero luego caímos en la cuenta de que el día había estado nublado y no habían cogido la luz que necesitaban para alumbrar. Al día siguiente sí que alumbraban, pero con una luz tenue, pues era poca la batería que les quedaba para las… siete de la tarde.

Y es que, sin haber recibido luz, no pueden dar luz. Y nosotros somos como esas farolas solares, que, si no recibimos Luz, no podemos darla. Si no nos llenamos del Señor, si no dejamos que Él nos regale Su amor… de nosotros nada sale. Queremos perdonar, pero no podemos; amar cuando no es fácil, y no podemos; sanar heridas, y no podemos.

Cristo, antes de actuar, miraba al Padre, oraba; toda la fuerza la cogía de la oración. En muchos momentos se ve que se apartaba para orar, que se iba a un lugar tranquilo…

Es domingo, y ya al caer la tarde se avecinan los “miedos” de la semana: la reunión complicada, el compañero que te lo está haciendo pasar mal… Es buen día para parar y cargar tu batería, y así dar luz; es buen día para recibir la Luz y así poder darla. Que tu semana no empiece desde tus fuerzas, sino desde Él.

Hoy el reto del amor es que cargues la batería. Para en una iglesia y háblale al Señor de tu semana, sobre todo de eso que tanto te preocupa, para que sea Él el que te dé luz y se manifieste en tus gestos y en tus palabras.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: consecuencias de compartir una misma mesa


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CONSECUENCIAS DE COMPARTIR UNA MISMA MESA

En nuestra Orden, uno de los pilares es el estudio. Uno de nuestros lemas es “Veritas”; es decir, que somos buscadores de la verdad. Por ello, acostumbramos a tener clases y estudio a diario.

El otro día estábamos en clase en el Noviciado con Lety. Normalmente aprovechamos para ir profundizando, y tomamos apuntes, subrayamos…

En esas estábamos cuando de pronto sentí que, al levantarme para coger un lápiz, moví la mesa entera y, como consecuencia de ello, lo que estaba subrayando Joane también se movió. Su línea salió disparada en otra dirección…

Al poco rato, una pierna que se movía por debajo de la mesa comenzó a hacer temblar todo, y entonces me sucedió lo mismo a mí con el subrayado. Aquello parecía un electrocardiograma más que una línea.

¡Ya me partía de la risa! Pero lo sucedido me llevó a pensar en cómo, todo lo que hacemos, en realidad tiene una fuerte repercusión sobre los que están a nuestro alrededor.

Cuando nos levantamos con el pie izquierdo, comenzamos sintiéndonos mal con nosotros mismos pero, al final, todos los que ese día convivan con nosotros son partícipes también del mal humor. Todo se transmite: la falta de paz, la agresividad, cuando juzgamos…

Y, a su vez, el día que amanecemos con una sonrisa, todo se ve de una manera diferente: sonríes a los demás, contagias alegría, das vida a las conversaciones, transmites fuerza y deseo de caminar hacia adelante…  

¡Todo, todo, todo se transmite a los que comparten mesa con nosotros!

Jesús cada día salía al encuentro de los demás, y no dejaba a nadie indiferente. Él curaba a los enfermos, escuchaba al que le pedía, perdonaba a todo el que quería cambiar de corazón…

Hoy el reto del amor es sonreír a 10 personas que te miren a los ojos. Y, si hoy te has levantado un poco de mal humor, acude al Señor para que cambie tu forma de afrontar el día. En Él encontrarás la fuerza, la paz y la alegría que necesitas para ello. ¡En Su mesa hay sitio para todos!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: cayendo en la misma piedra


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CAYENDO EN LA MISMA PIEDRA

Seguro que te ha pasado alguna vez. Estás comiendo la mar de a gusto, y, de repente…

-¡¡Aaaaaaaayyyyy!!

Sí, justo hace dos días. Me pegué un mordisco con todas mis ganas y me hice una pequeña herida en la boca.

Pero, lo mejor fue que, al día siguiente…

-¡¡Aaaaaaaayyyyy!!

¡¡Otra vez!! En mi defensa diré que la heridita está en muy mal sitio, justo al lado del colmillo…

Y, pensando en estas cosas, ¡me mordí otra vez! ¡Me he mordido exactamente en el mismo sitio tres veces! Imagina el cuidado y atención que estoy poniendo ahora en cada comida…

De pronto caí en la cuenta de que, tras cada mordisco, la heridita se inflama un poco más, por lo que cada vez es más fácil volver a morderse… ¡y así nos pasa también a nosotros!

Seguro que hay días que te levantas estupendamente, pero, nada más poner los pies en el suelo, algo te descoloca: una habitación desordenada, el atasco, una respuesta poco amable…

Pueden ser pequeñas cosas, tal vez en el momento irritan… pero son fáciles de controlar, como la primera vez que te muerdes. Sin embargo, la heridita queda ahí, junto con la pequeña inflamación.

¿Y no te ha pasado alguna vez que parece que todos los golpes van al mismo sitio? Así, a lo largo de la jornada puedes ir acumulando “mordiscos”, la herida se inflama y cada vez te molestan más cosas más pequeñas… ¡y al final acabas explotando por algo que, objetivamente, no es para tanto!

Pero la clave está… ¡en parar la inflamación!

Cristo te invita a no ir acumulando a lo largo del día. Él está siempre disponible para ti, dispuesto a darte su paz, su alegría… Está deseando renovar tu entusiasmo y tu ilusión, pero para ello necesita que te pongas en Sus manos. ¡Y eso tantas veces como necesites! Ya dijo Él que “a cada día le basta su propio afán”… ¡pero hay veces que podríamos cambiar lo de “días” por “horas”!

Si notas que vas acumulando, no esperes a estallar: ¡para con Cristo y deja que Él ponga tu contador a cero!

Hoy el reto del amor es hacer una parada a mitad de la mañana. Sólo necesitarás unos minutos, y ni siquiera tienes que salir de la oficina o de tu casa… Pero hoy, a media mañana, para con el Señor y preséntale tu jornada. Pídele que te renueve la alegría, ¡que, aunque ya hayan pasado unas horas, puedas empezar el día de nuevo! Retoma la jornada con Él, ¡y verás con ojos nuevos a quien tienes al lado! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!