Reto de amor: disponte a recibir el Agua de Su presencia


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Ines. Que pases un feliz día

EL POZO  DE MI CLAUSTRO.

Este tiempo que está lloviendo tanto, te das cuenta de lo importante y necesaria que es el agua ,pero también de los destrozos que puede hacer si no se la encauza bien. Ya sabéis del arreglo de los canalones del frontón del pueblo junto a nuestra tapia… cuyo resultado va a ser bueno para protegerla de la erosión. Pero al pasar por el claustro, ayer caí en la cuenta de la importancia e inteligencia del pozo de aljibe que hay en el centro del claustro; es impresionante ver, cuando llueve mucho, la distribución de recogida de aguas de todos los tejados del convento ( que tienen muchos desniveles) va cayendo de uno a otro hasta llegar al alero final que la recoge toda,  la hace bajar por las 4 esquinas y de todas ellas confluye en el pozo central que mantiene el agua acumulada en su profundidad para las necesidades diarias de agua;  en su tiempo era una ventaja grande sobre el resto del pueblo, que tenían que ir con cantaros a buscar agua a las fuentes comunes.

Pues yo, al pasar ayer por el claustro, me quedé absorta al descubrir cómo el pozo refleja mi propia vida. Sobre mi cae todo tipo de aguas, uno no puede dejar de recibir las influencias del entorno, de la sociedad, del mundo; y es importante saber diferenciar la procedencia  y estado de esas aguas, porque cuando la lluvia cae del Cielo ya ha sufrido un proceso purificador y puedo fiarme de su nobleza…cuando llega a mi pozo (corazón) puedo utilizarla con tranquilidad; si viene de la calle , ha pasado un proceso purificador…pero no se te ocurriría beber agua de un charco o estanque detenido. Hoy en la Eucaristía el sacerdote ha concluido con una preciosa oración :

“concédenos , Señor, buscar siempre el agua que nos conduce hacia Ti, la Fuente de Agua viva que salta hasta la Vida eterna, y que ,adheridos a Tu Voluntad, podamos gozarnos siempre en Tu presencia ,para ser canales de Tu Vida abundante hacia nuestros hermanos los hombres y que un día podamos reunirnos juntos en Tu Reino ,que has preparado para nosotros con Amor desde toda la eternidad.”

El Reto de hoy es claro : presenta tu día al Señor, disponte a recibir el Agua de Su presencia ,guarda tu corazón de influencias dañinas y hazte cauce del Amor para los que te rodean.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: Buscar a Cristo, como un niño


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Israel que pases un feliz día.

Niñito Jesús

El reto de hoy es buscar
Ayer fue un día precioso: la Sagrada Familia. Y como es tradición en nuestro Monasterio, “el Niño se perdió y fue hallado en el Templo”.
Si, este día, después del desayuno la Madre Priora nos lee una serie de pistas, porque se ha perdido el Niño y tenemos que encontrarlo. Es un Niño pequeñito como de un dedo de largo, que cada año se pierde en este día. La monja que lo encuentra se lo lleva a su celda durante todo ese año hasta este día.

Después de leernos las pistas, todas las monjas salimos corriendo a buscarlo por todo el claustro y sus alrededores.
Ayer tardamos un rato en encontrarlo, todas pasamos por delante de Él varias veces si verlo, hasta que por fin dimos con Él.

Lo encontramos las del noviciado metido dentro de una estrella que es como una bola de Navidad con forma de estrella.
Inmediatamente fuimos a la sala a celebrar que el Niño ha sido encontrado, y una monja dijo: “Jo, estas peques del noviciado se lo llevan ya varios años, será que lo necesitan”. Y otra monja dijo: “ojalá buscásemos a Cristo así cada día del año”

Y esto me impactó mucho. Porque es impresionante ver como da igual que edad, que rango, que todas, incluso las más mayores nos pusimos a buscarlo. Todas queríamos encontrarlo y para ello, nos olvidamos de que somos mayores y nos convertimos en niñas. Esta fue la clave.
Levantamos cuadros, plantas, telas, movimos muebles, santos, pero estaba ahí, en la estrella que todas habíamos visto.

Hoy el reto del Amor es buscar a Cristo así, como un niño, como si no fuésemos mayores, sabiendo que Él está siempre a tu lado, Él permanece, nunca se ha ido, y pidiéndole unos ojos de niño que te muestre cual es tu estrella de hoy, la que te conduce a Cristo, la que te hace dejar tu razón y no parar hasta experimentarlo vivo y real.

Esta estrella es tu fe de hoy, ¿querrás mirar hacia ella?

¡VIVE DE CRISTO!