Reto de amor:¿apuestas por el amor?


Hola, buenos días, hoy Claudia, Gloria, Lidia, Miriam y Sara nos llevan al Señor. Que pases un feliz día.

¿APUESTAS POR EL AMOR?

Seguro que estarás pensando “¿Quiénes son?”… Somos cinco chicas de Valencia, y es la tercera vez que hacemos las Jornadas Monásticas (excepto Claudia, que ha sido su primera vez). Cada vez que hemos venido, Cristo nos ha tocado el corazón de una manera diferente, pero sin duda ésta ha superado nuestras expectativas.

Hemos notado que, los días previos al viaje, cada una tuvimos nuestros impedimentos. El “Patas” se había empeñado en intentar que no fuéramos, igual que tentó a Cristo en el desierto, y después hemos entendido que era porque Él quería tener un encuentro fuerte con nosotras.

Al ser la tercera vez, creíamos que teníamos el control de las Jornadas; es decir, ya pensábamos en qué albergue nos quedaríamos, la distribución de las camas, la comida, los horarios, etc. Pero, nada más llegar, el Señor, con su infinito amor, nos sorprendió: cambió todos nuestros planes. Cuando Cristo elige para ti un proyecto diferente al que tú pensabas que era el mejor, sientes miedo. Pero, poco a poco, el Señor te muestra que estabas equivocado. Esto nos ha hecho entender que Él está enamorado de cada uno de nosotros. Él ha preparado un lugar en el que vas a ser infinitamente feliz si acoges su voluntad. Sabrás cuál es cuando te bote el corazón.

Entonces, ¿te fías? ¿Qué camino eliges, el del bien o el del mal? Es decir, ¿vivir desde el amor o permanecer en el pecado? Si apuestas por Él y quieres vivir desde el amor, rétale para obtener respuestas y poder verle a lo largo del día.

Vivir desde el amor no siempre es fácil, pero Él sabe que somos débiles, y ahí, en la debilidad, es donde nos hacemos fuertes en Cristo.

Hoy el reto del amor es mostrar un gesto de cariño (un abrazo, una llamada, un “vamos a tomar un café “) a alguna persona a la que sueles rechazar o ignorar. Igual que Cristo cuida cada detalle, te animamos a que traspases tus barreras y acojas su voluntad cuidando tú también a los demás.

Queremos agradecer a la Comunidad de las Dominicas de Lerma cómo nos han acogido y tratado como madres. ¡Sois ángeles para nosotras! Os queremos.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: sembrar confianza


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Sor María que tengas un feliz día.

CRISTO CUIDA MIS PASOS

Ayer estuve en Burgos al médico con sor María2, la hna. Mayor está fenomenal, su mayor mal es que “se cansa cuando trajina” y cuando la duele algo le basta con una de las “pastillas grandes”(eferergal) y una “fricción” con colonia…ahora se ha subido la dosis a crema (voltaren). Bueno, íbamos al oculista y otorrino, para que al menos la “hayan mirado”…todo bien, gracias a Dios. Fue una experiencia preciosa, porque esta hermana es de las que están contentas con todo y disfrutan a tope… y aunque podríamos creer que “no se entera” os aseguro que os puede describir todo lo que ha visto y oído, ¡es un DON! Y un ejemplo. Sí, las más mayores tienen un sentido especial de la obediencia, de entregarse, de poner al Señor en 1ª fila…y a la vez de disfrutar de todo. En el convento es el “tesoro de la casa”, las más jóvenes se lo pasan en grande con ella…edifica y anima ver a esta mujer con 84 años y toda una vida aquí, cada vez más plena y feliz…dice que cada noche piensa que puede llegarle la hora y se entrega a CRISTO…pero no pierde la ilusión por sus cosas: ordena todos los hilos, los trasteros, trabaja en el barro, arregla las figuritas del Nacimiento y antes de acabar la navidad, ya piensa en el Belén del año siguiente… En fin, que de nuevo muestra el Señor que “no quita nada y te lo da todo”.

Pero no era esto lo que iba a deciros…se me ha desbordado el corazón en cariño…es que íbamos a un médico nuevo en una clínica nueva; cuando nos llegó, hace unos meses el catálogo, nadie sabía dónde estaba esa calle(León XIII) …tampoco pensábamos en tener que ir allí…por lo tanto, tranquilas. Como 10 días antes había tenido que ir yo a Burgos con mis padres y por la zona que ellos suelen dejar el coche, de repente veo: “Centro Médico Adeslas” ¡anda! Le comento a mi madre, mira, ahí debe ser donde nos toca en el Seguro, que no sabíamos donde era; aún no habíamos pedido el médico de sor María… cuando me dice sor María3 que no hay hora en otro Centro al que solemos ir, sino ahí…¡¡¡!! Me quedé admirada del detalle del Señor, de cómo Él está en los más mínimos detalles: va y me pone delante lo que iba a necesitar unos días después ¡¡¡ Jo !!! Cómo está en todo… porque he pasado por allí muchas veces y nunca me había fijado ¡Gloria al Señor!

Este detalle me produce alegría y paz y sobretodo CONFIANZA; me hace crecer, porque si el Señor se cuida de estos detalles tan pequeños ¡¡qué no hará en cosas más fuertes e importantes!! Dios mío, qué atento estás a nuestras cosas. ¡Claro que guías mis pasos en todo, déjame reconocerte y acogerte y guiarme por Ti en todo. ¡Qué misterio insondable! Todo un DIOS se abaja hasta para acompañarnos en cada quehacer y cada paso…por eso quiero vivir Confiada, de Su mano y disfrutando de Él a tope.

Hoy el RETO DE AMOR es sembrar Confianza, acercarte a un hermano que esté apurado, desesperanzado y contagiarle la certeza de que “ el Señor se cuida de él”. Feliz día.

¡VIVE DE CRISTO¡

Contemplar el evangelio de hoy (24/02/2013)


Día litúrgico: Domingo II (C) de Cuaresma

La transfiguración

Texto del Evangelio (Lc 9,28-36): En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Y sucedió que, mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó, y sus vestidos eran de una blancura fulgurante, y he aquí que conversaban con Él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén.

Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con Él. Y sucedió que, al separarse ellos de Él, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, bueno es estarnos aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías», sin saber lo que decía. Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle». Y cuando la voz hubo sonado, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno,te pido orar, porque así entraremos en conexión contigo, solo tratando a diario contigo podremos tener un encuentro personal, a veces hablando, otras escuchando. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Servando, Dovie, Madre de Inés, Madre de María, Elisa, Mª Teresa, Luz Mª,  Julia, Javi, Fernando, Adriana, Victoria, Pablo, Dani, Evelyn, Mª José,  Sara, Antonio, Alberto, Joaquín, Asif Alí Zardari, Asia Bibi, Mari Angeles, Santiago, Camilo, Mª Luisa, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramón, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, José Manuel, Miguel, David, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Cristina, Clayreth, Emilio, Lucas, P. Bernard, Carol, Elena, Juan Manuel, Gabriel, P. Luis de Jesús, Miguel Angel, Miriam, Mar,  Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, Ester por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio,
  • Por seguir unidos a Dios todos los días de nuestra vida.
  • Por los enfermos y ancianos y por las personas que los cuidan.
  • Por los que todavía no confían plenamente en el Señor.
  • Por los pobres y desamparados.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los difuntos, en especial por Mercedes y Lourdes que sus angeles de la guarda las lleven al encuentro con Cristo para la vida eterna.
  • Por que la Buena Nueva llegue a los confines de la tierra.
  • Por saberse hijos amados de Dios

Contemplar el evangelio de hoy (18/02/2013)


Día litúrgico: Lunes I de Cuaresma

Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos

Texto del Evangelio (Mt 25,31-46): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: ‘Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme’. Entonces los justos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?’. Y el Rey les dirá: ‘En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis’.

»Entonces dirá también a los de su izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis’. Entonces dirán también éstos: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?’. Y él entonces les responderá: ‘En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo’. E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna».

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, enviaste a tu hijo para la salvación del mundo, no hay uno solo de tus hijos a los que no quieras salvar, pero nos has otorgado la libertad para no acoger la salvación que nos ha sido dada sin merecerla, el día del juicio final, por justicia, separarás a los que no quieren acojerte, es por ello que en esta vida debemos dar un sí a tu promesa de salvación de vida eterna. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Lourdes, Mercedes, Elisa, Mª Teresa, Luz Mª,  Julia, Javi, Fernando, Adriana, Victoria, Pablo, Dani, Evelyn, Mª José,  Sara, Antonio, Alberto, Joaquín, Asif Alí Zardari, Asia Bibi, Mari Angeles, Santiago, Camilo, Mª Luisa, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramón, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, José Manuel, Miguel, David, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Cristina, Clayreth, Emilio, Lucas, P. Bernard, Carol, Elena, Juan Manuel, Gabriel, P. Luis de Jesús, Miguel Angel, Miriam, Mar,  Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, Ester por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio,
  • Por seguir unidos a Dios todos los días de nuestra vida.
  • Por los enfermos y ancianos y por las personas que los cuidan.
  • Por los que todavía no confían plenamente en el Señor.
  • Por los pobres y desamparados.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por que la Buena Nueva llegue a los confines de la tierra.
  • Por saberse hijos amados de Dios

Contemplar el evangelio de hoy (02/02/2013)


Día litúrgico: 2 de Febrero: La Presentación del Señor

llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor

Texto del Evangelio (Lc 2,22-40): Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor» y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor.

Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre Él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él.

Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción —¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!— a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones».

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del Niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, ha Simeón le fue revelada su misión y una vez mas cumpliste tu palabra, porque eres fiel, Simeón se vio complacido porque sus ojos han visto al Salvador, nosotros hemos llegado después y tenemos la suerte de tratarte Papi bueno como un padre. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Lourdes, Julia, Javi, Fernando, Adriana, Victoria, Pablo, Dani, Evelyn, Mª José,  Sara, Antonio, Alberto, Joaquín, Asif Alí Zardari, Asia Bibi, Mari Angeles, Santiago,  Franklin, Anita, Camilo, Mª Luisa, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramón, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa,Luz,  Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Cristina, Mª José, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, P. Bernard, Carol, Elena, Juan Manuel, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Miguel Angel, Miriam, Mar,  Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, Ester por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio,
  • Por seguir unidos a Dios todos los días de nuestra vida.
  • Por los enfermos y ancianos y por las personas que los cuidan.
  • Por los que todavía no confían plenamente en el Señor.
  • Por los pobres y desamparados.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por que la Buena Nueva llegue a los confines de la tierra.
  • Por saberse hijos amados de Dios

Contemplar el evangelio de hoy (25/12/2012)


Día litúrgico: La Natividad del Señor (Misa de la noche)

Nos ha nacido un Salvador

Texto del Evangelio (Lc 2,1-14): Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Quirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.

Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El Ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y de pronto se juntó con el Ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace».

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Hoy es un día Grande, pues se ha cumplido el mayor de los milagros, todos un Dios se ha encarnado, y ha nacido de una Virgen, siendo rey de reyes no ha llegado con lujos sino de la manera más humilde. El Ángel se aparece a los pastores, para que puedan ir a postrarse ante el rey desde el más humilde hasta los reyes y sabios. Feliz Santa Natividad. Desde Belén a la Cruz, nuestro Dios vino a salvarnos. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Pepe, Dani, Sara, Antonio, Alberto, Joaquín, Asif Alí Zardari, Asia Bibi, Mari Angeles, Santiago, Gemma, Sara, Franklin, Anita, Camilo, Mª Luisa, Javi, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramón, Álvaro, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Alberto, Cristina, Mª José, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, Laura, Pepe, P. Bernard, Carol, Elena, Juan Manuel, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio,
  • Por que nuestro corazón sea el pesebre que acoja el nacimiento de Jesús.
  • Por seguir unidos a Dios todos los días de nuestra vida.
  • Por los enfermos y ancianos y por las personas que los cuidan.

Contemplar el evangelio de hoy (05/12/2012)


Día litúrgico: Lunes II de Adviento

La curación del paralítico

Texto del Evangelio (Lc 5,17-26): Un día que Jesús estaba enseñando, había sentados algunos fariseos y doctores de la ley que habían venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusalén. El poder del Señor le hacía obrar curaciones. En esto, unos hombres trajeron en una camilla a un paralítico y trataban de introducirle, para ponerle delante de Él. Pero no encontrando por dónde meterle, a causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a través de las tejas, y le pusieron en medio, delante de Jesús. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: «Hombre, tus pecados te quedan perdonados».

Los escribas y fariseos empezaron a pensar: «¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?». Conociendo Jesús sus pensamientos, les dijo: «¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: ‘Tus pecados te quedan perdonados’, o decir: ‘Levántate y anda’? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados -dijo al paralítico- ‘A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’». Y al instante, levantándose delante de ellos, tomó la camilla en que yacía y se fue a su casa, glorificando a Dios. El asombro se apoderó de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: «Hoy hemos visto cosas increíbles».

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Señor, que gracias más grande saberse amado por ti, con opción de seguirte por nuestra propia voluntad, desde nuestra libertad, nos perdonas a través de la confesión, nos amas a pesar de cualquier cosa que hagamos mal, aun cuando te damos la espalda, no permitas que me aleje de ti, te pido que me liberes como al paralítico para tomar mi camilla y seguirte, y que me ayudes a preparar mi confesión y perdones mis pecados. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Gema, Sara, Franklin, Anita, Camilo, Mª Luisa, Javi, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramon, Alberto, Álvaro, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Alberto, Cristina, Mª José, Joaquín, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, Laura, Pepe, P. Mauritania, Carol, Elena, Juan Manuel, Camilo, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio.

Contemplar el evangelio de hoy (05/12/2012)


Día litúrgico: Miércoles I de Adviento

pan suficiente para saciar a una multitud tan grande

Texto del Evangelio (Mt 15,29-37): En aquel tiempo, pasando de allí, Jesús vino junto al mar de Galilea; subió al monte y se sentó allí. Y se le acercó mucha gente trayendo consigo cojos, lisiados, ciegos, mudos y otros muchos; los pusieron a sus pies, y Él los curó. De suerte que la gente quedó maravillada al ver que los mudos hablaban, los lisiados quedaban curados, los cojos caminaban y los ciegos veían; y glorificaron al Dios de Israel.

Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Siento compasión de la gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino». Le dicen los discípulos: «¿Cómo hacernos en un desierto con pan suficiente para saciar a una multitud tan grande?». Díceles Jesús: «¿Cuántos panes tenéis?». Ellos dijeron: «Siete, y unos pocos pececillos». El mandó a la gente acomodarse en el suelo. Tomó luego los siete panes y los peces y, dando gracias, los partió e iba dándolos a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y de los trozos sobrantes recogieron siete espuertas llenas.

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, te preocupas de tu pueblo, para que coma y no desfallezca, tanto de alimento corporal como espiritual. Todo nos es dado por tu Gracia, por tu misericordia, que pueda seguirte siempre Señor, porque me pierdo en el camino y tardo en volver como si fuera cojo, porque se donde estas, pero a veces actúo como si no te viera, porque callo cuando debo hablar como si fuera mudo, señor yo soy otro lisiado que te sigue y quiere ser curado. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Sara, Franklin, Anita, Camilo, Mª Luisa, Javi, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramon, Alberto, Álvaro, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Alberto, Cristina, Mª José, Joaquín, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, Laura, Pepe, P. Mauritania, Carol, Elena, Juan Manuel, Camilo, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por los lisiados, ciegos, cojos…

Contemplar el evangelio de hoy (29/11/2012)


Día litúrgico: Jueves XXXIV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 21,20-28): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando veáis a Jerusalén cercada por ejércitos, sabed entonces que se acerca su desolación. Entonces, los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que estén en medio de la ciudad, que se alejen; y los que estén en los campos, que no entren en ella; porque éstos son días de venganza, y se cumplirá todo cuanto está escrito.
»¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Habrá, en efecto, una gran calamidad sobre la tierra, y cólera contra este pueblo; y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que se cumpla el tiempo de los gentiles. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas, muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación».

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, quiero levantar la cabeza cuando llegue nuestra liberación, pero porque se que seré salvado, no dejes que el pecado y la tentación ganen esta batalla sino que juntos lleguemos a vencer porque ya entregaste la vida de tu hijo por nosotros, que no nos olvidemos. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Mª Luisa, Javi, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramon, Alberto, Álvaro, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Alberto, Cristina, Mª José, Joaquín, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, Laura, Pepe, P. Mauritania, Carol, Elena, Juan Manuel, Camilo, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por los que que tienen una noche oscura, o viven un desierto.

Contemplar el evangelio de hoy (19/11/2012)


Día litúrgico: Lunes XXXIII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 18,35-43): En aquel tiempo, sucedió que, al acercarse Jesús a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna; al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello. Le informaron que pasaba Jesús el Nazareno y empezó a gritar, diciendo: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!». Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó: «¿Qué quieres que te haga?». Él dijo: «¡Señor, que vea!». Jesús le dijo: «Ve. Tu fe te ha salvado». Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios.

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi bueno, yo también te pido: “Señor, que vea!, para no olvidarme de glorificarte y de alabarte, que mi día no sea mi día, sino que sea el tuyo. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Alberto, Cristina, Mª José, Joaquín, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, Laura, Pepe, P. Mauritania, Carol, Elena, Juan Manuel, Camilo, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por los ciegos.