Reto de amor: hablar de lo que te quema en el corazón


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es hablar de lo que te quema en el corazón.

Ayer por la tarde tuvimos visita de unas personas que reciben el reto todos los días, pero no nos conocíamos y ellos nos dijeron que nos querían poner cara, lo cual nos pareció genial y quedamos para el sábado. A las cuatro llaman al torno y Aroa me dice: ¿quien son ? Yo la contesto: hermanos en Cristo. La tarde marcho sobre ruedas fue un compartir fraterno y cuando nos dimos cuenta llevábamos tres horas. Para mi fue una experiencia impresionante cuando en un momento nos dicen que ellos conocen el movimiento de Schoenstatt, y Aroa les dice no conocemos mucho, nos podéis contar. Fue impresionante oírle hablar del amor a María, su corazón ardía en amor a la Virgen María, una de ellas decía: con esta alianza de amor la vida te va cambiando poco a poco. Me impresiono el amor tan fuerte a María. Y me llego al corazón, llegue a la oración y le pedía amar a María de esa manera.

Por ello hoy el reto del amor es que hables a alguien de lo que te quema en el corazón. Lo que te ha cambiado la vida el trato con Jesús y María. Y si no te ha cambiado la vida hoy es un buen día para empezar a tratarles, para pedirles que se manifiestan, que les podamos ver en nuestra vida. Jesús no se ha quedado en la Cruz, ha resucitado y vive con nosotros.

Que hoy tu corazón descanse en ellos. Y habla de lo que te quema en el corazón. Feliz día

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios

Reto de amor: cara a la galería


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Julia. Que pases un feliz día.

Muchas veces pensamos que podemos con todo, que siempre tenemos que estar bien o por lo menos “cara a la galería” parecerlo, organizar, hacer, deshacer… No te asustes si te pasa, e aquí un vivo ejemplo de lo que te acabo de decir. La cosa es que este fin de semana después de unos días de batalla…los virus ganaron y la gripe se apoderó de mi ¿la conoces verdad? cuerpo cansado, dolor de cabeza, estomago a medias, tos, mocos…¿qué te voy a contar? cuando trabajaba era más fácil ocultarlo e “ir tirando” pero aquí…a los primeros síntomas: calcularon las horas para darme dosis de antigripal y paracetamol alternadas para paliar los síntomas a lo que yo respondí intentando saltarme algo para ver si la gripe era real; me subían desayuno, comida y cena a pesar de mis esfuerzos por levantarme; me ¡hacían la cama! si les daba tiempo antes de que me adelantase para que no la tuviesen que hacer; al verles ordenar, pasar el aspirador a mi celda mientras me dejaban inmóvil sentía vergüenza y esperaba a que se fuesen para quitar lo que quedaba a escondidas, mañana venían unos amigos y ¡¿qué iban a decir si lo anulaba?! (lo han entendido perfectamente). Cuesta dejarse cuidar, cuesta la imagen, cuesta que nos vean débiles.

Sin embargo ha habido momentos en los que me he dejado hacer, he soltado las riendas y he saboreado en mi debilidad el cuidado de los demás. Dios muchas veces te muestra Su Amor a través de esas personas que tienes cerca. Déjate amar para que puedas amar, para que tu no exijas a los demás lo que te exiges a ti. Ama tu pobreza y amarás la de los demás.¿estás triste por algo? ¿te sientes cansado? ¿te duele algo? ¿necesitas que te escuchen? ¿tienes gripe en el corazón? No intentes saltarte el paracetamol que ese hermano te dará con sus palabras, no te avergüences de que Cristo tenga que poner orden en tu vida sin que tu puedas hacer nada para ayudarle, deja que te arropen, descansa, deja las armas…coge el teléfono y llama a esa persona que te ha venido a la cabeza, entra en esa iglesia por la que vas a pasar siéntate delante de Él, habla con ese familiar, con ese amigo…hoy fuera esa imagen. Acoge todos los cuidados convirtiéndolos en oración, en Acción de Gracias por haber puesto a esas personas en tu vida.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: atento al hermano


¡Buenos días! hoy nos lleva al Señor Cristina, ella es una amiga nuestra paso por aquí hace un año y el Señor la cambio la vida ahora ella esta con nosotras pasando unos días y compartiendo y ella hoy nos cuenta su testimonio . El reto de hoy es estar atento al hermano que el Señor te pone a tu lado para que le hables de Cristo.
Hola a tod@s

Quiero agradecer a Sor Aroa el reto de la semana pasada y he decidido brevemente contaros mi camino. Soy Cristina, tengo 50 años y tomé la 1ª comunión hace muy poco. Hasta hace un año no pisaba una iglesia y sabía que existía Dios, creía y creo pero no le conocía. Toda la vida he llevado conmigo una medalla de la Virgen que sé me protegía y he tenido un deseo: hacer la 1ª comunión. Esos eran mis vínculos con Cristo, que los llevo desde siempre y no sabía por qué. Es decir, me han cuidado pero era del todo consciente. Fue la Providencia la que hizo que mi hermana fuese a Lerma a conocer a las monjas de San Blas, y ella aprovechó para pedir a Sor Aroa que rezasen por mí. Tengo leucemia desde hace 4 años (ya en remisión). Aunque he pasado momentos malos por la enfermedad, vivo con ella, me acompaña y no me molesta, sigo adelante y no pienso en la enfermedad sino en vivir. Sé que estoy viva porque Cristo así lo ha querido. Pese a la enfermedad he considerado que estaba y estoy en el mejor momento de mi vida. Por agradecimiento fui a verlas y fue un torrente de emociones. No sé por qué, dije que no había tomado la 1ª comunión. Al irme, me fui con alguien que me acompañaría en mi camino, Sor Aroa. Sin olvidar a todas las que se han preocupado por mi: el noviciado, Sor Inés, Sor Ana y Sor María. Desde ese momento, Aroa me dijo que me volviese niña para acercarme al Señor y que le dejase entrar en mi vida. Y así fue. Aroa ha conseguido transmitirme su amor por Cristo y la Virgen, y como ella bien decía: Cris tomarás la comunión cuando el Señor quiera y será como Él quiera. ¡Qué razón tenía! Tras casi un año de preparación, preguntarme muchas cosas, comprender el significado de la misa, y el gran milagro de la eucaristía, tras muchas emociones, por fin, y llevada ciertamente de la mano de la Virgen María, tomé mi 1ª comunión el 25 de agosto en Lourdes. Viaje no planeado de antemano sino más bien guiado por la Virgen. El reto de Aroa del otro día era muy profundo, y yo sigo pensando muy seriamente en las tres resoluciones que quiero tomar para mi fe, y desde luego os invito a meditar sobre ello. Yo me he acercado a Cristo por amor, y en el mejor momento de mi vida pese a la enfermedad, y ahora a mi felicidad se ha unido una inmensa paz. Desearía que toda persona se acercase a Cristo para empezar a conocerle, hablar con Él, compartir sus ilusiones, alegrías y no solo en momentos de sufrimiento o de angustia. Disfrutemos la comunión con Él y digámosle lo mucho que le queremos. Él nos acompaña en nuestro día a día.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: el corazón toma las riendas de tu vida


¡Buenos días!

Hoy el reto del Amor es dejar que tu corazón tome las riendas de tu vida.

Esta mañana una amiga me ha escrito diciéndome: “¿dónde está el reto?”. Yo por más que intentaba escribir, sentía que el Señor no me ponía nada en el corazón para hablar, pero nada de nada. No le entendía. Y esta amiga me ha dicho: “piensa en ti, en hoy… qué tienes en el corazón”. Yo miraba mi corazón y mi corazón tenía paz, estaba tranquilo. El Señor me hablará en la Eucaristía, después escribo el reto.

Llego a la Eucaristía y el sacerdote dice que tenemos que ser coherentes entre lo que decimos y lo que hacemos. Y de repente me viene a la cabeza una hermana de comunidad con la cual ayer ella me pidió un favor y yo con mucha suavidad la dije que no. Tenía todas las razones para decirla que no y me quedé con mis razones, y supuestamente con paz. En la Eucaristía me ha venido esta hermana la cabeza, y el Señor me mostraba mi corazón y Él me pedía darla la paz. Esto suponía para mi tirar todas mis razones y todo el protocolo pues tenía que saltar al coro de enfrente para darla la paz. Según se va acercando el momento, mis razones son mucho más fuertes: no ha pasado nada, tu tienes razón…Y le digo al Señor : “si Tú quieres que la de la paz déjamelo claro” Y el cura antes del padrenuestro vuelve a decir las palabras mágicas: “ama al hermano y podrás anunciar a Cristo”.

El corazón se me ha puesto a millón, pero he entendido lo que le Señor me pedía; en el momento de la paz he saltado al coro de enfrente, me he acercado a ella y se la he dado. Ella se ha sorprendido, me ha mirado y me ha sonreído. Y ¡zás! mi corazón se ha liberado y seguía amando. En ese momento he sentido que ya podía escribir el reto, pero el regalo del Señor ha sido ver como el Amor vence; esta hermana en el momento de la comunión se ha puesto a llorar. El Amor nos ha vuelto a unir.

Por ello hoy te invito a que no vivas de tus razones, sino que dejes a Cristo entrar en tu orasen y vivas de lo que Él te pide en él. Si sientes en tu corazón que alguien no vive, reconcíliate, merece la pena. Experimenta esa liberación.

Feliz viernes

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: hermano


¡Buenos días!

Hoy nos acerca al Señor  Sor María, que paséis un feliz día .
El reto de Amor hoy es: hermano.

El sábado por la tarde me di cuenta de que sor María 2 estaba pintando un sencillo rostro de la Virgen.

Cuando lo terminó le pregunté que si había pensado en alguien para regalárselo y me contestó: “ya sabes que no suelo pensar en nadie, simplemente intento plasmar lo que llevo dentro”.

Entonces se lo pedí para mi, y ella sin ningún problema me lo entregó.

Pero al día siguiente sentí que tenía que escribir a una persona contándole que no sabía muy bien porqué, pero que el Señor me pedía que se la regalara a ella. Y así lo hice.

Mi sorpresa fue cuando, al dárselo, ella me dijo que, desde que se enteró que sor María 2 la había pintado, quiso pedírsela pero que no se atrevió.

Después de orar mucho sobre todo lo ocurrido, me doy cuenta, de que para esto es para lo que el Señor pone a los hermanos.

De alguna forma el Señor tocó mi corazón para moverme a regalársela a ella. Pero este gesto no me daba a mi protagonismo, sino a Cristo, pues ella bien sabía que el Señor era el único que conocía su intención de habérsela pedido que no pudo llevar a cabo sola.

Cristo nos usa para que los demás se sientan amados por Él; y lo mismo nos ocurre a nosotros con los hermanos, pues detrás de cada gesto está la mano cariñosa del Señor.

¿Y tú? ¿Tienes hermanos a tu alrededor?

¡VIVE DE CRISTO!

Contemplar el evangelio de hoy (12/11/2012)


Día litúrgico: Lunes XXXII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 17,1-6): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! Más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino y sea arrojado al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños. Cuidaos de vosotros mismos.

»Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, perdónale. Y si peca contra ti siete veces al día, y siete veces se vuelve a ti, diciendo: ‘Me arrepiento’, le perdonarás».

Dijeron los apóstoles al Señor; «Auméntanos la fe». El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: ‘Arráncate y plántate en el mar’, y os habría obedecido».

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, debo cuidarme de mi mismo, pues yo soy únicamente el culpable de todas mis desgracias, por mi falta de fe no me entrego plenamente a ti, aumenta mi fe. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa, Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Alberto, Cristina, Mª José, Joaquín, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, Laura, Pepe, P. Mauritania, Carol, Elena, Juan Manuel, Camilo, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Francisco, Miguel Angel, Miriam, Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, hijo de N&I, Adriana, por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.